El Salvador: Violencia, mujeres y política | Ines Martínez

Jun 29, 2019

Violencia, mujeres y política

INES MARTÍNEZ

 

Todas las mujeres hemos sido víctimas de algún tipo de violencia en El Salvador. Como violencia hay que entender cualquier acción o expresión que menoscabe la dignidad de la persona con el objetivo de causar daño físico o mental. En el caso especial de la mujer, por el simple hecho de serlo, tratando de ridiculizarla, humillarla, posesionándose de su cuerpo, sometiéndola para que haga lo que se desee. 

Entre otras formas de violencia está la simbólica, que trata de objetivizar el cuerpo de la mujer y reducirla a una “cosa”; desde exhibir a una mujer desnuda, elaboración de montajes, llámese memes u otra forma de representación del cuerpo; acoso callejero, violaciones sexuales incluso por sus parejas; son, entre otros delitos, el diario vivir de las mujeres en El Salvador, pero que, al mismo tiempo, no tienen voz para poder defenderse.

Somos una sociedad machista y patriarcal que ha legitimado todo tipo de violencia contra la mujer"

En El Salvador es un riesgo ser mujer. Para febrero de 2019, según datos oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC), se incrementaron al 12% los feminicidios, que son homicidios cometidos a mujeres por odio, en su mayoría son ejecutados por parejas: novios o esposos con motivos principales de celos o control del cuerpo de la mujer. 

A través de los años, el país se ha posicionado a nivel latinoamericano como el número uno en el cometimiento de feminicidios de acuerdo al conteo realizado por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG) de la CEPAL, teniendo un impacto directo en las familias, en las comunidades y, sobre todo, en las generaciones futuras.

Ines Martínez, politóloga y comentarista Polítca en El Salvador
Ines Guadalupe Martínez Morejón, es salvadoreña. Es Licenciada en Relaciones Internacionales, con estudios en Ciencia Política y Liderazgo para la Gestión Pública, Presidenta de D’politic El Salvador, docente universitaria en el Área de Política Internacional y Delegada Territorial de la Fundación Internacional de los Derechos Humanos. Participó en la tercera edición de “El país que viene: horizonte común” y es columnista en diversos medios de comunicación escritos. Conductora del programa ‘El Comité’, en TVX. Miembro de The Washington Academy of Political Arts and Sciences. Directora nacional de la Red Mundial de Jóvenes Políticos

El Salvador nunca le ha apostado a la disminución de la violencia contra la mujer de manera estructural. Desde 1989 y pasando por 1995, el país ha firmado diversos acuerdos internacionales para poder tomar decisiones en materia legislativa y judicial al respecto. Es de reconocer algunos avances, como por ejemplo la creación de dos leyes que tienen como objetivo darle vida a una especie de protección hacia la mujer.

Estas son la Ley especial integral para una vida libre de violencia contra la mujer (LEIV) y la  Ley de igualdad, equidad y erradicación de la discriminación para las mujeres (LIE),  que obliga a las instituciones del Estado a realizar acciones para lograr la igualdad de mujeres y hombres en todas las esferas de la vida. 

Es de reconocer que la reforma al artículo 51 de la LEIV es de especial importancia para la prevención de la manipulación digital que existe actualmente. En dicha reforma se establece de 4 a 8 años de prisión a quienes difundan material con contenido pornográfico en el que se utiliza la imagen de las mujeres sin su consentimiento. 

En cuanto a la creación de estas leyes, de manera general han dado herramientas importantes para poder regular este tipo de hechos. El mayor obstáculo lo tiene el órgano judicial, que no está preparado para ponerlas en práctica, pues, para que sea efectiva, es necesario concientización y ardua sensibilización, no solo para quienes son encargados de aplicarla, sino para toda la sociedad salvadoreña que continua avalando dichos hechos violentos.

Ada Colau la menos mala de las opciones

Urgen acciones concretas que debe tomar el nuevo gobierno de Nayib Bukele y que los derechos humanos de las mujeres sean garantizados"

Somos una sociedad machista y patriarcal que, a través de las costumbres, ha legitimado todo tipo de violencia específicamente contra la mujer. 

Estas malas costumbres, que se convierten en hechos delictivos, deben quedar en el pasado. Estamos ya en una época nueva. Es tiempo de hacer una nueva política y crear políticas públicas de Estado. No podemos hablar de seguridad y de equidad sino incluimos a las mujeres, a las adolescentes y a la niñez. 

Urgen acciones concretas que debe tomar el nuevo gobierno liderado por Nayib Bukele y que los derechos humanos de las mujeres sean garantizados por el simple hecho de ser personas. La violencia mata y hay intereses claros de algunos grupos de ideología conservadora en querer perpetuar el poder masculino. Dichos grupos incluyen la religión como forma de sometimiento, aparentemente inofensivo, pero tan dañino como un veneno.

Los derechos humanos no tienen ideología y tampoco partido político. Las niñas, adolescentes y mujeres merecemos una vida digna, pero es responsabilidad del Estado propiciar todos los espacios posibles.

Como reza el artículo 1 de nuestra Constitución “El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado”.  Es claro y preciso. No puede haber paz social si se continua violentado la seguridad de las mujeres. 

Velemos porque se cumpla esto a partir de hoy.

Ines Martínez.  

Otros artículos de Ines Martínez

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario