Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Ene 24, 2021

Todo el mundo es bueno

CARMEN HERAS

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda.

Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era necesario el aval de dos personas ya pertenecientes al mismo, que respaldaban con su firma al pretendiente, hombre o mujer, mayores de edad. Al recién llegado, una vez recibido el visto bueno de los miembros de la dirección política, se le entregaba una carpeta con una información básica sobre la organización interna del propio partido, sus estatutos y las normativas de los órganos de participación 

Para entrar en el partido, se requería el aval de dos de sus miembros, se aportaba información y se participaba en cursos de iniciación que servían para relacionarse ya con otros miembros"

Así mismo, unos pequeños cursos impartidos por líderes locales complementaban su preparación política, sirviendo activamente de puerta de entrada al nuevo militante y ayudando a sus primeros contactos con otros colegas, nuevos o antiguos.

Estas normas, unidas a la que prohibía expresamente utilizar el turno de palabra en una asamblea para hacer exaltaciones al líder, dieron muy buen resultado, aunque andando el tiempo y sin saber muy bien el motivo, cayeron en desuso, de modo y manera que se abandonó la necesidad de petición de avales y la celebración de dichos cursos de iniciación.  

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Prácticamente, todas las peticiones de entrada empezaron a ser aceptadas sin ningún veto, únicamente con la simple cumplimentación de una ficha rellena de datos personales y un número de cuenta al que cargar mensualmente una cuota. Sucediendo así que, en la mayoría de los casos, los nombres y apellidos de los peticionarios eran (son) prácticamente desconocidos para los miembros de la Ejecutiva que había (ha) de dar el visto bueno a su entrada como militantes. Y no siempre hay referencias.

A veces ocurre, además, que un experimentado militante ‘llama’ al partido a una serie de amigos o familiares ante una próxima convocatoria electoral interna en la que se precisen votos, ya que ha decidido presentarse a un cargo interno que ‘se logra por votación’ (ya saben, en matemáticas las cantidades cuentan y cuantos más votos, mayor respaldo). En estos casos no se hará ningún distingo entre padres, hermanos o parientes cualesquiera.

Afiliados del PSOE en Campaña

En ocasiones, un 'experimentado' militante 'llama' al partido a una serie de amigos o familiares ante una próxima convocatoria electoral interna en la que precisa votos para alcanzar el cargo y la posición"

Sucede, entonces, que aunque en teoría se está cumpliendo la normativa, en la práctica el sistema de actuación está fuertemente contaminado. Por esto y porque al no existir ninguna exigencia para entrar, salvo lo ya dicho sobre cumplimentación de una ficha y pago de una cuota, cualquiera puede convertirse en miembro de una organización política, sin mayores trabas, ni conocimiento chequeado alguno de su inclinación ideológica, madurez y ética personal.

Nos quejamos, a menudo, de la falta de entidad de los miembros de un partido político, y del daño que todo ello puede producir a la estructura. En el caso de los partidos de izquierda, además, es sabido el alto rigor apreciativo con que desde ellos se observa la conducta política de propios y extraños. Pero todo se devalúa en la práctica cuando se conocen este tipo de situaciones, que por sí solas pueden explicar en parte algunos “agujeros” del código teórico impuesto. Y de su posterior funcionamiento.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...
¿Todos los partidos son iguales? por Carmen Heras

¿Todos los partidos son iguales? | Carmen Heras

twitter Copiando a Tolstói en 'Ana Karenina', yo también creo que las familias felices son todas iguales, pero que las desgraciadas lo son cada una a su manera, tanto más si nos referimos a los partidos políticos, la segunda familia de uno, en opinión de algún...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario