Si Navarra Suma, ¿España Suma? | Emilio Borrega

Sep 3, 2019

Si Navarra Suma, ¿España Suma?

 

EMILIO BORREGA

 

Que el centro-derecha en España está dividido no es ningún secreto. Que el votante de esta ideología ha encontrado en los últimos comicios electorales un amplio abanico en el que reflejar su voto, es una certeza y que, como consecuencia de eso, la izquierda de nuestro país es más fuerte y la derecha más débil, no lo duda nadie.

El momento político que vivimos y que algunos han denominado como de la “nueva política”, no ha venido sino a generar inestabilidad, desgobierno, repeticiones electorales, falta de entendimiento y, de ahí, largos períodos de transición entre unas legislaturas y otras, donde no existe control parlamentario, los gobiernos están en funciones y no se legisla pensando en el futuro de nuestro país.

Que el votante de centro-derecha ha encontrado un amplio abanico en el que reflejar su voto, es un certeza; que, como consecuencia, la izquierda es más fuerte y la derecha más débil, no lo duda nadie"

Cuando los “nuevos partidos” irrumpen en el escenario político, rompiendo años de bipartidismo, se preveía mayor diversidad de ideas, de argumentos, de puntos de vista y de formas de hacer política, políticas distintas a la que nos tenían acostumbrados tanto PSOE como PP. Se nos presentaron como la fórmula magistral que venía a regenerar la política arcaica de los “viejos partidos” y que darían luz a la España oscura que quisieron dibujarnos. Y nada más lejos de la realidad.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio José Borrega Romero es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política.
Ha compaginado su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación de la Diputación Provincial de Cáceres.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR

El tiempo quita y da razones y pone a cada uno en su sitio. Y esa diversidad de partidos ha terminado en los denominados ‘bloques’, tanto a izquierda como a derecha; bloques antes representados en dos partidos y ahora bloques multipartidistas -pero bloques al fin y al cabo-. Y lo peor de todo, bloques que, lejos de gobernar, ‘bloquean’. Así, en el bloque de la derecha no hay un líder con todo su equipo, gabinete, partido, séquito y adláteres, sino que hay varios. 

Y lo mismo ocurre en la izquierda, donde, más aún, existen cantidad de liderazgos, toda vez que en Unidas Podemos confluyen varios partidos de que, cada vez más, ponen en duda y en entredicho el ‘patriarcado’ de Pablo Iglesias, depositando en el PSOE la representatividad y hegemonía de la izquierda, de toda la izquierda, de nuestro país.

Si el PSOE acapara la gran mayoría del bloque de izquierdas, ¿por qué España Suma no está llamada a acaparar la mayoría del bloque de derechas? Respuestas hay muchas y conjeturas muchas más, pero yo me atrevo con dos y cada uno de ustedes sume las que estime oportunas.

Una. A Albert Rivera no le interesa promocionar la marca España Suma, convencido de que él y su proyecto personal llamado Ciutatans en los inicios y Ciudadanos posteriormente, será capaz de aglutinar el voto de centro derecha. Pero, paradójicamente, lo quiere hacer con políticas que más bien están en la izquierda, en el progresismo, con personas ideológicamente lejos del reformismo o del liberalismo y que abrazan al progresismo con argumentos y argucias políticas que cada vez entienden menos los votantes naranjas. Pero persiste en su error, sabedor que ese camino, para él, es el único camino.

Y dos. Albert Rivera teme que a Ciudadanos con España Suma le ocurra lo mismo de le ocurrió a UPyD con Ciudadanos: que se lo coma. Por lo tanto, ese escenario, en el que el centro-derecha gana y se une, supondría para el líder de Ciudadanos la posible desaparición y para su séquito la posible integración, o no.

Albert Rivera y España Suma
Pablo Casado y España Suma

Porque si seguimos jugando a dividir y no a sumar, ganará quien hasta ahora ha empezado a ganar, y que no es otro que Pedro Sánchez, el PSOE de Pedro Sánchez, y la izquierda “sanchista· que llevará a España hasta donde la llevó Rodríguez Zapatero y más allá.

Por eso, el interés del centro-derecha no puede depender del interés personal de nadie. El electorado de centro-derecha, que supone más de la mitad del electorado nacional, merece que con el actual sistema electoral su representatividad y defensa ideológica se garantice por encima de ninguna otra cuestión.

Y si los actuales dirigentes de los partidos de la derecha y del centro derecha no consiguen construir una España Suma, aquellos que acuñen la marca, que con altura de miras y sentido de Estado sepan aglutinar a todo el electorado, serán quienes realmente construyan, desde ahí y sin hipotecas, un partido donde una vez más el electorado del centro-derecha unido y bien representado, sea la única alternativa para plantar cara a la izquierda y convertirse en un proyecto real de futuro para España. 

Emilio Borrega.

Otros artículos de Emilio Borrega

 
Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario