¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

May 3, 2021

¿Quedan políticos como los de antes?

CARMEN HERAS

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que ‘ya no hay políticos como los de antes’. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto hubo que construir en favor de la democracia, y la generosidad hizo muchas veces acto de presencia.

Pero cuando se habla con un político joven de los de ahora, hará puro énfasis en la semejanza de sus actos con los apartados más nobles de los de sus predecesores, justificando los cambios entre la forma antigua de trabajar y relacionarse y la actual, por la prisa de nuestra mediática época y la rapidez de los cambios tecnológicos del presente.

El sustrato teórico de las ideas que conforman una ideología siempre ha de emerger por encima del pragmatismo propio de su ejecutoria"

Y algo curioso: frente a la hecatombe que para los antiguos significaba el fracaso de una fuerza política, los actuales parecen observarlo con naturalidad, o al menos eso dicen, del mismo modo que hacen con las relaciones humanas, hoy tan volátiles.

Cualquiera que pretenda realizar una disertación comparativa entre dos épocas deberá hacerlo de manera puntillosa, abarcando todos los puntos de comparación. Lo mismo sucede en la política. Cada tiempo tiende a explicarse de acuerdo a sus condiciones sociales y económicas, las cuales afectan lógicamente a las decisiones concretas tomadas por los gobernantes.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Ahora bien, en toda práctica política democrática hay unos fundamentos generales, un tronco común que tiene que ver con unos conceptos básicos de la misma antes que con una ideología determinada, sea ésta de derechas o de izquierdas. E incluso, dentro de una opción X, el sustrato teórico de ideas que la conforma siempre ha de emerger por encima del pragmatismo propio de su ejecutoria. Algo que hoy no siempre ocurre.

Puede que el problema de la política, aquí y ahora, sea el confundir las formas y el fondo y hacer que las primeras sustituyan al segundo en un número importante de casos. Creer que la buena confección e interpretación de un relato sustituirá, en la mente del votante, a la necesidad cierta de unas realizaciones concretas. En el pasado algo así no se daba, al no existir generalizadas las redes sociales. Tampoco la sociedad hubiera visto bien el que sus representantes imitasen, a veces, los ‘reality show’, líderes de audiencia en televisión.

Escribe Luís Landero que “cuando el fondo va por un lado y la forma por otra, nos sale la risa agria e infantil propia de nuestra época”. Traducir el fondo como forma y viceversa constituye un gran dislate, solo apto para los previamente convencidos.

Fondo y forma son dos piezas claves en un trabajo político. Caso de haberlo. Y ambas deben coexistir. El fondo, sin formas adecuadas de presentación, puede resultar difícil de entender, gélido y rígido en su contenido. La forma, sin fondo, es solo un cascarón que no tiene nada debajo, pura inanidad.

Amigos entre políticos diversos

Los políticos han conseguido establecer una verdadera clase social con intereses y objetivos propios, donde un parlamentario -por el mero hecho de serlo- tiene mayores afinidades con otro parlamentario -aún siendo éste de una fuerza política distinta- que con las personas que dice representar.

Los partidos de izquierda tienden a criticar a sus oponentes, enfundados en un manto de superioridad moral que solo ellos, a sí mismos, se reconocen, pues al cabo su manera de comportarse en la práctica es bastante análoga a la de sus adversarios.

Por otra parte, estar convencidos -como hacen algunos partidos conservadores- de que solo ellos están preparados para detentar el poder y con esa convicción, dedicarse -cuando no gobiernan- a torpedear sistemáticamente las acciones de gobierno, no deja de ser trabajar dentro de un espejismo con consecuencias destructivas para la convivencia democrática.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases partidarias,...
Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ExPresidente de Extremadura

Rodríguez Ibarra: los cristales que no rompió | Damián Beneyto

No trato con esta parrafada de hacer una mini biografía del que fue durante 24 años el dueño y señor de Extremadura, pues ni tengo datos ni ganas de buscarlos en hemerotecas, bibliotecas, filmotecas u otras “tecas”. Mi intención es opinar, desde mi leal saber y...
Revisionismo, por Damián Beneyto

Revisionismo | Damián Beneyto

“La historia la escriben los vencedores”. Esta frase se le atribuye al filósofo alemán Walter Benjamin, aunque también al escritor George Orwell e incluso al mismísimo Winston Churchill.  Es de suponer que los tres la utilizarían alguna vez en contextos diferentes. No...
Indultos e impuestos, Carmen Heras

Indultos e impuestos | Carmen Heras

¿Que pensarían ustedes si, supongamos por un momento, alguien con mucho mando en plaza diese a conocer un día cualquiera un supuesto planteamiento sobre algo realmente importante y lo hiciese para: a) saber qué opina el personal sobre su propósito; b) intentar -en...
Me espanta, por Alberto Astorga

Me espanta | Alberto Astorga

Me espanta todo esto que está sucediendo en el mundo, pero mucho más me espanta lo que está sucediendo en la España en que vivimos. Podría referirme al clima social de crispación en que vivimos desde hace ya algunos años, la falta de horizonte y de proyectos de futuro...
Que vienen los moros, por Damián Beneyto

¡Que vienen los moros! | Damián Beneyto

El tal Mohamed, rey sátrapa del Reino de Marruecos, al igual que hizo su padre, el no menos sátrapa rey Hasán, está empeñado en hacer la puñeta al Reino de España. Tanto el padre como el hijo han usado la mismas tácticas canallas y cobardes: utilizar a los más...
¿La fugacidad de las bengalas?, por Carmen Heras

¿La fugacidad de las bengalas? | Carmen Heras

Lo que tenga que ser será, pero cuando se cumplen aproximadamente unos siete años de la fundación de Podemos y quince de la de Ciudadanos -dos partidos de los llamados 'nuevos', en contraste con dos de viejo cuño como son el PSOE y el PP-, escucho en la radio un...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario