Pueblo y ciudad | Carmen Heras

Ago 24, 2019

Pueblo y ciudad

CARMEN HERAS

Ustedes que me leen me permitirán un pequeño cuento veraniego que empiece así: ¿Puede un politico ‘tener preferencias’ por un determinado lugar y sus gentes, en razón a que de ahí principalmente provienen los votos que le permiten estar en la vida pública?

Por favor, no contesten a la manera ‘políticamente correcta’; no digan que la persona dedicada al noble arte de la política lo hace por ideales y se debe a todos los indiviudos de un territorio, porque esa respuesta está ‘estereotipada’ y no siempre se cumple.

Mi interrogación va mucho más lejos. Plantea la ‘lógica de gobierno’ de unos líderes que saben de manera cierta que los votos para su fuerza política provienen principalmente de unas zonas y no de otras. Y hasta puede que no valoren como inadecuado ‘relacionar’ la virtud de la buena gestión genérica con el aprovechamiento de los votos que pudieran derivarse de aquella.

Planteo la 'lógica de gobierno' de unos líderes que saben de manera cierta que los votos para su fuerza política provienen principalmente de unas zonas y no de otras"

Pensemos. Los individuos ‘no son ángeles’ y la cautela pruedente es una cualidad promedio de otras muchas necesarias. Los tiempos actuales son pragmáticos -‘yo te doy, tú me das’- y hasta tiene una justificación humana el tender a mejorar la situación de aquellos más cercanos y con parecida concepción y principios que los nuestros.

Pero si fuera esta máxima la única aplicable, tal vez deberíamos empezar a preguntarnos por los matices subyacentes; en lo que puede afectar ‘al común y equitativo derecho de todos’, tanto de personas como de lugares.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Les propongo un sencillo juego. Imaginen un territorio con amplios espacios tipificados como ‘rurales’ y algunos otros menos de los llamados ‘urbanos’. imaginen que ‘el campo’ vota de una forma determinada y ‘las ciudades’ de otra muy distinta. Sigan imaginando que, debido a ello, se gobiernan ‘muchos pequeños lugares’ que, en conjunto, obtienen la victoria estando en aquella zona que hemos llamado ‘rural’.

A la luz de esta situación, podría preguntarse si el ‘enaltecimiento político’ del ‘pueblo’ frente a la ‘ciudad’ es sincero o solo una especie de entelequia creada por un discurso, evidentemente justificativo para el trabajo político de algunos, antes, durante y después de unas elecciones.

Cuando los estudiosos repasan las diferencias y similitudes entre lugares geográficos, descubren -según dicen- que ‘actualmente no hay una separación definitoria realmente concluyente entre pueblos y ciudades, pues los límites entre lo urbano y lo rural se desdibujan’. Tanto más cuando la región es pequeña.

Campo y Ciudad - Visioncoch
La extremadura rural - Visioncoach

Las comunicaciones y la tenencia de vehículo propio acercan las personas y los lugares entre sí; Internet nos ha hecho parte de la llamada ‘aldea global’; nuestros chicos y chicas transitan, viviendo de un sitio a otro cuando estudian, trabajan o están de fiesta; las distancias, usando como unidad de medida el tiempo empleado en recorrerlas, cada vez se vuelven menores, afortunadamente..

Si esto es así, ¿a que ‘son’ viene ‘echar la carga de la prueba’ en las zonas tipo ‘urbanas’ acusándolas de ser las primeras responsables de la falta de habitanes -caso de haberla- de las ‘rurales’ y de su falta de desarrollo?

Algún populista podría defender que si las gentes que faltan en un sitio están en otro, razón de más para proocionar los ‘lugares urbanos’ a los que se han trasladado, en vez de seguir invirtiendo en los puntos ‘de origen’ con la esperanza de que vuelvan. Porque, volver, lo que se dice volver, no lo hacen. Si excluimos las vacaciones, claro. En fin, lo dicho. Fábulas de verano, ya saben.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...
¿Todos los partidos son iguales? por Carmen Heras

¿Todos los partidos son iguales? | Carmen Heras

twitter Copiando a Tolstói en 'Ana Karenina', yo también creo que las familias felices son todas iguales, pero que las desgraciadas lo son cada una a su manera, tanto más si nos referimos a los partidos políticos, la segunda familia de uno, en opinión de algún...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario