Programas y pactos electorales | Carmen Heras

Mar 31, 2019

Programas y pactos electorales

CARMEN HERAS

Todo el mundo coincide en que la política no va por buenos derroteros. El Parlamento se ha convertido en una olla de grillos. Cada partido político intenta gritar más alto que sus oponentes y, a veces, de tan gruesa que es la frase que se arrojan a la cara, se siente vergüenza ajena por la falta de fineza y de inteligencia en el trato.

A los votantes nos gustaría mayor precisión en los programas electorales de los partidos, a fin de cuentas son a modo de contratos con el ciudadano. Vengo de otros tiempos políticos. En aquellos, el mérito -es verdad que no siempre- era una virtud en el expediente. Hoy lo son la edad, más bien su falta; la agresividad, hasta extremos insospechados, pues se aplica también a la vida personal; el vasallaje, hacia cualquier ‘jefecillo’ que se precie y haga valer sus derechos, y la falta de trayectoria, para evitar las críticas de otros ante cualquier situación del pasado políticamente incorrecta desde la perspectiva de censores sin cuento.

Los méritos en la política de hoy en día son la edad (más bien su falta), la agresividad (hasta extremos insospechados), el vasallaje al 'jefecillo' y la falta de trayectoria personal"

Para acabar de completar el cambalache, hasta existen quienes convienen en negarse a sí mismos y a los demás, su propio esfuerzo y dedicación, ¡que ya es el colmo! Todo, con tal de no ser confundidos en ese momento de crisis, con la víctima propiciatoria. Embarcados en una falsa tónica ‘reformista’ abjuran de cuanto bueno hicieron hasta la fecha al lado del caído en desgracia para ofrecerse, cuan pecador arrepentido, ante sus nuevos jefes, sin confesarse a sí mismos que en el fondo lo que desean es ocupar el trono que queda vacante.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Y es este juego del ‘ratón y el gato’ el que impera en las organizaciones consideradas en otros tiempos sinónimo del buen hacer  democrático y hasta ético. De vez en cuando, a todas las recorre una especie de vértigo que las hace involucionarse sobre ellas mismas, aunque se explique con términos tales como ‘la renovación’, y ‘dar paso a generaciones y talentos nuevos.

Detrás de ese vértigo, los militantes son capaces de rechazar la inteligencia si ésta si dibuja en una cara ‘rodeada de canas’ o la utilizan gentes que han probado suficientemente que ‘saben hacer política y gobernar’, para ir en pos de tropas y rostros nuevos por descubrir -intuyo que en una especie de ‘justificación sobre sus propias posibilidades de ascender’-.

Las listas de renovación en los partidos

De ahí las prisas de nuestros líderes actuales en cualquiera de los partidos más reconocidos por la opinión pública. Saben que quizá no se les de una segunda oportunidad, pues ni siquiera están seguros de merecer la primera. Y es, en mi modesto entender, esa falta de seguridad en ellos mismos lo que les vuelve imprevisibles y erráticos en sus comentarios, en sus fichajes, en sus ofertas de pactos, antes y después de las elecciones. Eso, y las encuestas.

A muchos electores todo lo dicho les intranquiliza. Porque, a tenor de tanta declaración en los medios, a lo mejor, su voto, va donde no quieren que vaya.

Porque, ¿votar a Podemos es votar al PSOE? ¿votar a Ciudadanos es votar al PP en las nacionales y al PSOE en las autonomías y locales? ¿votar a VOX es votar a la derecha de siempre, pues, al final, unirán fuerzas como en Andalucía? ¿y si votar al PSOE, como dice el PP, significara votar a los nacionalistas.

Señores políticos, ¿no ven que sus prisas por intentar llegar a la máxima posición de liderazgo, a costa de ‘difuminar’ los supuestos, nos están desconcertando a todos?

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario