A la política, a servir o a mandar | Emilio Borrega

May 25, 2020

A la política, a servir o a mandar

EMILIO BORREGA

 

Cuando todo esto marcha a una velocidad de vértigo, la información te bombardea por múltiples canales, las opiniones se multiplican, los acontecimientos se suceden y cambian en cuestión de horas y el hastío nos invade porque yo no podemos más. Es momento de frenar en seco, de hacer un alto en el camino, reflexionar serenamente y, hablando en términos tecnológicos, ‘resetearse’.

La política es el bello arte de ‘lo posible’, una ciencia que, como cualquier otra, se estudia y se trabaja. A través de la acción política podemos cambiar, para bien o para mal, el destino de millones de personas. La política no solamente son nuestros políticos. Hay política en todos los lugares donde haya más de dos personas con intereses comunes; hay política empresarial, asociativa, deportiva, judicial, vecinal, económica, social, sectorial, etc. En definitiva, todo es política.

Son personas a quienes, ya desde los colegios, se veía inquietos, críticos, participativos, reivindicativos, molestos con todo aquello que no le gustaba"

La política, al igual que el sufragio en España, puede ser activa o pasiva. Es decir, podemos actuar e intervenir en política siendo parte activa o siendo meros espectadores y opinares de lo que ocurre, siendo entonces sujetos pasivos.

Mucha es la gente que participa en política pensando en el origen de esa vocación de servicio público. Son personas que no quieren ser meros espectadores y quieren aportar su granito de arena para cambiar las cosas, para mejorarlas. No tienen que ser grandes genios ni tener expedientes académicos brillantes; no tienen que ser los mejores de la clase; simplemente tener esa vocación de servicio público y, desde donde puedan o les dejen, llevar a cabo una acción que, por mínima que parezca, será siempre importante para mejorar las cosas.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio José Borrega Romero es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política.
Ha compaginado su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación de la Diputación Provincial de Cáceres.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR

Estos sujetos activos de la política suelen manifestar esa vocación de ayuda a los demás, de servir y no de servirse, desde muy temprano. Son personas que, ya desde los colegios, se veían inquietos, críticos, participativos, reivindicativos, molestos con todo aquello que no les gustaba. Que un día dieron el paso y que, por lo general, no buscan ni reconocimiento en lo que hacen ni un modo de vida económico con el que subsistir. Son esos que siempre estuvieron, están y estarán al servicio de los demás. Los que vinieron a servir.

Pero también hay quienes descubren esa ‘vocación de servicio público’ cuando ocurren, por lo general, dos cosas. Una, que ven un alivio económico en la acción que desarrollan, porque altruismo no se les conoce fuera de la política. Y dos, aquellos que teniendo resuelta esa parcela económica de la vida, pretenden un reconocimiento que en otros lares no han sido capaces de obtener.

Puigdemont como politico que vive de la política
Servir a la política desde el cargo público

Esta dicotomía nos hace pensar sobre qué tipo de políticos queremos que nos gobiernen, que nos dirijan y decidan sobre nuestras vidas y hacienda"

Son aquellos que no habiendo estado nunca en ningún colectivo, asociación, agrupación, etc., de repente aparecen en nuestras vidas, como adalides de la regeneración, y se convierten en actores todopoderosos de nuestros destinos, sin saber muy bien por qué. Personas que nunca manifestaron una vocación de servicio sin recibir nada a cambio. Son aquellos que no vienen a servir, sino a mandar.

Servir o mandar. Servir o servirse. Esta dicotomía nos hace pensar sobre qué tipo de políticos queremos que nos gobiernen, que nos dirijan y decidan sobre nuestras vidas y hacienda. Daría para una tesis, puesto que, tanto en la parte de servir, como en la parte de mandar, múltiples son las personalidades que podemos encontrar; pero, como pensamiento involutivo, para ‘resetearnos’ con todo lo que está aconteciendo en estos últimos meses, espero que nos sirva para mirar alrededor, observar y saber diferenciarlos.

Emilio Borrega

Otros artículos de Emilio Borrega

 

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario