Post-elecciones 26M: Pequeño análisis político | Carmen Heras

May 31, 2019

Post 26M: pequeño análisis político

 

CARMEN HERAS

 

Señores y señoras, los ciudadanos de a pie reclamamos no volvernos locos con esto de los pactos. Que no intenten hacerlo quienes pergeñan, elaboran, discuten y presentan sus propuestas de cara al gobierno de una ciudad o cualquier otro territorio. Aunque sea lícito para todos el ambicionar ser los gobernantes. 

Porque, aunque ya se sabía que con la proliferación de tanto partido no iban a existir demasiadas mayorías absolutas y serían necesarios los acuerdos para conformar los números suficientes que dan o quitan gobiernos en ayuntamientos y comunidades, los ciudadanos hemos votado. Y lo hemos hecho de una manera determinada y en una dirección. Por tanto dejen de “vendernos la moto” de que son las sumas de las cifras las únicas que dan (o no) lugar a gobiernos estables y seguros. Solamente. 

Nadie puede creer que quien el 26M voto a un partido situado en un espectro ideológico y social determinado, lo hizo para componendas con partidos del otro extremo ideológico"

Porque no es cierto, ni siquiera para los gobiernos municipales, salvo que se haga pragmatismo puro y se deje de considerar totalmente al propio militante y por supuesto al votante (y su decisión soberana) cuando introdujo la papeleta en una urna. Nadie puede creer que quien el día 26 de mayo votara a un partido situado por ideología y programa en un espectro ideológico y social determinado, lo hizo para que, después, sus votos fueran usados en componendas con partidos situados en el extremo opuesto de otro de los sectores ideológicos en liza.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Y es que además esta visión, tan profundamente pacata y simplista, no tiene recorrido más tarde, en la vida diaria de gestión de unos recursos, salvo que importe poco o nada su distribución en asuntos comunes, a diferencia de lo que decían los programas que no son otra cosa que contratos sociales que los candidatos firman con su electorado. Lo cuál es un engaño para un vecino cualquiera (contribuyente o no). Es decir, para todos. 

Independientemente de que las organizaciones se empeñen en hacernos creer que sus candidatos están ampliamente contrastados en experiencia, sabiduría y conocimiento, que duda cabe que viviendo todos en lugares como los nuestros, no excesivamente grandes, nos conocemos unos a otros lo suficientemente como para saber con bastante aproximación las referencias que los detallan. Como en cualquier orden de cosas, el mercado ofrece, pero no es obligado comprarlo todo, por mor de una supuesta estabilidad, o progresía, o avance, o vaya usted a saber…

Análisis político de Carmen Heras tras el 26M

Las peras y manzanas no pueden sumarse, salvo que ni unas ni otras sean lo que dicen que son"

Los partidos, los emergentes pero también los tradicionales, se juegan con sus políticas de pactos, la credibilidad. Algo que realmente es muy importante, sobre todo para quienes empiezan y desean tener una carrera política por delante. Deseémosles inteligencia a sus dirigentes y visión alta (y de Estado) en sus decisiones. También, un paso corto para caminar muy pegados al suelo y lejos de fantasías alrededor de sus propios egos o intereses cercanos. 

Académicamente nos enseñaron una verdad incuestionable: la de que las peras y las manzanas no pueden sumarse, salvo que ni unas ni otras sean lo que dicen que son. Vamos a ver, señores, vamos a ver, si están o no a la altura de las circunstancias. 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

 

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...
¿Todos los partidos son iguales? por Carmen Heras

¿Todos los partidos son iguales? | Carmen Heras

twitter Copiando a Tolstói en 'Ana Karenina', yo también creo que las familias felices son todas iguales, pero que las desgraciadas lo son cada una a su manera, tanto más si nos referimos a los partidos políticos, la segunda familia de uno, en opinión de algún...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario