Mujeres y política en El Salvador | Ines Martínez

Dic 8, 2019

Mujeres y política en El Salvador

INES MARTÍNEZ

Ser mujer en El Salvador representa un gran reto. Luego de 1930, con la postulación a la primera magistratura del país de Prudencia Ayala, que en su momento representó todo un desafío para el sistema político de la época, en la que solo el hombre gozaba de privilegios y protagonismo dentro del ámbito político y económico, la participación política de la mujer ha sido cuesta arriba.

Las mujeres se enfrentan a diferentes obstáculos por la sola condición de ser mujeres, principalmente y sobre todo en las zonas rurales. Si  bien es cierto que se han tenido avances significativos, no se ha logrado despejar del todo las oportunidades y el acceso equitativo a la participación política dentro tanto de los tres órganos del Estado –Asamblea Legislativa de la RepúblicaPresidencia de la República así como su extensión en el Consejo de Ministros y la Corte Suprema de Justica– como en las numerosas instituciones gubernamentalesgobiernos locales y hasta en los mismos partidos políticos y organizaciones sindicales.

Somos hermanas, primas, tías, madres, cuñadas de alguien. Todo debe partir de ser 'algo de alguien', sin que se reconozca el valor personal de nosotras mismas"

Dentro de los principales obstáculos que debe vencer una mujer por simple hecho de serlo están su estigmatización y los roles que se les asigna desde antes de su nacimiento como comportarse de tal manera que su función siempre sea decorativa, presencial y sin capacidad ni posibilidad de tomar decisiones por sí solas. Son, somos,  hermanas, primas, tías, madres, cuñadas de alguien. Todo parte y debe partir de ser “algo” de “alguien”, sin reconocimiento propio de valor por si misma, por nosotras mismas.

Ines Martínez, politóloga y comentarista Polítca en El Salvador
Ines Guadalupe Martínez Morejón, es salvadoreña. Es Licenciada en Relaciones Internacionales, con estudios en Ciencia Política y Liderazgo para la Gestión Pública, Presidenta de D’politic El Salvador, docente universitaria en el Área de Política Internacional y Delegada Territorial de la Fundación Internacional de los Derechos Humanos. Participó en la tercera edición de «El país que viene: horizonte común» y es columnista en diversos medios de comunicación escritos. Conductora del programa ‘El Comité’, en TVX. Miembro de The Washington Academy of Political Arts and Sciences. Directora nacional de la Red Mundial de Jóvenes Políticos

Los colores, las pautas de comportamiento, la objetivización sexista de las funciones y la segregación según edades para poder ser madre, entre muchas cosas, son obstáculos e ideas que en la cultura salvadoreña continúan relegando a la mujer como sujeto de derechos. 

Si los obstáculos sociales y económicos son evidentes e injustos, los obstáculos políticos no son menos fuertes. Se cumple con las cuotas partidarias del 30% y se las ubica en las listas electorales como suplentes o se les premia con cualquier cargo inferior; sufren el señalamiento de si se es fea o intelectual y, en general, no son bien vistas ante muchas personas como suficiente para ocupar un cargo público. 

Por otro lado, y muchísimo más alarmante, son los ataques personales subjetivos que debe soportar cualquier mujer que se postule a un cargo político, tal cual sucedía también en la época de Prudencia Ayala

Prudencia Ayala contaba con todos los estereotipos en su contra: indígena, escasos recursos económicos, costurera, formación autodidacta y, además, mujer"

Ada Colau la menos mala de las opciones

Prudencia Ayala era una mujer con todos los esterotipos en su contra: de origen indígena, de familia con escasos recursos, costurera y de formación autodidacta y, además, mujer. La llamaron “loca”, la “Sibila santaneca” y sufrió todas las ofensas existentes debido a su notoriedad. Estas actitudes, aun hoy presentes en nuestras comunidades, denota la poca cultura democrática que tenemos en la estructura política salvadoreña pero que no debemos aceptarla como correcta ni reproducirla.

En cuanto a avances legales para mejorar la situación política y de derechos humanos de las mujeres, El Salvador ha firmado diferentes tratados internacionales como la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW)que otorga al país la facultad de crear todas las herramientas necesarias para poder otorgarle a la mujer, otorgarnos, el puesto que nos corresponde en la sociedad. Por el simple hecho de ser persona, sin que en ningún momento sean privilegios, sino cuestión de justicia.

Gobierno y mujeres en El Salvador de Nayib Bukele por Ines Martínez

Actualmente las mujeres y el país atravesamos por una coyuntura política muy transcendental. Las elecciones presidenciales del 3 de febrero representaron una oportunidad para muchos sectores y personas que luego de varios años estuvieron relegados incluso de conocer quiénes eran los gobernantes.

Esta legislatura debe ser y será la oportunidad para pasar el relevo generacional en la política y permitir, también, la incorporación de mujeres en cargos de poder

Pero no basta con eso, sino que deben ser mujeres que tengan conciencia social y conocimiento político objetivo no partidario y que estén dispuestas a trabajar por los intereses colectivos de los grupos tradicionalmente invisibilizados. 

La formación política de las mujeres es importante porque permitirá el logro, no solo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 2030) sino que permitirá, por fin, obtener los espacios de participación que se nos han quitado y negado desde siempre. Es hora de tomarlos por la vía democrática. 

El liderazgo es fundamental porque se necesitan más mujeres apoyando a mujeres y por los objetivos de mujeres. En nuestro país somos el 53,33% de la población, según el último censo oficial. El poder, indudablemente, reside en nosotras. Tomémoslo pues

Ines Martínez

Otros artículos de Ines Martínez

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario