La política de vocación | Víctor Píriz

Nov 15, 2020

La politica de vocación

VÍCTOR PÍRIZ

 

La ‘política de verdad’ es la que se hace cuando se está de paso en ella. Yo creo firmemente que es una etapa en tu vida, tú puedes decidir cuál, en la que debes servir a los demás, en la que debes dedicar tu tiempo a hacer mejor la de los demás; pero nunca ha de ser tu profesión o, al menos, no debes sentirla como tal.

La política de vocación es esa que surge de la necesidad social del individuo, de sentirse parte de una comunidad a la que quiere servir para mejorarla. No he citado la palabra ‘profesión’, o la palabra ‘sueldo’, o ‘dinero’, aún.

Decía Nicolás Maquiavelo que «cuanta más arena se escapa del reloj de nuestra vida, más claramente debemos ver a través de él» o, lo que es lo mismo aplicado a la política, que una profesión a la que, si llegas con experiencia vital adecuada, tienes mucho que aportar, porque sabrás distinguir entre lo urgente y lo importante, entre lo que falta y lo que no, entre lo que es moral y lo que no lo es.

Admiro a esos alcaldes que son, sin duda, el ejemplo en política de la vocación, de la puesta a disposición de todo su tiempo y, en muchos casos hasta de su dinero, para ayudar a sus vecinos"

Creo firmemente en la política de vocación. Esa que te surge con quince años o con cincuenta, pero que te hacer acercarte a los problemas de los demás con voluntad de solucionarlos. Por eso, admiro a esos alcaldes que son -sin duda- el ejemplo en política de la vocación de servicio, de la puesta a disposición de todo su tiempo, y en muchos casos hasta de su dinero– para ayudar a sus vecinos.

La política de proximidad que los alcaldes realizan no la hace nadie más. Si alguien os dice lo contrario, os miente.

Víctor Píriz, Diputado al Congreso por Badajoz y portavoz de presupuestos del Grupo Parlamentario Popular
Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular.
Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de Empresa y Trabajo por la Universidad de Extremadura.
Ha dirigido departamentos financieros de empresas regionales, nacionales y multinacionales. Ha sido Director y Subdirector de FUNDECYT.
Ha sido Concejal del Ayuntamiento de Talavera la Real, en Badajoz. 

Conocer, vivir, compartir la vida con una alcaldesa, te hace abrirte a ellos, a su realidad; te hace conocer cómo no tienen vida propia; cómo, para ellos, el solo salir a la calle por su pueblo convierte pequeños paseos en horas, porque no son políticos impostados ni están en esto por dinero o pon un minuto de oro en televisión. El problema de su convecino es su problema y, si no pueden solucionarlo, al menos le van a escuchar con atención y sin prisas.

Por eso, cuando, como decía al principio, escucho hablar de dinero, me parece injustos generalizar. La vocación se tiene o no se tiene, independientemente de en qué aspecto de la política estés involucrado. Lo de alcalde es, a mi entender, la ‘profesión’ quizás peor pagada de este país en relación a las horas y sacrificios que supone y, sobre todo, en relación al reconocimiento público de su trabajo.

No creo que ningún alcalde de este país lo sea por el sueldo que recibe. Es más, suele renunciar a mejores salarios para servir a sus ciudadanos. Por eso pienso que en la política tienes que estar unos años, los que tú decidas, atendiendo o no a lo que explica Maquiavelo, pero unos años. Dar lo mejor de ti siempre y volver a tu actividad profesional. Porque si importante es saber que esta es una actividad ‘profesional temporal’, es casi más tener tu vida resuelta fuera para poder volver después a ella.

Conocer, vivir, compartir la vida con una alcaldesa, te hace abrirte a ellos; te hace conocer cómo no tienen vida propia; cómo para ellos el solo salir a la calle por su pueblo convierte sus pequeños paseos en horas"

Siempre que hablo con jóvenes de mi partido, el Partido Popular, o de cualquier ámbito y me dicen que quieren dedicarse a la política profesionalmente les explico lo mismo; les hago una doble reflexión.

No existen los ‘políticos profesionales’, existen los ‘profesionales políticos’, porque la política en sí no debería ser una profesión, sino una actividad.

La política como vocación, por Max Weber
Disponible en:

Pero, además de eso, les explico que si quieren ser realmente libres, si quieren pasar por el noble arte de la política pudiendo siempre manifestarse en libertad, siendo parte de un equipo y aceptando las reglas, pero siendo lo suficientemente libre para tomar sus propias deciones, eso solo parte de la independencia económica.

Los jóvenes son, por definición, inconformistas, rebeldes, activos. Y eso que les caracteriza se atenúa cuando entran en política sin tener su vida resuelta, sin haber acabado sus estudios, sin tener bagaje profesional, sin tener un sitio al que volver o una profesión que retomar. Por eso, si estos jóvenes quieren llevar adelante su vocación, han de ser libres; y para serlo, lo mejor que puedo siempre recomendarles es que tengan su vida profesional resuelta o, al menos, encauzada antes de entrar.

Los que nos dedicamos a esto deberíamos plantearnos si tenemos vocación de servicio, de mejorar nuestra sociedad, nuestros pueblos, ciudades, nuestro país o hemos cambiado nuestro orden de prioridades"

La vocación tiene que analizarse cada día con uno mismo. Deberíamos, los que nos dedicamos a esto, plantearnos si tenemos vocación de servicio, de mejorar nuestra sociedad, nuestros pueblos, ciudades, nuestro país o, sencillamente, hemos cambiado nuestro ‘orden de prioridades’. Y en día que esto último llegue, dejar paso a otros que aún estén en la primera fase. Es el ciclo de la vida política y vital. El más honesto y sincero.

Víctor Píriz Maya

Otros artículos de Víctor Píriz

 
Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario