La identidad del político | Alberto Astorga

Jun 6, 2017

La identidad del político

 

ALBERTO ASTORGA

Desde el ejercicio de cualquier actividad, el ser humano tiene la responsabilidad de trabajar por un mundo al que las personas deseen pertenecer. Esa es la finalidad última a la que deberíamos aspirar todos, más aún cuando se desempeña una posición de representación política.

Si entendemos la política como una actividad de intervención o intermediación en las discrepancias de los ciudadanos y un sistema válido y exitoso con el que conseguir el bienestar de una comunidad, puede extenderse el concepto a aquellos que ostentan representación, no ya estrictamente de lo que conocemos como ‘política’, sino también sindical, la actividad de los organizaciones empresariales, en colegios profesionales, asociaciones y organizaciones no gubernamentales o de cualquier otro tipo. Es la política tomada ‘en su sentido más amplio’; la política como una actividad que canaliza la vida ciudadana al objetivo del bienestar social y de la convivencia pacífica.

Albert Rivera - Visioncoach

Desde esta actividad política, construir un mundo mejor, construir un mundo al que las personas quieran pertenecer, es un reto ineludible, pues manejan los instrumentos necesarios para cambiar la sociedad. Pero no se trata solo de cambiar los marcos legislativos; se trata de cambiar la forma en que se hace la política. Y eso solo se puede hacer, haciendo mejores a las personas y a las organizaciones que se dedican a ella desde cualquier ámbito de actuación.

Para un óptimo ejercicio de la actividad política, es necesario que aquellas personas que se dedican a ella tengan un 'modelo del mundo' coherente, equilibrado e integrado"

Nuestro individualismo no debe entenderse como negativo, sino como una actitud necesaria en la vida, diferenciándolo y poniéndolo en distintos plano a lo que significan los términos de egoísmo y egocentrismo. El egoísmo, pese a las tergiversadas connotaciones morales, es necesario y útil, porque, según Ayn Rand, en su verdadera acepción, significa ‘el procurarse todo lo que se necesita para vivir’, además de servir para hacernos conscientes de nuestra propia identidad y de reconocernos como un ‘yo’. El egocentrismo supone una incapacidad para ver las cosas desde el punto de vista de los demás o pensar que lo único importante es la propia perspectiva, el propio ‘yo’.

La palabra ‘individuo’, por su parte, viene del latín individuus, que significa ‘indivisible’. El individuo es la unidad mínima y no divisible menor en un grupo. El individualismo que debemos entender, permite llevar las potencialidades de cada persona a su vida diaria, de forma plena, integrada, no fragmentada ni dividida, desarrollándolas con autonomía respecto a la opinión y al sentir del resto de individuos.

Al vivir así, el individuo vive con plenitud, armonía y equilibrio sus valores y toma conciencia de su entorno, tanto de sus propias necesidades como de las de los otros, actuando en consecuencia para satisfacerlas.

Para un óptimo ejercicio de la actividad política es necesario que aquellas personas que se dedican a ella tengan un ‘modelo del mundo’ coherente, equilibrado e integrado, constituido por las creencias de esa persona y articulados por una lógica que le sea propia, única y reflejo de su identidad como individuo.

El hombre es el ‘individuo’, pero no puede serlo sino en relación con los otros hombres. Según José Ortega y Gasset, «la realidad concreta humana es el individuo socializado, es decir, en comunidad con otros individuos. El individuo suelto, señero, absolutamente solitario, es el átomo social».

Y el proceso de individualización pasa por descubrir la propia identidad como un todo, como un sujeto pleno, para tener la suficiente base para abordar la pertenencia a ‘un todo’ mayor del que se forma parte y con el que conectamos. Sin descubrir la propia identidad, sería difícil determinar el papel en el mundo y, mucho menos, el papel que queremos jugar en la sociedad a la que pertenecemos.

Alberto Astorga

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario