Hombres de Estado | Emilio Borrega

Jul 10, 2019

Hombres de Estado

 

EMILIO BORREGA

 

Hombres de Estado, esos señores que ya no existen; esos que anteponían los intereses del país, del conjunto de los ciudadanos, a sus intereses personales y a los intereses de su partido. Esos hombres que soñaban con un mundo mejor, con una sociedad mejor. Hombres, y mujeres, que dedicaban su vida pública al servicio ajeno. Llegó la nueva política y desaparecieron los hombres de Estado.

España lleva meses, yo diría años, viviendo una situación inconsciente, a la vez que imprudente y nada corriente. Los españoles somos llamados a urnas para dibujar el color parlamentario de ese templo de la palabra y del orden constitucional que es el Congreso de los Diputados. Y lo hacemos. Votamos y depositamos nuestras esperanzas e ilusiones en forma de voto, para que los representantes políticos hagan lo que tienen que hacer: política.

Protegemos al lince ibérico, al quebrantahuesos, al oso pardo, incluso al burro; pero al Hombre de Estado lo hemos dejado desapareces. Ya no existe"

Pero no, no hacen política. Juegan con la política. Hace tan solo dos o tres legislaturas, en España, el día de las elecciones votabas, esperabas los resultados, los digerías con intriga y, finalmente, una vez escrutado el 100% de los votos, te marchabas a la cama porque el lunes se madrugaba. Pero ya sabías quién era tu Presidente del Gobierno. El bipartidismo tenía estas cosas. Esas cosas que hoy resultan extrañas.

Hoy, no. Hoy, una vez que has votado, esperas impaciente el resultado y, ya escrutado, te marchas a la cama consciente de que te esperan meses, largos meses de negociación entre partidos, con no sabemos qué intereses en ellas.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio José Borrega Romero es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política.
Ha compaginado su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación de la Diputación Provincial de Cáceres.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR

Posiblemente eres sabedor de que tu voto puede acabar en un extremo indeseado o de que te pueden hacer pasar por las urnas nuevamente. Por supuesto que, ni de cerca saber quién podrá ser tu presidente de Gobierno ni mucho menos, sus socios. El multipartidismo, la mal llamada ‘nueva política’, tiene estas cosas. 

Y en medio de esta mal llamada nueva política, hemos dejado que se extingan los Hombres de Estado. Protegemos al lince ibérico, al quebrantahuesos, al oso pardo, incluso protegemos al burro; pero al Hombre de Estado lo hemos dejado desaparecer. Ya no hay.

El juego de las sillas al que hoy nos tienen sometidos los partidos políticos y los intereses de sus  líderes, hacen que se olvide lo principal de la política, que es la acción política

Legislar para mejorar, cambiar las cosas para adaptarlas a los nuevos tiempos; afrontar retos, tomar decisiones en pro de la ciudadanía; anteponer los intereses del país, visionar el futuro y prepararnos para ello. Debatir esto y mucho más en el Parlamento debería ser la acción política diaria.

El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones"

Winston Churchill

Winston Churchill y los Hombres de Estado

Esto no va de nueva política, va de buena política. Y esa no tiene, a día de hoy, dirigentes capaces de hacerla posible. La mal llamada nueva política va de coger sillas. A izquierda y/o derecha, da igual. La ideología se ha perdido. 

Esto va de negociaciones permanentes hasta altas horas de la madrugada; va de “quítate tú, que me ponga yo”; va de oscuros pactos que nadie conoce; de parálisis institucional durante meses, incluso años. Esta política va de ocultar nuestra incapacidad de afrontar los retos del futuro, bajo la anestesia social a la que nos someten cada día los políticos, en este “Sálvame” en el que hemos convertido con la nueva política, nuestro sistema democrático y de derecho.

Emilio Borrega.

Otros artículos de Emilio Borrega

 
Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario