Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Oct 6, 2020

Frustraciones, resistencia y humildad

CARMEN HERAS

Amigos lectores, puedo parecerles ‘cavernícola’, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de dos posibles características del carácter de un individuo, tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación política y, ambas, también relacionadas.

Comencemos refiriéndonos a la segunda, a la resistencia. En los manuales educativos es muy citado el llamado ‘test de la magdalena’, que sirve para evaluar la fuerza de carácter en niños muy pequeños. Consiste en dejar a varios de ellos durante un tiempo en una habitación sentados a una mesa en la que se han dispuesto dulces de cualquier tipo, y dejarlos solos después de ser advertidos por el educador de que no pueden probarlos. Observada la prueba con una cámara oculta, se ve como unos niños cumplen lo acordado y otros no. Sin duda, los primeros tendrán mayor fuerza de voluntad en el futuro.

Muchas veces me he preguntado por qué corren tanto los jóvenes políticos para estar en puestos de máxima obligación. Tal pareciese que se les agota el tiempo"

El actor Viggo Mortensen contaba en una reciente entrevista que sus inicios -mucho tiempo antes de saltar a la fama por su papel de ‘Aragorn’ en ‘El Señor de los Anillos’- fueron años de múltiples pruebas y papeles pequeños por los que su nombre ni tan siquiera aparecía en los títulos de los filmes. Le suceció en tantas ocasiones que su familia llegaría a dudar de que efectivamente trabajase en la industria del cine. Pero resistió y hoy es ampliamente reconocido y valorado en el mundo del cine.

Oí decir a un conocido periodista el otro día, que puede que sea la falta de opciones del PP de llegar ahora mismo a la presidencia del Gobierno de España lo que condiciona el ‘no’ continuo de esa fuerza política a cualquier atisbo de entendimiento con los mandatarios actuales.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Otra cosa muy distinta sería si se viesen con opciones de ganar. Ante la posibilidad de formar gobierno, no hay duda -afirmaba- de que serían más pragmáticos y razonables.

Pero la desmotivación produce la desesperanza y, por ende, la radicalidad, porque no hay nada que perder. Poro contra, -déjenme que exagere con el ejemplo-, al mandato cruel e inexorable de ‘abandonad toda esperanza’ escrito sobre la puerta del infierno en ‘La Divina Comedia’ de Dante, se puede contraponer una sagaz, preparada y concienzuda resistencia a la frustración del presente. Funcionará, como funciona en todos los órdenes de la vida.

Jose Mugica - Presidente Uruguay
Nelson Mandela; presidente de Sudáfrica;

Muchas veces me he preguntado por qué corren tanto los jóvenes políticos para estar en puestos de máxima obligación. Tal pareciese que se les agota el tiempo; tanto, que pugnan por ser ‘jefes supremos’ sobre todas las almas, muchos de ellos sin experiencia mínima de una trayectoria preparatoria para el desempeño de un puesto institucional o político. O dicho ‘en roman paladino’, nadie quiere ser indio, sino jefe, jefe de todos, viejos, jovenes, preparados, experimentados, etc., incluso en la más pequeña de las asociaciones. Por eso, la estructura se tambalea.

Cuanto mejor sería que el ‘aprendiz’ caminase al lado del ‘maestro’ hasta que su preparación estuviese completada o, al menos, casi. Serían, sin duda alguna, mucho más respetados y ningun ‘viejo’ tendría que apostillar públicamente nada de lo que hicieran o dijeran los ‘jóvenes’.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...
¿Todos los partidos son iguales? por Carmen Heras

¿Todos los partidos son iguales? | Carmen Heras

twitter Copiando a Tolstói en 'Ana Karenina', yo también creo que las familias felices son todas iguales, pero que las desgraciadas lo son cada una a su manera, tanto más si nos referimos a los partidos políticos, la segunda familia de uno, en opinión de algún...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario