Política de banderías | Carmen Heras

Política de banderías | Carmen Heras

Política de banderías | Carmen Heras

Política de banderías

CARMEN HERAS

Hay desagradables incidentes que hablan por sí solos. Vivimos en un país de banderías, si no estás conmigo estás contra mí. Con los míos a muerte, pero ni agua para los otros. De nada sirve que exista mucha información que puede rastrearse en las redes para contrastar, cada individuo solo cree aquello que quiere y nada de lo que digan ‘los otros’ merece su atención, no vaya a ser que haya algún atisbo de verdad en sus palabras y ello obligue a replantearse certezas y amistades.

El individuo dentro de la tribu, ya sea política, de clase o económica. Así que el terreno está siempre preparado para la polémica, con razón o sin ella, en infinidad de debates inútiles que a nada conducen salvo a la crispación.

Los medios, la mayoría, colaboran. Por su propia razón de ser reavivan lo diferente, lo negativo, hasta extremos insospechados. Tener un solo periódico de cabecera, como guía extrema de lo que ocurre, es una gran equivocación, pues como en otros aspectos de la vida, nada es inocente y que no tenga razones (sus razones) para hacer lo qué hace.

Los periódicos son empresas, las empresas deben ganar dinero y los asalariados de las mismas, en muchas ocasiones, lo son porque ayudan en ese cometido y le dan lectores al periódico. Conviene tener en cuenta todo esto para no crear códices santos que acatar o libros demoniacos para destruir, cuando unos y otros, con ligeros matices, obedecen a las tendencias sociológicas que les mantienen, de las que se nutren y a quienes ofrecen la información.

Siempre ha sido y será así, salvo casos específicos maravillosos que resultan excepciones extrañas, todo agravado ahora porque ya no se vende material impreso como antes. Por eso resulta sorprendente que muchos ciudadanos se peleen y batallen a la luz de la información única de lo que creen como propio. La realidad es poliédrica y las personas ambivalentes, incluso torpes, por lo que a veces la maldad que se les supone es meramente una tremenda escasez intelectual.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Y luego están las estrategias políticas. Algunas son de libro. Escorarse hacia los extremos es una de ellas, radicalizarse en el discurso y venderlo bien, a sabiendas de que el marco conductual está en Europa y en las decisiones de sus órganos máximos, con lo que muchas propuestas nunca llegarán a buen puerto -salvo que se tome las de Villadiego, como hizo Inglaterra con resultados que ya estamos viendo-.

Radicalizarse hacia las orillas da lugar a la aparición de otras fuerzas políticas opuestas para contrarrestar, en el juego de los equilibrios; la negación -porque es el competidor que te pisa los talones e incluso puede sobrepasarte en votos- del contrincante natural, a fuerza de enfocar los dardos y tipificar como enemigo clave al del extremo, agudiza las reacciones de los simpatizantes de este último de modo que crece quitándole votos al moderado.

Conmigo o contra mi

Cada individuo solo cree aquello que quiere y nada de lo que digan 'los otros' merece su atención, no vaya a ser que haya algún atisbo de verdad"

Algo que, aunque en un momento X puede resultar (pues el cercano en votos no gana), crea un temeroso caldo de cultivo para la vida política que viene después. La utilización de señuelos (personas, sucesos, símbolos) ayuda poderosamente a ello, sabiendo que funcionan perfectamente para remover visceralmente a los propios simpatizantes.

Lo peor es que unos sectores retroalimentan y justifican a los otros. Y viceversa. Y España vuelve a dividirse en dos bandos cada vez más necesitados, para dirigir el país, de los partidos minoritarios, que hacen gala de su voracidad buscando conquistas para sus ideas o sus propios territorios. Para frenar esta deriva sería necesaria otra forma de actuar de los partidos clásicos con implantación nacional. Y unos dirigentes con sentido de estado que lo quieran hacer, a sabiendas de que su éxito no será inmediato.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Flores congresuales | Carmen Heras

Flores congresuales | Carmen Heras

Flores congresuales | Carmen Heras

Flores congresuales

CARMEN HERAS

Todos los partidos tienen la costumbre, cada cierto tiempo, de dedicar unos días a reflexionar sobre su propio ideario, intentando actualizarlo al momento presente con sus características y problemáticas.

En estos congresos, además de una nueva dirección renovada, se discute y aprueba la ponencia marco sobre la que luego han de asentarse los programas electorales que se presentan a los ciudadanos. Previamente -al menos en el PSOE-, el texto del borrador ha circulado por las distintas agrupaciones locales de modo que cualquiera de los militantes ha podido, en uso de su libertad de opinión, realizar enmiendas al contenido del mismo. Debatidas y votadas éstas, en las comisiones correspondientes, se produce la aprobación definitiva de aquel en el plenario.

Todo depende del color del cristal con que se mire o del extremo de la mesa en que esté situado"

El trabajo lo hacen los delegados elegidos para el congreso, en uso de la representatividad que le otorgaron los compañeros para representarlos.

Me cuentan que todo el proceso ha cambiado notablemente en el fondo y en la forma y, aunque no puedo detallar los pormenores, porque no he asistido a ninguno de los últimos cónclaves celebrados, lo que sí puedo atestiguar es que de puertas afuera, y según la información publicada por los diarios, no hay nada digno de resaltar en relación al mensaje político, más allá de las generalidades consabidas sobre feminismo, ecología, etc.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Pero de lo que sí se ha hecho eco la información pública es de los nombres de las personas que componen los próximos órganos de dirección. Nombres que a unos pueden parecerles adecuados y a otros no, pues ya es conocido que todo depende -para muchos- del color del cristal con que se mire. O del extremo de la mesa en que se esté situado.

Que sean unos nombres u otros tiene una importancia relativa en estos momentos. La manera de gobernarse las organizaciones hoy, da a sus ‘números uno’ todo el poder orgánico, para bien o para mal. No en vano se requieren liderazgos fuertes -en otro momento hablaremos de lo que hoy se entienden como tales- y éstos se enfundan el cargo, sin ambages.

De las últimas citas socialistas celebradas, tres asuntos me han llamado poderosamente la atención.

El primero, la sumisa reverencia -al menos aparentemente- al líder, de una gran mayoría de elegidos para las Ejecutivas o los Comités y que no se han molestado en disimular. Por el contrario, y como si de una coreografía se tratase, unos detrás de otros han expandido a través de las redes, su agradecimiento al Secretario General por haberse fijado en ellos para formar parte del órgano de decisión.

Juan Espadas y Pedro Sánchez; Flores congresuales, por Carmen Heras

Todos cuánto lo han hecho parecen obviar -quizá no lo aprendieron nunca- que sin la aprobación real y de manera mayoritaria por la asamblea de compromisarios elegidos por las bases y asistentes al Congreso, no formarían parte de esos órganos (ejecutivas y comités) de dirección, por mucho que el jefe directo los eligiera. De ahí que sean directivos porque el Plenario los votó y no por decisión única e irrevocable del líder.

El segundo asunto, también sorprendente para mí, es que los militantes que obtienen un lugar en la dirección del partido no lo hacen necesariamente por méritos políticos reconocibles. En muchos casos, incluso, es al revés, han obtenido, como responsables de un lugar determinado, unos pésimos resultados electorales o mantienen fuertes divisiones en las agrupaciones locales que están bajo su férula. Otros deben ser los motivos, pués.

El tercer asunto, es esa reiteración continua sobre la total unión interna con la que se sale de los congresos, a decir de quienes han estado allí. Pero ¿qué opinan los otros militantes, los que no han ido, los críticos, los marginados… que también existen y pagan sus cuotas? Supongo que nadie les preguntó. En la mente de los oradores no existen.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Rodríguez Ibarra: los cristales que no rompió | Damián Beneyto

Rodríguez Ibarra: los cristales que no rompió | Damián Beneyto

Rodríguez Ibarra: los cristales que no rompió | Damián Beneyto

Rodríguez Ibarra:

los cristales que no rompió

DAMIÁN BENEYTO

No trato con esta parrafada de hacer una mini biografía del que fue durante 24 años el dueño y señor de Extremadura, pues ni tengo datos ni ganas de buscarlos en hemerotecas, bibliotecas, filmotecas u otras “tecas”.

Mi intención es opinar, desde mi leal saber y entender, de un personaje que durante más de dos décadas gobernó está Comunidad envuelto en un halo de mesianismo y con un reverencial acatamiento por gran parte de la población extremeña.

Desde principios de los 80, el PSOE fue el partido líder en España y consecuentemente muchas comunidades autónomas estuvieron gobernadas por el socialismo. Algunas comunidades, las más desfavorecidas, como consecuencia de la red clientelar creada, han permanecido durante décadas en manos de gobiernos socialistas con suertes parecidas.

Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura fueron feudo de una ideología que entendió mejor que nadie que la mejor manera de perpetuarse en el poder era hacer de los ciudadanos, súbditos"

Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, secularmente a la cola del progreso, fueron, desde el comienzo del estado de las autonomías, feudo de una ideología que entendió mejor que nadie que la mejor manera de perpetuarse en el poder era hacer de los ciudadanos, súbditos. Socialistas de pro, como Manuel Chaves, José Bono o Juan Carlos Rodríguez Ibarra, gobernaron respectivamente estos territorios y, en casi todas las ocasiones, con amplísimas mayorías.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

En Extremadura, el ‘ibarrismo’ prendió con fuerza. Un discurso reivindicativo, de puertas hacia dentro, claro, y la promesa de subsidios, subvenciones, dádivas y otras prebendas consiguieron que la mayoría de la población extremeña quedara prendada y apostara por tan nobles promesas.

Otro de los éxitos de este régimen autónomico fue la cantidad de advenedizos que, sin oficio ni beneficio, se hicieron de súbito socialistas ‘de toda la vida’ al comprobar que había mucho cargo, carguito o ‘carguete’ que repartir y que les iba a reportar pingües beneficios.

El ‘ibarrismo’ creó una red clientelar que aún existe y donde miles de familias, ‘más socialistas que Largo Caballero’, controlan, especialmente en las zonas rurales, todos los resortes de ‘lo público’. Sí, ‘lo público’; ese es el gran logro del socialismo extremeño: limitar al máximo la iniciativa privada y hacer depender económicamente a la población de la voluntad del gobierno de la Junta de Extremadura.

El régimen instaurado por D. Juan Carlos fue siempre bastante fanfarrón. Durante los años 80 y 90 del pasado siglo y el principio del siglo XXI, a Extremadura llegó dinero ‘a espuertas’, principalmente de la UE, dinero que fue dilapidado y malgastado en la mayoría de ocasiones.

Los gobiernos de la Junta de Extremadura se comportaron como nuevos ricos y, en lugar de crear infraestructuras que posibilitaran la creación de riqueza y empleo, se dedicaron a construir obras faraónicas, como por ejemplo los palacios de congresos -carísimos e infrautilizados por falta de actividades- o las hospederías que, excepto raras y honrosas excepciones, se han pasado más tiempo cerradas que abiertas.

Investidura de Rodriguez Ibarra como Presidente de la Junta de Extremadura

El 'ibarrismo' creó una red clientelar que aún existe y donde miles de familias 'más socialistas que Largo Caballero', controlan -especialmente en las zonas rurales- todos los resortes de 'lo público'"

También se dotó a muchos municipios -con alcalde socialista preferentemente- de instalaciones, como polideportivos, piscinas, casas de cultura, etc., que, aún siendo necesarias en algunos casos, no podían ser utilizadas por la falta de presupuesto de los propios ayuntamientos.

Hoy nos encontramos con piscinas sin agua, con polideportivos sin actividad donde sólo crece la hierba y con casas de cultura que se utilizan de almacén municipal o de cualquier otra cosa que nada tiene que ver con su finalidad original. Estas obras, además, estaban tan infladas presupuestariamente, que salía el metro cuadrado construido más caro que en Oxford Street.

Una de las mayores fanfarronadas del ‘rompedor de cristales’ fue gastarse más de 10.000 millones de pesetas -o más de 60 millones de euros, como quieran- en dotar de ordenadores a todos los centros de enseñanza secundaria de la Comunidad (2003). Un ordenador para cada dos alumnos, record mundial cuando la media europea estaba a 1,3 por cada diez.

Esto, que aparentemente se puede considerar todo un éxito, fue un gran fiasco y hoy no queda nada de aquella mega inversión. Además hubo que cambiar el mobiliario de todas las aulas e instalar miles de regletas para camuflar el cableado correspondiente, lo que supuso otro montón de millones añadidos. Los ordenadores nunca llegaron a funcionar para la finalidad que se buscaba pues, el mantenimiento era imposible, el profesorado, a pesar de los cursos intensivos de ‘Linex’ –el Linux extremeño-, no contaba con herramientas docentes adecuadas y los alumnos se pasaban el rato jugando a video juegos cuando no arrancando y cambiando de lugar las letras del teclado. Todo un despropósito.

Rodríguez Ibarra y Pedro Sánchez

Eso sí, conseguimos salir en todos los medios de comunicación como ‘la comunidad más informatizada del mundo’. La petulancia y la ostentación bien valían ese dispendio. Al cabo de unos pocos años hubo que retirar y tirar a la basura los cerca de 45.000 ordenadores, arrancar el cableado y modificar el mobiliario lo que supuso otro millonario desembolso. ¿No hubiera sido mejor dotar a los centros de aulas de informática en función de su ratio y de técnicos de mantenimiento?, claro que eso no hubiera dado titulares tan jugosos.

Naturalmente que hubo mejoras durante los gobiernos de este ‘insigne’ estadista. Las carreteras de la comunidad mejoraron sensiblemente y hasta se construyeron dos autovías autonómicas que están prestando un gran servicio. También se dotaron a muchos municipios de nuevas conducciones de agua, plantas potabilizadoras y depuradoras, aunque en algunos casos no han funcionado por falta de recursos municipales.

Mientras mejorábamos sensiblemente en carreteras, nuestro ferrocarril iba languideciendo y se suprimían líneas y servicios hasta llegar a la indigencia actual. Pasamos en pocos años de estar comunicados por tren con los cuatro puntos cardinales a prácticamente no estarlo con ninguno. Se suprimió la línea Plasencia-Astorga, desaparecieron los trenes que nos comunicaban con Portugal y la comunicación con el sur y con el este es un auténtico carajal. Por el ferrocarril, el Sr. Ibarra no rompió ningún cristal, más bien ayudo a romperlos.

En algo más de 1.000 palabras es difícil resumir el ‘efecto Ibarra’ en esta tierra, pero a pesar de todos los que le siguen rindiendo pleitesía y riéndole sus ocurrencias, la triste realidad es que Extremadura desaprovechó un momento histórico para haber levantado el vuelo y dejar de ser el furgón de cola de España y de la Unión Europea. El socialismo fanfarrón y clientelista sigue, pero ahora con muchos menos medios que derrochar y así nos luce el peluquín.

Ahora que me acuerdo, todo esto venía por esa nueva ocurrencia de D. Juan Carlos referente a que sean las bases del PSOE las que opinen y decidan sobre el presunto indulto a los golpistas de la barretina. Supongo que el Sr. Rodríguez Ibarra se refiere a que opinen los mismos que votaron como Secretario General al narcisista Sánchez, pues estamos ‘apañaos’… De vez en cuando nuestro reverendísimo expresidente sale a los medios para recordarnos su existencia y soltarnos alguna genial idea como esta.

‘Sic transit gloria’, Sr. Ibarra, usted el único cristal que rompió fue el del futuro de Extremadura; pero, tranquilo que ‘su delfín’ lo está haciendo bueno.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE

DAMIÁN BENEYTO

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España, más conocida por LOGSE, y en las demás leyes educativas emanadas de esta. Naturalmente, algunos usuarios mostraron su extrañeza ante esta afirmación e incluso alguno protestó airadamente por mi aseveración de la que me reafirmo y aclaro.

La necedad es directamente proporcional a la incultura y necios son los que actúan guiados por lo que les cuentan otros tan incultos como ellos pero de mayor prosapia. Los intereses políticos de unos y la desidia de otros han conseguido que las generaciones actuales sean las peor formadas e informadas desde finales del siglo XIX, cuando la Institución Libre de Enseñanza fundada por el catedrático D. Francisco Giner de los Ríos ponía al servicio de los españoles un sistema educativo independiente de ideologías políticas y laico, que no laicista.

Juzgar la historia partiendo de los principios éticos actuales es una sandez y sólo demuestra o incultura supina u odio irracional hacia tu tierra y tus antepasados"

No conocer nuestra historia es ya un déficil importante, pero conocerla falseada, desvirtuada, adulterada o tergiversada por los intereses espurios de cuatro ‘vendepatrias’ de tres al cuarto debería estar prohibido. Nuestra historia como nación no comenzó anteayer, como pretenden hacer creer interesadamente los hijos bastardos de esta noble tierra.

Desde la Hispania romana, y aún antes, han pasado muchas cosas en estos lares. Hemos sido visitados por muchas culturas que nos han dejado su huella más o menos profunda y que han producido un mestizaje del que hoy nadie puede escapar, por mucho que quiera reinventar lo acontecido o buscar RHs que les distingan.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Somos la nación más antigua de Europa pese a quien pese y durante siglos fuimos el país más poderoso del mundo con un imperio donde ‘no se ponía el sol’. Naturalmente que hemos hecho cosas mal, como cualquier otro país del mundo, pero también muchas bien y de esas cosas que hemos hecho bien, destaca el Descubrimiento de América.

Ningún país aportó a los pueblos conquistados lo que aportó España: escuelas, hospitales, universidades, obras públicas, etc., y no hubo nadie menos racista que los españoles. De ahí el MESTIZAJE que contribuyó a una justicia social inimaginable en aquellos tiempos en las cololias inglesas, holandesas o portuguesas. Claro que hubo abusos y gentuza que asesinó y robó, pero ningún gobierno del mundo en aquellos tiempos legisló a favor de los indígenas como lo hizo la corona española.

Si de algo deben estar orgullosos los extremeños son de los hombres y mujeres nacidos en esta tierra que pusieron su grano de arena en la gran gesta del descubrimiento y posterior conqusita de América. Sí, conquista, porque era el siglo XV y entonces, anterior y posteriormente, unos pueblos conquistaban a otros. España fue conquistada por cartagineses, romanos, suevos, vándalos, alanos, godos, visigodos, árabes, franceses -estos ya en el siglo XIX-, entre otros pueblos, y no he visto ultrajar las estatuas de Anibal, César, Pompeyo, Requila (rey suevo), Teodorico, Muza, Almanzor, Napoleón, etc., en sus países de origen por haber conquistado España.

Vandalismo en el Dia de la Hispanidad en Badajoz

Juzgar la historia partiendo de los principios éticos actuales es una sandez y solo demuestra o incultura supina u odio irracional hacia tu tierra y tus antepasados.

Las pobres criaturas que se dedicaron a ensuciar las estatuas de sus ilustres antepasados en Badajoz el pasado Día de la Hispanidad son hijos de la LOGSE y de una izquierda amargada y sectaria y a la que le da vergüenza decir ¡VIVA  ESPAÑA!

 

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Microrrelato: «Estación de Atocha, 11-M» | Alberto Astorga

Microrrelato: «Estación de Atocha, 11-M» | Alberto Astorga

Microrrelato: «Estación de Atocha, 11-M» | Alberto Astorga

Estación de Atocha, 11M

ALBERTO ASTORGA

"Me había acostumbrado a ella, a cruzarnos la mirada y a articular un 'hola' sin sonido"

Cada día la veía en la estación de metro. A la ida y al regreso. Me había acostumbrado a ella, a cruzarnos la mirada y a articular un ‘hola’ sin sonido. Nada más. La llamé ‘Paz’ porque ese nombre reflejaba las emociones que me provocaba. En cuento entraba al andén, tenía la seguridad de que estaría en aquel banco metálico y frío.

Hasta hoy. En su lugar había una pequeña vela encendida. Y debajo, un papel doblado. Supe que esa luz era la misma que se había apagado en cada una de mis mañanas.

Alberto Astorga

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario