Fuegos artificiales | Carmen Heras

Fuegos artificiales | Carmen Heras

Fuegos artificiales | Carmen Heras

Fuegos artificiales

CARMEN HERAS

La celebración de las primarias en el PSOE de Badajoz para elegir a su secretario provincial, por más que se trate de un proceso interno, ha vuelto a poner sobre la mesa la idoneidad, o no, de las mismas, no solo para elegir al mejor dirigente entre varios, sino sobre todo para ayudar a relanzar el entusiasmo de los militantes, piezas claves -o así debería ser- en una victoria electoral.

He asistido, después de su celebración, a encendidos debates entre personas pertenecientes a las bases del partido, con planteamientos contrarios, y he de decir que las puyas entre ellos, una vez conocidos los resultados, han sido muchas.

La mayor parte de las veces, por no decir todas, quien gana las primarias no se fía de quien ha competido en su contra"

Como Churchill cuando decía que ‘la democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno’, yo creo que la elección de un dirigente por primarias sería la forma más transparente de hacerlo si las cartas todas estuvieran sobre la mesa, e imperase el sentido común y la objetividad en los votantes para, sin ambages y cortapisas, elegir al mejor dotado/a para el cargo. Y sobre todo, si no hubiera después represalias, directas o indirectas, con los perdedores.

Sucede, sin embargo, que en la mayor parte de las veces, por no decir en todas, el/la que gana, no se fía de quien ha competido en su contra e incluso los perdedores dedican su tiempo a intentar poner zancadillas al elegido.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Cuando alguno de los ganadores no cumple esta norma e intenta integrar en su equipo a varios oponentes, suele ser calificado de débil y pusilánime, de modo tal que las ansias de ‘escalar al trono’ aumentan para sus adversarios.

En la época de los grandes lideres, con ‘sus capitanes’ desplegados por todo el territorio, se convirtió en dogma de fe la declaración de uno de ellos cuando advertía a quien quisiera oírlo, que en política cada cual labra su puesto y sale llorado de casa. De tal premisa, incuestionable para los leales seguidores y mayoritariamente aceptada, se derivó una cierta cultura interna que fijó los cimientos de los aspectos más sanguinarios que la política tiene.

La vida política, interna y externa a los propios partidos, maneja demasiada hipocresía"

Las primarias de Pedro Sánchez

Bajo el citado precepto, no parece quedar otra que salir a pelear con toda clase de ‘armas’ entre los compañeros, cuando se desea sobresalir. Y si no, pregúntenle a Ángel Gabilondo, el defenestrado candidato del PSOE a la Asamblea de la Comunidad madrileña. Fuera ya de la política, ha reclamado su derecho a ‘no ser malo’, es decir, a no jugar a trapacerías y deslealtades, frente a quienes con la boca pequeña ahora -primero fue utilizado como candidato y después echado, por unos y otros, del terreno de juego- dicen que que es un gran hombre.

La vida política, interna y externa a los propios partidos, maneja demasiada hipocresía. Las primarias son una muestra. Tal como se realizan, semejan ritos eclesiales destinados a permitir una cierta ‘actuación’ de la militancia entre ella misma, ya que tiene vetado (por unas causas u otras) un verdadero trabajo político, acorde con la defensa de sus convicciones, dentro de la sociedad civil. Durante unos días, los candidatos y sus adláteres pueden pasearse entre los afiliados y declarar sus intención sobre un proyecto político a reivindicar, en el que el ‘pueblo’ manda y elige su propio destino.

A mi se me asemejan a fuegos de artificio. Como ellos, estallan en luces de colores, para luego oscurecerse bajo el control de siempre de los ‘aparatos’. Éstos últimos, ciegos y totalmente insensibles ante las particularidades.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario