Provocación | Damián Beneyto

Provocación | Damián Beneyto

Provocación | Damián Beneyto

Provocación

DAMIÁN BENEYTO

Los ciudadanos de derechas, o los que se titulan de centro para disimular, se están acostumbrando a las provocaciones, un día sí y otro también, de la izquierda profunda y del secesionismo que ahora nos gobierna, sin decir, en general, ni esta boca es mía.

Se provoca al personal desde todos los frentes y, sobre todo, en lo que afecta a las creencias y a las convicciones personales de muchos ciudadanos. Han impuesto una ‘corrección política’ que muy pocos se atreven a contradecir e incluso algunos la rinden pleitesía por si vienen mal dadas.

Los ciudadanos de derecha se están acostumbrando a ser provocados -un día sí y otro también- por la izquierda profunda y por el secesionismo que ahora nos gobierna"

Atacar a la Iglesia Católica en particular y a los católicos en general suele ser una de las provocaciones más utilizadas por las huestes de la siniestra. El laicismo beligerante poco tiene que ver con la concepción de estado laico que proclama nuestra Constitución. Se eliminan los símbolos cristianos y se ridiculizan sus creencias y tradiciones mientras se alaban y subvencionan religiones fundamentalistas que denigran a las mujeres, asesinan a los homosexuales y promueven estados dictatoriales donde no se respetan las libertades individuales.  

La llamada ‘Ley de Memoria Democrática’, sucedánea de la zapateril ‘Ley de Memoria Histórica’, es otra provocación a los españoles que, aun no sintiéndose franquistas, son contrarios a la utilización sectaria y torticera de un periodo de nuestra historia que se quiere reescribir de forma fraudulenta para hacer creer a unas generaciones que no vivieron esos tiempos, que el socialismo, el comunismo y otros ‘ismos’ a cual más espeluznante, significaban bondad y justicia.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

La manipulación de la historia de España del siglo XX por los hijos de Negrín y de la Pasionaria, además de otros padres putativos, no tiene parangón en el mundo y es una provocación, insisto, para las familias de los asesinados por las hordas del llamado Frente Popular.

Desde la LOGSE, las leyes orgánicas de educación que han emanado de los gobiernos socialistas también han sido una provocación a la instrucción y a la formación de nuestros niños y jóvenes, consentido por unos gobiernos ‘de derechas’ que solo, aquejados de un complejo de inferioridad más que preocupante, pusieron algún parche que otro a esos bodrios legislativos.

Al esfuerzo, trabajo y sacrificio necesario para conseguir hombres y mujeres cultos, formados y capaces, las mesnadas del rojerío patrio han opuesto el ‘igualar por abajo’, la gandulería y la fruslería. Lo importante es crear ciudadanos, mansos, sin espíritu crítico y preocupados solo por lo inmediato y fútil.

La provocación de esta chusma llega al extremo de ignorar, vejar y vilipendiar los símbolos del estado, mientras se permiten otros que representan el secesionismo, el republicanismo rancio o el atroz comunismo estalinista. La bandera, el himno y la monarquía, símbolos de la nación más antigua de Europa, son pisoteados e injuriados por pelachufas descastados, mientras una parte del  gobierno socialcomunista aplaude y la otra mira para otro lado.

Las víctimas del terrorismo etarra son humilladas y provocadas con políticas penitenciarias motivadas no por la rehabilitación de los asesinos, sino por pactos execrables entre el gobierno y los herederos de la banda a cambio de seguir en el poder. Solo un gobierno muy miserable puede consentir que asesinos, incluso de niños, sean homenajeados, cuando incomprensiblemente salen de prisión fruto de un código penal que, desgraciadamente, da poco valor a la vida humana.

Provocación a las víctimas del terrorismo

Las víctimas del terrorismo etarra son humilladas y provocadas con políticas penitenciarias no basadas en la rehabilitación de los asesinos, sino por conveniencia política a un gobierno con muy poca dignidad".

El colmo de la provocación es impedir que uno se sienta español en España con el beneplácito del gobierno de España (valga la redundancia). Utilizar el idioma oficial del Estado es, según y donde, un demérito para poder trabajar o relacionarse y, además, puede ser motivo incluso de agresión. Se impide, en algunos lugares, que los niños y los jóvenes aprendan un idioma que es el suyo y que es hablado en el mundo por más de 500 millones de personas sin que los responsables de hacer cumplir la Constitución bajo juramento muevan un solo dedo.

Se consiente, fruto de una Ley Electoral absurda, que el secesionismo campe por sus respetos y utilice los mecanismos del Estado contra el propio Estado. Es inaudito que en las instituciones nacionales estén representados partidos anticonstitucionales y golpistas, pero más inaudito es, y demuestra la catadura moral de la izquierda profunda de este país, que esos partidos mantengan en el poder al gobierno, chantajeándolo continuamente y poniendo en peligro la unidad de España.

La estrategia del rojerío patrio es provocar, hacer creer mediante embustes que la culpa de todos los males los tiene la derecha. Balas en sobres con un tufo podemita que echaba para atrás, ataques a gays que eran puros montajes, actuaciones policiales falsas, acusaciones a los partidos de derecha de violentos cuando hasta ahora la única violencia ha venido de la ultra izquierda, etc. Está más cerca Podemos y una parte importante del PSOE de la extrema izquierda que VOX de la extrema derecha, y a los hechos me remito.

La provocación de la izquierda no es algo nuevo. Ya la hicieron durante gran parte del siglo XX, especialmente en los años de la República, pero también en 1917, lo que trajo poco tiempo después la dictadura de Miguel Primo de Rivera, que curiosamente apoyó el PSOE. En España nunca la izquierda ha sido, excepto honrosas excepciones, muy democrática que digamos. Toda provocación tiene un límite y los que no iban a pasar, acabaron pasando. La historia está servida y en España tonterías las justas.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

Ecologismo & 'oncologismo'

DAMIÁN BENEYTO

El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos.

Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen estar bien informados y con su comportamiento y ejemplo intentan contribuir a la conservación de la naturaleza y a mejorar el medio ambiente.

Hay quiénes se han arrimado al ecologismo porque es lo políticamente correcto en estos tiempos, aunque en realidad les importa un pito, un carajo o un pimiento la capa de ozono, el cambio climático o el calentamiento global"

Entre los segundos, es decir los conversos, los hay de dos tipos: los que, como San Pablo, un día vieron la luz y descubrieron que este es un planeta que merece la pena ser cuidado y los que se han arrimado al ecologismo porque es lo políticamente correcto en los tiempos en que nos ha tocado vivir, aunque, en realidad, les importa un pito, un carajo o un pimiento la capa de ozono, el cambio climático o el calentamiento global.

Como le ocurre a cualquier religión, una parte del ecologismo también ha caído en el fundamentalismo, es decir en una corriente que promueve el sometimiento absoluto a esa doctrina de manera intransigente. Hoy discutir algunas de las teorías de los ‘popes’ del ecologismo es casi delictivo y te puedes ver personal y profesionalmente en una difícil situación.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Como también ha ocurrido y ocurre en las grandes religiones esta ideología también ha llegado a la política. Los primeros que la asumieron para que se hicieran visibles sus reivindicaciones fueron los llamados ‘verdes’ que convirtieron, sus hasta entonces asociaciones naturalistas, en partidos políticos. La respuesta electoral que recibieron por parte de los ciudadanos en muchas naciones, especialmente en Europa, hizo que se convirtieran en llave para gobernar algunos países.

Los partidos de izquierda, especialmente los socialdemócratas, viendo el protagonismo que adquiría este credo y que su ‘estado del bienestar’ había sido ‘adquirido’ por el centro-derecha -que encima lo hacía mejor-, decidieron hacerse más verdes que los chistes de la mili. Habían encontrado ‘un algo’ para distinguirse de la pérfida derecha a la que ya podían acusar de todos los desastres ecológicos del planeta, a pesar de que los países que más han contaminado históricamente han sido -y lo siguen siendo- los de régimen comunista.

En España al furor ecologista de toda la izquierda en general hay que añadir, para completar su estandarte, la ‘memoria histórica’, la ‘guerra de sexos’ con sus ridículas consecuencias idiomáticas y el ‘plurinacionalismo’.

Como he empezado diciendo en mi parrafada, es necesario cuidar de nuestro planeta y conseguir menores niveles de contaminación que reduzcan ese llamado ‘calentamiento global’. Indudablemente estamos asistiendo a un cambio climático, lo que yo no tengo tan claro es que sea únicamente como consecuencia de la acción del hombre.

De una forma u otra, nadie, sea de la ideología que sea, simplemente por una cuestión de supervivencia quiere cargarse este planeta azul donde vivimos.

El ecologismo fundamentalista olvida, como decía un compañero mío del PREX, que la primera especie que hay que cuidar y preservar es la ‘especie humana’. Anteponer el bienestar de otras especies a la supervivencia del hombre es un crimen de lesa humanidad y eso, desgraciadamente, es lo que algunos pretenden.

Manifestación contra el complejo turístico de Valdecañas

Buscar energías alternativas está muy bien, pero convertir tierras productivas en desiertos gracias a los huertos solares es discutible. Impedir la implantación de empresas que den trabajo y fijen la población en un territorio, impidiendo la emigración forzosa y, como consecuencia, la despoblación aduciendo problemas medioambientales de fácil solución técnica, es una canallada.

En Extremadura sabemos mucho de ecologismo fundamentalista. En esta tierra, el ecologismo ha sido ‘oncologismo’ puro y duro, es decir un cáncer que ha evitado y sigue evitando el desarrollo económico y social. El exceso de suelo protegido sin ninguna razón que lo justifique en muchas ocasiones e impedir la utilización de nuestros recursos naturales aduciendo impactos medioambientales fácilmente corregibles con la tecnología existente, nos están condenando a la miseria. Somos la comunidad de España con mayor índice de pobreza y la que mayor riesgo tiene de que aumente.

Manifestación contra la refineríai en Tierra de Barros

La última ocurrencia del fundamentalismo ecologista que nos azota es la llamada figura de ‘Paisaje Protegido’. Como dice el profesor Julián Mora Aliseda, cualquiera que no quiera una industria cerca, un complejo turístico o unos regadíos, aunque la zona no tenga nada de reseñable, recurrirá a los grupos de presión correspondientes para que, abusando de esa figura, se paralice aquello que les molesta o les hace la competencia, que también pudiera ser.  

Extremadura tiene un cáncer en forma de ecologismo fundamentalista que obstaculiza su progreso y, si no se extirpa, será imposible un desarrollo sostenible que permita la armonía entre el hombre y el medio natural.

Damián Beneyto

Nota del autor: La palabra ‘oncologismo’ es una licencia de vocabulario que me he tomado ya que en el diccionario de la RAE no existe.

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Revisionismo | Damián Beneyto

Revisionismo | Damián Beneyto

Revisionismo | Damián Beneyto

Revisionismo

DAMIÁN BENEYTO

“La historia la escriben los vencedores”. Esta frase se le atribuye al filósofo alemán Walter Benjamin, aunque también al escritor George Orwell e incluso al mismísimo Winston Churchill.  Es de suponer que los tres la utilizarían alguna vez en contextos diferentes.

No seré yo quien enmiende la plana a tan insignes personajes, pero en España, en relación a nuestra última guerra civil y a pesar de los esfuerzos de los vencedores, han sido los perdedores y sus descendientes políticos los que, durante bastante tiempo, se han llevado el gato al agua y han puesto las bases para interpretar este acontecimiento.

En los últimos años del franquismo y principios de la Transición, aparecen multitud de libros sobre nuestra guerra civil de indudable valor histórico e imprescindibles para conocer ese capítulo de nuestra historia"

A pesar de que la historiografía moderna apuesta por un estudio objetivo de la historia, en el tema que nos ocupa la objetividad, en algunos casos, es más que discutible. Durante el franquismo se publicaron cientos de libros en nuestro país sobre la llamada “cruzada” y, excepto raras y honrosas excepciones, la mayoría carecieron de rigor y se dedicaron más a ensalzar las bondades del régimen que a dar una visión histórica de los hechos acaecidos, aunque eso no quiere decir que muchos de los acontecimientos narrados no fueran absolutamente fidedignos.

También, en este mismo periodo, se editaron otros tantos libros fuera de nuestras fronteras escritos por los exiliados -es decir, por los perdedores- que también adolecían de falta de objetividad y de un maniqueísmo tan grosero que resulta, en muchos casos, absolutamente ridículo.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

En los últimos años del franquismo y principios de la Transición aparecen multitud de libros sobre nuestra guerra civil, algunos como los del General Jesús Mª Salas Larrazábal y su hermano Ramón, de indudable valor histórico e imprescindibles para conocer aspectos tan importantes de la contienda como la importancia de la aviación, el bombardeo de Guernica, la intervención extranjera o el llamado ‘ejército popular’. Su ‘Historia General de la Guerra de España’ publicada en 1986 es, por el conocimiento que tienen como militares de la táctica y estrategia bélica y su objetividad, un tratado de gran valor histórico

La aparición de los llamados escritores hispanistas como, entre otros, el inglés Hugh Thomas, el irlandés nacionalizado español Ian Gibson o el norteamericano Stanley G. Payne, puso de actualidad en el mundo una guerra que muchos de los que la vivieron querían olvidar y que a la mayoría de los que nacieron durante el franquismo ‘se la traía al pairo’. La visión de los foráneos de nuestra contienda civil no deja de ser interesante y sus discrepancias son más que notables. Recomiendo ‘La Guerra Civil Española’ (2014), de Payne por su fácil lectura y la historiografía utilizada.

Entre la pléyade de escritores autóctonos, y como no podía ser de otra manera, que se diría en ‘politiqués’, hay de todo como en botica. La ideología de los autores está muchas veces por encima de la realidad histórica e incluso se retuercen documentos y testimonios para dar a entender lo contrario de lo acaecido.

Historia General de la Guerra de España, por Salas Larrazábal

La 'Historia General de la Guerra de España' de Ramón y Jesús María Salas Larrazábal, es, por el conocimiento que tienen como militares de la táctica y estrategia bélica y su objetividad, un tratado de gran valor histórico"

Durante algunas décadas los historiadores pro Frente Popular se hicieron dueños y señores de las publicaciones al respecto, con el beneplácito de unos y la resignación de otros. Si querías vender un volumen no te quedaba otra, aunque hubieras militado en la democracia cristiana de Gil Robles, como Javier Tusell, o hubieras sido cura durante el franquismo, como Santos Juliá.

La mayoría de los historiadores rojelios no sólo se han dedicado a tergiversar muchos de los acontecimientos acaecidos y a ocultar hechos y documentos que ponían en riesgo sus teorías, sino que además han hecho de sus conclusiones dogma de fe y cualquiera que ose discutirlas se convierte en un revisionista de tres al cuarto.

Se han inventado una especie de fundamentalismo histórico de nuestra contienda, que está creando un estado de opinión a todas luces sesgado y muy poco objetivo.

Al más puro estilo del marxismo, el historiador que se atreva a revisar de forma significativa las premisas esenciales fijadas por esta caterva de ‘historiadores’ de la siniestra, se convierte en una especie de Eduard Bernstein –político socialista alemán que a finales del XIX puso en solfa algunas de las teorías de Marx, por lo que fue repudiado por la ‘ortodoxia marxista’-.

La aparición en escena de algunos historiadores llamados peyorativamente ‘revisionistas’, con bastante éxito por cierto, ha puesto de los nervios a sus colegas frente-populistas, que aprovechan cualquier circunstancia para desacreditarlos e, incluso, ridiculizarlos.

A  pesar de ese empeño, autores como Pio Moa, Cesar Vidal, Manuel Álvarez o Roberto Villa, entre otros, han puesto en entredicho algunas de las teorías y afirmaciones, siempre interesadas, de la ortodoxia frente-populista. Recomiendo el libro de Manuel Álvarez y Roberto Villa, ‘1936 Fraude y Violencia en las elecciones del frente popular’, que demuestra, sin lugar a dudas, la ilegitimidad del gobierno salido de las urnas en las elecciones de febrero de 1936.

1936 Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular - Visioncoach

La aparición de algunos historiadores llamados peyorativamente 'revisionistas' ha puesto de los nervios a sus colegas 'frente-populistas', que aprovechan cualquier circunstancia para desacreditarlos e, incluso, ridiculizarlos"

Por que la Republica perdió la guerra, Stanlye G. Payne

Por supuesto, detrás de este desmadre historiográfico de los ‘historiadores zurdos’, han estado los partidos de izquierda, especialmente el PSOE, interesado en ocultar su historia llena de miserias políticas y de atentados contra la libertad y la democracia. El sonatillo Zapatero y su alumno aventajado, el tal Sánchez, con sus leyes de ‘vendetta histórica’ sólo pretenden acallar las críticas a una izquierda que propició, y hasta deseó, que se desencadenara una guerra civil en España.

Soy de los que opina que aún no hay perspectiva histórica para abordar con objetividad lo que ocurrió en España en gran parte de la primera mitad del siglo XX; por eso, pretender imponer cual axiomas, teorías fundamentalistas al respecto, no deja de ser una falacia interesada.

La guerra civil fue consecuencia de acontecimientos, incluso anteriores a la instauración fraudulenta de la II República y ya desde 1917 se veía venir. En ese conflicto, como está demostrado, no hubo buenos ni malos, sólo víctimas inocentes utilizadas por unos y otros para imponer su proyecto de estado, que por otra parte, en ningún caso iba a ser democrático, por mucho que se empeñe en rebatirlo el rojerío patrio.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Hijos de Celaá | Damián Beneyto

Hijos de Celaá | Damián Beneyto

Hijos de Celaá | Damián Beneyto

Hijos de Celaá

DAMIÁN BENEYTO

A la generación de los ‘hijos de la LOGSE’ le va a seguir la de los ‘hijos de la tal Celaá’ que van a dar testimonio, corregido y aumentado, de una formación humana e intelectual sin parangón en nuestras historia.

Con esta nueva ley educativa, se va a rizar el rizo de la ineptitud política, del sectarismo y del todo vale con tal de estar en la poltrona. Poner en la palestra legislativa una Ley Orgánica de Educación en unos momentos como los que vivimos, solo demuestra que se pretende ocultar a la sociedad, más preocupada por asuntos sanitarios y económicos, una ley que alienta la des-educación, la des-instrucción y favorecer el adoctrinamiento de niños y jóvenes.

Se pretende ocultar a la sociedad -más preocupada por asuntos sanitarios y económicos- una ley que alienta la des-educación, la des-instrucción y favorecer el adoctrinamiento de niños y jóvenes"

El estado de alarma en vigor va a facilitar, con premeditación y alevosía, que este proyecto de ley no pase por algunos filtros legislativos y consiga su aprobación retorciendo las normas a las que debe someterse cualquier Ley Orgánica en un estado de derecho. Vamos, una cacicada antidemocrática en toda regla.

Desde la desgraciadamente famosa LOGSE, las leyes educativas han proliferado como níscalos en pinares o lepiotas en dehesas e, incluso, se han solapado en el tiempo con el consiguiente desmadre organizativo en los centros de enseñanza.

El motivo de esta diarrea legislativa no ha sido otro que ese afán de los gobiernos de turno, especialmente los de izquierda, por fijar ideológicamente al pueblo soberano. Vamos, lo que se llama adoctrinar.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Lo de menos era y es que nuestros niños y jóvenes adquieran conocimientos que les permitan formarse y prepararse para el futuro. Es más, es mejor que no los tengan, así serán más dúctiles y maleables. Sin conocimientos no hay espíritu crítico posible, ni capacidad para discernir, ni siquiera para entender la realidad social que les está tocando vivir.

Hay que reconocer que el afán del centro-derecha por adoctrinar es mucho menos virulento que el de la izquierda y las leyes educativas que han promulgado cuando han gobernado han sido, fruto de su complejo de inferioridad ética, parches que solo han traído más ruido que nueces.

La nueva Ley Orgánica de Educación, con la que nos va a obsequiar el Frente Popular gobernante, tiene dos características que conviene airear para conocimiento del personal.

La primera es que, con claras intenciones aviesas, se incentivará la burricie, la ignorancia, la incultura y el analfabetismo funcional. Los alumnos promocionarán de curso e incluso titularán, bachillerato incluido, sin ningún límite de asignaturas suspensas. Se acabó eso de repetir curso que, por lo visto, crea grandes traumas a los alumnos. Se van a valorar actitudes, no conocimientos. La única asignatura que hay que aprobar es la de ‘Formación de Espíritu Nacional’, en versión del frente popular.

Ministra de Educación Isabel Celaá

Con claras intenciones aviesas, se incentiva la 'burricie', la ignorancia, la incultura y el analfabetismo funcional"

La segunda característica de esta ley que se nos viene encima es acabar con las señas de identidad de España como nación, para contentar y dar alas al secesionismo, como pago electoral, y al comunismo que, como siempre ha demostrado, odia a este país y pretende aniquilarlo convirtiéndolo en una república de repúblicas bananeras.

Para ello, se adereza nuestra historia, manipulándola e introduciendo en lo que se va a llamar ‘Memoria Democrática’, toda suerte de trolas, embustes y medias verdades, pero, además, y esto sí es una gran infamia, relegando nuestro idioma, el español, que nos une y que es hablado en el mundo por casi 600 millones de personas, a una mera lengua no vehicular en muchas comunidades de España con el consiguiente empobrecimiento cultural que ello supone.

El PSOE, el partido político que más daño ha hecho a este país a lo largo de su historia, está dispuesto nuevamente, aprovechando la situación sanitaria y económica, a hacer de nuestros niños y jóvenes, unos parias del pensamiento único abocados a depender toda la vida, del ‘papá Estado’

Pero no pasa nada. Total, la educación no le importa a casi nadie. ¡Pobre España!

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El cura de Lemona | Damián Beneyto

El cura de Lemona | Damián Beneyto

El cura de Lemona | Damián Beneyto

El cura de Lemona

DAMIÁN BENEYTO

Hace algún tiempo escribí la parrafada que acompaño que, visto lo visto, sigue teniendo vigencia. En ella me refería a una asociación catalana denominada «Cristianos por la independencia» que desde la insolidaridad absolutamente anticristiana preconizaba la secesión de Cataluña y la expulsión de los cristianos no independentistas con el beneplácito de muchos sacerdotes y algún que otro obispo.

Hoy, día de ‘Todos los Santos’, le quiero dedicar aquello que escribí al tal CURA DE LEMONA, que ha dado muestras con sus declaraciones de estar más cerca de los verdugos que de las víctimas

Decir que los vascos son un pueblo oprimido, cuando junto con los catalanes han sido los beneficiados de este país durante siglos, es de necio o de canalla"

Don Mikel, Mikel Azpeitia, -Miguel en román paladino-, no solo ha vejado, insultado, agraviado y ultrajado a los que fueron vilmente asesinados o heridos y a sus familias por una pandilla de asesinos, sino que, además, ha vuelto a poner a la Iglesia Católica vasca en evidencia por si no estaba suficientemente señalada por la ambigüedad y cobardía de unos y la beligerancia de otros.

Dicen los medios que el párroco en cuestión ha pedido perdón por lo dicho y, seguramente se arrepiente de haberlo dicho, pero no creo que se arrepienta de  pensarlo.

Decir que los vascos son un pueblo oprimido, cuando junto con los catalanes han sido los más beneficiados de este país durante siglos, es de necio y de canalla. Justificar la violencia, el asesinato o sangre fría, la muerte  de mujeres y niños es ser un miserable. Y hablar de una guerra entre bandos es de ser tan inculto como malintencionado.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Desgraciadamente, este ‘señor cura’ no es algo excepcional en la católica España. Los creyentes, entre los que me incluyo, no entendemos muy bien la ‘interpretación evangélica’ que hacen algunos presbíteros y obispos, ni tampoco cómo lo permite la jerarquía eclesiástica. Lo mismo es que el anticristo anda ya por ahí de rondón.

Esta fue mi parrafada entonces:

‘CRISTIANOS E INDEPENDENCIA’

‘Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho’, -esta frase se atribuye a don Miguel de Cervantes, pero nunca la escribió con este sentido-. Aunque en la segunda parte de El Quijote, al chocar con una pared y viendo que era la de una iglesia, dijo «con la iglesia hemos dado, Sancho», viene al pelo para opinar sobre esa asociación catalana que ha aparecido, malinterpretando una palabras del Papa Francisco y que se denomina ‘Cristianos por la independencia’.

No soy sospechoso de ser anticlerical y me declaro creyente, aunque con los años más cristiano que católico -hecha esta confesión, pertinente, creo- me gustaría llamar la atención sobre el importante papel que está teniendo la Iglesia Católica en los movimientos independentistas en este país, especialmente en el País Vasco y Cataluña.

El cura de Lemona, por Damián Beneyto

Es difícil de entender que los máximos responsables De la Iglesia Católica permitan que se expanda desde sus propias instituciones mensajes secesionistas insolidarios"

ETA nació en un seminario o, por lo menos como dicen otros, en una sacristía a lo que hay que añadir el carácter jesuítico del Partido Nacionalista Vasco, PNV, o la ambigüedad de los obispos vascos al condenar los atentados terroristas, con don José María Setién a la cabeza. En Cataluña hay que reconocer que la Iglesia ha sido más sutil, aunque no han faltado declaraciones independentistas de casi todos los obispos de las diócesis catalanas, con el Abad de Montserrat a la cabeza.

Si hay -en mi opinión- algo menos cristiano, eso es el nacionalismo y, por el contrario, si hay una religión menos excluyente y con un mensaje más universal, esa es la cristiana. Es difícil de entender que los máximos responsables de la Iglesia Católica permitan que se expanda desde sus propias instituciones mensajes secesionistas insolidarios y tan alejados de lo que dijo el Papa Francisco en la VII Cumbre de las Américas: «El gran riesgo de nuestro mundo es la globalización de la solidaridad y la fraternidad, ante las injustas desigualdades que aun hoy siguen habiendo y que ofenden la dignidad de las personas«.

En esas palabras del Papa no hay nacionalismo excluyente posible, sino todo lo contrario. Créanme si les digo que cristianismo e independencia casan bastante mal y utilizar al Papa para justificar lo que en el fondo es solo un problema de dinero, una villanía. Señores y señoras de la asociación ‘Cristianos por la Independencia’, ustedes de secesionistas mucho, de cristianos poquito, muy poquito».

 

Damián Beneyto

Créditos: La foto del encabezamiento corresponde a la publicada en la portada de ABC el 31 de octubre de 2020.

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario