Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas?

CARMEN HERAS

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales dentro de un sistema democrático.

La primera, la necesidad de ser una organización estable y permanente. La segunda, la obligación de apoyarse en una ideología y un programa de gobierno. La tercera, la obligatoriedad de cumplir unos objetivos mediante el ejercicio del poder político. La cuarta, la ejecución de ese poder por unos cargos públicos electivos.

Los partidos actúan como estructuras intermedias entre el Estado y la sociedad civil, y es necesario pertenecer a un partido para presentarse a unas elecciones"

Los partidos actúan como estructuras intermedias entre el Estado y la sociedad civil, y es necesario pertenecer a un partido político para presentarse a unas elecciones. Cualquier proceso electoral puede desembocar en el nombramiento de unos cargos públicos que, de alguna manera y en mayor o menor medida, son controlados por sus partidos, al haber sido colocados por éstos en la parrilla de salida. Y viceversa.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Adoptan los partidos, al menos en teoría, dos reglas de oro fundamentales en su funcionamiento interno: la primera, que un cargo público gobernando ha de consultar lo qué hace en cualquier situación importante, y debe dar explicaciones de su trabajo ante el partido que lo propuso, al objeto de mantener la ortodoxia de las siglas. Y la segunda, que todos los militantes pueden desempeñar un cargo político, si los órganos dirigentes del partido lo deciden, lo que equivale a presuponer que el recambio de unos por otros puede hacerse de manera habitual, salvo en el caso de los líderes máximos.

Bajo estas hipótesis de partida nada tiene de extraño que muchas veces y de forma egoísta los miembros de un partido defiendan la renovación como un mero recambio de las caras. Además, y dado que sus elementos pueden ser intercambiables entre sí, la organización no haya considerado necesario mantener estrategias generales y conjuntas de defensa reglada de ellos, en sus diferentes lugares de implantación. O de gobierno. Porque siempre habrá un individuo para sustituir al que caiga.

Últimamente estamos asistiendo, cada vez con mayor intensidad, a diferentes iniciativas de unos partidos contra otros que van más lejos del propio juego político y se introducen, utilizándolas, en otras vías, al objeto de defenestrar al adversario.

Gente y responsabilidad en la política

La pregunta que, como una mera hipótesis, muchos nos hacemos es si ante una situación claramente de acoso a una persona con responsabilidades políticas, debe una organización (puesto que es quien coloca a unos cargos y los supervisa) ayudar, de manera colegiada, a protegerse a éstos cuando realmente lo necesiten, o por el contrario mirar para otro lado y dejar que sean los interesados quienes de manera personal se defiendan.

Y otro tanto cabría preguntarse con respecto a las instituciones. Si un cargo público actúa conforme los asesoramientos de unos técnicos, funcionarios de la institución, ¿su responsabilidad es personal en cualquier tipo de recurso sobrevenido sobre sus actuaciones, o es la propia institución quien debe defender la idoneidad de sus planteamientos aún cuando el cargo público ya no ejerza como tal? ¿No sería pertinente estudiar toda la casuística? ¿Sería adecuado disponer de un código regulador, común y medido para determinadas circunstancias?

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con lo...

Tributos y mayores | Carmen Heras

Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se refiere a las...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan solo una...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a más de...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos de...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para mejorar las...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

Alianza Cívica

Compromisos en Vivienda

ALBERTO ASTORGA

La vivienda siempre ha estado entre las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Si hace algunos años, el primer objetivo, una vez conseguido trabajo, era invertir en la adquisición de una vivienda que ‘diera estabilidad’, los objetivos han ido cambiando a ritmo de crisis económica. Como el piso estaba por las nubes, se compraba un coche y, después, cuando estos se hicieron prohibitivos, los salarios escasos y el trabajo era un lujo, se ha pasado al ‘smartphone’ como objetivo vital. Aquella vivienda de nuestros anhelos queda en el recuerdo, como un derecho que recoge nuestra Constitución, pero más como deseo que como realidad

Manifiesto fundacional de Alianza Cívica
Alianza Cívica

La crisis de 2008 abrió un periodo en el que el sueño de la vivienda se convirtió en pesadilla para muchos españoles, mientras que los gobiernos sucesivos no abordaban de forma definitiva una reforma que solucionara el problema y diera estabilidad a un mercado que se hace necesario

ALIANZA CÍVICA cree que la vivienda es un derecho fundamental; un tema en el que se debe aunar es respeto y la protección de la propiedad privada con el derecho a una vivienda digna"

La proliferación de ocupaciones, los impagos de rentas y de hipotecas, los lanzamientos, la falta de garantías tanto a propietarios como a inquilinos debe ser enfrentado como uno de los problemas principales que tenemos los españoles

ALIANZA CÍVICA defiende la vivienda como un derecho fundamental; un tema en el que se debe aunar el respeto y la protección de la propiedad privada con el derecho a una vivienda digna, además de proteger al mercado por ser generador de empleo y riqueza. 

Al igual que publicamos en esta web, LOS COMPROMISOS DE REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA de ALIANZA CÍVICA, pasamos hoy a presentar los COMPROMISOS EN VIVIENDA.

Desde la sencillez jurídica y la plena viabilidad económica, jurídica y administrativa, pretenden proteger al ciudadano, facilitando la adquisición de vivienda en propiedad, facilitando también los alquileres, respetando, como no puede ser de otra forma, el mercado y protegiendo la propiedad, dotando de alternativas sociales viables e inmediatas al que. ‘ocupa’ viviendas y romper, así, la espiral de exclusión social y mejorar nuestra sociedad.

Alberto Astorga 

Compromisos en Vivienda

Conjugar un derecho fundamental con un bien objeto de mercado y con el derecho a la propiedad privada es complejo; no obstante en ALIANZA CÍVICA hemos trabajado en conjunto con representantes de aquellos sectores a los que afecta la cuestión y después de analizar detenidamente la misma, éstos son nuestros compromisos programáticos al respecto.

La precariedad de empleo, la situación de las pensiones y de la pirámide poblacional junto con el precio de los alquileres nos lleva a una previsión de futuro a medio plazo complicada para gran parte de la población. La capacidad de adquirir una vivienda, un hogar digno y un lugar donde cada español se sienta seguro en su madurez y en su desarrollo adulto es algo que no puede pasar sin solución por parte de la clase política. Por ello proponemos:

1. Reactivación y puesta en marcha del Banco Hipotecario de Vivienda Estatal.

La administración tiene la mayor capacidad de embargo en cuestiones de impagos, por ello tiene, de igual modo, la capacidad y obligación de fomentar políticas que conduzcan a soluciones reales para la vida de las personas. Una de las más inmediatas es, como no, la vivienda.

  1. La actuación del Banco Hipotecario de Vivienda Estatal será de titularidad estatal, sometido a auditorias y al Consejo de Transparencia y Buen gobierno.
  2. Su función única será el otorgamiento de hipotecas a particulares, siempre 0,2 puntos por debajo de la cuota de interés hipotecario más bajo ofertado en el mercado español.
  3. Los réditos de los intereses se destinaran al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, comúnmente conocido como ‘hucha de las pensiones’.
  4. Podrá otorgar hipotecas a particulares, sin avales y con condiciones laxas para poder facilitar el acceso a la vivienda digna en propiedad a la mayor parte de la población.
  5. Las hipotecas podrán solicitarse únicamente por personas físicas para la adquisición de la primera vivienda, para el cambio de vivienda con cada hijo nuevo de la unidad familiar, (tanto monoparentales como no monoparentales) y para cambios de residencia por cuestiones laborales acreditadas. El resto de casos quedan excluidos de dicha casuística. En ningún caso se otorgaran hipotecas con fines de especulación, ni los propios de mercado.
  6. El límite de cantidad de otorgamiento hipotecario quedará fijado por la media de mercado del coste de viviendas adecuado a la casuística concreta de cada petición.
  7. La gestión del Banco Hipotecario de Vivienda Estatal será ejercida por funcionarios de alto nivel, no pudiendo constar en su consejo de administración nombramientos personales del poder ejecutivo, siendo ésta una herramienta limpia e independiente de la política que dote de oportunidades al ciudadano en la adquisición de vivienda sin romper el mercado de la misma.
Alianza Cívica; compromisos en vivienda; Herennia Trillo;

2. Reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos y soluciones a la ocupación de inmuebles.

Para dotar de mayor protección y posibilidades de alquiler, junto con bajada de precios por la mayor oferta de mercado -gracias a la seguridad jurídica de estas medidas- a pequeños tenedores y a inquilinos, se establecerá una alternativa ocupacional para los ocupas o impagos de viviendas y una alternativa económica responsabilidad del Estado frente a la demora de desalojos y alternativas ocupacionales. Si en el plazo de 30 días hábiles tras la notificación a las autoridades, el Estado no ha satisfecho una solución de alternativa ocupacional con el ocupa, deberá hacerse cargo del 50% del coste mensual del alquiler no satisfecho al propietario al igual que del 40% del coste de las reparaciones, sustracciones o daños en objetos propios acreditados que causara el ocupa. De dicho montante el Estado será el obligado para cursar su reclamación y embargo al ocupa.

De igual modo se modificarán los trámites judiciales de desalojos, para acelerar los mismos, junto con la activación de planes específicos viables de soluciones habitacionales por parte de Asuntos Sociales y la Dirección General de Vivienda dependiente de Fomento. Cuando la ocupación se de en la vivienda habitual del afectado, se tramitará el desalojo de la misma en 72 horas desde la notificación a las autoridades. Asimismo se regulará el derecho del inquilino en cuestión de reparaciones, seguro de hogar, etc. para que el alquiler de la vivienda proteja a las dos partes en equidad. De igual modo se regularán los plazos de los contratos, de modo que las prórrogas sean más sencillas y con término suficiente de búsqueda de alternativa de vivienda por parte de los inquilinos, los cuales tendrán siempre derecho preferente de adquisición en caso de venta de la vivienda.

La administración tiene que cuidar de aquellos que ocupan viviendas por necesidad, otorgándoles una alternativa ocupacional digna, y del propietario de la vivienda, respetando el derecho a la propiedad privada.

De igual modo se promoverán campañas de información del coste real que tiene para el ocupa la ocupación una vez es condenado por la misma.

Alianza Cívica; compromisos en vivienda;

3. Ley General Reguladora del Derecho a la Vivienda.

Una ley que proteja el acceso y uso a las viviendas de protección oficial, a los inquilinos y arrendadores, a los jóvenes, al ciudadano, establecerá los siguientes puntos:

  1. Acceso a la vivienda de protección oficial regulado con máximos de costo y metros medios al del mercado de cada localidad.
  2. Requisitos para el otorgamiento de hipotecas del Banco Hipotecario de Vivienda Estatal.
  3. Catalogación de libre disposición por parte de los propietarios sin necesidad de acuerdo de la comunidad de vecinos ni de licencia del ayuntamiento, para los cambios de uso de inmuebles siempre que sea para compra y no alquiler. En el caso de locales o de oficinas en ciudades de más de 2 millones de habitantes, el plazo para poder alquilar las mismas como tal, será de 2 años desde el cambio de uso y un mínimo de 20 metros habitables, con ventanas y condiciones higiénico-sanitarias adecuadas. Las viviendas objeto de cambio de uso de menos de 35 metros cuadrados sólo podrán alquilarse a un arrendatario o una pareja de cualquier tipo. Para el cambio de uso será únicamente necesario comunicarlo al ayuntamiento con un informe de un arquitecto que detalle planos, ventilación, tipo de construcción y demás datos habituales. Una parte del derecho a la propiedad privada debe englobar siempre la libertad, dentro de normativa sanitaria y jurídica, de hacer con tu propiedad lo que necesites.  HAY QUE DAR OPCIONES ACTUALES, DIGNAS Y VIABLES DE VIVIENDA A LOS JÓVENES Y FLEXIBILIZAR LA TIPOLOGÍA Y EL ACCESO. LA ADMINISTRACIÓN NO PUEDE SEGUIR DIFICULTANDO LA VIVIENDA.
  4. Activación y puesta en marcha del Plan General de Alquiler Social de Viviendas de ParticularesSe activará un parque de viviendas de particulares que lo deseen con alquiler social, de este modo las ayudas al alquiler irán directa y únicamente a aquellos que verdaderamente las necesitan, satisfaciendo el Estado la parte de alquiler social y del seguro de hogar e impagos directamente al arrendador.
  5. Fomento de la implantación de empresas en la ‘España Vaciada’, dotando de empuje así el mercado de viviendas de esas zonas y de oportunidades de empleo.
  6. Fomento de planes de vivienda sostenible y de calidad.
  7. Bajada de la horquilla del Impuesto de Bienes Inmuebles e implantación del IBI progresivo en función y proporción del número de bienes inmuebles en propiedad.
  8. Matriculación progresiva en 12 meses en función de su uso de los bienes inmuebles de la Iglesia Católica que no tengan excepción por su valor artístico o por su función de servicio a la sociedad, quedando de este modo excluidos aquellos por ejemplo que se dediquen a obras de caridad como comedores sociales, etc.
  9. Imposibilidad de cambio de calificación de terreno o construcción de inmuebles en lugares asolados por incendios en 5 años para evitar la especulación que daña nuestros parajes.
  10. Revisión de uso de los edificios titularidad del Estado o empresas públicas. Restricción y anulación de las viviendas estatales usadas por cargos políticos como las ministeriales a excepción del palacio de la Moncloa.
  11. Bajada de 2 puntos en los impuestos que rigen las transacciones de viviendas (ITP e IVA) a los ciudadanos españoles que adquieran vivienda habitual en el territorio nacional para facilitar en lugares turísticos el acceso a la vivienda, frente a la adquisición de segundas viviendas de turistas. Especialmente para casos como Baleares, Comunidad Valenciana o Canarias.
  12. Bajada de 2 puntos de la plusvalía del vendedor en el caso de venta a ciudadanos españoles para fomentar el acceso a la vivienda en las zonas turísticas con escasez de la misma para los oriundos (casos de Islas Baleares, Comunidad Valenciana, Canarias…). De igual modo en estos territorios se fomentarán políticas de alquiler a ciudadanos de la zona, mediante incentivos fiscales para los arrendadores con vistas a paliar el perjuicio vital que supone la dificultad de acceso a la vivienda en estos lugares.
ALIANZA CIVICA enlace web
Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con lo...

Tributos y mayores | Carmen Heras

Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se refiere a las...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan solo una...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a más de...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos de...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para mejorar las...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

El mejor banco de pruebas

CARMEN HERAS

Las mujeres en España emitieron su voto por primera vez en las elecciones generales de 1933. No fue un camino fácil, algún político aseguró, entonces, que incluir a las féminas en el ámbito electoral equivalía a contar con ‘seres incapaces’. Clara Campoamor fue la impulsora del sufragio femenino en nuestro país y el cambio se produjo.

Pero poder votar no significa necesariamente poder ser votadas y ni una cosa ni la otra consiguieron, de forma inmediata, la igualdad real entre los géneros. Y eso, a pesar de que desde la fecha en que la Campoamor dijera aquello: “He trabajado para que en este país los hombres encuentren a las mujeres por todas partes y no solo donde ellos vayan a buscarlas”, haya llovido mucho.

Poder votar no significa necesariamente poder ser votadas, y ni una cosa ni la otra consiguieron, de forma inmediata, la igualdad real entre los géneros"

Daniel Innerarity lo analiza en su libro ‘Una teoría de la democracia compleja’ donde escribe que la democracia sólo puede volverse efectiva cuando se logre plenamente la igualdad de género. Igualdad entendida como un derecho democrático y no solo como un mero acto de justicia hacia un grupo pequeño y minusvalorado, pues las mujeres no lo forman al constituir el 50% de la población.

La generación de nuestros padres, nacidos en las primeras décadas del siglo XX, y desde luego otras anteriores a ella, reconocieron como válido, a la hora de construir una familia, un contrato sexual que permite distribuir a los géneros en dos espacios claramente diferenciados: el público para el hombre, el privado para la mujer.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011
Podcast CONTRAPUNTO de Visioncoach

Desde el convencimiento de que para que personas soberanas y autosuficientes en lo económico puedan trabajar en el primero, era necesario que el otro sexo no lo fuera y se encargase de gestionar las tareas propias de la dependencia.

Hay historiadores que afirman que la filosofía griega llegó a existir y ha gozado de tanta influencia porque los filósofos que la hicieron posible, disponían de esclavos. Ya que para subsistir en lo básico, no necesitaron emplear parte de su tiempo en labores domésticas y asistenciales, pudieron dedicarse en cuerpo y alma a otros asuntos más elevados del intelecto como lo es, sin duda, el alumbramiento de una teoría filosófica.

Democracia compleja; Daniel Inneraity
Disponible en:

Visto todo desde este punto de vista, la esclavitud no solo no sería nociva -salvo para los esclavos-, sino algo tan oportuno que ha logrado, a la postre, mucho bien para la cultura humana, tan cimentada en la griega. Sin embargo, el ejemplo y el argumento son tan aberrantes como los referidos a la conservación del patrimonio antiguo en un país, cuando se la atribuye a la ausencia de desarrollo del mismo. “De haber llegado a tiempo el progreso a ciertos lugares –nos dicen algunas mentes pensantes- muchos de esos palacios, castillos, pinturas, etc, obras de arte sin parangón, ya no existirían pues se habrían vendido al mejor postor”.

La división de roles entre hombres y mujeres, sobre la que se fundamentó nuestra esctructura de vida y convivencia, nunca fue casual, sino pergueñada para que el espacio público fuera ocupado por el hombre"

Se que lo escrito más arriba da pie a profundos debates, con intervenciones apasionadas y oportunas, que otro día haremos. Hoy lo uso solo como ejemplo de que la división de roles entre hombres y mujeres, sobre la que se fundamentó nuestra estructura de vida y convivencia, nunca fue casual sino pergueñada para que el espacio público fuera ocupado por el hombre (entendido de un modo genérico). Y para ello, era preciso que el otro sexo, el femenino, se encargara de gestionar las tareas más dependientes de la vida, relegadas al ámbito privado y nunca al público, sin relación entre ambos.

El que la democracia de nuestros días sepa interrelacionarlos o no, constituye un buen banco de pruebas de su sinceridad.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con lo...

Tributos y mayores | Carmen Heras

Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se refiere a las...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan solo una...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a más de...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos de...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para mejorar las...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El nepotismo | Carmen Heras

El nepotismo | Carmen Heras

El nepotismo | Carmen Heras

El nepotismo

CARMEN HERAS

Me saluda un empresario local, de esos que, habiendo trabajado casi siempre para el ayuntamiento en concursos públicos, dejó de ‘reconocerme’ a la llegada del gobierno conservador, y no puedo por menos que inferir que lo hace, no por una nueva simpatía hacia mi persona, sino porque, como ahora gobiernan ‘los míos’, cree prudente mantener una buena relación con cualquier conocido de ellos. No importa que ‘los míos’, ‘los tuyos’ o ‘los suyos’ no lo sean tanto. O sí, quien sabe.

De manera muy similar tienden a moverse los intereses particulares de cualquier tipo aproximadamente en un 80% de los casos. Y tal vez me quede corta en la apreciación. Manejarse con astucia en un mundo de influencias, como el de ahora, está tan calculado que, incluso en circuitos pequeños, parece necesario disponer de amigos para promocionarse en cualquier ‘laberinto de faunos’ por donde se deba transitar.

El 'amiguísimo' sigue ahí, fuertemente enraizado ene el subconsciente colectivo, en las viejas creencias convivenciales de nuestra civilización"

A pesar de vivir en democracia, con sus consiguientes derechos logrados, el ´amiguismo´ sigue ahí, fuertemente enraizado en el subconsciente colectivo, en las viejas creencias convivenciales de nuestra civilización, y lo hace de modo tan natural que cualquiera que lo intente destruir corre el peligro de ser tenido por enemigo del pueblo, y hasta defenestrado sin honra si trabaja en política.

Por eso es tan difícil erradicarlo, por eso se aparta a quienes lo intentan. Porque estorban al ir contra el ‘orden natural de las cosas’ preestablecido

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Quien dispone de poder, sea éste poco o mucho, suele ser tentado por el nepotismo. Imperceptiblemente. Si las personas buscan influencias para lograr algo es porque alguien puede sentirse dispuesto a dejarse tentar en su voluntad. Incluso a imponerla. O al revés. Ambos aspectos se retroalimentan entre sí.

La palabra 'nepotismo' designa el trato de favor hacia familiares y amigos a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos"

La palabra nepotismo sirve para designar el “trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos” que lamentablemente sigue imponiéndose en algunas instancias. Sin duda ha existido en épocas pasadas en las que ha estado plenamente normalizado; pero, aún ahora, cuando teóricamente se le critica, sigue implícito en demasiadas actitudes y formas de hacer y administrar. Sin meter ruido. Como quien no quiere la cosa. Nada más hay que observar cómo están compuestas algunas administraciones que vienen de lejos en la adquisición y capacitación de sus recursos humanos.

El Nepotismo, de Carmen Heras
Irene Montero y su niñera nombrada cargo público

‘Enchufismo’ es la manera coloquial de definir al nepotismo. Y es algo que atenta directamente contra la meritocracia y el derecho de todos a la igualdad de oportunidades, al hacer prevalecer a unas personas sobre otras primando de manera injustificada la amistad sobre otras cuestiones referentes a los méritos o la igualdad, en situaciones de búsqueda de un trabajo, consecución de un cargo, resolución de concursos públicos, etc.

Podcast CONTRAPUNTO de Visioncoach

La hipocresía existente en la sociedad común permite la crítica de cualquiera sobre -por ejemplo- las infracciones en política, y su ‘no fijarse’ o ‘mirar para otro lado’ en asuntos concretos que les afecten más directamente en la cotidianidad de sus propias vidas. No hace falta poner ejemplos porque todos ustedes saben a lo que me estoy refiriendo. Desde lo más importante, hasta lo baladí.

El enchufismo es algo corriente dentro de los sistemas burocratizados, incluso en democracias plenas. Se da la paradoja de que no siempre está penado, pues la ley lo permite para determinadas opciones en las administraciones, donde siguen existiendo los puestos de libre designación en algunas circunstancias. Desde luego que solo el criterio recto de quienes tienen la potestad de decidir puede ser el fiel en la balanza del equilibrio y buen hacer.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con lo...

Tributos y mayores | Carmen Heras

Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se refiere a las...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan solo una...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a más de...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos de...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para mejorar las...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

La historia se repite | Damián Beneyto

La historia se repite | Damián Beneyto

La historia se repite | Damián Beneyto

La historia se repite

DAMIÁN BENEYTO

En España estamos pasando por una especie de ‘déjà vu’ desde hace algún tiempo. Es esa sensación de que ya se ha vivido anteriormente lo que está ocurriendo en la actualidad.

Cualquiera que conozca nuestra historia reciente podrá comprobar las similitudes entre la situación política actual y la que ya vivimos en los años 30 del pasado siglo, aunque naturalmente el mundo de hoy tiene poco que ver con el de aquellos tiempos del ‘cuplé‘.

Los españoles, como ya decía el canciller alemán Bismarck, ‘llevamos siglos intentando destruir España, sin conseguirlo’, pero somos únicos también para renacer de nuestras cenizas, cual Ave Fénix. Nuestra historia ha sido una especie de montaña rusa que nos ha llevado de lo más alto a lo más bajo sin que encontremos término medio. ‘Nos va la marcha’ de los extremismos, tendemos a lo esperpéntico y somos incapaces de mantener durante mucho tiempo periodos de razonable bienestar.

A los españoles nos va la marcha de los extremismos, tendemos a lo esperpéntico y somos incapaces de mantener durante mucho tiempo periodos de razonable bienestar"

Nesitamos chutes periódicos de adrenalina para sentirnos en nuestra salsa y, aunque se levanten voces pidiendo paz y sosiego, nos puede más el muy hispano ‘ardor guerrero’.

Con la Transición a la democracia, y después de no pocas dificultades para doblegar las ínfulas de unos y otros, conseguimos un periodo de bonanza nunca conocido. Desgraciadamente parece que nos hemos cansado de estar en la parte de arriba de la noria y vamos para abajo más deprisa de lo que parece.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Uno de los errores que hemos cometido ha sido sustituir demasiado pronto a unos políticos que eran conocedores de la dictadura, de las consecuencias de la guerra civil, y que sabían hasta donde se podía llegar sin cruzar ‘el Rubicón’ del sectarismo y el enfrentamiento, por otros que se han criado en la bonanza, que se creen que todo el campo es orégano y que reabrir las heridas y volver a enfrentar a los españoles no va a tener ninguna consecuencia.

La pandemia que nos azota está solapando una realidad socio-política más que preocupante y que se va pareciendo cada vez más, salvando las distancias, con lo que ya ocurrió en España allá por los años 30 del siglo XX.

Podcast CONTRAPUNTO de Visioncoach

Esos nuevos políticos se creen que todo el campo es orégano y que reabrir heridas no tendrá consecuencias"

No quiero decir con esto que vayamos a entrar en una nueva guerra civil; primero, porque la situación socioeconómica no es todavía insostenible y, segundo, porque la Unión Europea no lo permitiría, sabedora de las consecuencias que le acarrearía a todo el continente.

Sin embargo sí que estamos en una especie de ‘guerra fría’ al más puro estilo de la que ocurrió en la década de los cincuenta y los sesenta en el mundo. Vuelven a haber dos bandos irreconciliables y muchos españoles se van cada día radicalizando más y apuestan por partidos que, desde ideologías rancias y vetustas, pretenden acabar con la democracia y las libertades individuales.

Los paralelismos son evidentes. El socialismo ha abandonado la socialdemocracia para volver a caer, como ya hizo en la segunda República, en el marxismo-leninismo, echándose en los brazos del comunismo -ahora llamado ‘populismo’- y de los partidos que pretenden acabar con la unidad de España y blanquear al terrorismo.

Felipe González y Alfredo Pérez Rubalcaba - Visioncoach

El PSOE ha enterrado a González y a Rubalcaba como hizo entonces con Besteiro y Prieto, para sustituirlos por Zapatero y Sánchez como sustitutos de Caballero y Negrín"

El PSOE ha enterrado a Felipe González y a Alfredo Pérez Rubalcaba como hizo en aquella época con Julián Besteiro e Indalecio Prieto, para sustituirlos por Rodríguez Zapatero y Sánchez, como sustitutos de Largo Caballero y Negrín. ¡Ya les vale!

El comunismo, históricamente minoritario, está fagocitando, como en el Frente Popular de 1935, al PSOE, del que se aprovecha para mantenerse en el poder y llevar a cabo políticas que nunca serían posible sin la colaboración del socialismo patrio, al mismo tiempo que promete prebendas a independentistas y a terroristas de toda clase y condición a cambio de apoyos que le permiten chantajear al ‘Negrín’ de turno y llevarlo a su fin último que no es otro que convertir a España en una república comunista.

Acabar con la monarquía parlamentaria, garante de la unidad de España, es el primer paso. Y se utiliza para ello la falta de escrúpulos de ciertos medios de comunicación, que sacan ‘las miserias de los miembros de la casa real’ pese a ser la nuestra la más austera del mundo y a la que le debemos una transición a la democracia modélica y el mayor periodo de bienestar de nuestra historia.

Pero además, si hay una institución que necesariamente ha de ser controlada, es la Justicia. Como ya se hizo en 1936, hay que controlar la fiscalía y, nada mejor que colocar a su frente a una exministra del ramo, pareja -para más inri- de un exjuez prevaricador y radicalmente izquierdista como Baltasar Garzón. Solo resta el control del Consejo General del Poder Judicial, CGPJ, con nombramientos acordes a sus intereses y que vendan su independencia a este nuevo régimen.

Por que la Republica perdió la guerra, Stanlye G. Payne
Disponible en:
1936 Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular - Visioncoach
Disponible en:

Como en 1936, hay que controlar la fiscalía y nada mejor que colocar a su frente a una exministra del ramo, pareja -para más inri- de un exjuez prevaricador y radicalmente izquierdista"

Otra de las ‘tácticas’ propagandísticas de este Frente Popular es acusar al centro-derecha de ‘fascista’, como ya hicieron sus antepasados cuando la CEDA osó ganar las elecciones de 1933, a pesar de una Ley electoral confeccionada por la izquierda que, como la actual, premiaba a los nacionalismos y secesionismos. Los partidos de izquierda incluso pidieron a Alcalá-Zamora que se repitieran las elecciones, no por fraude, sino porque había ganado el centro-derecha. ¡Pásmense!

La CEDA era un partido demócrata y, aunque monárquico, respetuoso con la constitución republicana; su líder, Gil Robles, abogado y profesor universitario, jamás tuvo nada que ver con el fascismo y, es más, como abogado defendió a sindicalistas de CCOO en ‘el proceso 1001’. En España, ser de derechas significa irremediablemente, según las consignas del rojerío patrio, ser un fascista de tomo y lomo. Hoy el PP, como le ocurrió a la CEDA, es acusado de fascista a pesar de una tradición y un programa electoral absolutamente democráticos.

Para rematar este peculiar ‘déjà vu’, se trata de evitar que el centro-derecha vuelva a gobernar. Ya lo dijo el ‘presidente’ del gobierno ‘de facto’, Sr. Iglesias, en sede parlamentaria: «el PP no volverá a formar parte de un Consejo de Ministros» y esto, que lo entienda cada uno como quiera.

En 1933, al partido más votado, la CEDA, se le impidió formar gobierno por la presión de la izquierda al Jefe del Estado, que ilegalmente disolvía la cámara en 1935, y en las elecciones siguientes de febrero de 1936 el Frente Popular utilizó todo tipo de artimañas para impedir el triunfo de la derecha, incluso la intimidación y la amenaza a candidatos conservadores.

No creo que este periodo de nuestra historia vaya a acabar como finalizó la funesta Segunda República, pero las coincidencias entre lo que pasó entonces y lo que sucede ahora, dan que pensar. Y les confieso que a mí me empiezan a preocupar.

Damián Beneyto

 

Nota del autor: Algunos de los datos que expongo se pueden encontrar en “¿Por qué la República perdió la guerra?”, Capítulo 1, Stanley G.Payne, Ed. Espasa, y en “1936, fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular”, Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García, Ed. Espasa.

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con lo...

Tributos y mayores | Carmen Heras

Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se refiere a las...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan solo una...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a más de...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos de...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para mejorar las...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario