Niñatos de mierda | Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

Niñatos de mierda

DAMIÁN BENEYTO

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e irresponsabilidad de otros.

Uno de los colectivos que ha demostrado mayor irresponsabilidad ante esta tragedia ha sido sin lugar a duda el de los jóvenes. No es mi intención, en esta parrafada, meter a todos los jóvenes en el mismo saco pero, y a los datos me remito, es sin lugar a dudas el colectivo que más ha transgredido las normas anticovid y, por lo tanto, más ha colaborado a la propagación de la enfermedad.

Son los jóvenes el colectivo que más ha transgredido las normas anticovid y, por lo tanto, más ha colaborado a la propagación de la enfermedad"

La irresponsabilidad de muchos jóvenes es fruto de su inmadurez. Hoy la adolescencia, con su problemática correspondiente, tiene una duración mucho mayor que hace unos años y no se evoluciona de una forma correcta respecto a la edad. Bastantes jóvenes no quieren tener ningún tipo de obligaciones, dándose la paradoja que son los padres los que asumen los deberes de sus hijos e incluso las consecuencias que se derivan de su abulia y desidia.

Se educa, en muchas ocasiones, en el confort, intentando hacer creer a los hijos que la vida es idílica y que el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio son “palabros” anticuados y sin sentido. Los actuales sistemas educativos también han borrado estos términos, colaborando de forma decisiva en la propagación de la burricie y la vagancia para mayor gloria del rojerío patrio.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Otro aspecto que favorece la irresponsabilidad de una parte importante de nuestra juventud es que están firmemente convencidos que no tienen que dar cuentas a nadie de sus actos, vamos que sus hazañas o gestas, por acción o por omisión, no van a tener consecuencias para ellos, es decir, están en la creencia que su edad les da derecho a la  impunidad.

El que casi la totalidad de las víctimas de esta pandemia sean  personas mayores y que la mayoría de los mozuelos y mozuelas, en el caso de contagiarse, sean asintomáticas, también ha contribuido a la despreocupación de muchos por cumplir las normas sanitarias sin darse cuenta que se convertían en el mayor canal de transmisión del virus.

No les ha importado, ni les sigue importando, poner en peligro la vida de sus padres, de sus abuelos o de otras personas con las que conviven. El principio de: “yo vivo mi vida y a los demás que les den” ha estado y está patente. El egoísmo, la insolidaridad y la falta de afecto hacia sus familiares de mayor edad están patentes en muchísimos casos. Miles de jóvenes sólo ven a sus progenitores como un mal necesario que sirve para que les saquen las castañas de fuego, les permitan vivir cómodamente y les paguen las juergas. 

Lo ocurrido en la isla de Mallorca con los viajes de fin de curso no es más que un ejemplo de la falta de sentido común de unos -los hijos- y la dejación de funciones de otros -los padres-. La situación, a pesar de las vacunaciones, no está ni mucho menos para tirar cohetes y, como se ha demostrado, el virus está vivito y coleando. Montar excursiones en la situación en que nos encontramos es una temeridad y que los padres hayan transigido para que sus retoños retocen en manada en las playas mallorquinas una irresponsabilidad manifiesta. Las consecuencias han sido cientos de contagiados que han llevado el virus por más de media España lo que nos llevará a nuevos ingresos hospitalarios y, Dios no lo quiera, a algún fallecimiento más.

Confinados en Mallorca y juventud insolidaridad

No es mi intención ‘criminalizar’ a todos los jóvenes ni exculpar a muchos adultos que también hicieron y hacen de su capa un sayo y con su conducta ponen en peligro la salud de los demás, pero tampoco es de recibo que desde algunos sectores se intente disculpar conductas que, se tenga la edad que se tenga, ponen en peligro algo tan sagrado como es la vida de otros semejantes.

Ya sé que lo políticamente correcto es disculpar estas conductas aduciendo que son cosas de la edad y que son una minoría los transgresores, pero no es cierto. La juventud debe ser educada en la responsabilidad y a aceptar las consecuencias de sus actos que, aunque a algunos les parezca mentira, las tienen. Tener que guardar una cuarentena cuando se ha estado en contacto con gente contagiada es de sentido común por mucho que algunos padres, principales culpables de estos comportamientos por ineducar a sus hijos, vociferen contra las autoridades sin importarles las consecuencias que les puede reportar meter en casa a un hijo con Covid.

No sé qué hubiera pasado si este virus de marras en lugar de atacar con mayor virulencia a las personas mayores lo hubiera hecho con los individuos que están en el tramo de edad de 15 a 35 años, seguramente yo no habría escrito esta parrafada y muchos de los niñatos de mierda que se han dedicado a poner en peligro las vidas de otros y que ahora se quejan por tener que hacer una cuarentena en un hotel estarían criando malvas.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

2020, un bisiesto de muchos bemoles | Damián Beneyto

2020, un bisiesto de muchos bemoles | Damián Beneyto

2020, un bisiesto de muchos bemoles | Damián Beneyto

2020, un bisiesto de muchos bemoles

DAMIÁN BENEYTO

Decía mi amigo Manolo que ‘uno no se podía fiar de los años bisiestos, pues siempre traían alguna desgracia’ y, como en casi todas sus sentencias, mi recordado amigo tenía razón. El bisiesto 2020, que está a punto de acabar cuando escribo estas líneas, ha sido de órdago a ‘la grande’, a ‘la chica’, a los ‘pares’ y al ‘juego’, que diría un jugador de mus.

Desde 1936 no habíamos tenido en España un bisiesto de este calibre. Nadie, ni los más viejos del lugar, podían prever que de golpe y repente nos veríamos inmersos en una catástrofe sanitaria de esta gravedad que, además, ha traído aparejada una crisis económica a la que aún no hemos visto en todo su ‘esplendor’.

Después de múltiples elucubraciones y vaticinios de supuestos expertos en menesteres epidemiológicos, nos dimos cuenta que el virus en cuestión era una bomba de relojería"

Quién nos iba a decir que lo que empezó, según cuentan, en un mercado de una ciudad china llamada Wuhan, nos iba a complicar la vida y la muerte de esta manera. En pocos días, allá por el mes de marzo, comenzamos a padecer los efectos de un virus que supuestamente había pasado de algún animal al hombre, que era parecido al de la gripe y del que apenas se sabía nada en occidente. Pronto, después de múltiples elucubraciones y vaticinios de supuestos expertos en menesteres epidemiológicos, nos dimos cuenta que el virus en cuestión era una bomba de relojería que tarde o temprano afectaría a todo el planeta.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

La verdad es que, excepto a los comunistas chinos, al resto del mundo les pilló de sopetón y nadie, en principio, previó la gravedad de lo que se nos venía encima. En España pasamos de minimizar los efectos del ‘bicho’, a encerrarnos en casa a cal y canto en pocos días. Lo que iba a ser una especie de gripe que ‘solo contagiaría a tres o cuatro’, según ‘D. Simón’, acabó siendo una pandemia en toda regla en la que aun en estas fechas estamos sumidos. Más de un millón de contagios y decenas de miles de fallecidos van de momento.

Que esté gobernando en España un gobierno socialcomunista, apuntalado por una especie de ‘frente popular’, tiene sus pros y sus contras. A pesar del recorte de libertades individuales y de una gestión de la pandemia más que deficiente, se ha mantenido la paz social y el pueblo soberano, salvo algunas excepciones muy puntuales, se ha plegado o resignado a los no siempre lógicos dictámenes de un ejecutivo más pendiente de blanquear sus errores que de no cometerlos. Muy distinto habría sido si el gobierno fuera de centro-derecha; en ese caso, a pesar de que no tengo la menor duda que la gestión habría sido mucho mejor, la izquierda patria, como ya hizo en otras ocasiones, hubiera montado ‘la marimorena’ y, casi con seguridad, a los muertos por la pandemia habría que añadir los fallecidos en las revueltas, amén de otras calamidades.

La hostelería se hunde bajo el Covid-19

La situación económica durante este bisiesto de marras está siendo catastrófica y va a peor; sectores tan importantes como la hostelería y el turismo están prácticamente en quiebra"

La situación económica durante este ‘bisiesto de marras’, como se puede suponer, está siendo catastrófica y va a peor. Gracias a la tan criticada reforma laboral del Sr. Rajoy, se contuvo momentáneamente la supervivencia de muchas empresas y de puestos de trabajo, pero sectores tan importantes para nuestra economía como la hostelería y el turismo están prácticamente en quiebra técnica.

Los fondos europeos prometidos, aún no han llegado y no parece que vayan a ser suficientes, amén de que tampoco creo que vayan a ser utilizados convenientemente, teniendo en cuenta la ‘clarividencia’ de este gobierno.

Todas las actividades públicas y privadas se han visto afectadas de una u otra manera; algunas se han reintentado y adaptado a las circunstancias, mientras que otras simplemente han desaparecido. La cultura y el deporte están bajo mínimos al no poderse acceder a los eventos de forma presencial y tener que conformarnos con hacerlo a través de los medios de comunicación. La capacidad económica del deporte profesional se ha resentido y está siendo muy complicado pagar a los profesionales unos sueldos que, a todas luces -e independientemente de las circunstancias-, eran y son totalmente disparatados, lo que lleva a que algunos clubs estén cerca de la bancarrota si esto sigue así.

Los chinos nos han hecho la puñeta, no sabemos si intencionadamente o no, aunque yo del comunismo, sea oriental u occidental, me fio más bien poco"

Los aeropuertos con el Covid; Damián Beneyto

Nuestra vida ha cambiado, de eso no hay duda. Este año, que está a punto de finalizar, ha puesto al mundo patas arriba. Los chinos nos han hecho la puñeta, no sabemos si intencionadamente o no, aunque yo del comunismo sea oriental u occidental me fio más bien poco. Lo cierto es que lo que está ocurriendo da pié a todo tipo de teorías conspiradoras, unas más creíbles que otras. El virus en cuestión tiene una mala uva tremenda; afecta a nuestro organismo con una sofisticación que asusta; el contagio por vía aérea nos hace especialmente vulnerables y los síntomas son tan variados que nos van a volver a todos hipocondriacos.

Lo que está claro es que la humanidad es tremendamente vulnerable y, a pesar de los adelantos tecnológicos de todo tipo, ‘un triste virus’ es capaz de meternos en casa y paralizar la economía mundial. La sanidad no estaba preparada para un acontecimiento como este, aunque algunos países pararon el primer envite de forma más eficaz que otros. La OMS ha demostrado que, como la mayoría de los organismos internacionales, valen para poco y que esta pandemia les pilló ‘con los pantalones a media asta’ y aún no se los han subido.

Los 'illas' y los 'simones'

En España nos hemos ido dando cuenta que nuestra sanidad pública no era lo eficaz que pensábamos y la primera oleada nos cogió sin medios, con un personal sanitario totalmente desbordado y ‘solo ante el peligro’. Nuestro narcisista gobierno reaccionó tarde y mal y, cuando vieron que la cosa no era como la habían pintado ‘los illas y los simones’, soltaron amarras y le pasaron la patata caliente a las Comunidades Autónomas, que no se las habían visto tan gordas en su vida. Eso sí, minimizaron los efectos, escondiendo fallecidos y mintiendo descaradamente sobre la gestión realizada, cosa que parece que agradece gran parte del pueblo soberano.

La normativa ‘Covid’ está siendo absolutamente caótica. Ante la dejación de funciones del gobierno frente-populista, cada comunidad está haciendo ‘de su capa un sayo’, lo que está llevando a los ciudadanos a no saber a qué atenerse, con la consiguiente incertidumbre e inseguridad. Los preceptos navideños son un ejemplo de la disparidad de criterios entre los gobiernos regionales que da la impresión que legislan a golpe de ocurrencia.

Este ‘funesto bisiesto’, que pasará a los anales de la historia para mal, a lo mejor le ha enseñado al mundo, como decía David Viscott, que «aceptar nuestra vulnerabilidad en lugar de tratar de ocultarla es la mejor manera de adaptarse a la realidad».

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro

DAMIÁN BENEYTO

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez.

La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el ‘modus vivendi’ de nuestros jóvenes está más de actualidad que nunca. Sus costumbres, casi siempre transgresoras -sino no serían jóvenes-, chocan ahora con las normativas anti-pandemia y, como era de esperar, se está produciendo un conato de rebeldía fruto de la edad y también de la inconsciencia.

Desde que el mundo es mundo las distintas generaciones siempre han tratado de enmendarse la plana, lo que ha servido en muchas ocasiones para que la sociedad progresara en lo político, lo económico y lo social; pero también, otras veces, los resultados no fueron tan halagüeños y hubo retrocesos considerables.

La juventud de nuestro tiempo no es capaz de sacrificarse ni por nada ni por nadie, incluidos sus padres y demás familiares"

La juventud actual es un reflejo de la sociedad en la que vivimos y desde luego, para bien o para mal, la consecuencia de las políticas sociales y educativa que se han llevado a cabo en los últimos lustros. En España, como consecuencia de nuestra historia más reciente, quizás se hagan más patentes las diferencias generacionales. Nada tiene que ver la ‘generación de la posguerra’ ni la del ‘tardofranquismo’ y de la Transición con la actual.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Nuestros jóvenes han tenido la inmensa suerte de vivir el periodo, sin lugar a dudas, de mayor bienestar de nuestra historia, aunque ahora parezca, gracias al progresismo rancio, que nada si hizo bien. El gran error de la generación ‘sándwich’, es decir la nacida en el franquismo y que trajo la democracia a España, fue no enseñar a sus hijos de dónde veníamos y el esfuerzo y sacrificio que había costado llegar a las cotas de bienestar que teníamos.

Queríamos para nuestros hijos lo mejor, lo que nosotros no habíamos tenido y, además, sin que tuvieran que dar un palo al agua. El resultado, y no es mi intención generalizar por lo injusto que sería, es que una parte importante de nuestra juventud no sabe ‘hacer la o con un canuto’, quiere vivir del cuento, no acepta nada que suponga algún esfuerzo y critica lo recibido fruto de su incultura e ignorancia. De la generación de los ‘Ninis‘, y como consecuencia, hemos pasado a la generación de los ‘okupas‘, de los caraduras que pretenden vivir del cuento toda su vida amparados por políticos que por todo mérito tienen haber sido votados por lo peor de cada casa

La falta de responsabilidad y civismo de esta generación, tan analfabeta como aparente, está siendo fundamental para la transmisión de la pandemia al no admitir normas de conducta que contradicen su santísima voluntad. No son capaces de ‘sacrificarse’ ni por nada ni por nadie, incluidos sus padres y demás familiares. Es más, niegan la mayor y están dispuestos a contagiarse fruto de su ignorancia supina.

La generación ‘sándwich’ ha cometido un error que no cometieron sus padres, no educar a sus hijos en el respeto, la responsabilidad y la bonhomía y así nos luce el pelo.

Como escribía Rubén Darío:

Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro... y a veces lloro sin querer"

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones

JAVIER CABANILLAS

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que, creo, será prolongada. Lo que sí debemos tener claro es que el peor escenario posible es no hacer nada. ‘La parálisis por el análisis’.

Hablamos de liderazgo y cómo afectará la situación vivida del Covid-19 a las relaciones en los equipos, la comunicación interpersonal, el modelo de liderazgo a utilizar tanto de forma vertical, transversal o de 360º.  En un principio, solo lo que se nos viene son dudas.

Estamos en un momento que nos obliga a tomar decisiones. No es el momento de dudar o de esconderse bajo el paraguas de las instituciones o las estructuras. Es el momento de mantener la calma y sembrar un sano optimismo, porque para mucha gente es un momento de angustia, de incertidumbre, en el que no sabemos cómo será el futuro y quién no sabe qué hacer, tiende a no hacer nada.

Hablamos de liderazgo y sobre cómo afectará la situación del Covid-19 a las relaciones en los equipos, la comunicación interpersonal, el modelo de liderazgo a emplear tanto vertical, transversal o 360º"

La peor consecuencia en situaciones difíciles es la ceguera que invade a los equipos ejecutivos a la hora de tomar decisiones.

El liderazgo hasta ahora utilizado se ha convertido, de la noche a la mañana en ineficiente y se hace necesario darle un giro para renovarlo. El liderazgo basado en principios y valores ha llegado para quedarse y se acentuará con mayor intensidad tras la pandemia.

Javier Cabanillas 10Cajas
10cajas; Javier Cabanillas;
Francisco Javier Cabanillas Duarte es el fundador y Director Gerente de 10 Cajas. Economista, Coach y Trainer de Equipos, cuenta con mas de 25 años de experiencia en el mundo de la venta y de Dirección de equipos comerciales en multinacionales y nacionales. Es también fundador y Director de la Escuela Comercial y Ventas de Extremadura

Para liderar de forma inteligente, debemos hacernos preguntas que sean poderosas, preguntas que nos hagan reflexionar y preguntas que podamos resolver en equipo, para que así, todos tomemos soluciones, nos involucremos y tomemos acción.

Sugiero que, como preguntas inteligentes, nos hagamos las siguientes: ¿Dónde vamos? ¿Cómo vamos? y ¿Qué camino vamos a tomar para llegar?

Acciones para emprender por los líderes en 'contexto Covid-19'

A todos nos ha sorprendido la llegada del Covid-19. Y lo ha hecho por su impetuosidad, rapidez de expansión, desconocimiento de su virulencia y mutación, acciones para controlarlo y, lo pero de todo, es que, con seguridad, tardaremos en salir de ello.

Esto ha hecho que hayamos cambiado la forma de consumo, la forma de relacionarnos, la forma de trabajar, así como la forma de dirigir equipos, pues unos miembros están en la oficina mientras otros se encuentran en reclusión forzosa en sus casas con teletrabajo. Nos ha pillado todo por sorpresa y ha cambiado bruscamente las reglas del juego en el liderazgo de equipos.

Para poder recomponer la forma de actuar, necesitamos saber qué tipo de liderazgo emplear en función de los miembros del equipo que trabajan tanto en casa como en la oficina, de sus personalidades y circunstancias de cada persona. Todo se ha tenido que adaptar en tiempo récord y ha provocado que el directivo tenga que salir de su zona de confort y mirar las cosas con otra perspectiva, pensar de otra forma y actuar como nunca antes había actuado.

Coronavirus y nuevos liderazgos - Javier Cabanillas

Tengamos en cuenta que la responsabilidad de la dirección, y mucho más concretamente del líder, está en el emprender, indicar la visión, las estrategias a implementar y los resultados a obtener. De el líder dependerá transmitir esa tranquilidad al equipo.

En todas las crisis, y esta no es menos, los líderes necesitan un plan orquestado de respuestas a problemas concretos. Necesitan cambiar su forma de pensar y de desarrollar destrezas que le permitan reaccionar de forma inmediata y ágil a los problemas que surjan en ámbitos como los siguientes:

Desde la perspectiva empresarial, el líder debe transmitir confianza en su equipo, creando un nexo interpersonal más fuerte incluso que en momentos y circunstancias normales. Debe preocuparse por la situación personal de los componentes del equipo, de sus familias, sus emociones y sus sentimientos; cuáles son las preocupaciones que más le abruman para poder tranquilizarlos.

Pensemos que lo que mueve a todo ser humano, por regla general, son las emociones, los sentimientos; y el nuevo liderazgo debe enfocarse en conocer las habilidades de las personas del equipo, de cómo piensan, qué les preocupa y qué no les preocupa, de estar más cerca de ellos, de dedicarles tiempo, de realizar feedback, de empatizar y de cultivar una comunicación sincera y cercana. En definitiva, ser más humano. He escuchado muchas veces decir a los directivos que ‘el mayor valor de la empresa es el equipo humano’. Sí, efectivamente. También lo creo y queda bonito, pero en ocasiones no es nada sincero. Se queda en simples palabras y, a la hora de aplicar la frase, desaparece todo ‘humanismo‘.

Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es ¿quién motiva al motivador? El líder debe cuidarse tanto físicamente como emocionalmente, para poder tomar las decisiones de forma coherente y armónica. Si descuidamos esta faceta, veremos nuestro entorno exterior de forma distorsionada.

El puzzle del liderazgo en tiempo de crisis y pandemia - Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo debe enfocarse en conocer las habilidades de las personase equipo, de cómo piensan, qué les preocupa y qué no les preocupa"

En relación a la forma de comunicarnos, también se trata de un campo que debemos dominar, si lo que queremos es llegar al fondo de las personas. Albert Mahrabian, tras años de experimentación, encontró que en ciertas ocasiones lo que se comunica tiene una importancia muy baja con respecto a laque vemos y escuchamos. Mehrabian explica que las propias palabras cuentan tan solo un 7%; la voz, el tipo de entonación, la resonancia y proyección llegan al 38%. Sin embargo, el lenguaje corporal, la respiración, la mirada, la expresión del rostro, la postura y los gestos se elevan hasta el 55%.

Por ellos es importante que consideremos el componente emocional de la comunicación, pues aporta los matices y son los que despiertan y provocan las emociones.

Como elementos fundamentales en nuestra comunicación, aparte de las palabras, son la expresión facial, la sonrisa, la mirada, el aspecto físico, la voz, la postura corporal y la forma de vestir, el contacto físico, los gestos de nuestro cuerpo y extremidades y es espacio físico que dejamos a nuestro interlocutor. Seamos conscientes y cuidadosos con todo esto.

Otra clave de éxito es la confianza, el promover el compromiso y la productividad en los individuos. Si es importante en condiciones normales, más importancia tiene en tiempos de crisis. El líder debe dar esa seguridad física y emocional a su equipo, a sus proveedores, a sus colaboradores, a sus clientes, para que, de esa forma, se puedan platear dudas, preguntas, miedos y resolverlos de una forma abierta y transparente que no deje la menor duda para afianzar esa confianza, ese compromiso y esa productividad tanto importantes.

Solucionar los problemas y ofrecer alternativas a las soluciones que se vayan planteando. Las soluciones y las alternativas en momentos de crisis no son las mismas que en circunstancias de normalidad. En momentos de graves dificultades, coló las que hoy vivimos, las soluciones deben ser creativas y deben ser también compartidas con los implicados para así ofrecer esa tranquilidad que tan difícil es mantener, pero necesarios para progresar buscando la colaboración y creando equipos multidisciplinares que apacigüen la tempestad.

Cuanto antes nos pongamos a trabajarlas sugerencias aquí apuntadas como valores y principios básicos, antes encontraremos las nueva normalidad y la estabilidad, al menos mental y emocional que tantas personas están buscando.

Javier Cabanillas

Otros artículos de Javier Cabanillas

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Incierto futuro medioambiental en El Salvador | Daniel Girón

Incierto futuro medioambiental en El Salvador | Daniel Girón

Incierto futuro medioambiental en El Salvador | Daniel Girón

El Salvador post-pandemia. Incierto futuro medioambiental

DANIEL GIRÓN

 

Actualmente, la población de El Salvador no solo es presa de multitud de fenómenos naturales y vulnerabilidades que ya posee. La pandemia causada por el Covid-19 es solo la punta del iceberg de otras diversas debilidades que El Salvador enfrenta. Nuestro país se encuentra bajo amenaza permanente de fenómenos como la actividad sísmica, huracanes, inundaciones, derrumbes, deslizamientos de tierras, incendios, sequías, además de estar en lucha constante contra enfermedades como el dengue, las diarreas por rotavirus y el cólera, por mencionar solo algunas de ellas.

Al meditar qué viene después de la pandemia, pues tarde o temprano saldremos de ella, cualquiera pensaría que viene lo mejor; que se acerca el regreso a las actividades normales, sin restricción a la movilidad, y seguiremos viviendo como hasta ahora. En pocas palabras, regresar a la cotidianidad. Pero es importante reflexionar a qué normalidad se quiere regresar: ¿a la que provoca el tráfico diario? ¿a aquella donde encontramos escuelas precarias? ¿a un sistema político excluyente que se se auxilia de intelectuales y académicos? ¿a una sociedad dividida por la política? ¿a una sociedad desigual en oportunidades de toda índole?

Los problemas medioambientales en El Salvador acelerarían los efectos del cambio climático, canalizarían sucesivas crisis hídricas, desestimación, contaminación de acuíferos y ríos y una mayor desigualdad social"

Daniel Girón; Red de Jóvenes Políticos de Latinoamérica;

César Daniel Girón Segovia pertenece a la Red Mundial de Jóvenes Políticos. Es investigador científico acreditado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de El Salvador (CONACYT). Formador acreditado en la Agenda 2030, sigue líneas de investigación con interés en temas medioambientales donde enfoca también su actividad política. Ha sido premiado por la Universidad de El Salvador con el Premio a la Innovación Social.

El futuro es incierto. Ahí están todos los préstamos internacionales que nuestro gobierno ha realizado para superar la crisis por el Covid-19 y la tormenta tropical que, hasta la redacción de este artículo, presentaba una deuda ya muy por encima de los 500 millones de US$, según el Banco Mundial. Son préstamos que dejan al país en números rojos y que, tarde o temprano, pasarán factura a la población salvadoreña

Pero, ¿cuáles serán las acciones para reducir esta deuda y reducir el gasto del estado? Es una pregunta a la que daría miedo responder, pues puede significar tanto la extinción de algunos ministerios que el gobierno actual o el entrante decidan que no son necesarios ni relevantes, la privatización de buena parte de otros ministerios para reducir el número de empleados públicos, como el cese de puestos y el abandono de varios subsidios de los que se beneficia la población.

La principal preocupación es que, en esa búsqueda de recuperar la economía y buscar inversiones, se otorguen más privilegios a las empresas privadas, que tomarían un papel mucho más dominante en la gestión de los recursos naturales, como el agua -factor clave para su privatización, aumento y aceleración de construcciones- sin dar importancia al impacto ambiental que se puede provocar a corto y largo plazo: aumento de una producción textil causante de la contaminación de muchos de nuestros ríos, represalias sobre líderes ambientales que protegen puntos clave en las cuencas hidrográficas y un sinfín de atentados para los ecosistemas de El Salvador.

Estos problemas ambientales solo acelerarían los efectos del cambio climático. Serían los catalizadores de sucesivas crisis hídricas que provocarían desertificación, contaminación de mantos acuíferos y de ríos con contaminantes químicos y desechos sólidos, así como un aumento de la vulnerabilidad de los más pobres y una mayor desigualdad. Los pobres serían más pobres y los ricos, más ricos.

Agricultores en El Salvador;

Como algunos analistas discuten, las pandemia ha traído un respiro para nuestra capa de ozono. A finales de enero, en medio de la cuarentena de algunos países industrializados, la NASA capturó fotografías y registros de la disminución de CO2 entre un 25 y un 50% y de NO2 entre un 20 y un 30%, gases que son causantes directos del calentamiento global y del cambio climático.

Esto nos obliga a meditar y a tomar conciencia. ¿Por qué no tomamos medidas drásticas similares y concretas para frenar el calentamiento global? Lamentablemente, estos cambios positivos no han llegado para quedarse. Solo son noticias de alegría momentánea, más para los ambientalistas que ven que el planeta toma un breve respiro, pero la actividad humana y los métodos de producción retomarán la normalidad y será aun más fuerte por querer recuperar en breve el tiempo perdido.

Importa más el tema de la pandemia por su capacidad de contagio y su mortalidad que la muerte de los ecosistemas causado por el calentamiento global que afectará en mayor medida a las clases pobres y nos traerá sequías, inundaciones, pérdidas de fauna y flora, cambios y reducción de temporadas lluviosas, entre algunos factores que se sucederán inevitablemente. La crisis climática no nos dará una segunda oportunidad permitiendo regresar a una normalidad después de tomar actas en el asunto.

Futuro medioambiental incierto; El Salvador; Día Mundial del MedioAmbiente El Salvador;

La solución al calentamiento global no es parar la actividad humana, sino cambiar sus sistemas de producción energética. No se trata de buscar como objetivo el crecimiento económico a cualquier precio, sino buscar el desarrollo para toda la población y la disminución de las desigualdades sociales.

De no hacer algo, y hacerlo pronto, los efectos no solo afectarán a la economía, sino también a la vida misma. Si seguimos invadiendo los ecosistemas es muy probable que surjan nuevas pandemia, que aumenten las enfermedades zoológicas y que aparezcan nuevos virus y bacterias que podrían ser aun más devastadoras que el Covid-19.

Es el momento de avanzar con pasos concretos, firmes y decididos, para fomentar el cuido de los ecosistemas, la restauración de bosques y de selvas, de limitar, sobre todo, la deforestación y de cuidar de nuestra fauna y flora endémica. Para eso, la población debe tener mayor participación política y, entre muchos otros consejos, exigir a sus representantes que legislen en favor de la población.

¿A qué normalidad queremos volver? ¿Cómo será el mundo que nos encontremos cuando la pandemia pase? ¿Encontraremos al final una sociedad más solidaria e igualitaria o saldremos de esta como podamos y, al final, todo acabará más o menos igual que antes? ¿Seremos igual de ricos e igual o más pobres de cómo empezamos? Las respuestas son nuestra responsabilidad.

Daniel Girón – 5 de junio de 2020 – DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE – El Salvador

Otros artículos de Daniel Girón

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario