El sexo del asesino | Damián Beneyto

Jun 27, 2021

El sexo del asesino

DAMIÁN BENEYTO

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”.

“Para los niños el derecho a la vida es la oportunidad de vivir su infancia y poder crecer, desarrollarse y llegar a la edad adulta. El derecho a la vida de los niños está compuesto por dos derechos fundamentales: el derecho inherente a la vida y el derecho a la supervivencia y al desarrollo”. (Humanium ONG.)

.

La muerte de las dos niñas en Tenerife, presuntamente a manos de su padre, ha despertado el dolor y la indignación de la mayoría. La muerte de un niño siempre es un drama, pero en esas circunstancias el drama pasa a la categoría de inexplicable tragedia. Es muy difícil entender como un ser humano puede acabar con la vida de dos criaturas que además son sus hijas. Cualquier adjetivo para calificar esta desgracia se quedaría siempre corto.

Cuando escribo esta parrafada aun no ha aparecido el cadáver de la pequeña de las hermanas, ni se sabe nada del paradero del padre, aunque todo hace pensar que el presunto filicida se suicidó después de asesinar a sus hijas, su cadáver aun no ha aparecido.

Los medios de comunicación han dado y siguen dando cumplida información del suceso, aderezándolo con comentarios más o menos acertados de supuestos ‘expertos’ que hacen, del morbo que producen estos hechos tan luctuosos, un auténtico espectáculo.

Naturalmente, y como no podía ser de otra manera -que se diría en politiqués-, el hembrismo rancio está aprovechando esta tragedia para arrimar el ascua a su sardina y, de forma maniquea, calificar a todos los machos de la especie de auténticos monstruos capaces de los crímenes más execrables. La guerra de sexos hace tiempo que está declarada y de momento, al menos en lo que a los medios se refiere, la van ganando las hembristas.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Es cierto que muchas mujeres mueren o son agredidas por sus parejas o exparejas (algo absolutamente condenable), y que muchas veces los hijos también pagan las consecuencias (también absolutamente condenable), pero de ahí a aseverar que sólo los hombres son capaces de asesinar niños -como dice en un desafortunado mensaje en Facebook una exalcaldesa-, hay mucha diferencia.

Si ya existe un cierto ‘desequilibrio’ en el Código Penal en el trato que reciben hombres y mujeres ante fechorías de esta guisa, sólo faltaría que el sexo del asesino fuera determinante a la hora  de catalogar el delito, aunque, de seguir así las cosas, todo se andará.

El ser humano siempre ha tenido una cierta atracción por el mal, incluso se tiene una cierta fascinación por lo malvado y, naturalmente, los medios de comunicación contribuyen a que cada vez haya más interés morboso por los casos más execrables.

Muchos filósofos se han manifestado sobre el origen del mal así: Schopenhauer, defendía que el mal tiene un punto de partida incontestable: nosotros mismos; Nietzsche iba más lejos y ponía el origen del mal no sólo en el ser humano, sino en la propia naturaleza. Sin embargo, Sócrates atribuía el mal a la ignorancia, uno es malvado porque no conoce el bien y no sabe, por lo tanto, actuar conforme a él.

El hembrismo rancio está aprovechando esta tragedia para arrimar el ascua a su sardina y, de forma maniquea, calificar a todos los machos de la especie en auténticos monstruos"

Lo que no ha dicho ningún filósofo, al menos que yo haya leído, es que la maldad en la raza humana sea patrimonio de los hombres o de las mujeres. En la historia de la humanidad hay hombres malísimos y mujeres malísimas -seguro que a todos se nos ocurren algunos nombres-. Lógicamente los ‘estilos’ de perversidad son distintos, aunque el fin sea el mismo. La avaricia, la soberbia, la lujuria, la ira, la envidia e incluso la gula y la pereza han desencadenado millones de tragedias a lo largo de la historia siendo sus protagonistas tanto unos como unas.  

La utilización de la fuerza bruta para acabar con el ‘enemigo’ siempre fue más masculina por una cuestión absolutamente fisiológica (mayor masa muscular, una morfología distinta, mayor caja torácica, mayor cantidad de testosterona, distinta estructura muscular, etc.). Sin embargo, el sexo femenino siempre ha actuado con más ‘sutileza’ cuando se trataba de mandar a alguien al otro barrio. La utilización del veneno, a veces en pequeñas dosis, hasta cumplir el objetivo (véase ‘la sopa de Serradilla’) o el empleo de sicarios a cambio de parné u otros favores han sido prácticas femeninas bastante habituales  a lo largo de la historia.

El asesinato de niños, por razones muchas veces inescrutables, tampoco es patrimonio exclusivo de ningún sexo. Negar que algunas mujeres, por distintas razones, sean capaces de acabar con la vida de sus hijos o de otros niños es tan absurdo que sólo cabe en la mente calenturienta de feminazis solas y borrachas. De hecho, de cada diez niños asesinados, siete lo son a manos de mujeres.

Estadística de asesinatos de niños en España INE

El asesinato de niños no es patrimonio exclusivo de ningún sexo; de hecho, de cada diez niños asesinados, siete lo son a manos de mujeres."

Estos datos -tomados del Instituto Nacional de Estadística, INE-, que son incuestionables, no dejan en muy buen lugar a esa caterva de hembristas de mesa camilla y casoplón empeñadas en promover una campaña mediática contra los machos de la especie a los que se les acusa, algunas veces de forma infundada, de ser los responsables de todos los males de la humanidad.

Al igual que detrás de un gran hombre suele haber una gran mujer, no sería descabellado pensar que detrás de un mal hombre, muchas veces, también hay una mala mujer. La historia está llena de ejemplos y eso de que ‘más tiran dos tetas que dos carretas’ se cumple en muchas ocasiones.

No es mi intención en esta parrafada disculpar a nadie ni hacer un ejercicio de machismo. El mal está en las personas independientemente de su sexo y las razones que llevan a alguien a quitar una vida son en muchos casos difíciles de entender. También es difícil de entender que la Humanidad sea tan justiciera en algunas ocasiones y en otras mire para otro lado e incluso disculpe el asesinato de un semejante.

El sexo del asesino, de Damián Beneyto

Lo que sí que proclamo es que quien quite una vida tenga un castigo acorde al mal cometido. Una vida es irremplazable y como tal el que mata a un semejante con premeditación, alevosía y otros agravantes debe de ser encerrado a perpetuidad.

España es uno de los países del mundo donde arrebatar la vida a un semejante puede salir más barato. Nuestro Código Penal está lleno de lagunas y subterfugios que permite que, en muchas ocasiones, asesinos convictos y confesos cumplan condenas ridículas amparándose en normas, algunas importadas, que olvidan el daño producido y que acaban convirtiendo al asesino en víctima del sistema.

Vivimos en una sociedad absolutamente nihilista que niega toda creencia y todo principio moral. Ahí está la madre del cordero y no en el sexo del asesino.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...
Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ExPresidente de Extremadura

Rodríguez Ibarra: los cristales que no rompió | Damián Beneyto

No trato con esta parrafada de hacer una mini biografía del que fue durante 24 años el dueño y señor de Extremadura, pues ni tengo datos ni ganas de buscarlos en hemerotecas, bibliotecas, filmotecas u otras “tecas”. Mi intención es opinar, desde mi leal saber y...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario