El mito de Antígona | Carmen Heras

Abr 14, 2020

El mito de Antígona

CARMEN HERAS

El confinamiento que vivimos invita a la reflexión desde todos los puntos de vista. La gravedad de la pandemia es manifiesta y sus efectos en todo el mundo, devastadores. Primero, en vidas humanas; después, es pérdidas económicas muy graves para personas y países.

Pero de nada valdría una crisis de estas características si los humanos no tomáramos buena nota de los aspectos más peligroso de ella, para enmendarlos y enmendarlos, además, dentro del sistema general en el que vivimos. Una de las conclusiones a extraer de cuanto nos ha pasado es lo frágiles que pueden volverse la propia salud, un sistema de vida, unos ingresos económicos e, incluso, unos órganos políticos.

Antígona se debate entre la obediencia a la norma de los hombres y su propia conciencia, la conciencia de la ley natural"

La pandemia ha desbordado la situación y ha mostrado la debilidad ‘de las costuras del vestido prendidas solo con alfileres’. En consecuencia, ha sido necesario que la gente no se vista para salir. Está bien, lo sabemos. Todos en casa con chándal para evitar los contagios; pero quedarse en casa no significa dejar de utilizar el raciocinio.

La noticia de la multa al alcalde de un pueblo de unos 1.300 habitantes por haber contravenido las órdenes gubernamentales al llevar a las viviendas de sus convecinos unos pequeños ramos de olivo el primer día de la Semana Santa, se ha contado en los medios de comunicación. A mi me ha recordado, salvando todas las diferencias, la tragedia de Antígona (441 a. C.) de Sófocles; intensa que es -o está- una.Recordemós.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Antígona tiene dos hermanos –Eteocles y Polínices– que pelean por el trono de Tebas. Se dan muerte el uno al otro y el nuevo rey, Creonte, ordena que, al primero, se le sepulte como héroe y al segundo no, por traidor. Antígona se debate entre la obediecia a la norma de los hombres y su propia conciencia -la ley natural- que le indica que debe dar sepultura a su hermano caído en desgracia para que su alma no vague eternamente por la tierra, precisamente por ser su hermano. Desobedece al líder, a Creonte, y el condenada a morir encerrada en una tumba. Antígona, se suicida.

Al día siguiente, observando la postura de este alcalde y su penalización con una multa como consecuencia directa de ‘su desobediencia’, me vino a la memoria el mito de Antígona. Mientras leía los enjuiciamientos de muchos en su contra por haberse saltado una normativa, reflexioné sobre las miles de pequeñas tragedias que subyacen en los comportamientos humanos y políticos. Aunque no creo que el alcalde pensara en la obra de Sófocles cuando aquel Domingo de Ramos salió a repartir unos humildes, cordiales, pacíficos y tradicionales ramitos de olivo entre las gentes de las que se siente responsable.

Entre las reflexiones del 'día siguiente', sobre el quehacer político, debe haber un espacio sobre el conflicto que puede existir entre la conciencia moral fundamentada y las leyes de los hombre"

No quisiera que se malinterpretaran mis palabras. No discuto la normativa vigente, aquí y ahora, en todo el país, faltaría más; busca preservar, en momentos tan duros, la salud colectiva. Tampoco cuestiono a quienes la han puesto en práctica y, ni mucho menos, a quienes la dictaron, pero creo que, entre las reflexiones del día siguiente sobre el ‘quehacer político’, ha de tener un espacio el debate sobre el conflicto que puede existir entre la conciencia moral fundamentada y las leyes de los hombres; todas las reglas tienen sus excepciones y deben existir personas capacitadas para entenderlo.

Sófocles no le da la razón a Antígona; tampoco a Creonte. Ella muere y él es castigado al perder a su hijo, pareja de Antígona, que se mata al verla a ella muerta; y a su mujer, que también fallece por la pérdida del hijo. Creonte ha intentado convencer a Antígona, alegando que no puede hacer otra cosa en razón de su cargo y soberanía, pero ella es captada por su propia percepción de su papel en la historia y no puede, ni siquiera, escapar de él. Pensemos.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario