El hastío de los ciudadanos | Alberto Astorga

Jun 7, 2016

El hastío de los ciudadanos

 

ALBERTO ASTORGA

Ni la política ni los políticos han terminado de asimilar el hastío que se ha instalado en la ciudadanía. Esa frustración se genera porque las elecciones celebradas el pasado 20-D, no sirvieron para lo que se prentendía; porque, tras ellas, los líderes de las distintas organizaciones políticas, han demostrado una absoluta incapacidad para llegar a acuerdos de investidura y de gobierno; porque se ha dado prioridad al ego personal de cada uno -algunos tienen el suyo elevadísimo- frente a los intereses generales de todos; porque, por eso, estamos abocados a unas nuevas elecciones el próximo 26-J y porque, a estas alturas, ya es evidente que no se está dispuesto a corregir los errores de estos meses. Hartos estamos.

Desde la política se debe estar a favor de alcanzar acuerdos entre puntos de vista distintos y de llegar a compromisos entre las distintas formaciones que permitan un gobierno razonable para todos. Sin vetos a nadie. Sería generoso decir que durante estos cinco meses no ha sido posible; sinceramente, no se ha querido. Han servido más las fobias y estrategias del momento de cada uno, que el interés de los ciudadanos, que somos, con todo merecimiento y pago a nuestro ‘desquiciado’ voto, rehenes de la situación que nosotros mismos hemos creado.

No hablemos más de ‘vieja política’ ni de ‘nueva política’; es una farsa de comunicación, una mentira para crédulos; son lo mismo y los mismos. Es política, con sus grandezas y debilidades. Podemos quiere, a toda costa, adelantar electoralmente al PSOE, convertirse en el eje central de la izquierda española y forzar al PSOE a un gobierno de coalición, donde Podemos marque la pauta.

Pero esa izquierda radical a la que representa Podemos es la izquierda de siempre; la izquierda comunista que si de algo fue referente en algún momento, fue de represión, muertes y hambre. Ahí están los resultados electorales desde 1977 para demostrar que nunca ha significado nada en la España democrática. Que tenga ahora la posibilidad de ser la segunda fuerza política, demuestra lo enferma, cabreada y desinformada que está nuestra sociedad. De socialdemócratas, nada. Son los Marx y Engels que nadie leen. Demuestra cómo se es capaz de engañar a incautos y de ilusionar o jóvenes sin experiencias.

Hartos de la situación política en España - Visioncoach

Somos, con todo merecimiento y justo pago a nuestro 'desquiciado' voto, rehenes de la situación que nosotros mismos hemos creado"

Ciudadanos o, mejor dicho, Albert Rivera -es que no hay nadie más tras las siglas-, surge por las simpatías que generaba en España su posición siempre en contra de la autodeterminación de Cataluña. Ahí su mérito. Pero, extenderse desde sus cuatro provincias de origen a las cincuenta y dos de toda España en tan poco tiempo, refleja los mimbres con los que cuenta y puede contar. Se apoya en el desencanto de la gente moderada y centrada que querían votar algo distinto, algo que no fuera Partido Popular ni Partidos Socialista, ni incluso UPyD.

Pedro Sánchez esta llevando al PSOE a las más altas cotas de incertidumbre. Ha conseguido que sea un partido poco confiable, en el sentido de que nadie sabe qué va a hacer ni con quién; si lo que dice hoy, lo mantendrá mañana o directamente dirá algo distinto o contradictorio. El mayor fracaso de Pedro Sánchez como político es su necesidad de ser Presidente de Gobierno y ser capaz de cualquier cosa y pagar cualquier precio para conseguirlo. El paulatino descenso del PSOE, encuesta tras encuesta, puede suponer una grave crisis en su organización, que no se merece los gestores de los últimos años. Parece que ‘los buscan’ en cada una de las primarias que organizan.

Y, como alternativa a todo ello -que no es poco- el Partido Popular se mantiene como faro en la tormenta, como la Esfinge ante las pirámides, sin darse cuenta de que, cuando esto amaine, el paisaje ya no será el mismo y se verá obligado a modificar sus estructuras internas, sus estilos y sus liderazgos.

Alberto Astorga

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario