Marchar y llegar a la política | Alberto Astorga

Jun 11, 2015

Marchar y llegar a la política

 

ALBERTO ASTORGA

Inherente a la celebración de elecciones llega en tiempo tasado el momento del relevo en las corporaciones locales y provinciales y parlamentos autonómicos y, consecuentemente, en los gobiernos municipales, provinciales y regionales. Para las personas implicadas, tanto para las que se van como para las que se quedan, supone un momento crítico, un momento de cambio y, por tanto, de adaptación a una nueva situación. Cada circunstancia tiene sus características y cada persona es distinta a la hora de situarse en ellas.

Para los que se van, se cierra una etapa y se produce una sensación de pérdida. Afrontar esta situación no es sencillo pues se entrecruzan las responsabilidades que han de cumplir como políticos con las sensaciones como persona. Hay quienes desconectan desde antes de iniciarse la campaña electoral y relajan su actividad diaria hasta la nada. Otros, por el contrario, cumplen fielmente sus agendas y actividades cual si negaran la realidad que se acerca.

En estos momentos es cuando ha de saberse cerrar ciclos, pues ha habido y hay personas implicadas en los quehaceres diarios, con los que se ha tenido un contacto y una vinculación determinada durante los últimos años. No son solo los compañeros del grupo municipal o parlamentario, de partido o de gobierno, sino todos aquellos colaboradores, ciudadanos en general y colectivos con los que ha habido una relación determinada

Valora cómo te ha enriquecido tu experiencia y perdónate también -tienes derecho a ello- por las decisiones que luego se vieron equivocadas"

Llegar y marcharse de la política - Visioncoach

Es conveniente, entiendo, agradecer a los colaboradores su dedicación y su trabajo, así como todo aquello que te han aportado. Incluso aquellos con los que las relaciones no han sido las mejores, han enriquecido tu experiencia, conocimiento y te han hecho crecer como persona. También es conveniente pedir disculpas por aquellas decisiones o circunstancias que, seas consciente o no, han causado daño o perjuicio a otras personas. Así reconoces el derecho a los sentimientos individuales de los demás y les das valor. En lo político, colabora en el relevo haciendo que la persona que asume tus responsabilidades inicie su labor de la mejor manera posible.

Analiza en un examen interior, si has cumplido tus expectativas, lo que has hecho, lo que has logrado y aprendido y en lo que te has equivocado. Valora cómo te ha enriquecido todo ello y, perdónate también -tienes derecho a ello- por decisiones que luego se vieron equivocadas. Y prepárate para el cambio. Echarás en falta la adrenalina de la tensión diaria, la agenda cargada, el ser referente para muchos y el sonar continuo del móvil.

Los que llegan, por su parte, lo hacen con ilusión. Con numerosas expectativas, pero sin conocer en detalle dónde se meten, las dinámicas concretas de su hacer diario, de los momentos de tensión y de angustia que llevarán a sus casas y que tendrán que afrontar solos. Nunca reconocerán lo grande que les parecerá un asunto concreto o lo minúsculos que se sentirán ante ciertas cuestiones. Comenzarán a sentir la soledad de la que ya hemos hablado en el otro momento. Esa soledad que hace mella, que encanece.

Mariano Rajoy, fin de la moción de censura - Alberto Astorga

Unos consejos para los que llegan. Piensa en para qué estás ahí, qué quieres hacer y cómo quieres marchar. Son tres preguntas importantes que requieren respuestas claras. Busca momentos, cuando la dinámica diaria te deje, para marcarte metas y objetivos. Escríbelos y ponlos en un lugar visible de tu despacho.

Cuando llegues al nuevo lugar donde vas a trabaja, saluda. Vete despacho por despacho saludando y presentándote a quienes están ahí para ayudarte en tu labor diaria y a conseguir las metas que te has marcado. Cuídalas desde el principio. No pienses que son ‘de tu enemigo’, pues, si entras con recelo generarás desconfianza.

La política, no de ahora, sino de siempre, es una actividad compleja. Te encontrarás con aquellos para los que eres formidable, en contraste con las críticas despiadadas no solo a tu gestión, sino a tu persona y entorno. Piensa siempre que no eres tú el objeto de las mismas, sino el papel que desempeñas en ese momento. Intenta ser frio y, de vez en cuando, aléjate, relájate y tranquilízate. La política es una carrera de fondo y necesitarás toda la energía.

Baja la intensidad y mejora tu eficacia. Recuerda siempre que el mundo sabría seguir sin ti.

Alberto Astorga

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario