La crisis de la comunicación política | Víctor Píriz

La crisis de la comunicación política | Víctor Píriz

La crisis de la comunicación política | Víctor Píriz

La crisis de la comunicación política

 

VICTOR PÍRIZ

 

No se me ocurre mejor tribuna que esta para expresar lo que la crisis que vivimos está reportando a la comunicación y para analizar las causas que están llevando al Gobierno de España a fracasar estrepitosamente en su manejo.

En comunicación hay varios principios fundamentales, al menos en comunicación política.  En esta crisis se están soslayando todos. No se están teniendo en cuenta y afectan cada día más a la credibilidad de un gobierno que, si vemos las encuestas de este fin de semana sobre el manejo de la situación que atravesamos, está fracasando estrepitosamente, no solo en la resolución de la misma, que es un hecho incontestable, si no en su organización comunicativa.

En primer lugar, hay que trasladar credibilidad, una credibilidad que esté basada en hechos objetivos, y hay que hacerlo desde la humildad. Si alguien sigue las ruedas de prensa de Pedro Sánchez estas semanas, verá que lo más próximo a ese concepto es la desnuda arrogancia con la que se dirige a los españoles. Resulta cuanto menos curioso que en una crisis en la que están muriendo decenas de miles de compatriotas apenas tiene palabras para reconocer errores y dar consuelo a los familiares de las víctimas

Hay que trasladar credibilidad, una credibilidad basada en hechos objetivos, y hay que hacerlo, además, desde la más profunda humildad

 

Frente a eso, exhibe una arrogancia impropia con la situación que vivimos. Cuando más creíbles debemos de sonar los políticos, más alejados se hayan algunos de los ciudadanos de discursos repelentes, trufados de frases grandilocuentes y ridículas. La gente en sus casas, los españoles, nuestra gente, esa que está sufriendo, no quiere frases hechas, quiere frases creíbles. Y no las está encontrando cada vez que Pedro Sánchez lee en su telepronter.

En crisis de esta magnitud, al comunicar debes trasladar seguridad y conocimiento de los temas que tienes entre manos. El no enfrentarte a las preguntas abiertas de los periodistas, limitando tanto su derecho a informar como el derecho de los ciudadanos a saber, no hace sino ampliar aún más la brecha entre los políticos y los ciudadanos. Que en pleno siglo XXI, con los medios electrónicos de que disponemos, el gobierno pretenda ocultar las preguntas incómodas y contestar solo aquellas que quiere contestar, ahondando más aún en los mensajes previos, es sin duda un error mayúsculo.  

Victor Piriz diputado del PP en el Congreso
Victor Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamenario Popular.
Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de Empresa y Trabajo por la Universidad de Extremadura.
Ha dirigido departamentos financieros de empresas regionales, nacionales y multinacionales. Ha sido Director y Subdirector de FUNDECYT.
Cómo única experiencia previa en política está el haber sido Concejal del Ayuntamiento de Talavera la Real, en Badajoz. 

No pueden insultar así la inteligencia de los ciudadanos, porque los españoles son perfectamente conscientes que, cuando un dirigente no se enfrenta al escrutinio de la prensa es porque, o bien no conoce los temas, o bien no sabe lo suficiente como para someterse a preguntas sin filtro previo. O lo que es peor, no tiene seguridad propia, seguridad ni en lo que hace ni en lo que dice.

Aprovechar una crisis para limitar el derecho a la información de la prensa y limitar, como nunca antes en la historia de la democracia, el derecho a la legítima oposición y control al Gobierno por parte de los diputados y senadores en las Cortes Generales, traslada la sensación de que se está usando la crisis para algo más serio que para comunicar mal o no comunicar. Traslada la impresión de que se quiere aprovechar la crisis para un cambio de modelo de Estado, para un cambio en las reglas de juego que todos nos dimos hace más de cuarenta años. Supone, en definitiva, un error garrafal de un gobierno superado, de un gobierno que confió todo al poder de la comunicación política y no a la acción política. 

Y cuando se vieron desbordados, cuando vieron que perdían la iniciativa comunicativa pese a tener la mayor parte de los medios controlados con publicidad institucional, cuando todo esto comenzó a pasar, cuando las mascarillas no llegaban, cuando los test que se compraban no funcionaban, cuando nada de lo que intentaban les salía bien, optaron por la peor comunicación posible: desviar la atención.

Y en esa fase estamos ahora en nuestro país. Echando la culpa de todo a unos falsos recortes del PP que los propios datos del Ministerio de Hacienda o la OCDE desmienten. Si para ello hay que pasear por todos los platós a un liberado sindical vestido de enfermero para la ocasión y candidato de Podemos como experto en los recortes sanitarios…se hace. Sin sonrojarse. Si hay que denunciar a Fiscalía que los mayores están muriendo abandonados en las residencias…se hace, aunque la propia Fiscalía lo desmienta en pocos días. Han llegado a un punto que todo les da igual, que utilizan cualquier instrumento, todos los medios a su alcance, todos mensajes y mensajeros, periodistas inventados incluidos, para desgastar a la oposición y salvar su desastre de gestión de crisis.

Victor Píriz y la crisis de la comunicación en el gobierno

Todo les da igual. Desde el gobierno se utiliza cualquier instrumento, todos los medios a su alcance, todos los mensajes y mensajeros, periodistas incluidos, para desgastar a la oposición y hacerles responsables ante los ciudadanos

 

Una estrategia errática que pasa también por situar en la boca de técnicos el mensaje más duro, descansando sobre ellos las malas noticias y los mensajes negativos con un lenguaje apenas entendible para la gente normal en sus casas que viven pegadas al televisor en busca de información y esperanza. Una estrategia de comunicación que pasa por obviar lo más duro de esta crisis que son las decenas de miles de muertos. Porque el desastre de gestión no tiene consecuencias inocuas. Muchos días perdidos por los test falsos, por la no llegada de equipos de protección individual, la falta de toma en consideración de las recomendaciones de la OMS en febrero que llegaron a permitir partidos de fútbol y la manifestación del 8M. Cada día que se ha perdido ha costado vidas. Pérdida de vidas que, en esta comunicación política, para escribir en los manuales de LO QUE NO HAY QUE HACER no se recuerdan ni se honran. No se habla de ellos ni se pone una sola imagen de los verdaderos damnificados de esta crisis. Una comunicación que se queda en el envoltorio pero que no tiene mensaje, es imposible que llegue a nadie.

Y frente a ese desbarajuste, la comunicación de verdad, la que sale del corazón y llega al alma, la que los ciudadanos reciben, entienden y empatizan. La del ejemplo. La del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, acarreando cajas en el hospital de IFEMA, acudiendo a los homenajes a los sanitarios o insuflando cada día ánimo a todos, desde la humildad y la solidaridad

No hace falta tener a todos los medios de comunicación de tu lado. Eso puede ser importante para tratar de manipular, pero para comunicar, solo hace falta tener un buen mensaje y ser creíble. Y ambas cosas las tiene José Luis Martínez Almeida en esta crisis y no las está teniendo Pedro Sánchez

Porque en política hay que comunicar también con el corazón. Si quieres llegar al de la gente que te está escuchando, al de aquellos que hacen voluntariamente mascarillas o batas para los sanitarios llegando donde el Gobierno no llega, o llevan la compra a sus vecinos. Desgraciadamente de eso, de humanidad y de corazón, Pedro Sánchez e Iván Redondo van bien escasos.

Víctor V. Píriz Maya

Otros artículos de Víctor Píriz

 
Politica servir o servirse de Emilio Borrega

A la política, a servir o a mandar | Emilio Borrega

  Cuando todo marcha a una velocidad de vértigo, la información te bombardea por múltiples canales, las opiniones se multiplican, los acontecimientos se suceden y cambian en cuestión de horas y el hastío nos invade porque ya no podemos más. Es momento de frenar en...
Relaciones de aluvión, Carmen Heras

Relaciones de aluvión | Carmen Heras

Transitar por el espacio público con una responsabilidad, aunque sea pequeña, obliga a darse cuenta de que muchas de las relaciones que se desarrollan en él son de aluvión. Es cierto que también se adquieren lazos fundamentales que durarán toda la vida, pero no es lo...
Propuestas del PLIE sobre beneficios fiscales contra el Covid19, por Francisco Fernández Ochoa

PLIE: Beneficios fiscales contra el Covid-19 | Francisco Fernández Ochoa

La situación excepcional que vivimos requiere de medidas socio-económicas y fiscales ajustadas con exactitud y de mucho más calado que las que han sido propuestas hasta el momento por el conjunto de partidos que nos gobiernan y están en la oposición. Ni PSOE, Podemos...
Nueva Normalidad de Emilio Borrega

La “nueva” forma de entender España | Emilio Borrega

   "Plan de Transición hacia la Nueva Normalidad" es el título elegido por nuestro gobierno para desarrollar objetivos graduales, asimétricos y en cuatro fases -que realmente son cinco porque existe la "fase cero"- para retomar lo que siempre ha sido nuestra vida en...
La politica en estos tiempos, por Carmen Heras

Política en estos tiempos | Carmen Heras

Todos cuantos han estado en la sala de máquinas de un partido político aprendieron que el buenísimo incondicional de los líderes no existe. Cosa lógica, por otra parte. Si el mundo está formado por ángeles, bestias y humanos, tal como dice alguna doctrina religiosa,...
El gobierno del clientelismo por Mar Rodriguez

Cuando gobierna el clientelismo | Mar Rodríguez

Hace ya mucho tiempo que el partido gobernante dejó de ser lo que sus siglas representan, a no ser que sustituyamos la S de socialista, por la S de sanchista. De la O de obrero, mejor ni hablamos, porque esa sí se cayó por el camino de los chiringuitos y las...
La intervención es un fracaso, por Mar Rodríguez

El intervencionismo es un fracaso | Mar Rodríguez

En la actualidad histórica, no hay nada más "impopular" para el progresismo que la economía de libre mercado, es decir, el capitalismo, siendo este considerado como el culpable de todo aquello que no se considera satisfactorio por los movimientos populistas surgidos...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Cuando esto acabe | Víctor Píriz

Cuando esto acabe | Víctor Píriz

Cuando esto acabe | Víctor Píriz

Cuando esto acabe

 

VICTOR PÍRIZ

 

Esto acabará. No sé cuando. Nadie lo sabe. Pero acabará. Habrá un día en el que podré ir a ver a mi padre y darle un beso eterno. Habrá un día en que pueda ver a mi chica y levantarla por los aires. Habrá un día en que mis sobrinos puedan volver a jugar con mis hijos al Cementerio de Minecraft.

Habrá un día, sin duda, en que despertemos todos de esta pesadilla colectiva, en el que podamos salir a la calle, hablar con los vecinos, abrazarnos a los amigos, correr por el campo, pasear por la playa o montar varias horas en bici. Ese día llegará, estoy seguro.

Pero para que eso llegue, muchos héroes tendrán que seguir dando la cara como la están dando: médicos, enfermeros, celadores, auxiliares o técnicos. Se juegan la vida cada día al mismo tiempo que son el dique de contención de nuestra sociedad frente a un virus que, no solo se está llevando miles de vidas por delante, sino que está finiquitando todo un modelo de sociedad. 

Pero no se va a llevar nuestra memoria. No vamos a olvidar cómo durante todas estas semanas y hasta el mismo día en que acabe todo, ha habido miles de personas en las que, tras su juramento hipocrático, apareció también un heroísmo admirable.

"No vamos a olvidar que durante estas semanas ha habido miles de personas en las que apareció también un heroísmo admirable"

 

Actúan en muchos casos sin equipos de protección apropiados por el desastre en la gestión de un Gobierno de España superado por los acontecimientos. Un gobierno que cuando se vió incapaz, desistió de centralizar los suministros necesarios y los abandonó a su suerte. 

Nuestros héroes, los que harán que podamos salir de esto, se juegan la vida por nosotros. Aunque tengan que aguantar que la consejera valenciana le diga que “enferman al ir a ver a sus familiares”.

Hay más héroes. No llevan capa. Cuidan de nosotros, nos protegen de nosotros mismos, de nuestro individualismo, de ese virus silencioso que también mata porque nos hace tomar decisiones equivocadas para todos, para nuestra sociedad. 

Victor Piriz diputado del PP en el Congreso
Victor Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamenario Popular.
Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de Empresa y Trabajo por la Universidad de Extremadura.
Ha dirigido departamentos financieros de empresas regionales, nacionales y multinacionales. Ha sido Director y Subdirector de FUNDECYT.
Cómo única experiencia previa en política está el haber sido Concejal del Ayuntamiento de Talavera la Real, en Badajoz. 

Siempre tenemos al Ejército, a esos militares a los que gran parte de españoles no los considera como “un gasto superfluo”, a los que incluso el presidente del Gobierno, muy a su pesar,  se ve obligado a reconocer su valor. Su valor para la sociedad a la pertenecen. Un ejército que limpia las calles de España de un virus que no solo nos ataca físicamente, si no que ataca también un modelo de vida y de sociedad, de entretenimiento, de relación, de cultura y economía. Un ejército que pasea nuestra bandera por el mundo con el mismo orgullo que limpia las contaminadas aceras en cualquier pueblo de España o de Extremadura.

Hay más héroes, sí. Estos van de verde y azul. Son nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que, al igual que los sanitarios, deben hacer su trabajo sin apenas medidas de protección. Ellos también empiezan a dar sus vidas en esta batalla.

Me siento orgulloso de todos y cada uno de ellos. De todos y cada uno de estos patriotas que defienden aquello que juraron defender por encima de su propias vidas. Esos héroes, a los que este gobierno traicionó ya antes, no cumpliendo con la equiparación aprobada por el gobierno de Rajoy en 2018. Pero esto no va de dinero. Lo sabe Sánchez. 

Sabe que trata con gente de palabra, con auténticos profesionales que viven con pasión su profesión, como lo son también los funcionarios de prisiones, a los que no se les reconoce como autoridad y se les deja abandonados en una sociedad que ahora les mira con orgullo. Porque también están dando su vida en situaciones cada vez más complicadas. Si fuera de las prisiones es difícil este confinamiento, no quiero ni imaginar cómo será ahí dentro. Son el escudo de la sociedad. Son ellos, nuestros funcionarios.

Victor Píriz y los héroes del covid en España
Coach para líderes; Coach para líderes políticos;

Cuando esto acabe, cuando podamos abrazarnos, habrá quien levante las persianas de su negocio, de su trabajo, de su actividad profesional, con ilusión, pero con dificultad. Serán esos casi dos millones de autónomos que han sido abandonados por un Gobierno que hace mucho tiempo olvidó la decencia y que dio prioridad a indultar a determinados políticos catalanes condenados o instalar en el CNI a Ivan Redondo o a Pablo Iglesias, antes que tomar medidas sensatas y contundentes para ayudarles.

Estos autónomos habrán perdido meses de trabajo y de ingresos, pero obligados a seguir cotizando, presentar las liquidaciones de impuestos y pagar los alquileres o sus renting. Estos no llevan capa, no. No están tampoco en la primera línea de fuego. Pero estos dos millones de españoles son tan héroes como los anteriores. Son los que nos llevan el pan a casa, los que nos cortan el pelo, los que nos venden un ordenador o la carcasa para el móvil. Nos pintan la casa o nos venden la fruta. Son la parte más importante de un país que no debe olvidarlos, que no puede permitirse dejarlos en la cuneta. 

Ser autónomo es una forma de vida, una forma de entenderla. Es arriesgar todo cada día; no saber cómo acabará el mes; no tener vacaciones ni bajas por enfermedad; es llevarse a casa las facturas y los albaranes y no dejar de pensar en tu proyecto, en tu vida, a todas horas.

Cuando todo esto acabe, estos héroes necesitarán un país que no les falle. Yo no pienso fallarles. Os lo juro. No soy capaz de hacerlo. No lo haré por valores, pero también porque un día juré nuestra Constitución ante millones de personas para defender causas como las vuestras. 

Pediremos las responsabilidades a los ‘responsables políticos’ de todo esto que sucede ahora. Encontraremos soluciones para nuestros valientes. Porque de esta saldremos y tendréis detrás a un grupo de hombres y mujeres que se van a dejar la vida para que nadie se quede atrás, para que salgamos todos juntos, para que España vuelva pronto a ser ese país que nos emociona: el país de Nadal, el país de Indurain, el país con ese himno sin letra que eriza la piel. 

Cuando todo esto acabe algunos tendremos una misión: devolveros parte de lo que habéis dado por este país en cada segundo de nuestras vidas. Y lo haremos. Palabra de un extremeño. Mi palabra. 

Víctor V. Píriz Maya

Otros artículos de Víctor Píriz

 
Politica servir o servirse de Emilio Borrega

A la política, a servir o a mandar | Emilio Borrega

  Cuando todo marcha a una velocidad de vértigo, la información te bombardea por múltiples canales, las opiniones se multiplican, los acontecimientos se suceden y cambian en cuestión de horas y el hastío nos invade porque ya no podemos más. Es momento de frenar en...
Relaciones de aluvión, Carmen Heras

Relaciones de aluvión | Carmen Heras

Transitar por el espacio público con una responsabilidad, aunque sea pequeña, obliga a darse cuenta de que muchas de las relaciones que se desarrollan en él son de aluvión. Es cierto que también se adquieren lazos fundamentales que durarán toda la vida, pero no es lo...
Propuestas del PLIE sobre beneficios fiscales contra el Covid19, por Francisco Fernández Ochoa

PLIE: Beneficios fiscales contra el Covid-19 | Francisco Fernández Ochoa

La situación excepcional que vivimos requiere de medidas socio-económicas y fiscales ajustadas con exactitud y de mucho más calado que las que han sido propuestas hasta el momento por el conjunto de partidos que nos gobiernan y están en la oposición. Ni PSOE, Podemos...
Nueva Normalidad de Emilio Borrega

La “nueva” forma de entender España | Emilio Borrega

   "Plan de Transición hacia la Nueva Normalidad" es el título elegido por nuestro gobierno para desarrollar objetivos graduales, asimétricos y en cuatro fases -que realmente son cinco porque existe la "fase cero"- para retomar lo que siempre ha sido nuestra vida en...
La politica en estos tiempos, por Carmen Heras

Política en estos tiempos | Carmen Heras

Todos cuantos han estado en la sala de máquinas de un partido político aprendieron que el buenísimo incondicional de los líderes no existe. Cosa lógica, por otra parte. Si el mundo está formado por ángeles, bestias y humanos, tal como dice alguna doctrina religiosa,...
El gobierno del clientelismo por Mar Rodriguez

Cuando gobierna el clientelismo | Mar Rodríguez

Hace ya mucho tiempo que el partido gobernante dejó de ser lo que sus siglas representan, a no ser que sustituyamos la S de socialista, por la S de sanchista. De la O de obrero, mejor ni hablamos, porque esa sí se cayó por el camino de los chiringuitos y las...
La intervención es un fracaso, por Mar Rodríguez

El intervencionismo es un fracaso | Mar Rodríguez

En la actualidad histórica, no hay nada más "impopular" para el progresismo que la economía de libre mercado, es decir, el capitalismo, siendo este considerado como el culpable de todo aquello que no se considera satisfactorio por los movimientos populistas surgidos...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario