Los espantapájaros | Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

Los espantapájaros

CARMEN HERAS

A estas alturas de la película, todo aquel al que le gusta seguir estas cosas sabe, o intuye, que un gobierno puede subsistir por los errores de los adversarios, aun cuando no tenga méritos suficientes. De ahí que los estrategas del mismo .si los hubiera. destinen esfuerzos a hacer oposición a la oposición, porque si ésta se fractura, el gobierno se refuerza.

La oposición a un gobierno, o la oposición a dicha oposición, puede conducirse en diferentes frentes: en un hipotético adelanto o atraso de los ritmos de trabajo de una determinada estructura fundamental, en el también hipotético impulso -desde la barrera- de antiguas reivindicaciones cívicas y hasta en la más que hipotética creación -dentro y fuera- de listas alternativas que dividan el voto. Siempre en nombre de las más estrictas normas democráticas.

Y ayudándose de las características más implícitas de la sociología del entorno (ser o no ser de un lugar; tener o no tener unos determinados apellidos; creencias tradicionales; intangibles, etc.) que siempre retroalimentan este tipo de procesos, a veces a favor del candidato (el ‘no me gusta, pero es de los míos’) y a veces en su contra

Los espantapájaros, de Carmen Heras

Toda regla tiene sus excepciones, claro, pero eso no la invalida para ser aplicada. De ahí la necesidad política de algunos componentes de las cúpulas partidarias al no querer darse cuenta de por dónde llegan los fuegos adversarios. Y de que, a la larga, cualquier debilidad estructural acaba siendo debilidad propia. No les importa demasiado. Saben que aunque quede poco para repartir, para ellos sí habrá, pues son el pequeño grupo que ha de hacerlo. Su miopía y egoísmo son los causantes de los daños colaterales, aunque las ‘bases adocenadas’ no hagan esfuerzo alguno por el reequilibrio y tengan también su parte de responsabilidad.

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

En política son necesarias las estrategias. Para ganar, para mantenerse, para tener mayorías absolutas. Estrategias para todo. Hay todo un juego de posibilidades que los muy avezados idean sin descanso. En la ‘sala de máquinas’ de cualquier partido siempre están los ideólogos, cuya función es crear las circunstancias que permitan la permanencia en el poder.

En la ‘cocina’ de cualquier organización se confeccionan ‘los platos’, a veces por los propios comensales, otras por empresas de comunicación contratadas a través de sus ‘gurús’ correspondientes. Se trata de que los electores ‘elijan’ de acuerdo a los propios objetivos de la organización, partido o sindicato.

Los espantapájaros, por Carmen Heras

Junto a las propuestas de un programa electoral refrendado en mayor o menor medida con unos votos, puede haber en la acción de gobierno -de cualquier gobierno- una serie de asuntos usados como repulsivo, como acicate para los propios seguidores, un ‘caramelo en la boca’, un dulce en el mostrador, para ser tomado. Incluso un ‘espantajo’ a agitar que distraiga de otras cuestiones más perentorias y urgentes que no se hacen o ante las cuales no existe la fortaleza precisa.

Por eso, al ‘adversario’ hay que elegirlo bien. No siempre interesa señalar como tal al más directo. Si se convierte al grupo más extremo en objeto de diatribas, dejando en la oscuridad al grupo adversario natural cercano, se consiguen dos objetivos de una sola ‘tacada’: oscurecer a éstos últimos de su papel como alternativa y dirigir el sentido del voto de quienes por encima de todos los demás no quieren gobernando a radicalismos populistas extremos. Pero eso bien vale otro artículo.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Extremadura | Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Extremadura

DAMIÁN BENEYTO

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de ‘la Covid’ de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que agradecer.

No sería justo no reconocer que desde mi llegada a Palazuelo-Empalme en el verano de 1977 hasta hoy, Extremadura ha cambiado casi siempre para bien y hoy dispone de algunas infraestructuras que facilitan el ‘modus vivendi’ de los que aquí vivimos. Sin embargo, si comparamos nuestro crecimiento económico con el de otras comunidades de España, lo que vulgarmente se conoce como ‘convergencia’, nos encontramos con que seguimos en el furgón de cola del desarrollo y a mas distancia del resto que hace cuarenta años.

Somos la región con el mayor índice de paro; con el menor PIB; la menos industrializada; la que cuenta con una población más envejecida y con una juventud que se bate en retirada y sale corriendo en cuanto puede ‘como alma que lleva el diablo’. Las políticas realizadas estos años no han dado los resultados previstos o, a lo mejor, para algunos sí, quién sabe. Durante estos años hemos sido gobernados por el socialismo, si exceptuamos cuatro años en los que el PP gobernó -gracias a Zapatero- con el hándicap de depender de Izquierda Unida.

Extremadura, por Damián Beneyto

Esta es una comunidad subsidiada que apenas sí recauda un 8% de su presupuesto anual, a pesar de tener la mayor presión fiscal de España, según su PIB. El resto nos llega del Estado y de la Unión Europea.

No hemos aprovechado estos años de bonanza para conseguir tener un tejido industrial que fije la población al territorio y aporte riqueza y empleo. Nuestros gobernantes autonómicos han dilapidado miles de millones en gastos superfluos y de dudosa utilidad.

Damián Beneyto en Visioncoach

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia) pero  extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

También somos los campeones en número de empleados públicos, en relación a nuestra población, pues es la única manera que saben los socialistas de crear empleo y eso desemboca en un aumento tremendo del gasto público que provoca, a su vez, un gran endeudamiento. Muchos de esos empleos públicos son absolutamente innecesarios y tienen como única utilidad el crear una red de clientelismo para que el PSOEx se eternice en el poder.

Los servicios públicos básicos son cada vez más deficientes y más difíciles de mantener. La sanidad pública hace aguas y, mientras, las listas de espera, antes y después del Covid, son extremas. La falta de médicos y demás sanitarios es alarmante.

La educación pública es un sinsentido donde se premia lo folclórico y lo doctrinario y no se valora el esfuerzo y la excelencia. El nivel académico de nuestros niños y jóvenes, salvando raras y honrosas excepciones, es bastante deficiente, como lo expresan las evaluaciones externas que se realizan y el gran fracaso escolar existente. Las ayudas a la dependencia en una comunidad tan avejentada carecen de presupuesto suficiente y cada vez hay más gente desprotegida.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra
Guillermo Fernández Vara

La gran extensión de nuestra comunidad y la poca población producen un encarecimiento de los servicios ya que la accesibilidad a los mismos es muy costosa. Los transportes sanitarios y escolares se llevan una parte importante de nuestro presupuesto, sin olvidarnos del acceso al comercio y a la cultura, que para la población de muchas zonas rurales de nuestra región suponen un gasto importante.

Tanto el Sr. Rodríguez Ibarra como el Sr. Fernández Vara se han limitado a pastorear a los extremeños a base de subsidios, subvenciones y otras prebendas con la única intención de garantizarse la poltrona. Han creado una red clientelar aprovechando el poco espíritu emprendedor de la gran mayoría de la población –“yo con la ‘paguina’ me conformo”– y así han conseguido que el conformismo y el pasotismo sean los ideales de muchos.

Los organismos políticos autonómicos están absolutamente desproporcionados y sólo sirven para colocar a familiares, amigos y correligionarios con tareas inexistentes y pingües sueldos. Las empresas públicas que dependen de la Junta de Extremadura son un nido de jerarcas socialistas que, aprovechando que sus emolumentos no deben ser aprobados por la Asamblea de Extremadura, se están llevando una ‘pasta gansa’ por regir empresas que no sirven absolutamente para nada.

Pastoreando en Extremadura

El PSOEx sólo realiza políticas de subsistencia por razones obvias y así, esta Comunidad, en muy pocos años va a ser una especie de reserva habitada por ancianos porque los jóvenes no tienen aquí ningún futuro. Sin políticas de crecimiento va a ser imposible tener servicios públicos de calidad y estaremos condenados a emigrar.

Como he dicho muchas veces, ‘somos pobres hasta para pedir’. España tiene una deuda histórica con Extremadura que debiéramos exigir. Nuestra Comunidad necesita un Plan de Urgente Industrialización y para eso hay que crear condiciones fiscales únicas y especiales que favorezcan la implantación de empresas; necesita una Ley del Suelo que, respetando la naturaleza, favorezca el progreso; necesita unos canales de comercialización de nuestros productos para que sean competitivos; necesita que el valor añadido de nuestras magníficas materias primas se quede aquí. En resumen, necesita otro tipo de política que no sea ‘la de la paguina’ y eso con el PSOEx es imposible.

Tal y como estamos, hoy, en el Día de Extremadura, hay poco que festejar y mucho que reivindicar. A ver cuándo empezamos.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Seducción | Damián Beneyto

Seducción | Damián Beneyto

Seducción | Damián Beneyto

Seducción

DAMIÁN BENEYTO

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, “dueña” de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a la pobre de Doña Inés, que a todas luces parece más simple que el mecanismo del botijo.

En nuestra querida España en pleno siglo XXI se está perpetrando una seducción que, no por ser política, desmerece de la del Tenorio de Don José Zorrilla. Se apresta nuestro apuesto presidente con la imprescindible colaboración del ‘Rasputin moscovita’ –Don Iván-, cual Brígida alcahueta, a embaucar a Doña Inés de Arrimadas y da la impresión que va a caer en la celada cual inocente paloma:

Ines Arrimadas y la Seducción de Pedro Sánchez, por Damián Beneyto

No cabe duda que las intenciones de nuestro presidente ‘Tenorio’ son las de torcer la voluntad ‘liberal’ de la cancamusa lideresa de Ciudadanos. Por otro lado, Doña Inés, a pesar de su ingenuidad manifiesta, necesita hacerse visible ante la opinión pública para insuflar algo de energía electoral a su depauperado partido. El resultado de este frenesí político va a ser, si el ‘Mejías’ de turno no lo impide, que nuestro ‘Tenorio’ patrio se a llevar al catre a la liberal Doña Inés para después ‘si te he visto, no me acuerdo’.

No se da cuenta la lideresa de Ciudadanos que el liberalismo y el socialcomunismo casan muy mal; es más, se repelen. Los PGE son la aplicación práctica de la ideología de los redactores, aunque muchas veces son auténticos ‘brindis al sol’, pues la ingeniería financiera se encarga de modificar las partidas presupuestarias y de frenar o acelerar, según proceda, el nivel de ejecución de las mismas.

Damián Beneyto en Visioncoach

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia) pero  extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Ines Arrimadas seducida por Pedro Sánchez, por Damián Beneyto

Pero además, el rédito político, para bien o para mal, no es para el que consiente; aunque no lo parezca, es para quien ejecuta, que no es otro que el gobierno de turno.

Renunciar a los principios ideológicos para estar en el candelero unos días y hacerse alguna foto que otra con el ‘Tenorio’ de turno solo conduce, a la larga, al descrédito.

Cuando el gobierno ha abandonado la socialdemocracia para revolcarse -con sus socios necesarios sin los cuales no estarían gobernando- en el comunismo rancio bolivariano, es imposible, salvo bajada evidente de ropa interior, que un partido liberal llegue a acuerdos que contrarresten las demandas de Podemos, Bildu, ERC y cía. Cualquier justificación al efecto no dejan de ser pamplinas para tranquilizar conciencias.

Doña Inés, como en el drama de Don José Zorrilla, será seducida mientras nuestro presidente ‘Tenorio’ arruinará este país y luego, se justificará de sus desatinos como un Don Juan cualquiera, repitiendo los versos ‘zorrillenses’:

Pedro Sánchez y la seducción de Ines Arrimadas, de Damián Beneyto

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Deportes de élite | Carmen Heras

Deportes de élite | Carmen Heras

Deportes de élite | Carmen Heras

Deportes de élite

CARMEN HERAS

Hay inteligencia en saber construir unas frases perfectas (sujeto, verbo, etc.), tal y como lo hacen los literatos, y en pronunciarlas con una entonación precisa, como oímos a los buenos periodistas de la radio. También en presentar unas conductas de manera coherente, en planificar un discurso creíble, en fijar el foco en unos aspectos de la realidad en vez de en otros, sacándole posibilidades a los matices. Pero para que hay juego alguien debe estar enfrente, ‘devolviendo la pelota’, hacia la portería del contrario, cambiando de sitio en el tablero la pieza clave de ajedrez -la mente puesta ya en el siguiente movimiento del contrario-, ‘encestando’ en canasta ajena una y varias veces , haciendo triples si se tercia…, jugando, en definitiva, con unas reglas aceptadas a priori por todas las partes y legitimadas por los árbitros correspondientes. Jugando, sí, pero con deportividad; no solo intentando ganar a cualquier precio.

Solo entonces es posible que se celebre un partido excelente, plausible y digno de atención, con verdadero interés para los aficionados y para los que no lo son tantopues -al no disponer los contendientes de buenos conocimientos y un adecuado sentido de la épica-, nadie puede prever desde el principio quién ganará y, sobre todo, nadie podrá hacerlo solo por los defectos del contrario

"Todo el mundo sabe que hoy solamente hay dos fuerzas políticas que pueden ser las responsables de la construcción de un gobierno en este país"

Todos tenemos en mente a deportistas de prestigio ganando y perdiendo, desde el más absoluto respeto al contrincante, a lo largo de su vida deportiva. Con ese señorío natural que no se aprende en un libro. ¿Ustedes se imaginan que las figuras deportivas jugaran solo para que sus seguidores los siguieran agasajando y vitoreando?, ¿que establecieran su juego, atendiendo únicamente a las hipotéticas preferencias de los censados en las listas de población, de los asistentes a un estadio, por ser éstos quienes han comprado las entradas?, ¿mirando de conseguir que las preferencias de los más radicales en la visión del juego primasen sobre otras cuestiones deportivas para así́ ser los favoritos de éstos y arrancar de ahí́ posibles votos de aceptación?

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Todo el mundo sabe que hoy, aun existiendo diferentes partidos en el arco parlamentario español, solamente hay dos fuerzas políticas que pueden ser las responsables de la construcción de un gobierno en este país. Una se sitúa en la parte ideológica de la derecha (PP) y la otra en la de la izquierda (PSOE). Luego podrán unirse a opciones diversas en función de estrategias, tácticas y geométricas, pero el quid de la cuestión, la responsabilidad histórica de liderazgo, siempre está en los mismos lugares.

Por eso los ciudadanos reclaman el juego limpio de todos, pero fundamentalmente de los dos grandes partidos clásicos, con hojas de servicio contrastadas a lo largo del tiempo.

Pablo Casado y Pedro Sánchez; PP y PSOE, alternativas reales de gobierno;

Uno de los motivos por los que los votantes emiten su voto a favor de una u otra opción es del definido coloquialmente como el del “mal menor”, para que gobierne el menos malo, según su interpretación de la situación del tablero de juego, en economía, en servicios sociales, etc. Incluso lo hacen los más ‘adictos’ con verdadera rabia interna por no tener verdaderas opciones de elegir. Un partido en la oposición debiera estar, desde el principio, marcando un programa alternativo al que critica, con verdadera responsabilidad de estadista, pues tarde más o menos, volverá al gobierno.

Y porque solamente eso le dará votos razonados, al crear las situaciones propicias para su vuelta. Si solo se limita a criticar no conseguirá la confianza mayoritaria ni el número de votos necesarios. Ya lo dijo el recientemente fallecido Pere Casaldáliga; “no solo hay que ser creyente, también hay que ser creíble”. 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara

EMILIO BORREGA

 

Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos.

Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas elecciones municipales que se celebraron en mayo de 2019, hace poco más de un año, sus habitantes repartieron sus votos de la siguiente manera. Para el Partido Popular, PP, fueron 42 votos; Ciudadanos recibió 17; uno menos el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, que recibió 16; Ya menos y con solo 11 se quedó Extremadura Unida. Con este resultado, el Consistorio local quedó conformado con 2 concejales para el PP y 1 para Ciudadanos. Tomo posesión como Alcalde de Garvín de la Jara el candidato del PP, al ser este el candidato más votado y tener más concejales. Todo normal. Todo normalidad democrática.

Transcurrido un año desde las elecciones municipales, haces escasas fechas, el compañero de partido, PP, y de Corporación del Alcalde, dimite de cargo por cuestiones personales y, como decimos en Extremadura, “corre lista”. Y es aquí precisamente cuando por estas casualidades y designios desconocidos del devenir político, las carambolas, rebotes y desvíos de la Ley Electoral, entra como concejal del Consistorio de nuestra pequeño localidad cacereña el candidato del PSOE, ¡Oh Democracia!, que un año antes se había quedado fuera por voluntad popular.

Así las cosas y bendecidas estas por la legislación vigente, toma posesión de su cargo el referido concejal, el del Partido Popular sigue siendo Alcalde y el de Ciudadanos mantiene su concejalía. 

"Por estas extrañas cosas de nuestra política, dimite un concejal del PP y le sustituye, ¡oh, Democracia!, uno del PSOE, quien presenta moción de censura junto al de Ciudadanos para convertirse en alcalde"

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio J. Borrega es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política. Ha compaginado siempre su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja

Decía Miguel de Cervantes en El Quijote, que “cada uno es como Dios lo hizo, y aun peor muchas veces”. Pues bien, por estas extraordinarias cosas que tiene la vieja y mala política, aúnan voluntades y se alían el concejal recién llegado, al que el pequeño pueblo no quería, con el concejal de Ciudadanos que ya estaba presente en la Corporación. Ambos juntos, en identidad de intereses, presentan una moción de censura para entregar la alcaldía al recién llegado concejal socialista o para echar al alcalde del PP mayoritariamente votado. Como queramos verlo, según la perspectiva.

El resultado de esta zafia maniobra es una alianza entre Ciudadanos y el PSOE para colocar como Alcalde de la Corporación municipal a un concejal que no fue apoyado ni votado por el pueblo, que además accede a ser concejal por la dimisión de otro concejal del PP, y al que restan poco menos de tres años de legislatura como Alcalde, cuando el pueblo, nuestro pequeño pueblo, quiso al otro y así lo demostró con su voluntad en unas elecciones democráticas.

Si comparamos los votos, el Partido Popular había obtenido 42 votos, mientras que la suma alcanzada entre el PSOE y Ciudadanos solo llega a 33. Debería ser entonces alcalde el del PP, por la mayoría de votos legítimamente expresados por los vecinos de Garvín de la Jara.

Pero si, además, los vecinos le dieron más votos al candidato de Ciudadanos frente al del PSOE, la más lógico dentro del esperpento, sería que en esa alianza fuese alcalde el más votado, es decir, el concejal de Ciudadanos.

Si la Ley Electoral permite este tipo de argucias políticas, autoriza ‘estrujar’ las normas en beneficio propio o en perjuicio del contrario, ¿qué pinta el elector en todo esto? ¿dónde queda la voluntad expresada por el pueblo de Garvín de la Jara tras ser convocado a una elecciones libres?

Cada vez es más indudable y más evidente que la política sufre la desafección de los ciudadanos. El votante no se siente identificado con el político ni con los partidos. Los sitúa en un plano distinto, en otro nivel, no superior, por supuesto, y lo hace porque los políticos tienden a ‘romper modelos’, a ‘cruzar líneas’ y a ‘forzar’ al máximo el sistema en su beneficio. Lo hace, además, sin consideración alguna, sin medir las consecuencias, la transcendencia y los resultados a largo plazo.

"Si la Ley Electoral permite este tipo de argucias políticas, autoriza 'estrujar' las normas en beneficio propio o en perjuicio del contrario, ¿qué pinta el elector en todo esto?"

¿Nos podemos sentir identificados con nuestros políticos? ¿Nos podemos sentir identificados con esos políticos que hacen esa política? Decidan ustedes mismos.

El ciudadano, esa persona tranquila y libre al que cada cuatro años le pedimos el voto, al que agasajamos e ilusionamos con propuestas de futuro, al que prometemos solucionar sus problemas, al que ofrecemos grandes ideas y proyectos y al que aseguramos que vamos a representarlo fielmente en las instituciones, y que confiado va a la urna y nos vota, o no, le debemos un respeto. ¿Dónde está el respeto a los ciudadanos de Garvín de la Jara en esta extraña e irresponsable decisión?

La política levanta muros entre los políticos y los ciudadanos, muros que son cada vez más sólidos y más difíciles de derribar. El sentido común, ese que es el menos común de los sentidos, se pierde cuando las personas razonables dejan de serlo para convertirse en políticos.

Esta situación, real y actual, no es cuestión de partidos políticos, ni de los de siempre ni de los de ahora, puesto que si algo está mal, está mal. Lo haga quien lo haga y desde el partido político que lo haga. Esto es cuestión de política, de política con mayúsculas. Es cuestión de que nuestros políticos, esas personas en quienes confiamos, sean capaces de anteponer los intereses generales por encima de sus intereses particulares o de partido.

Se trata de mirar al ciudadano a la cara y acordarse siempre de él, de que está ahí. Y de que está ahí, no solo en periodos electorales, sino durante toda la legislatura. Se trata, en definitiva, de hacer la política grande con nuestras decisiones, aunque estas se tomen en un pequeño pueblo extremeño de tan solo 95 habitantes, más o menos, situado en la extensa provincia de Cáceres y llamado Garvín de la Jara.

Emilio Borrega

Otros artículos de Emilio Borrega

 

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

¡Rezad, rezad, malditos! | Alberto Astorga

¡Rezad, rezad, malditos! | Alberto Astorga

¡Rezad, rezad, malditos! | Alberto Astorga

¡Rezad, rezad, malditos!

 

ALBERTO ASTORGA

 

Hace unos días, una edil de esta España, tuvo el desafortunado momento de tuitear, respondiendo a una conversación que le era del todo ajena, unas improcedentes palabras de bastante mal gusto y que no venían ni siquiera a cuento. 

Ante la preocupación mostrada por una tuitera de que su abuela fuera ingresada, recibe el ánimo de uno de sus seguidores quien le afirma que rezará por ella. Nuestra edil, sin que nadie le dé vela en la conversación, se anima a terciar con un “eso, rezad, rezad”. El tuit de marras.

Todos tenemos, en algún momento de nuestra vida, un mal momento. No voy a hacer interpretaciones, sino simplemente traerlo a colación. Indudablemente, las palabras, etiquetan por ellas mismas a quien las escribió y también a quienes la jalearon y animaron con likes y retwits.

Las tristes palabras utilizadas me recordarón la película “Danzad, danzad, malditos”, título que se le dio en español a la dirigida por Sídney Pollack, en 1969 e inspirada en la novela de Horace McCoy.

"Su sufrimiento físico y emocional es motivo de apuestas y de diversión entre quienes los contemplan durante días y noches con morbo y deleite del decamente espectáculo"

 

Se desarrolla durante la Gran Depresión estadounidense. En el ambiente de miseria y desesperación de la época, los participantes inscritos en un maratón de baile danzan sin cesar, hasta el límite de su resistencia física, con la esperanza de poder comer y cobijarse cada día esperando ganar un premio final. Solo ganará aquel que aguante más que los demás, después de bailar y bailar “hasta que la naturaleza humana lo permita”

Su esfuerzo titánico, desesperado y vital, su sufrimiento físico y emocional es motivo de apuestas y de diversión entre quienes los contemplan durante días y noches con morbo y deleite del decadente espectáculo.

RO, Concejal del PSOE de Badajoz
Tuit de Ro; concejal socialista de Badajoz;

Esa miseria moral retrata la deshumanización a la que pueden llegar algunas personas cuando las condiciones y los momentos se lo permiten. Normalmente, en momentos en que la desgracia, el tormento o la enfermedad se hacen presentes. Unos pueden perder la dignidad mientras otros se aprovechan y se burlan “para sentirse algo mejor”, “sentirse superiores”, sin darse cuenta de que  todos participamos, ellos también, en el mismo drama.

Otro desafortunado instante, y este de mayor enjundia, desprecio y mal gusto, lo tuvo otro personaje peninsular y también a través de Twitter. Ante la noticia del fallecimiento de un médico de urgencias del Hospital de Navarra por Covid-19, no se le ocurre otra cosa que, por tratarse el fallecido de un militante de VOX, escribir, “Otra mierda a la basura”

El desprecio por los sentimientos ajenos, el deseo de que el adversario sea aniquilado, sea destruido para siempre, es síntoma de que nuestra sociedad está enferma. Y no precisamente de coronavirus, que también. Si lo mejor de cada persona aparece ante las dificultades, lo peor de cada uno asoma ante las desgracias, las dificultades y la tragedia de los demás.

los tuits miserables de la politica;
Los tuits miserables de la politica;

"En momentos de desgracia o tormento, unos pueden perder la dignidad mientras otros se aprovechan y se burlan 'para sentirse algo mejor', sin darse cuenta de que todos participamos, ellos también, en el mismo drama"

 

¿Qué nos está sucediendo cómo país? ¿Cómo somos capaces de reaccionar de forma tan inhumana y tan poco empática ante las emociones de preocupación, pesar o lamento que otros manifiestan, aunque ni siquiera los conozcamos? ¿Qué cables se conectan en nuestra cabeza para que, sin mediar interés alguno, se humille, se mofe y se hagan burlas y chistes de los sentimientos de dolor de los demás? ¿Por qué ese desprecio y ese deseo de aniquilar a los demás por sus ideas?

Ambos protagonistas de los tuits, me recuerdan a los espectadores de aquel baile maldito que Sídney Pollack llevó a la pantalla. Todos participamos de un drama colectivo. Todos bailamos en esa danza diabólica que significa el virus que se ha instalado en nuestro mundo y en nuestra vida. No se está al margen, no se es superior a nada ni a nadie. No estamos, nadie lo está, en ninguna privilegiada situación.

Mientras una gran mayoría anima a mantenerse unidos, a solidarizarnos los unos con los otros, a empujar juntos en ayudar a resolver la gravedad de la situación que nos ha tocado vivir, otros, cuan francotiradores fríos y sin sentimientos, vomitan y lanzan su bilis sobre cualquiera que no comparta sus ideas políticas. Sobre cualquiera que se atreva a cuestionar la gestión de una crisis sanitaria realizada por un gobierno más proclive a la imagen, a las soflamas, a las pancartas y a las caceroladas que a gestionar con acierto y en interés de todos.

Transcurridos quince días desde la declaración del Estado de Alarma, todavía no hay un plan de acción concreto, definido, que salve la situación sanitaria, la situación social y el abismo económico al que estamos abocados.

Se adquieren suministros sanitarios y test de diagnóstico que resultan un bochorno absoluto por su falta de rigor, mientras sanitarios, miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, cuerpos policiales autonómicos, Policías locales y Ejército, carecen de elementos básicos de protección. 

Se establecen criterios sobre el alcance de la movilidad ciudadana por acuerdo del Congreso de los Diputados y, en tan solo cuarenta y ocho horas, se cambian unilateralmente y a ritmo de rueda de prensa del presidente del Gobierno.

Las medidas laborales para paliar los efectos del Covid-19 son demenciales. Impedirán la recuperación económica y conducirán a un mayor nivel de desempleo. Peligra el equilibrio económico y la salud de las cuentas públicas porque aumentan el déficit y reducen la confianza de los inversores.

Eso, rezad, rezad

Si algo puede salir mal, saldrá mal. Este gobierno se ha convertido en el mayor ejemplo de que la llamada Ley de Murphy, ley debida al ingeniero aeroespacial Edward Murphy, es absolutamente cierta

Una cosa es chutar y otra muy distinta parar. Desde la oposición se chuta. Se puede decir y proponer absolutamente todo, cualquier cosa por muy disparatada que sea. En el gobierno, se para. Se debe ser consciente de los riesgos porque un error supone un gol. 

Todos, desde el gobierno, desde la oposición, desde los hospitales, los coches de patrulla, desde el trabajo voluntario más humilde o desde los balcones, debemos ayudar con nuestro comportamiento a alcanzar el éxito. No vale otra cosa. Dejemos las conductas demoledoras y de desprecio a los demás, que en nada ayudan. 

Estamos perdiendo ese concepto tan enriquecedor como es la solidaridad. Somos solidarios, sí, pero con los nuestros, con los que piensan igual. El resto, a la basura.

Todos los ciudadanos, por educación y moral, debiéramos respetar y no despreciar el dolor o los momentos críticos de los demás. Cuanto más alta es la responsabilidad, más todavía.

Valoremos y rechacemos la miseria moral de aquellos que ante nuestra desesperación, angustia y necesidad nos animan con un miserable “¡danzad, danzad, malditos!”

Alberto Astorga 

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario