Deportes de élite | Carmen Heras

Deportes de élite | Carmen Heras

Deportes de élite | Carmen Heras

Deportes de élite

CARMEN HERAS

Hay inteligencia en saber construir unas frases perfectas (sujeto, verbo, etc.), tal y como lo hacen los literatos, y en pronunciarlas con una entonación precisa, como oímos a los buenos periodistas de la radio. También en presentar unas conductas de manera coherente, en planificar un discurso creíble, en fijar el foco en unos aspectos de la realidad en vez de en otros, sacándole posibilidades a los matices. Pero para que hay juego alguien debe estar enfrente, ‘devolviendo la pelota’, hacia la portería del contrario, cambiando de sitio en el tablero la pieza clave de ajedrez -la mente puesta ya en el siguiente movimiento del contrario-, ‘encestando’ en canasta ajena una y varias veces , haciendo triples si se tercia…, jugando, en definitiva, con unas reglas aceptadas a priori por todas las partes y legitimadas por los árbitros correspondientes. Jugando, sí, pero con deportividad; no solo intentando ganar a cualquier precio.

Solo entonces es posible que se celebre un partido excelente, plausible y digno de atención, con verdadero interés para los aficionados y para los que no lo son tantopues -al no disponer los contendientes de buenos conocimientos y un adecuado sentido de la épica-, nadie puede prever desde el principio quién ganará y, sobre todo, nadie podrá hacerlo solo por los defectos del contrario

"Todo el mundo sabe que hoy solamente hay dos fuerzas políticas que pueden ser las responsables de la construcción de un gobierno en este país"

Todos tenemos en mente a deportistas de prestigio ganando y perdiendo, desde el más absoluto respeto al contrincante, a lo largo de su vida deportiva. Con ese señorío natural que no se aprende en un libro. ¿Ustedes se imaginan que las figuras deportivas jugaran solo para que sus seguidores los siguieran agasajando y vitoreando?, ¿que establecieran su juego, atendiendo únicamente a las hipotéticas preferencias de los censados en las listas de población, de los asistentes a un estadio, por ser éstos quienes han comprado las entradas?, ¿mirando de conseguir que las preferencias de los más radicales en la visión del juego primasen sobre otras cuestiones deportivas para así́ ser los favoritos de éstos y arrancar de ahí́ posibles votos de aceptación?

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Todo el mundo sabe que hoy, aun existiendo diferentes partidos en el arco parlamentario español, solamente hay dos fuerzas políticas que pueden ser las responsables de la construcción de un gobierno en este país. Una se sitúa en la parte ideológica de la derecha (PP) y la otra en la de la izquierda (PSOE). Luego podrán unirse a opciones diversas en función de estrategias, tácticas y geométricas, pero el quid de la cuestión, la responsabilidad histórica de liderazgo, siempre está en los mismos lugares.

Por eso los ciudadanos reclaman el juego limpio de todos, pero fundamentalmente de los dos grandes partidos clásicos, con hojas de servicio contrastadas a lo largo del tiempo.

Pablo Casado y Pedro Sánchez; PP y PSOE, alternativas reales de gobierno;

Uno de los motivos por los que los votantes emiten su voto a favor de una u otra opción es del definido coloquialmente como el del “mal menor”, para que gobierne el menos malo, según su interpretación de la situación del tablero de juego, en economía, en servicios sociales, etc. Incluso lo hacen los más ‘adictos’ con verdadera rabia interna por no tener verdaderas opciones de elegir. Un partido en la oposición debiera estar, desde el principio, marcando un programa alternativo al que critica, con verdadera responsabilidad de estadista, pues tarde más o menos, volverá al gobierno.

Y porque solamente eso le dará votos razonados, al crear las situaciones propicias para su vuelta. Si solo se limita a criticar no conseguirá la confianza mayoritaria ni el número de votos necesarios. Ya lo dijo el recientemente fallecido Pere Casaldáliga; “no solo hay que ser creyente, también hay que ser creíble”. 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Deportes de élite, por Carmen Heras

Deportes de élite | Carmen Heras

Hay inteligencia en saber construir unas frases perfectas (sujeto, verbo, etc.), tal y como lo hacen los literatos, y en pronunciarlas con una entonación precisa, como oímos a los buenos periodistas de la radio. También en presentar unas conductas de manera coherente,...
El nuevo liderazgo en las organizaciones, por Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que creo será prolongada. Lo que sí debemos...
La ineptocracia, por Carmen Heras en Visioncoach

La ineptocracia | Carmen Heras

Este artículo se sustenta en la tesis de que si bien el más puro sentido generalista de la democracia lleva consigo la plena posibilidad -para todos- de representación, una vez probado tal aserto debiéramos conseguir, que ciertos puestos claves de acción y dirección...
Jóvenes Liberales de Ecuador;

Jóvenes Liberales Ecuador | Martín Barragán Álvarez

Jóvenes Liberales Ecuador nace de la necesidad histórica y atemporal de conectar a una nueva generación consciente, conectada y cada vez más crítica de la realidad, con los temas actuales de coyuntura nacional tanto como internacional. A Jóvenes Liberales Ecuador nos...
Liderazgo de elites, por Carmen Heras

La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación: Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento,...
El extraño caso de Garvín de la Jara, por Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

  Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos. Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas...
Ines Martínez, precandidata a Diputada con Nuevas Ideas;

El Salvador: Ines Martínez, valor para Nuevas Ideas

   Con Maestría en Ciencia Política, un Postgrado internacional en Liderazgo para la Gestión pública y Licenciatura en Relaciones internacionales, especializaciones en Derecho internacional Público y Privado, Geopolítica y Geoestrategía de los estados y Derecho del...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara

EMILIO BORREGA

 

Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos.

Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas elecciones municipales que se celebraron en mayo de 2019, hace poco más de un año, sus habitantes repartieron sus votos de la siguiente manera. Para el Partido Popular, PP, fueron 42 votos; Ciudadanos recibió 17; uno menos el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, que recibió 16; Ya menos y con solo 11 se quedó Extremadura Unida. Con este resultado, el Consistorio local quedó conformado con 2 concejales para el PP y 1 para Ciudadanos. Tomo posesión como Alcalde de Garvín de la Jara el candidato del PP, al ser este el candidato más votado y tener más concejales. Todo normal. Todo normalidad democrática.

Transcurrido un año desde las elecciones municipales, haces escasas fechas, el compañero de partido, PP, y de Corporación del Alcalde, dimite de cargo por cuestiones personales y, como decimos en Extremadura, “corre lista”. Y es aquí precisamente cuando por estas casualidades y designios desconocidos del devenir político, las carambolas, rebotes y desvíos de la Ley Electoral, entra como concejal del Consistorio de nuestra pequeño localidad cacereña el candidato del PSOE, ¡Oh Democracia!, que un año antes se había quedado fuera por voluntad popular.

Así las cosas y bendecidas estas por la legislación vigente, toma posesión de su cargo el referido concejal, el del Partido Popular sigue siendo Alcalde y el de Ciudadanos mantiene su concejalía. 

"Por estas extrañas cosas de nuestra política, dimite un concejal del PP y le sustituye, ¡oh, Democracia!, uno del PSOE, quien presenta moción de censura junto al de Ciudadanos para convertirse en alcalde"

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio J. Borrega es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política. Ha compaginado siempre su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja

Decía Miguel de Cervantes en El Quijote, que “cada uno es como Dios lo hizo, y aun peor muchas veces”. Pues bien, por estas extraordinarias cosas que tiene la vieja y mala política, aúnan voluntades y se alían el concejal recién llegado, al que el pequeño pueblo no quería, con el concejal de Ciudadanos que ya estaba presente en la Corporación. Ambos juntos, en identidad de intereses, presentan una moción de censura para entregar la alcaldía al recién llegado concejal socialista o para echar al alcalde del PP mayoritariamente votado. Como queramos verlo, según la perspectiva.

El resultado de esta zafia maniobra es una alianza entre Ciudadanos y el PSOE para colocar como Alcalde de la Corporación municipal a un concejal que no fue apoyado ni votado por el pueblo, que además accede a ser concejal por la dimisión de otro concejal del PP, y al que restan poco menos de tres años de legislatura como Alcalde, cuando el pueblo, nuestro pequeño pueblo, quiso al otro y así lo demostró con su voluntad en unas elecciones democráticas.

Si comparamos los votos, el Partido Popular había obtenido 42 votos, mientras que la suma alcanzada entre el PSOE y Ciudadanos solo llega a 33. Debería ser entonces alcalde el del PP, por la mayoría de votos legítimamente expresados por los vecinos de Garvín de la Jara.

Pero si, además, los vecinos le dieron más votos al candidato de Ciudadanos frente al del PSOE, la más lógico dentro del esperpento, sería que en esa alianza fuese alcalde el más votado, es decir, el concejal de Ciudadanos.

Si la Ley Electoral permite este tipo de argucias políticas, autoriza ‘estrujar’ las normas en beneficio propio o en perjuicio del contrario, ¿qué pinta el elector en todo esto? ¿dónde queda la voluntad expresada por el pueblo de Garvín de la Jara tras ser convocado a una elecciones libres?

Cada vez es más indudable y más evidente que la política sufre la desafección de los ciudadanos. El votante no se siente identificado con el político ni con los partidos. Los sitúa en un plano distinto, en otro nivel, no superior, por supuesto, y lo hace porque los políticos tienden a ‘romper modelos’, a ‘cruzar líneas’ y a ‘forzar’ al máximo el sistema en su beneficio. Lo hace, además, sin consideración alguna, sin medir las consecuencias, la transcendencia y los resultados a largo plazo.

"Si la Ley Electoral permite este tipo de argucias políticas, autoriza 'estrujar' las normas en beneficio propio o en perjuicio del contrario, ¿qué pinta el elector en todo esto?"

¿Nos podemos sentir identificados con nuestros políticos? ¿Nos podemos sentir identificados con esos políticos que hacen esa política? Decidan ustedes mismos.

El ciudadano, esa persona tranquila y libre al que cada cuatro años le pedimos el voto, al que agasajamos e ilusionamos con propuestas de futuro, al que prometemos solucionar sus problemas, al que ofrecemos grandes ideas y proyectos y al que aseguramos que vamos a representarlo fielmente en las instituciones, y que confiado va a la urna y nos vota, o no, le debemos un respeto. ¿Dónde está el respeto a los ciudadanos de Garvín de la Jara en esta extraña e irresponsable decisión?

La política levanta muros entre los políticos y los ciudadanos, muros que son cada vez más sólidos y más difíciles de derribar. El sentido común, ese que es el menos común de los sentidos, se pierde cuando las personas razonables dejan de serlo para convertirse en políticos.

Esta situación, real y actual, no es cuestión de partidos políticos, ni de los de siempre ni de los de ahora, puesto que si algo está mal, está mal. Lo haga quien lo haga y desde el partido político que lo haga. Esto es cuestión de política, de política con mayúsculas. Es cuestión de que nuestros políticos, esas personas en quienes confiamos, sean capaces de anteponer los intereses generales por encima de sus intereses particulares o de partido.

Se trata de mirar al ciudadano a la cara y acordarse siempre de él, de que está ahí. Y de que está ahí, no solo en periodos electorales, sino durante toda la legislatura. Se trata, en definitiva, de hacer la política grande con nuestras decisiones, aunque estas se tomen en un pequeño pueblo extremeño de tan solo 95 habitantes, más o menos, situado en la extensa provincia de Cáceres y llamado Garvín de la Jara.

Emilio Borrega

Otros artículos de Emilio Borrega

 

Deportes de élite, por Carmen Heras

Deportes de élite | Carmen Heras

Hay inteligencia en saber construir unas frases perfectas (sujeto, verbo, etc.), tal y como lo hacen los literatos, y en pronunciarlas con una entonación precisa, como oímos a los buenos periodistas de la radio. También en presentar unas conductas de manera coherente,...
El nuevo liderazgo en las organizaciones, por Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que creo será prolongada. Lo que sí debemos...
La ineptocracia, por Carmen Heras en Visioncoach

La ineptocracia | Carmen Heras

Este artículo se sustenta en la tesis de que si bien el más puro sentido generalista de la democracia lleva consigo la plena posibilidad -para todos- de representación, una vez probado tal aserto debiéramos conseguir, que ciertos puestos claves de acción y dirección...
Jóvenes Liberales de Ecuador;

Jóvenes Liberales Ecuador | Martín Barragán Álvarez

Jóvenes Liberales Ecuador nace de la necesidad histórica y atemporal de conectar a una nueva generación consciente, conectada y cada vez más crítica de la realidad, con los temas actuales de coyuntura nacional tanto como internacional. A Jóvenes Liberales Ecuador nos...
Liderazgo de elites, por Carmen Heras

La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación: Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento,...
El extraño caso de Garvín de la Jara, por Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

  Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos. Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas...
Ines Martínez, precandidata a Diputada con Nuevas Ideas;

El Salvador: Ines Martínez, valor para Nuevas Ideas

   Con Maestría en Ciencia Política, un Postgrado internacional en Liderazgo para la Gestión pública y Licenciatura en Relaciones internacionales, especializaciones en Derecho internacional Público y Privado, Geopolítica y Geoestrategía de los estados y Derecho del...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

¡Rezad, rezad, malditos! | Alberto Astorga

¡Rezad, rezad, malditos! | Alberto Astorga

¡Rezad, rezad, malditos! | Alberto Astorga

¡Rezad, rezad, malditos!

 

ALBERTO ASTORGA

 

Hace unos días, una edil de esta España, tuvo el desafortunado momento de tuitear, respondiendo a una conversación que le era del todo ajena, unas improcedentes palabras de bastante mal gusto y que no venían ni siquiera a cuento. 

Ante la preocupación mostrada por una tuitera de que su abuela fuera ingresada, recibe el ánimo de uno de sus seguidores quien le afirma que rezará por ella. Nuestra edil, sin que nadie le dé vela en la conversación, se anima a terciar con un “eso, rezad, rezad”. El tuit de marras.

Todos tenemos, en algún momento de nuestra vida, un mal momento. No voy a hacer interpretaciones, sino simplemente traerlo a colación. Indudablemente, las palabras, etiquetan por ellas mismas a quien las escribió y también a quienes la jalearon y animaron con likes y retwits.

Las tristes palabras utilizadas me recordarón la película “Danzad, danzad, malditos”, título que se le dio en español a la dirigida por Sídney Pollack, en 1969 e inspirada en la novela de Horace McCoy.

"Su sufrimiento físico y emocional es motivo de apuestas y de diversión entre quienes los contemplan durante días y noches con morbo y deleite del decamente espectáculo"

 

Se desarrolla durante la Gran Depresión estadounidense. En el ambiente de miseria y desesperación de la época, los participantes inscritos en un maratón de baile danzan sin cesar, hasta el límite de su resistencia física, con la esperanza de poder comer y cobijarse cada día esperando ganar un premio final. Solo ganará aquel que aguante más que los demás, después de bailar y bailar “hasta que la naturaleza humana lo permita”

Su esfuerzo titánico, desesperado y vital, su sufrimiento físico y emocional es motivo de apuestas y de diversión entre quienes los contemplan durante días y noches con morbo y deleite del decadente espectáculo.

RO, Concejal del PSOE de Badajoz
Tuit de Ro; concejal socialista de Badajoz;

Esa miseria moral retrata la deshumanización a la que pueden llegar algunas personas cuando las condiciones y los momentos se lo permiten. Normalmente, en momentos en que la desgracia, el tormento o la enfermedad se hacen presentes. Unos pueden perder la dignidad mientras otros se aprovechan y se burlan “para sentirse algo mejor”, “sentirse superiores”, sin darse cuenta de que  todos participamos, ellos también, en el mismo drama.

Otro desafortunado instante, y este de mayor enjundia, desprecio y mal gusto, lo tuvo otro personaje peninsular y también a través de Twitter. Ante la noticia del fallecimiento de un médico de urgencias del Hospital de Navarra por Covid-19, no se le ocurre otra cosa que, por tratarse el fallecido de un militante de VOX, escribir, “Otra mierda a la basura”

El desprecio por los sentimientos ajenos, el deseo de que el adversario sea aniquilado, sea destruido para siempre, es síntoma de que nuestra sociedad está enferma. Y no precisamente de coronavirus, que también. Si lo mejor de cada persona aparece ante las dificultades, lo peor de cada uno asoma ante las desgracias, las dificultades y la tragedia de los demás.

los tuits miserables de la politica;
Los tuits miserables de la politica;

"En momentos de desgracia o tormento, unos pueden perder la dignidad mientras otros se aprovechan y se burlan 'para sentirse algo mejor', sin darse cuenta de que todos participamos, ellos también, en el mismo drama"

 

¿Qué nos está sucediendo cómo país? ¿Cómo somos capaces de reaccionar de forma tan inhumana y tan poco empática ante las emociones de preocupación, pesar o lamento que otros manifiestan, aunque ni siquiera los conozcamos? ¿Qué cables se conectan en nuestra cabeza para que, sin mediar interés alguno, se humille, se mofe y se hagan burlas y chistes de los sentimientos de dolor de los demás? ¿Por qué ese desprecio y ese deseo de aniquilar a los demás por sus ideas?

Ambos protagonistas de los tuits, me recuerdan a los espectadores de aquel baile maldito que Sídney Pollack llevó a la pantalla. Todos participamos de un drama colectivo. Todos bailamos en esa danza diabólica que significa el virus que se ha instalado en nuestro mundo y en nuestra vida. No se está al margen, no se es superior a nada ni a nadie. No estamos, nadie lo está, en ninguna privilegiada situación.

Mientras una gran mayoría anima a mantenerse unidos, a solidarizarnos los unos con los otros, a empujar juntos en ayudar a resolver la gravedad de la situación que nos ha tocado vivir, otros, cuan francotiradores fríos y sin sentimientos, vomitan y lanzan su bilis sobre cualquiera que no comparta sus ideas políticas. Sobre cualquiera que se atreva a cuestionar la gestión de una crisis sanitaria realizada por un gobierno más proclive a la imagen, a las soflamas, a las pancartas y a las caceroladas que a gestionar con acierto y en interés de todos.

Transcurridos quince días desde la declaración del Estado de Alarma, todavía no hay un plan de acción concreto, definido, que salve la situación sanitaria, la situación social y el abismo económico al que estamos abocados.

Se adquieren suministros sanitarios y test de diagnóstico que resultan un bochorno absoluto por su falta de rigor, mientras sanitarios, miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, cuerpos policiales autonómicos, Policías locales y Ejército, carecen de elementos básicos de protección. 

Se establecen criterios sobre el alcance de la movilidad ciudadana por acuerdo del Congreso de los Diputados y, en tan solo cuarenta y ocho horas, se cambian unilateralmente y a ritmo de rueda de prensa del presidente del Gobierno.

Las medidas laborales para paliar los efectos del Covid-19 son demenciales. Impedirán la recuperación económica y conducirán a un mayor nivel de desempleo. Peligra el equilibrio económico y la salud de las cuentas públicas porque aumentan el déficit y reducen la confianza de los inversores.

Eso, rezad, rezad

Si algo puede salir mal, saldrá mal. Este gobierno se ha convertido en el mayor ejemplo de que la llamada Ley de Murphy, ley debida al ingeniero aeroespacial Edward Murphy, es absolutamente cierta

Una cosa es chutar y otra muy distinta parar. Desde la oposición se chuta. Se puede decir y proponer absolutamente todo, cualquier cosa por muy disparatada que sea. En el gobierno, se para. Se debe ser consciente de los riesgos porque un error supone un gol. 

Todos, desde el gobierno, desde la oposición, desde los hospitales, los coches de patrulla, desde el trabajo voluntario más humilde o desde los balcones, debemos ayudar con nuestro comportamiento a alcanzar el éxito. No vale otra cosa. Dejemos las conductas demoledoras y de desprecio a los demás, que en nada ayudan. 

Estamos perdiendo ese concepto tan enriquecedor como es la solidaridad. Somos solidarios, sí, pero con los nuestros, con los que piensan igual. El resto, a la basura.

Todos los ciudadanos, por educación y moral, debiéramos respetar y no despreciar el dolor o los momentos críticos de los demás. Cuanto más alta es la responsabilidad, más todavía.

Valoremos y rechacemos la miseria moral de aquellos que ante nuestra desesperación, angustia y necesidad nos animan con un miserable “¡danzad, danzad, malditos!”

Alberto Astorga 

Deportes de élite, por Carmen Heras

Deportes de élite | Carmen Heras

Hay inteligencia en saber construir unas frases perfectas (sujeto, verbo, etc.), tal y como lo hacen los literatos, y en pronunciarlas con una entonación precisa, como oímos a los buenos periodistas de la radio. También en presentar unas conductas de manera coherente,...
El nuevo liderazgo en las organizaciones, por Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que creo será prolongada. Lo que sí debemos...
La ineptocracia, por Carmen Heras en Visioncoach

La ineptocracia | Carmen Heras

Este artículo se sustenta en la tesis de que si bien el más puro sentido generalista de la democracia lleva consigo la plena posibilidad -para todos- de representación, una vez probado tal aserto debiéramos conseguir, que ciertos puestos claves de acción y dirección...
Jóvenes Liberales de Ecuador;

Jóvenes Liberales Ecuador | Martín Barragán Álvarez

Jóvenes Liberales Ecuador nace de la necesidad histórica y atemporal de conectar a una nueva generación consciente, conectada y cada vez más crítica de la realidad, con los temas actuales de coyuntura nacional tanto como internacional. A Jóvenes Liberales Ecuador nos...
Liderazgo de elites, por Carmen Heras

La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación: Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento,...
El extraño caso de Garvín de la Jara, por Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

  Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos. Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas...
Ines Martínez, precandidata a Diputada con Nuevas Ideas;

El Salvador: Ines Martínez, valor para Nuevas Ideas

   Con Maestría en Ciencia Política, un Postgrado internacional en Liderazgo para la Gestión pública y Licenciatura en Relaciones internacionales, especializaciones en Derecho internacional Público y Privado, Geopolítica y Geoestrategía de los estados y Derecho del...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario