El valor de la verdad | Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

El valor de la verdad

 

VICTOR PÍRIZ

 

¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras vidas a labores públicas.

La mentira es consustancial al ser humano. Desde pequeños se aprende a mentir porque creemos que se evitan problemas; porque creemos ganar ciertas ventajas; porque mintiendo bien crees ganar terreno en cualquier ámbito. La política no es en esto una isla ni una excepción, porque en ella, donde debería condenarse la mentira por encima de cualquier ámbito de la vida, cada día toma posición con más ímpetu, avanza desconsoladamente y se convierte en la base de acción de gobiernos. España es un claro ejemplo.

Esta crisis ha demostrado que las cosas se pueden hacer mal o peor, pero, sobre todo, ha puesto de manifiesto que algunos han hecho de la mentira su forma de hacer política, su forma de estar en política y de sobrevivir en ella

Frase de Victor Píriz; Visioncoach;

Desde el primer momento, mienten con los datos. Engañan descaradamente con datos que no cuadran y que contrastan con fuentes públicas que hablan de 24.000 muertes más de las que reconoce el Gobierno, cuando, sumando sólo los que reportan Madrid, Cataluña y Andalucia en sus páginas web, ya se supera la cifra de 29.000, de la que habla con bochornosa insistencia el Gobierno de la mano de su portavoz ‘con bata de científico’, Simón.

En esta España en la que se negó durante semanas el luto oficial y el crespón negro para ‘no entristecer a la sociedad’ que perdía cada día a mil de los nuestros;  en esta España en la que se nos hurtó como ciudadanos las imágenes más duras de la pandemia, decidiendo el Gobierno por nosotros qué había que ver y qué no; en esta España en la que se terminó homenajeando a los fallecidos tarde y casi de forma clandestina, ¿podremos saber alguna vez a cuántos se ha homenajeado?

Nunca lo sabremos, al menos no por boca de este gobierno que decidió que la mentira era su mejor forma para defenderse ante su incompetencia para gestionar la crisis. Igual que ese niño pequeño que todos llevamos dentro trata de parapetarse mintiendo, echando la culpa a otros de sus errores, ya sean Ayuso, Feijoó o Moreno Bonilla, y trata de huir de sus responsabilidades escurriendo el bulto en cuanto ha podido. Da igual, la culpa siempre es de otros.  

Victor Piriz diputado del PP en el Congreso
Victor Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamenario Popular.
Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de Empresa y Trabajo por la Universidad de Extremadura.
Ha dirigido departamentos financieros de empresas regionales, nacionales y multinacionales. Ha sido Director y Subdirector de FUNDECYT.
Cómo única experiencia previa en política está el haber sido Concejal del Ayuntamiento de Talavera la Real, en Badajoz. 

Nos han mentido también con informes que no existían, pero que hacían referencia a su ‘gran gestión’ durante la crisis. Han mentido con ‘comités de expertos’ en los que se parapetaban para tomar decisiones y que, ante la evidencia, tuvieron que reconocer que nunca existieron. Faltaron a la verdad cuando dijeron que las mascarillas no eran importantes, cuando la realidad era su incapacidad para comprarlas. Engañaron también con los test, que se consiguieron tarde y, cuando llegaron, no funcionaban. Inventaron cuando dijeron que no se podía prever la crisis en marzo, cuando tenían avisos de la OMS y, desde el propia Gobierno, se estaba avisando a sus diferentes estructuras de la que se venía encima.

Falsearon cuando afirmaron que solo habría ‘dos o tres fallecidos’ en esta crisis, creando la sensación general de que este virus no era más que una gripe fuerte. Mintieron cuando, antes de dos procesos electorales, dijeron que el virus estaba controlado y que la gente debía salir a disfrutar del verano. Y lo hicieron también cuando no impidieron, sino que promovieron, que las manifestaciones del 8M se celebrasen. ‘Todo superdrástico, tía’.

Frase de Victor Piriz en Los valores de la verdad,

Y no pararon ahí, no. Faltaban a la verdad cuando informaban de los positivos en el seno del propio Gobierno y en sus entornos para evitar las cuarentenas, o cuando ocultaron que la vicepresidenta socialista acudió a tratar su enfermedad en la sanidad privada. Engañaron a los profesionales sanitarios a los que nunca protegieron, facilitándose que nuestro país alcanzara los mayores índices de contagios del mundo. Nos mintieron a todos cuando dijeron que salíamos ‘más fuertes’ tras arrasar la economía, empleos y esperanzas de los españoles.

Contaron trolas todo el rato, lo hicieron de forma deliberada y consciente y las publicaron para mantenerse políticamente vivos. En una sociedad madura, en una democracia adulta, mentir supone dimitir. Aquí no, aquí puedes engañar sobre tu propia tesis y ser presidente del gobierno.

Mentiras en la política
El valor de la verdad en la política, de Victor Píriz

Decía Jules Renard, “de vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes”. No siquiera eso ha hecho este gobierno. Por eso quiero reivindicar el papel de la política, el papel del servidor público que asume sus responsabilidades ante los ciudadanos: la figura del alcalde que pide disculpas por su error, el protagonismo del parlamentario que pide perdón por no defender correctamente a sus ciudadanos, el rostro de quien realiza su cometido para mejorar la vida de los demás y no la suya propia. Quiero poner en valor el papel del político que acierta y se equivoca, pero que da la cara.

La mentira es el antónimo de la política. Debería serlo. Mentir debería inhabilitar para ostentar un cargo público. En Estados Unidos existen mecanismos y resortes constitucionales para incluso destituir a los presidentes que son descubiertos mintiendo. Aquí no. Aquí en España mienten mientras valoran las encuestas para comprobar el resultado demoscópico de la mentira y, sino se sale mal parado en las misma, se incide en ellas, aunque se conviertan en un gobierno ilegítimo por hacer todo lo contrario de lo que juraron o prometieron ante el Rey y la Constitución.

En esta sociedad tan necesaria de valores y referentes, quiero ensalzar la verdad en política. El valor de asumir tus responsabilidades. El valor de ser valiente. Nada como decir la verdad para seguir siendo libres.

Víctor V. Píriz Maya

Otros artículos de Víctor Píriz

 
El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Cabeza de ratón | José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

Cabeza de ratón

JOSÉ MARÍA MARTÍN

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas. 

Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en posesión de la verdad, pensar que somos imprescindibles, que sabemos más que cualquier otro y que nadie hace las cosas mejor que nosotros.

Cuando en una empresa, asociación, federación o cualquier otra agrupación de españoles se produce una discrepancia o una diferencia de ideas o posturas frente a una situación que exige tomar decisiones importantes, es muy normal que la parte que resulta perdedora en el enfrentamiento, en lugar de reconocer su derrota y trabajar juntos por el proyecto común, opte por separarse del colectivo y fundar una nueva agrupación -la auténtica, por supuesto- que luchará por los mismos objetivos que la anterior, pero siguiendo las directrices del nuevo líder y de su grupo de confianza

Frases de José María Martín; Cabeza de ratón, en Visioncoach;

En los partidos políticos ocurre exactamente lo mismo. En cada toma de decisiones donde la importancia del tema da lugar a enfrentamientos, la facción perdedora opta, o en algunos casos se ve obligada por la facción ganadora, por abandonar el partido con todos sus correligionarios

Jose María Martin Guillén
José María Martín Guillén es Técnico Superior en Administración y Máster en Dirección de Marketing. Empresario. Ha publicado diversos artículos en revistas y diarios digitales, como 4UPRES y ABC del Mar Menor.
Ha sido Secretario General Nacional de Coalición de Centro Democrático, CCD. En la actualidad colabora con la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones, MERP.

En los partidos grandes -léase PP, PSOE, Podemos, VOX y hasta hace poco también Ciudadanos- se suelen conformar con mantenerse como ‘corrientes de opinión’, cosa lógica dada su posición de privilegio y poder absoluto. Ya se sabe que ‘quien se mueve no sale en la foto’ y nadie está dispuesto a dejar el chollo  conseguido con tanto esfuerzo. Solo en determinados casos, locales en su mayoría y basados en la capacidad de liderazgo y la popularidad del líder, se producen escisiones con algún futuro.

Es, sin embargo, en los partidos pequeños, sin representación parlamentaria o incluso sin representación municipal alguna, donde vemos con mayor frecuencia este baile continuo en la creación y desaparición de partidos y asociaciones políticas, muchas veces en tiempos previos a una elecciones.

Muchas de estas agrupaciones se adjudican ellas mismas etiquetas de ‘democrático’, aunque actualmente la moda va por etiquetas del tipo ‘libertad’, ‘más’ lo que sea, ‘ciudadanos’, o cualquier otro nombre que parezca cercano a las personas, tienen una vida corta. Otras logran afianzarse en el área local en una zona geográfica o, por el contrario, en zonas muy distantes entre sí, en función, tal y como comentaba antes, de las personas al frente del partido en esas poblaciones.

Cuando alguien con ideas claras y sin afán de protagonismo intenta hablar con estos pequeños partidos sobre la creación de partido único, más fuerte, más unido, con mayores posibilidades de cara a poder plantear una alternativa real al bipartidismo anterior, o a la política de bloques actual que domina el panorama electoral español, suele encontrar receptividad e interés por el proyecto, sí, pero no nos dejemos engañar por esa falsa predisposición, pues la realidad es muy distinta.

Por intereses ocultos, por miedo a perder lo que se tiene, por temor a no dar la talla y, la mayoría de las veces, por el desmedido ego de los que lideran las organizaciones, muchos de estos partidos prefieren ser cabeza de ratón, aunque jamás puedan salir de su ratonera

Otros artículos de José María Martín

El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Lo menos malo | Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Lo menos malo

CARMEN HERAS

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente, resulta explicable y no hay que ‘rasgarse las vestiduras’; también los jóvenes que debaten y exigen sobre su autonomía lejos de los padres, vuelven de vez en cuando y les piden ayuda en la resolución de los entuertos.

Recordemos la época en la que vivimos, de profundo y mayoritario descreimiento de todo y de todos, en cualquiera de las direcciones que se mire. No olvidemos que a los gobiernos también los consolidan las propias debilidades e incompetencias de los contrincantes, y tan es así que cualquier movimiento que produzca miedo entre la ciudadanía, los reafirma y justifica.

Nadie quiere riesgos cuando existe el miedo; el miedo al virus; miedo a que se colapse el sistema sanitario -el estado del bienestar ya no es lo que era-; miedo al debacle económico; miedo a que no haya pensiones para todos con tanto paro y empleos tan escuálidos

Irse ahora se valoraría como una debilidad en toda regla para futuras convocatorias electorales, amen de tener que renunciar a apetitosas canonjías.

Así van las cosas y así estamos -como el título de la primera novela de Juan Marsé“Encerrados con un solo juguete”, pues, a ciencia cierta, nadie puede escapar de su propio papel en este drama.

El gobierno minoritario necesita de todas las fuerzas política, pues los acuerdos con cada una de ellas nunca son estables en el tiempo -todas atentas a sus propias encuestas electorales- y pueden servir aquí y ahora pero no hacerlo al cabo de dos meses, lo que obliga a no cerrar del todo las puertas con nadie, no vaya a ser que se les precise para un último empujón.

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Es la falta de confianza en los pactos alcanzados -pactos pragmáticos a tope- con los distintos partidos, la que induce al gobierno de turno a manejar una metodología tan cortoplacista que roza en el cuasi-cinismo y origina una multitud de declaraciones contradictorias. Y todo ello fruto de la propia necesidad de mantenerse -necesidad ‘autocreada’ al aceptar gobernar de esta manera y en estas circunstancias-. Irse ahora se valoraría como una debilidad en toda regla para futuras convocatorias electorales, amén de significar la renuncia a una seríe de canonjías de lo más apetitosas.

El pueblo español votó en su momento y lo hizo entre las varias opciones de la oferta. Dejando aparte el importante porcentaje de la abstención, pareciera que su subconsciente colectivo hubiera funcionado para no otorgar mayoría a ninguno de los partidos en liza, de modo y manera que nadie tuviera las manos libres para implantar puro su propio programa de máximos. Y desde luego, despreciando la opción de que los dos más clásicos -el PSOE y el PP- pudieran hacerse de manera unívoca con el gobierno del país.

La cupula de Podemos, colocada en los ministerios

Aunque a efectos prácticos dé lo mismo llegar al poder de una forma u otra, siempre que sea democrática, y de que, según los asesores y simpatizantes, lo importante es ser votados, aun cuando sea porque el resto de la oferta no merezca mayor confianza, lo cierto y verdad es que ninguno de nuestros líderes así elegidos -y hay unos cuantos- debiera olvidar que están ahí no por sus méritos incuestionables, sino por aparecer como ‘lo menos malo’, ‘lo menos peligroso’ ´lo más moldeable’ o ‘lo más pragmático’ en una comparación ente las alternativas propuestas.

Ellos lo saben. De ahí las mañas, recursos e imprecaciones contra los adversarios, usados en la pelea diaria, escondidos entre las ‘llamadas a la responsabilidad’ y al ‘sentido de estado’. Desde luego, si yo fuera oposición tomaría buena nota para ser ‘lo mejor’. Si quieren, claro está, sea algún día, la alternativa.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Seducción | Damián Beneyto

Seducción | Damián Beneyto

Seducción | Damián Beneyto

Seducción

DAMIÁN BENEYTO

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, “dueña” de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a la pobre de Doña Inés, que a todas luces parece más simple que el mecanismo del botijo.

En nuestra querida España en pleno siglo XXI se está perpetrando una seducción que, no por ser política, desmerece de la del Tenorio de Don José Zorrilla. Se apresta nuestro apuesto presidente con la imprescindible colaboración del ‘Rasputin moscovita’ –Don Iván-, cual Brígida alcahueta, a embaucar a Doña Inés de Arrimadas y da la impresión que va a caer en la celada cual inocente paloma:

Ines Arrimadas y la Seducción de Pedro Sánchez, por Damián Beneyto

No cabe duda que las intenciones de nuestro presidente ‘Tenorio’ son las de torcer la voluntad ‘liberal’ de la cancamusa lideresa de Ciudadanos. Por otro lado, Doña Inés, a pesar de su ingenuidad manifiesta, necesita hacerse visible ante la opinión pública para insuflar algo de energía electoral a su depauperado partido. El resultado de este frenesí político va a ser, si el ‘Mejías’ de turno no lo impide, que nuestro ‘Tenorio’ patrio se a llevar al catre a la liberal Doña Inés para después ‘si te he visto, no me acuerdo’.

No se da cuenta la lideresa de Ciudadanos que el liberalismo y el socialcomunismo casan muy mal; es más, se repelen. Los PGE son la aplicación práctica de la ideología de los redactores, aunque muchas veces son auténticos ‘brindis al sol’, pues la ingeniería financiera se encarga de modificar las partidas presupuestarias y de frenar o acelerar, según proceda, el nivel de ejecución de las mismas.

Damián Beneyto en Visioncoach

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia) pero  extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Ines Arrimadas seducida por Pedro Sánchez, por Damián Beneyto

Pero además, el rédito político, para bien o para mal, no es para el que consiente; aunque no lo parezca, es para quien ejecuta, que no es otro que el gobierno de turno.

Renunciar a los principios ideológicos para estar en el candelero unos días y hacerse alguna foto que otra con el ‘Tenorio’ de turno solo conduce, a la larga, al descrédito.

Cuando el gobierno ha abandonado la socialdemocracia para revolcarse -con sus socios necesarios sin los cuales no estarían gobernando- en el comunismo rancio bolivariano, es imposible, salvo bajada evidente de ropa interior, que un partido liberal llegue a acuerdos que contrarresten las demandas de Podemos, Bildu, ERC y cía. Cualquier justificación al efecto no dejan de ser pamplinas para tranquilizar conciencias.

Doña Inés, como en el drama de Don José Zorrilla, será seducida mientras nuestro presidente ‘Tenorio’ arruinará este país y luego, se justificará de sus desatinos como un Don Juan cualquiera, repitiendo los versos ‘zorrillenses’:

Pedro Sánchez y la seducción de Ines Arrimadas, de Damián Beneyto

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

'Alea jacta est'

La suerte está echada

DAMIÁN BENEYTO

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro “Vida de los doce cesares”, cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente guerra civil.

En nuestro país estamos a pocos días de cruzar el ‘Rubicón’ del principio del curso escolar y parece que también ‘la suerte está echada’. Nadie puede dudar de que va a ser un principio de curso complicado e incluso bastante belicoso, pues a las circunstancias sanitarias que acontecen hay que unir la desidia, negligencia y abulia de nuestros gobernantes.

"La cobarde e insensata dejación de funciones de un gobierno que solo actúa para una galería de ilustres pesebreros y populacho crédulo puede llevarnos a la anarquía educativa"

Si de algo podemos acusar al gobierno socialcomunista que rige nuestros destinos es de la falta de previsión. Es decir, no saber adelantarse a los acontecimientos a pesar de los avisos que se reciben y, como consecuencia, no tomar medidas para paliar los efectos de las distintas crisis. En el tema de la pandemia que nos sigue azotando, y a pesar de las evidencias, solo se ‘actuó’ cuando los contagiados y los fallecidos ya se contaban por miles. Y en esto del comienzo del curso escolar las primeras decisiones, a quince días vista, aún no se han tomado.

Pedir, como en Extremadura, a las directivas de los centros escolares que realicen durante el mes de julio planes de contingencia por lo que pueda ocurrir, es como el que tiene tos y se rasca, es quitarse de en medio y poner a los equipos directivos a los pies de los caballos. Aunque lo peor es que el Gobierno de la nación a finales de agosto les diga a las Comunidades Autónomas que se las apañen como puedan y que ‘sálvese quien pueda’.

No seré yo quien diga que es fácil solucionar todas las variables que se pueden dar en un centro escolar para evitar los contagios, pero al menos, y para eso hay miles de asesores cobrando pingües sueldazos, desde el mes de marzo pasado el Gobierno de España debería haberse puesto manos a la obra para, si era necesario, tener respuesta a algo que podía ocurrir: un comienzo de curso con pandemia.y bienestar.

Damián Beneyto en Visioncoach

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia) pero  extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Otro aspecto que, sobre este asunto, dará sin duda mucho que hablar y que escribir es el despiporre legislativo que va ocurrir cuando cada comunidad se dedique a tomar sus propias medidas que va a volver tarumba a alumnos, padres y docentes. La cobarde e insensata dejación de funciones de un gobierno que solo actúa para una galería formada por ilustres pesebreros y populacho crédulo, puede llevar a este país a una anarquía educativa donde los ‘paganinis’ van a ser nuestros niños y jóvenes.

La pandemia, y como consecuencia el problema escolar, vuelve a poner de relieve que no fue muy buena idea transferir la sanidad y la educación a las Comunidades Autónomas. Hay competencias que para ser eficaces y no crear desigualdades deben estar centralizadas. No se puede negar la evidencia, visto lo visto y lo que se nos viene encima.

Colegio y covid19; Alea jacta est, por Damián Beneyto

Ni tenemos una gran sanidad pública, por buenos profesionales que haya, ni nuestro sistema educativo es capaz de adoptar medidas excepcionales en momentos excepcionales. Naturalmente, el problema se agudiza cuando los gobernantes que ha elegido el pueblo soberano no son capaces de dar soluciones a los problemas de los españoles que, por si se le olvida a alguien, es para lo que se les eligió.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Política nueva, política vieja | Carmen Heras

Política nueva, política vieja | Carmen Heras

Política nueva, política vieja | Carmen Heras

Política nueva, política vieja

CARMEN HERAS

Ya había reparado en ello, pero estos días, repasando documentación de mi etapa como diputada en el Congreso, he vuelto a darme cuenta. La rueda gira siempre por los mismos caminos y triturando las mismas cosas. Y lo mismo ocurre en cualquier institución o departamento de los existentes.

Entiendo así, aunque no lo comparta, el grado de ironía y hasta la ‘puntita’ de cinismo con que los más veteranos contemplan las guerras cainitas dentro y fuera de los partidos y comprendo perfectamente el sutil descreimiento de los cronistas que por profesión deben hacer todos los días un ‘telediario’ político

"Al reflexionar sobre los discursos actuales me doy cuenta de que suenan demasiado parecidos a los de entonces, porque los argumentarios están elaborados con los mismos guisos y han de tener, a la fuerza, un sabor idéntico"

Estuve en el Congreso de los Diputados en la legislatura 1996/2000. Fue la etapa del primer gobierno de José María Aznar, después de los catorce años de Felipe González. Todo parecía entonces recién descubierto y nuevo bajo el sol.

Releyendo argumentarios, sesiones de pleno, comisiones, noticias de prensa de aquellas fechas,… me doy cuenta de lo poco que ha cambiado en lo fundamental.

En toda la documentación hay, sin duda, una defensa de los temas de acuerdo a una ideología, lo mismo en la derecha que en la izquierda, pero, a su vera, se cuelan los ‘latiguillos’, las frases hechas de antemano, el deseo de ridiculizar y anular al adversario, etc., entremezclados con la visualización de las realidades incompletas que existían y aún siguen existiendo. Como ahora.

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Aquí en Extremadura se batallaba entonces por el arreglo o nueva hechura de las carreteras nacionales, por el tren y por determinadas transferencias que debían llegar, como las de Educación. También por la agricultura y las cuotas correspondientes. El mensaje y el método de propagarlo eran los mismos que ahora: unos son buenos, otros son malos; unos quieren al pueblo y otros no.

Ya no están ejerciendo la mayoría de los cargos públicos que aparecen en los papeles de mis archivos. Ahora son otros los actores en el escenario e incluso el pueblo, la gente cotidiana que va cada día a trabajar o (cuando le toca) a sellar la cartilla del paro, ya no es la misma. Los hijos de entonces han crecido y hasta es posible que hayan ocupado el lugar de sus padres en una especie de escalafón hereditario muy al estilo de las monarquías, aunque durante años los progenitores se hayan declarado republicanos.

Politica nueva, política vieja, por Carmen Heras
Nueva política, vieja política; por Carmen Heras para Visioncoach

Al reflexionar sobre los discursos actuales me doy cuenta de que suenan demasiado parecidos a los de entonces porque los argumentos están elaborados con los mismos guisos y han de tener, a la fuerza, un sabor idéntico. De ahí esa sensación de ‘déjà vu’ (ya visto) en la vida pública de hoy, que no se compadece con algo propio del siglo XXI, bastante distinto en preocupaciones y en recursos materiales.

En la vida política no parece haberse producido ninguna innovación. Se sigue debatiendo sobre la idoneidad de las portavocías; sobre el ‘peso’ político de unos u otros dentro de la organización; si un ‘piropo’ lanzado a alguien desde fuera puede dar al traste con sus posibilidades de ascender en la estructura, dada la envidia que genera en los otros; quién sucederá al quien ahora preside; quiénes serán sus adláteres… Ahora, lo único que ha cambiado es el envoltorio, mucho más rutilante, de colores más vivos. Mucho más difundido, y al momento, a través de las redes sociales. Ahí sí existen unos grandes profesionales del discurso.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras