Confinados, pero atentos | Pilar Gómez de Tejada

Confinados, pero atentos | Pilar Gómez de Tejada

Confinados, pero atentos | Pilar Gómez de Tejada

Confinados, pero atentos

 

PILAR GÓMEZ DE TEJADA

 

Han pasado ya más de dos meses y medio del primer caso de coronavirus y todavía se desconoce cómo se infectó el paciente cero. Sin embargo, no se ha dejado de especular sobre su origen. Desde la aparición de los primeros casos en Wuhan (China) han surgido varias teorías, pero, al final, ninguna de ellas se ha podido demostrar.

En cualquier caso, no voy a entrar en esa discusión. No es el objeto de este artículo. Para eso, ya tenemos muchísima información en internet de la que cada uno puede servirse y quedarse con lo que más le guste: habrá quienes prefieran la línea de la “conspiración”, otros elegirán la base científica y, quizás los más, como es mi caso, no sabremos bien con cual quedarnos y tomaremos un poco de todo.

"Si esos expertos no han sabido calcular la dimensión del problema, a pesar de poder analizar los modelos de China y de Italia, ha de cambiarse de expertos"

 

En ese origen, aun desconocido, están los culpables de esta pandemia. Sólo ellos son los culpables y me temo que jamás sabremos qué pasó. Hubiera sido clave identificar a ese paciente cero, pero eso ya no es posible. Dejemos ese trabajo a los científicos. Pero una cosa son los culpables y otra muy distinta los responsables. Y responsables hay muchos, en distintos países y a nivel global.

Recientemente hemos escuchando al presidente del Gobierno decir que “no es el momento de buscar culpables”. No estoy de acuerdo. Debemos seguir buscando el origen para que no vuelva a pasar.

Si el presidente quiso decir que no es el momento de buscar “responsables”, entonces puedo darle la razón, pero solo en parte. ¿Por qué? Pues porque cuando algo no está funcionando bien hay que ponerle remedio. Y si ese remedio implica sustituir a alguna persona, bienvenido sea. No tiene capacidad de resolver un problema quien lo ha creado.

César Daniel Girón, Red Mundial de Jóvenes Políticos en El Salvador

Pilar Gómez de Tejada Díaz es Diputada en la Asamblea de Extremadura. Ingeniera Técnica en Informática de Sistemas por la Universidad de Extremadura, cuenta también con estudios en Física. 

De profesión Consultora de Sistemas, ha sido Directora General de Administración Electrónica y Tecnologías de la Información de la Junta de Extremadura entre 2013 y 2015.

Si creemos las palabras de Pedro Sánchez cuando  se escuda, una y otra vez, en que el Gobierno ha tomado decisiones en función de lo que le han dicho los expertos y estamos ante esta situación, cabe preguntarse, ¿por qué entonces no cambia de expertos? Si esos expertos no han sabido calcular la dimensión del problema a pesar de poder analizar los modelos de China o Italia, con todos mis respetos, hay que cambiar los expertos. Es en esta parte en la que no estoy de acuerdo con que “no es el momento”.

Puede pasar también que Pedro Sánchez mienta, que los expertos hayan hecho bien su trabajo y que el Gobierno, por los motivos que sean, haya decidió desoír sus recomendaciones y priorizar otras cosas. En este caso, es obvio que el problema es el Gobierno. ¿Hay que cambiarlo entonces? El pueblo, que es soberano para ello, lo tendrá que decidir tal y como se deciden las cosas en democracia: en las urnas. Sea este este el caso, coincido en que ahora “no es el momento”. Tiempo habrá, cuando pase todo esto, que pasará, de depurar las responsabilidades políticas.

Dado que se mantienen los mismos expertos, debo pensar que el problema radica en que las decisiones que ha tomado el Gobierno, con los datos disponible, han sido las peores posibles. Entiendo, por lo tanto, que hay que cambiar esa estrategia, dejar de hacer política y empezar a gestionar la crisis. Y ahí sí que hay que estar “todos a una”.

 
Confinamiento por el Covid-19

Durante esta semana hemos escuchado a los líderes de la oposición ofrecer su apoyo incondicional al Gobierno, sin pedir ni una sola dimisión. Nada. Era lo que Pedro Sánchez pidió y es lo que la oposición le ha ofrecido. Pero, sin embargo, todos confiesan que el Presidente no los llama para tomar decisiones conjuntas. La oposición ofrece sinceramente su apoyo y el Presidente no toma ese ofrecimiento, lo que entiendo que vuelve a ser un error. 

Quiero pensar que, lo correcto sería implicar a todos ellos en la toma de decisiones. Solamente así se podría confiar en que verdaderamente se quieren enmendar los errores cometidos.

Incluso, desde una perspectiva egoísta, podría utilizarlo para repartir las responsabilidades de haber errado o acertado en las decisiones tomadas. Claro que entonces los aciertos no serían exclusivamente suyos y esta debe ser la parte que no le gusta.

Pero, lejos de ello, el Gobierno sigue instalado en la prepotencia y en el oscurantismo. ¿Por qué se aprovechan decretos con medidas específicas para la crisis del COVID-19 para encajar al vicepresidente Pablo Iglesias en el CNI? ¿Por qué se incluye también el permitir la resolución de indultos? ¿Para qué? 

Da la sensación de que alguien, sea Pedro Sánchez o sus asesores de cabecera, ha pensado que, una vez dentro BOE y “como quien no quiere la cosa”, podría pasar desapercibido ante la atención de todos “en la que está cayendo”. Probablemente, desde La Moncloa no han caído en que, al estar casi todo el mundo confinado en sus domicilios y disponer de mucho tiempo, se leen, no solo las recetas de cocina, sino hasta la última línea de las publicaciones oficiales.

Y en medio de todo este follón que tiene el Gobierno, estamos los ciudadanos españoles. La mayoría afronta esta situación con responsabilidad, solidaridad y prestando ayuda de forma altruista en todo aquello a su alcance. Gente que cose mascarillas. Gente que fabrica respiradores o protecciones para los sanitarios. Gente que tira de ingenio para hacernos amenas las horas de confinamiento y ayudar a superar la crisis. Gente que sale cada día a aplaudir, a animar y a apoyar a todos esos profesionales que velan por nuestro bienestar en todas las áreas y niveles.

Confinamiento por el Covid-19 y solidaridad

También, todo hay que decirlo, hay un muy pequeño porcentaje de gente  descerebrada, egoísta o, simplemente, idiotas, que piensa que esto no va con ellos y a los que espero sancionen sin contemplaciones. A ver si, aunque sea porque les cueste dinero, dejan de hacer el tonto y se quedan en sus casas.

Me quedo con los primeros. Son lo mejor. Me quedo con esa España solidaria que de manera espontánea es capaz de lo mejor. Gracias a eso, estoy segura de que saldremos de esta, aunque cuando salgamos ya nada sea igual.

Deseo que entonces, cuando todo esto pase, no perdamos esa buena España. Llegarán momentos duros a nuestra economía y ahí también debemos demostrar responsabilidad y solidaridad. No me cabe duda de que será así, porque los españoles somos grandes y lo demostramos cada vez que se presenta la ocasión. 

Cuando todo esto pase, que pasará, valoraremos mucho más las pequeñas cosas, esas a las que nunca damos la importancia que realmente tienen y que, de la noche a la mañana, perdemos. Quizás, para comunicarnos e interactuar, usemos menos la tecnología y más el trato directo y personal.

Y, cuando todo esto pase, que sin duda pasará, entonces sí será el momento de buscar hasta el último responsable para apartarlos para siempre. Pero, no por venganza, sino porque habrán demostrado su total incapacidad para gestionar “lo público”. No podemos permitirnos volver a errar. Nos jugamos demasiado.

Pilar Gómez de Tejada

El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario