Los espantapájaros | Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

Los espantapájaros

CARMEN HERAS

A estas alturas de la película, todo aquel al que le gusta seguir estas cosas sabe, o intuye, que un gobierno puede subsistir por los errores de los adversarios, aun cuando no tenga méritos suficientes. De ahí que los estrategas del mismo .si los hubiera. destinen esfuerzos a hacer oposición a la oposición, porque si ésta se fractura, el gobierno se refuerza.

La oposición a un gobierno, o la oposición a dicha oposición, puede conducirse en diferentes frentes: en un hipotético adelanto o atraso de los ritmos de trabajo de una determinada estructura fundamental, en el también hipotético impulso -desde la barrera- de antiguas reivindicaciones cívicas y hasta en la más que hipotética creación -dentro y fuera- de listas alternativas que dividan el voto. Siempre en nombre de las más estrictas normas democráticas.

Y ayudándose de las características más implícitas de la sociología del entorno (ser o no ser de un lugar; tener o no tener unos determinados apellidos; creencias tradicionales; intangibles, etc.) que siempre retroalimentan este tipo de procesos, a veces a favor del candidato (el ‘no me gusta, pero es de los míos’) y a veces en su contra

Los espantapájaros, de Carmen Heras

Toda regla tiene sus excepciones, claro, pero eso no la invalida para ser aplicada. De ahí la necesidad política de algunos componentes de las cúpulas partidarias al no querer darse cuenta de por dónde llegan los fuegos adversarios. Y de que, a la larga, cualquier debilidad estructural acaba siendo debilidad propia. No les importa demasiado. Saben que aunque quede poco para repartir, para ellos sí habrá, pues son el pequeño grupo que ha de hacerlo. Su miopía y egoísmo son los causantes de los daños colaterales, aunque las ‘bases adocenadas’ no hagan esfuerzo alguno por el reequilibrio y tengan también su parte de responsabilidad.

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

En política son necesarias las estrategias. Para ganar, para mantenerse, para tener mayorías absolutas. Estrategias para todo. Hay todo un juego de posibilidades que los muy avezados idean sin descanso. En la ‘sala de máquinas’ de cualquier partido siempre están los ideólogos, cuya función es crear las circunstancias que permitan la permanencia en el poder.

En la ‘cocina’ de cualquier organización se confeccionan ‘los platos’, a veces por los propios comensales, otras por empresas de comunicación contratadas a través de sus ‘gurús’ correspondientes. Se trata de que los electores ‘elijan’ de acuerdo a los propios objetivos de la organización, partido o sindicato.

Los espantapájaros, por Carmen Heras

Junto a las propuestas de un programa electoral refrendado en mayor o menor medida con unos votos, puede haber en la acción de gobierno -de cualquier gobierno- una serie de asuntos usados como repulsivo, como acicate para los propios seguidores, un ‘caramelo en la boca’, un dulce en el mostrador, para ser tomado. Incluso un ‘espantajo’ a agitar que distraiga de otras cuestiones más perentorias y urgentes que no se hacen o ante las cuales no existe la fortaleza precisa.

Por eso, al ‘adversario’ hay que elegirlo bien. No siempre interesa señalar como tal al más directo. Si se convierte al grupo más extremo en objeto de diatribas, dejando en la oscuridad al grupo adversario natural cercano, se consiguen dos objetivos de una sola ‘tacada’: oscurecer a éstos últimos de su papel como alternativa y dirigir el sentido del voto de quienes por encima de todos los demás no quieren gobernando a radicalismos populistas extremos. Pero eso bien vale otro artículo.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Política nueva, política vieja | Carmen Heras

Política nueva, política vieja | Carmen Heras

Política nueva, política vieja | Carmen Heras

Política nueva, política vieja

CARMEN HERAS

Ya había reparado en ello, pero estos días, repasando documentación de mi etapa como diputada en el Congreso, he vuelto a darme cuenta. La rueda gira siempre por los mismos caminos y triturando las mismas cosas. Y lo mismo ocurre en cualquier institución o departamento de los existentes.

Entiendo así, aunque no lo comparta, el grado de ironía y hasta la ‘puntita’ de cinismo con que los más veteranos contemplan las guerras cainitas dentro y fuera de los partidos y comprendo perfectamente el sutil descreimiento de los cronistas que por profesión deben hacer todos los días un ‘telediario’ político

"Al reflexionar sobre los discursos actuales me doy cuenta de que suenan demasiado parecidos a los de entonces, porque los argumentarios están elaborados con los mismos guisos y han de tener, a la fuerza, un sabor idéntico"

Estuve en el Congreso de los Diputados en la legislatura 1996/2000. Fue la etapa del primer gobierno de José María Aznar, después de los catorce años de Felipe González. Todo parecía entonces recién descubierto y nuevo bajo el sol.

Releyendo argumentarios, sesiones de pleno, comisiones, noticias de prensa de aquellas fechas,… me doy cuenta de lo poco que ha cambiado en lo fundamental.

En toda la documentación hay, sin duda, una defensa de los temas de acuerdo a una ideología, lo mismo en la derecha que en la izquierda, pero, a su vera, se cuelan los ‘latiguillos’, las frases hechas de antemano, el deseo de ridiculizar y anular al adversario, etc., entremezclados con la visualización de las realidades incompletas que existían y aún siguen existiendo. Como ahora.

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Aquí en Extremadura se batallaba entonces por el arreglo o nueva hechura de las carreteras nacionales, por el tren y por determinadas transferencias que debían llegar, como las de Educación. También por la agricultura y las cuotas correspondientes. El mensaje y el método de propagarlo eran los mismos que ahora: unos son buenos, otros son malos; unos quieren al pueblo y otros no.

Ya no están ejerciendo la mayoría de los cargos públicos que aparecen en los papeles de mis archivos. Ahora son otros los actores en el escenario e incluso el pueblo, la gente cotidiana que va cada día a trabajar o (cuando le toca) a sellar la cartilla del paro, ya no es la misma. Los hijos de entonces han crecido y hasta es posible que hayan ocupado el lugar de sus padres en una especie de escalafón hereditario muy al estilo de las monarquías, aunque durante años los progenitores se hayan declarado republicanos.

Politica nueva, política vieja, por Carmen Heras
Nueva política, vieja política; por Carmen Heras para Visioncoach

Al reflexionar sobre los discursos actuales me doy cuenta de que suenan demasiado parecidos a los de entonces porque los argumentos están elaborados con los mismos guisos y han de tener, a la fuerza, un sabor idéntico. De ahí esa sensación de ‘déjà vu’ (ya visto) en la vida pública de hoy, que no se compadece con algo propio del siglo XXI, bastante distinto en preocupaciones y en recursos materiales.

En la vida política no parece haberse producido ninguna innovación. Se sigue debatiendo sobre la idoneidad de las portavocías; sobre el ‘peso’ político de unos u otros dentro de la organización; si un ‘piropo’ lanzado a alguien desde fuera puede dar al traste con sus posibilidades de ascender en la estructura, dada la envidia que genera en los otros; quién sucederá al quien ahora preside; quiénes serán sus adláteres… Ahora, lo único que ha cambiado es el envoltorio, mucho más rutilante, de colores más vivos. Mucho más difundido, y al momento, a través de las redes sociales. Ahí sí existen unos grandes profesionales del discurso.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Relaciones de aluvión | Carmen Heras

Relaciones de aluvión | Carmen Heras

Relaciones de aluvión | Carmen Heras

Relaciones de aluvión

CARMEN HERAS

Transitar por el espacio público con una responsabilidad, aunque sea pequeña, obliga a darse cuenta de que muchas de las relaciones que se desarrollan en él son de aluvión. Es cierto que también se adquieren lazos fundamentales que durarán toda la vida, pero no es lo común. Por lo general, la gente que se acerca a un personaje público, lo hace movida por el papel y la influencia que este ostenta y, si ese papel se pierde o deteriora, desaparece para una parte de ella, en mayor o menor grado, la importancia de los otros aspectos de la persona, incluida la relación de cariño y cercanía.

Es una regla cruel pero es preciso conocerla cuando se recorre un camino político, para sobrevivir en la isla desierta que se construye alrededor de quien pierde puesto, arte y otras ‘dotes’, por elección o por las circunstancias sobrevenidas

"La gente que se acerca a un personaje público lo hace movida por la influencia que ostenta. Si ese papel se pierde, desaparece con él la importancia, el cariño y la cercanía"

Si entendiéramos bien el trabajo de cualquier agente en la cadena social, podríamos enjuiciar con mayor conocimiento de causa sus planteamientos y discursos. El periodismo trata de contar lo hechos concretos que ocurren. Elucubrar sobre que un acuerdo puntual para salvar un estado de prórroga significa un apoyo futuro en cualquier otra situación es mucho suponer. Puede que sí, puede que no.

En un parlamento como el nuestro, tan polarizado ideológicamente en la teoría, pero tan pragmático en el juego de alianzas que permiten sobrevivir a sus líderes y fuerzas, lo que ocurra en el futuro tendrá mucho más que ver con los votos a ganar o no perder, que con otras razones, aunque sigan importando estas en una pequeña parte. 

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Durante bastante tiempo, muchos se han dedicado a crear con éxito ese consabido mantra de que “el pueblo español no se merece los políticos que tiene”, aunque yo, señores, me pregunte sobre quién los puso ahí, porque no llegaron del espacio interplanetario. En ellos y ellas solo se visualizan los ángeles y demonios de sus propios votantes. Los que les votaron y los que esperan que lo hagan.

A veces, hasta intuyen que no les queda otro remedio que producir advertencias catastróficas para intentar doblegar la posible dureza del contrario. “Si aviso -parecen pensar- sobre lo que puede suceder, caso de no incluir lo que yo pienso, la amenaza que hago puede ayudar a modificar una conducta, con pocos daños colaterales, siendo la responsabilidad compartida”. Y, así, todos contentos, pues el equilibrio general entre fuerzas se mantiene. Es la regla de máximos que, quienes como los sindicatos tienen detrás de ellos muchas horas de negociación, han utilizado siempre en sus negociaciones con la patronal correspondiente.

Porque, a estas alturas de la película ¿alguien confía en que dentro de las cámaras parlamentarias o en las entrevistas, los intervinientes hablen con total sinceridad, apoyándose solo en la mejora de lo que es prioritario para todos? Puede que haya alguien que lo haga, pero no es lo común. Otros se lo afearán, llamándoles ingenuos

Ciudadanos vota por continuar el estado de alarma

Los ciudadanos sabemos que la toma de una determinada posición nunca es químicamente pura. Se nutre de lo que debiera hacerse, matizado con lo que conviene al partido y a la propia persona que la emite desde el punto de vista de la supervivencia política y el poder correspondiente.

Así que, las declaraciones histriónicas, surrealistas, agresivas o levemente celosas con las que tropezamos todos los días, me parece que deben de analizarse, no tanto en clave de aceptación o no de lo que se discute, sino en clave de lo que a un partido y a sus dirigentes les interesa desde el punto de vista electoral, competencial, etcétera. También, desde el punto de vista del ‘relato’ que se esté contando a los espectadores. Para mantenerlo, mientras les de réditos. 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Política en estos tiempos | Carmen Heras

Política en estos tiempos | Carmen Heras

Política en estos tiempos | Carmen Heras

Política en estos tiempos

CARMEN HERAS

Todos cuantos han estado en la sala de máquinas de un partido político aprendieron que el buenísimo incondicional de los líderes no existe. Cosa lógica, por otra parte. Si el mundo está formado por ángeles, bestias y humanos, tal como dice alguna doctrina religiosa, resulta bastante evidente que los líderes pertenecen al último grupo y tienen, como el resto de los miembros de él, una mezcla de las características de los dos primeros.

Si aceptamos la palabra líder para designar a cualquier dirigente, podemos decir que un líder ha podido llegar al poder por diferentes caminos, también por un examen de oposición, claro, pero esto último cuenta menos porque la autoridad añadida a un puesto determinado no tiene por qué ser carismática. La mayoría de las veces, el líder lo es porque alguien lo puso ahí, bien sea un superior o unas “bases”, con más o menos libertad en el juicio

"La mayoría de las veces, el líder lo es porque alguien lo puso ahí, bien sea un superior o unas 'bases' con más o menos libertad en el juicio"

En otros tiempos, hemos conocido el sentimiento crítico de esas “bases”, contrastando siempre lo que sus líderes decían. Bajo el planteamiento implícito de que, puesto que el poder puede tender a abusar, deben existir mecanismos para controlarlo o contrarrestarlo. Es lo mismo que dijo Lord Acton: “La limitación es esencial a la autoridad, pues un gobierno solo es legítimo si está efectivamente limitado”.

De ahí deriva la obligatoriedad de convocar asambleas de militantes para debatir y aprobar, o no, las cuestiones fundamentales en las organizaciones, tales como la elección de candidatos para cargos públicos e incluso para evaluar la propia gestión de sus cometidos una vez elegidos. 

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

También, la forma de entender las intervenciones dentro de los órganos representativos, que no podían (en otras épocas) ser laudatorias, ya que, si hacerlo bien es obligado, no hay motivo para ensalzarlo como algo sublime.

Muchos hemos visto decaer estas costumbres hasta llegar a situaciones equívocas desde un punto de vista estatutario y democrático. Cuando esto ha ocurrido, la militancia de la organización, esa que le da forma y la ayuda a existir con su trabajo político y sus cuotas económicas, no siempre ha estado a la altura necesaria. Unas veces por desidia, otras por compadreo, otras por intereses propios, etc. Aunque creo que el mayor número de vejeces por falta de preparación, técnica y política, para saber enfrentar un debate serio de los temas. Un partido que se precie, debería saber cuidar a su militancia, no solo a su nomenclatura. Si lo hiciera, y aquella estuviera claramente formada, no hay duda de que toda la estructura tendría un mayor crédito en los espacios públicos

El líder que controla al líder

Las circunstancias han vuelto imposible que hoy asciendan inevitablemente “los mejores” en un partido político. Tras el claro “derecho” de todos a poder ostentar una representación o un cargo, se ha implantado un clientelismo feroz y una oferta y demanda encubierta, que ha conseguido que se pueda colocar en los lugares importantes del ámbito democrático, cualquiera con las dosis suficientes de ambición y servilismo, aunque poco más puede ofrecer al puesto al que aspira.

Que cierto es, tal como leí hace unas fechas en el blog de una persona inteligente, que el gratis total que solicitan algunos en cualquier esfera de la vida, no es a la larga una buena solución ni siquiera para ellos, porque bajo ese planteamiento, el propio valor de su trabajo esta devaluado. Han rebajado tanto las condiciones precisas para ostentarlo y ejercerlo, que a nadie le parece prestigioso. Y el prestigio es necesario para convencer. Y más, en circunstancias extraordinarias. 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El mito de Antígona | Carmen Heras

El mito de Antígona | Carmen Heras

El mito de Antígona | Carmen Heras

El mito de Antígona

CARMEN HERAS

El confinamiento que vivimos invita a la reflexión. Desde todos los puntos de vista. La gravedad de la pandemia es manifiesta y sus efectos en todo el mundo, devastadores. Primero, en vidas humanas, después, en pérdidas económicas muy graves para personas y países. 

Pero de nada valdría una crisis de estas características si los humanos no tomáramos buena nota de los aspectos más peligrosos de ella, para enmendarlos y enmendarnos dentro del sistema general en que vivimos. Una de las conclusiones a extraer de cuanto nos ha pasado, es lo fragiles que pueden volverse, la salud, un sistema de vida, unos ingresos económicos e incluso unos órganos políticos.

La pandemia ha desbordado la situación y ha mostrado la debilidad de las costuras del vestido prendidas solo con alfileres. En consecuencia, ha sido necesario que la gente no se vista para salir. Está bien. Lo sabemos. Todos en casa con chándal para evitar los contagios. Pero quedarse en casa no significa dejar de utilizar el raciocinio.

"Entre las reflexiones del día siguiente sobre el quehacer político, ha de tener espacio el debate sobre los conflictos que pueden existir entre la conciencia moral fundamentada y las leyes de los hombres. Pues todas las reglas tienen sus excepciones"

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

La noticia de la multa a un alcalde de un pueblo de unos 1.300 habitantes por haber contravenido las órdenes gubernamentales, al llevar a las viviendas de sus convecinos unos pequeños ramos de olivo el primer día de Semana Santa, se ha contado en los medios de comunicación. A mi me ha recordado (salvando todas las diferencias) la tragedia de Antígona (441a.C) de Sófocles. Intensa que es una. Recordemos: 

Antígona tiene dos hermanos (Eteocles y Polínices) que pelean por el trono de Tebas. Se dan muerte uno al otro y el nuevo rey, Creonte, ordena que al primero se le sepulte como héroe y al segundo no, por traidor. Antígona se debate entre la obediencia a la norma de los hombres y su propia conciencia (la ley natural) que le indica que debe dar sepultura a su hermano caído en desgracia para que su alma no vague por la tierra eternamente, precisamente por ser su hermano. Desobedece al líder y es condenada a morir encerrada en una tumba. Se suicida. 

El otro día, observando la postura del alcalde y su penalización con una multa, como consecuencia directa de su acción, me vino a la memoria el mito de Antígona. Mientras leía los enjuiciamientos de muchos en contra de él por haberse saltado una normativa, reflexioné sobre las miles de tragedias pequeñas que subyacen en los comportamientos humanos y políticos. Aunque no creo que el alcalde pensara en la famosa obra griega cuando salió un Domingo de Ramos a repartir unos humildes y cordiales ramitos de olivo entre las gentes de las que se siente responsable

El mito de antígona y las excepciones a las normas

No quisiera que se malinterpretaran mis palabras. No discuto la normativa vigente, aquí y ahora, en todo el país; faltaría más, busca preservar, en momentos tan duros, la salud colectiva. Tampoco cuestiono a quienes la han puesto en práctica y ni mucho menos a quien hubo de dictarla. Pero creo que entre las reflexiones del día siguiente sobre “el quehacer político” ha de tener un espacio el debate sobre el conflicto que puede existir entre la conciencia moral fundamentada y las leyes de los hombres. Pues todas las reglas tienen sus excepciones. Y deben existir personas capacitadas para entenderlo. 

Sófocles no le da la razón a Antígona. Tampoco a Creonte. Ella muere y él es castigado al perder a su hijo, pareja de Antígona, que se mata al verla muerta, y a su mujer que también fallece por la pérdida del hijo. Creonte ha intentado convencer a Antígona, alegando que no puede hacer otra cosa, en razón de su cargo y soberanía, pero ella es captada por la propia percepción de su papel en la historia y no puede, ni quiere escapar. Pensemos

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El silencio como mejor aliado de Donald Trump, por Damian Deglauve

¿El silencio puede ser el mejor aliado de Trump? | Damian Deglauve

Las elecciones Presidenciales 2020 en los Estados Unidos tienen una característica fundamental en la que coinciden todos los consultores: es un plebiscito sobre Donald Trump. El no-político más político accedió hace cuatro años a la presidencia con menos votos que...
Pactos serios, por favor, por Carmen Heras

Pactos serios, por favor | Carmen Heras

Lo siento, pero no me gustan esas películas en las que tratando un argumento de gesta, los personajes utilizan un lenguaje de andar por casa. No me suena bien, no es creíble. Cuando las tramas son majestuosas, las palabras deben acompañar a las imágenes y hacerlas más...
Agenda 2030: Nuevo orden mundial, Isaac Alonso Garduño

Nuevo orden mundial hacia el 2030 | Isaac Alonso Garduño

Hoy, a una década de llegar al futuro 2030, la sociedad a nivel global ha despertado a un profundo interés sobre el desarrollo sostenible. Estoy convencido de que hemos replanteado nuestro sentido de la existencia, nuestro estilo de vida, nuestro presente y la...
Hijos de la LOGSE, por Damián Beneyto

Hijos de la LOGSE | Damián Beneyto

Ante el atentado sufrido por las estatuas de los conquistadores extremeños en la ciudad de Badajoz el pasado Día de la Hispanidad, comentaba en Facebook que el origen de esas gamberradas estaba en la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España,...
Humanitica; Emilio Borrega;

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

  Dijo el pensador francés Voltaire que 'el sentido común era el menos común de los sentidos'. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente a día de hoy. Hace unos meses descubrí la Fundación 'Liderar con Sentido...
Acoso y derribo a la monarquía, de Damián Beneyto

Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y de democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena...
Frustraciones, resistencia y humildad en la politica; Carmen Heras

Frustraciones, resistencia y humildad | Carmen Heras

Amigos lectores, puedo parecerles cavernícola, pero si lo personal es político, hablemos aquí hoy de de dos posibles características del carácter de un individuo tales como la humildad y la resistencia a la frustración. Ambas, a mi entender, necesarias en la actuación...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El exterminio de los libres | Mar Rodríguez

El exterminio de los libres | Mar Rodríguez

El exterminio de los libres | Mar Rodríguez

El exterminio de los libres

MAR RODRÍGUEZ

Allá por la primavera de 1933, los nazis orquestaron una campaña de propaganda masiva para ganar la lealtad y la cooperación de los alemanes. El Ministerio de Propaganda nazi, dirigido por el doctor Joseph Goebbels, tomó el control de todas las formas de comunicación de Alemania: periódicos, revistas, libros, reuniones públicas y mítines, el arte, la música, las películas y la radio. Los puntos de vista que de algún modo amenazaran las creencias nazis o el régimen eran censurados o eliminados de todos los medios. 

Las organizaciones estudiantiles, los profesores y los bibliotecarios nazis crearon largas listas de libros que no debían ser leídos por los alemanes. En la noche del 10 de mayo de 1933, los nazis allanaron bibliotecas y librerías de toda Alemania. Marcharon con antorchas en desfiles nocturnos, cantaron canciones y arrojaron libros a enormes hogueras. Esa noche se quemaron más de 25.000 libros. Algunos eran obras de autores judíos, incluidos Albert Einstein y Sigmund Freud. Pero la mayor parte de los libros eran de autores no judíos, incluidos estadounidenses famosos como Jack London, Ernest Hemingway y Sinclair Lewis, cuyas ideas eran vistas por los nazis como diferentes a las propias y, por lo tanto, no debían leerse. 

"Desgraciadamente para nosotros los libres, el gobierno de 'los goebbels españoles' está iniciando una obscena persecución de nuestras voces. Somos críticos, somos discrepantes, somos incómodos."

La propaganda como instrumento político fue utilizada desde el ascenso de Hitler al poder. Su objetivo fue adquirir y mantener el poder patrocinando su causa a favor del crecimiento alemán, expansión y persecución a los judíos y otras minorías.

Los medios propagandísticos se convirtieron en una maquinaria del Estado que buscaba llegar a todos los miembros de la sociedad.

Los principios básicos sustentadores fueron la  simplificación e individualización de un enemigo único, transposición de los propios errores o defectos al otro, exageración y desfiguración, vulgarización, orquestación, renovación de acusaciones y unanimidad para convencer a todos. Todo material que no siguiera estos principios se censuraba por el mismo aparato estatal creado con esa finalidad.

Mar Rodríguez Márquez @ReinaKhalesi
Mar Rodríguez Márquez es abogada  desde hace más de veintisiete años, especializada en Derecho Civil y de Familia. Preside el Foro Hispano-Israelí para la Cooperación.
Experta universitaria en Comunicación Política e Institucional y en Derecho Tecnológico.
Forma parte del Gabinete de Comunicación y Prensa del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea Regional de Murcia.
Escribe opinión en Metrópolis FM Región de Murcia para el programa “El día menos pensado”, y participa en la tertulia de esta emisora junto a afamados periodistas.
Formó parte del Comité electoral de Ciudadanos en la campaña 2019.
Reconocida tuitera con el alias @ReinaKhalesi entre los top 10 del pasado mes de febrero.

Leído hasta aquí, seguro que están estableciendo ciertos paralelismos entre aquella Alemania y nuestra España actual. La única diferencia es que entonces no existían las redes sociales, último reducto actual para los ciudadanos de a pie y su libertad de expresión. Y lo peor de todo es que, siendo reconocido el sesgo izquierdoso de la mayoría de la prensa española y redes sociales como Twitter, nos intentan vender su neutralidad, más hacia un lado que al otro, claro está.

Desgraciadamente para nosotros los libres, el gobierno de ‘los goebbels españoles’ está iniciando una obscena persecución de nuestras voces. Somos críticos, somos discrepantes, somos incómodos desde hace un tiempo, sólo que ahora, durante la gravísima pandemia que asola nuestro país, nos hemos convertido en el enemigo público del poder y de su aparato mediático.

Goebbels que castigan a los que opinan distinto

"El presidente del desgobierno, mientras sus mercenarios salen con premeditación y alevosía a la 'kristallnatch', pide unidad y altura de miras, una altura que ese personaje jamás conoció ni conocerá"