Cuando gobierna el clientelismo | Mar Rodríguez

Cuando gobierna el clientelismo | Mar Rodríguez

Cuando gobierna el clientelismo | Mar Rodríguez

Cuando gobierna el clientelismo

MAR RODRÍGUEZ

Hace ya mucho tiempo que el partido gobernante dejó de ser lo que sus siglas representan, a no ser que sustituyamos la S de socialista, por la S de sanchista. De la O de obrero, mejor ni hablamos, porque esa sí se cayó por el camino de los chiringuitos y las mariscadas del sindicalismo. De la E de español le queda el hecho de estar registrado como partido en España, que si no, ni eso.

El Partido Sanchista exObrero y exExpañol, ahora en maridaje con el comunismo bolivariano, lo mejorcito de cada casa del independentismo catalán y vasco y hasta herederos de aquellos asesinos en cuya mochila pesan casi novecientos crímenes, es una red clientelar como pocas ha habido en los más de cuarenta años que llevamos de democracia en España. A la vista está que, salvando un par -no más- de honrosas excepciones, las instituciones del Estado están dirigidas por una peligrosísima banda de cuatreros de quienes resulta más que obvio, han entrado en ellas con el único y exclusivo propósito de destruir la democracia que tanto esfuerzo y tanto sacrificio costó a la generación de nuestros padres conseguir.

"El Partido Sanchista ex-Obrero y ex-Español es una red clientela como pocas ha habido en los más de cuarenta años que llevamos de democracia en España."

Pedro Sánchez  ha convertido el poder ejecutivo en un reparto de cuotas. Ha pagado en ministerios, secretarías generales y puestecitos varios, el altísimo peaje exigido por las cuatro patas que sostienen la mesa de su desmedida y patológica ansia de poder. Y lo peor de todo es que no le importa lo más mínimo.

Lo que nuestro “Narciso” no esperaba era llegar a la presidencia del gobierno y que una crisis sanitaria, como una plaga bíblica, lo golpeara directamente en su talón de Aquiles. Su ausencia total de capacidad de liderazgo y su absoluta incapacidad para gestionar un país, se han puesto en evidencia. Y es que el marketing está muy bien para venderse, pero no sirve para gestionar un país, máxime si te has rodeado de una panda de inútiles integrales.

El ejemplo más gráfico de todo esto lo estamos viendo cada día los ciudadanos que asistimos impotentes a las continuas improvisaciones de los ministerios de Pedro Sánchez. Porque esa cuota llamada Salvador Illa, filósofo de pro, cuya única relación con la medicina es portar su cartilla sanitaria, ha dejado totalmente al descubierto las vergüenzas de la panda de Pancho Villa en que se ha convertido el gobierno de España.

Mar Rodríguez Márquez @ReinaKhalesi
Mar Rodríguez Márquez es abogada  desde hace más de veintisiete años, especializada en Derecho Civil y de Familia. Preside el Foro Hispano-Israelí para la Cooperación.
Experta universitaria en Comunicación Política e Institucional y en Derecho Tecnológico.
Forma parte del Gabinete de Comunicación y Prensa del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea Regional de Murcia.
Escribe opinión en Metrópolis FM Región de Murcia para el programa “El día menos pensado”, y participa en la tertulia de esta emisora junto a afamados periodistas.
Formó parte del Comité electoral de Ciudadanos en la campaña 2019.
Reconocida tuitera con el alias @ReinaKhalesi entre los top 10 del pasado mes de febrero.

El Ministerio de Sanidad, suele ser un ministerio que, en condiciones normales, no da muchos quebraderos de cabeza ni exige demasiadas comparecencias de su titular. Pero, hete aquí, que a “Sócrates” le ha caído una losa en forma de pandemia sin precedentes que, ni en sus peores pesadillas pudiera haber soñado. Y todo por ser el “regalillo” entregado a Pedro Sánchez por sus socios catalanes. Siempre me he preguntado si no tendrían un médico a mano. ¿Era tan difícil encontrar uno?

Los resultados los tenemos encima de la mesa. Los números cantan por sí solos. Las improvisaciones, también. La cifra de muertos es aterradora (la oficial, de momento), las medidas siempre tardías, las compras defectuosas, la falta de protección de nuestros sanitarios (los más contagiados del mundo). Por eso me pregunto, ¿qué puñetas sabe un filósofo de gestión sanitaria? Pues eso. Absolutamente nada. Ni él, ni ese “Comite de Expertos” del que tanto se habla pero que nadie ha visto ni conoce y que deben ser otras cuantas cuotas a cubrir por el presidente, otros pagos a cambio de su personalísima ambición de estar.

Salvador Illa a la sombra de Simón

"Lo que nuestro "Narciso" no esperaba era llegar a la presidencia del gobierno y que una crisis sanitaria, como una plaga bíblica, lo golpeara directamente en su talón de Aquiles."

i

Este cúmulo de despropósitos, el confinamiento de la ciudadanía en un claro abuso sin parangón de un estado de alarma, el control absoluto de la red clientela mediática y el chavismo metido en la cama del presidente, han convertido a España en un estado de auténtico terror del que sospecho no vamos a salir bien parados. Todo sin contar el tríste número de vidas humanas que se han quedado en este corto camino.

Lo único que podemos desear a estas alturas es que quienes han contribuido a este horror rindan cuentas ante la Justicia y que los que queden, o quedemos, podamos verlo.

Mar Rodríguez – @ReinaKhalesi 

Otros artículos de Mar Rodríguez

Memoria democrática, por Damián Beneyto

‘Memoria democrática’ | Damián Beneyto

Leía hace un tiempo en los medios los anhelos de un alcalde comunista por fusilar al personal, anhelo que, por otra parte, no debe extrañar a los que conocen los métodos tan 'democráticos' que ha utilizado el comunismo en el mundo para imponerse. A este 'pobre...
Los espantapájaros, por Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

A estas alturas de la película, todo aquel al que le gusta seguir estas cosas sabe, o intuye, que un gobierno puede subsistir por los errores de los adversarios, aun cuando no tenga méritos suficientes. De ahí que los estrategas del mismo .si los hubiera. destinen...
El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El intervencionismo es un fracaso | Mar Rodríguez

El intervencionismo es un fracaso | Mar Rodríguez

El intervencionismo es un fracaso | Mar Rodríguez

El intervencionismo es un fracaso

MAR RODRÍGUEZ

En la actualidad histórica, no hay nada más “impopular” para el progresismo que la economía de libre mercado, es decir, el capitalismo, siendo este considerado como el culpable de todo aquello que no se considera satisfactorio por los movimientos populistas surgidos desde ambos lados de la política en los últimos tiempos.

Aunque el capitalismo es el sistema económico de la civilización occidental moderna, las políticas de muchas de estas naciones están guiadas por ideas totalmente anticapitalistas. Son las políticas intervencionistas. Para los ideólogos intervencionistas, se trata de una política económica a caballo entre el capitalismo y el socialismo, si bien, en la práctica, la historia ha demostrado que no es así y que, allá donde se ha impuesto, ha fracasado estrepitosamente. El objetivo de esta llamada “economía mixta” es un descalabro en sí mismo porque su funcionamiento, sea cual sea su modelo a seguir, el ruso o el alemán, porque ninguno, nunca, ha funcionado.

"El objetivo de la llamada 'economía mixta' es un descalabro en sí mismo porque su funcionamiento, sea cual sea su modelo a seguir, nunca ha funcionado."

El modelo ruso o marxista es puramente burocrático. Absolutamente todas las empresas económicas se convierten en departamentos del gobierno, incluida la administración del ejército. Todo medio de producción, grande o pequeño, está supeditado al Estado.

El modelo alemán difiere con el primer modelo en que, en apariencia y nominalmente, se mantiene la propiedad privada de los medios de producción, empresarios e intercambio del mercado. Los llamados empresarios hacen compras y ventas, pagan a los trabajadores, contraen préstamos y pagan sus intereses y amortizaciones. Pero ellos ya no son empresarios. En la Alemania nazi eran llamados ‘jefes de tienda’ o betriebsführer.

El gobierno dicta a estos pseudo empresarios qué y cómo producir, a qué precios y a quiénes comprar y a qué precios y a quiénes vender. El gobierno decreta por qué salario los obreros deben trabajar y a quiénes y bajo qué términos los capitalistas deben confiar sus fondos. El intercambio de mercado no es más que una farsa.

Sea como sea, ocurren varias cosas con efecto desastroso para la economía de un país.

Mar Rodríguez Márquez @ReinaKhalesi
Mar Rodríguez Márquez es abogada  desde hace más de veintisiete años, especializada en Derecho Civil y de Familia. Preside el Foro Hispano-Israelí para la Cooperación.
Experta universitaria en Comunicación Política e Institucional y en Derecho Tecnológico.
Forma parte del Gabinete de Comunicación y Prensa del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea Regional de Murcia.
Escribe opinión en Metrópolis FM Región de Murcia para el programa “El día menos pensado”, y participa en la tertulia de esta emisora junto a afamados periodistas.
Formó parte del Comité electoral de Ciudadanos en la campaña 2019.
Reconocida tuitera con el alias @ReinaKhalesi entre los top 10 del pasado mes de febrero.

Cuando los salarios mínimos son impuestos por decretos gubernamentales, son inútiles si se fijan a nivel de mercado y, si se fijan por encima del mercado laboral, el resultado es una tasa exagerada de desempleo. El gobierno acarrea tantos gastos adicionales que es incapaz de generar empleo y, por ello, aumenta la inflación, con lo que los salarios tampoco podrán salir.

El capitalismo como corriente económica tiende a incrementar los salarios de forma constante y real, porque existe una progresiva acumulación de capital, de riqueza. Hay concesiones de créditos y con ellos también aumenta la tecnología y los nuevos sistemas de producción y se da aquello que hace grande la economía de un país, los beneficios.

Goebbels que castigan a los que opinan distinto

Para los intervencionistas, el hecho de la existencia de ganancias, ya es un mal en sí mismo y hablan de ello sin tener en cuenta las pérdidas, el otro apunto contable de necesaria contemplación. Me atrevería a decir que a los intervencionistas solo les mueve la envidia hacia aquellos que poseen mayores ingresos que los suyos. Por lo tanto, su objetivo no es la equidad en el reparto de la riqueza, sino destruir a los llamados ’empresarios capitalistas’, aunque en ello vaya también la destrucción de las pequeñas economías de los ciudadanos.

Claramente, las políticas intervencionistas sabotean la economía de libre mercado. Todos los males que los ‘progresistas’ interpretan como evidencia del fracaso del capitalismo son el resultado de su supuestamente beneficiosa interferencia el el mercado. Interferencia es control absoluto. Dos términos a los que desgraciadamente nos abocamos sin freno si no conseguimos parar esta locura.

Mar Rodríguez – @ReinaKhalesi 

Otros artículos de Mar Rodríguez

Memoria democrática, por Damián Beneyto

‘Memoria democrática’ | Damián Beneyto

Leía hace un tiempo en los medios los anhelos de un alcalde comunista por fusilar al personal, anhelo que, por otra parte, no debe extrañar a los que conocen los métodos tan 'democráticos' que ha utilizado el comunismo en el mundo para imponerse. A este 'pobre...
Los espantapájaros, por Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

A estas alturas de la película, todo aquel al que le gusta seguir estas cosas sabe, o intuye, que un gobierno puede subsistir por los errores de los adversarios, aun cuando no tenga méritos suficientes. De ahí que los estrategas del mismo .si los hubiera. destinen...
El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El exterminio de los libres | Mar Rodríguez

El exterminio de los libres | Mar Rodríguez

El exterminio de los libres | Mar Rodríguez

El exterminio de los libres

MAR RODRÍGUEZ

Allá por la primavera de 1933, los nazis orquestaron una campaña de propaganda masiva para ganar la lealtad y la cooperación de los alemanes. El Ministerio de Propaganda nazi, dirigido por el doctor Joseph Goebbels, tomó el control de todas las formas de comunicación de Alemania: periódicos, revistas, libros, reuniones públicas y mítines, el arte, la música, las películas y la radio. Los puntos de vista que de algún modo amenazaran las creencias nazis o el régimen eran censurados o eliminados de todos los medios. 

Las organizaciones estudiantiles, los profesores y los bibliotecarios nazis crearon largas listas de libros que no debían ser leídos por los alemanes. En la noche del 10 de mayo de 1933, los nazis allanaron bibliotecas y librerías de toda Alemania. Marcharon con antorchas en desfiles nocturnos, cantaron canciones y arrojaron libros a enormes hogueras. Esa noche se quemaron más de 25.000 libros. Algunos eran obras de autores judíos, incluidos Albert Einstein y Sigmund Freud. Pero la mayor parte de los libros eran de autores no judíos, incluidos estadounidenses famosos como Jack London, Ernest Hemingway y Sinclair Lewis, cuyas ideas eran vistas por los nazis como diferentes a las propias y, por lo tanto, no debían leerse. 

"Desgraciadamente para nosotros los libres, el gobierno de 'los goebbels españoles' está iniciando una obscena persecución de nuestras voces. Somos críticos, somos discrepantes, somos incómodos."

La propaganda como instrumento político fue utilizada desde el ascenso de Hitler al poder. Su objetivo fue adquirir y mantener el poder patrocinando su causa a favor del crecimiento alemán, expansión y persecución a los judíos y otras minorías.

Los medios propagandísticos se convirtieron en una maquinaria del Estado que buscaba llegar a todos los miembros de la sociedad.

Los principios básicos sustentadores fueron la  simplificación e individualización de un enemigo único, transposición de los propios errores o defectos al otro, exageración y desfiguración, vulgarización, orquestación, renovación de acusaciones y unanimidad para convencer a todos. Todo material que no siguiera estos principios se censuraba por el mismo aparato estatal creado con esa finalidad.

Mar Rodríguez Márquez @ReinaKhalesi
Mar Rodríguez Márquez es abogada  desde hace más de veintisiete años, especializada en Derecho Civil y de Familia. Preside el Foro Hispano-Israelí para la Cooperación.
Experta universitaria en Comunicación Política e Institucional y en Derecho Tecnológico.
Forma parte del Gabinete de Comunicación y Prensa del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea Regional de Murcia.
Escribe opinión en Metrópolis FM Región de Murcia para el programa “El día menos pensado”, y participa en la tertulia de esta emisora junto a afamados periodistas.
Formó parte del Comité electoral de Ciudadanos en la campaña 2019.
Reconocida tuitera con el alias @ReinaKhalesi entre los top 10 del pasado mes de febrero.

Leído hasta aquí, seguro que están estableciendo ciertos paralelismos entre aquella Alemania y nuestra España actual. La única diferencia es que entonces no existían las redes sociales, último reducto actual para los ciudadanos de a pie y su libertad de expresión. Y lo peor de todo es que, siendo reconocido el sesgo izquierdoso de la mayoría de la prensa española y redes sociales como Twitter, nos intentan vender su neutralidad, más hacia un lado que al otro, claro está.

Desgraciadamente para nosotros los libres, el gobierno de ‘los goebbels españoles’ está iniciando una obscena persecución de nuestras voces. Somos críticos, somos discrepantes, somos incómodos desde hace un tiempo, sólo que ahora, durante la gravísima pandemia que asola nuestro país, nos hemos convertido en el enemigo público del poder y de su aparato mediático.

Goebbels que castigan a los que opinan distinto

"El presidente del desgobierno, mientras sus mercenarios salen con premeditación y alevosía a la 'kristallnatch', pide unidad y altura de miras, una altura que ese personaje jamás conoció ni conocerá"

Resulta dramático y cruel que un gobierno incapaz, ineficiente, inepto e irresponsable, utilice una tragedia de proporciones bíblicas para batir al disidente, pero lo está haciendo. Ha puesto en marcha campañas de persecución sin precedentes en un país presuntamente democrático, para borrar todo rastro de culpabilidad. La ideología por encima de las personas. Más bajo ya no se puede caer. Sin embargo, el presidente del desgobierno, mientras sus mercenarios salen con premeditación y alevosía a la kristallnatch, pide unidad y altura de miras, una altura que este personaje jamás conoció ni conocerá.

Se nos han colado el terror y la bajeza moral. Nos quieren convertir en eunucos de nuestra palabra, en prisioneros de nuestra libertad y esto, sumado a la negligencia de quienes han antepuesto el régimen de las ideas por encima de las vidas humanas, para mí no tiene nada más que un nombre, nazismo.

Mar Rodríguez – @ReinaKhalesi 

Otros artículos de Mar Rodríguez

Memoria democrática, por Damián Beneyto

‘Memoria democrática’ | Damián Beneyto

Leía hace un tiempo en los medios los anhelos de un alcalde comunista por fusilar al personal, anhelo que, por otra parte, no debe extrañar a los que conocen los métodos tan 'democráticos' que ha utilizado el comunismo en el mundo para imponerse. A este 'pobre...
Los espantapájaros, por Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

A estas alturas de la película, todo aquel al que le gusta seguir estas cosas sabe, o intuye, que un gobierno puede subsistir por los errores de los adversarios, aun cuando no tenga méritos suficientes. De ahí que los estrategas del mismo .si los hubiera. destinen...
El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

¿Quo vadis, España? | Mar Rodríguez

¿Quo vadis, España? | Mar Rodríguez

¿Quo vadis, España? | Mar Rodríguez

¿Quo vadis, España?

 

MAR RODRÍGUEZ

 

“El buen líder sabe lo que es verdad, el mal líder sabe lo que se vende mejor”, Confucio

El buen Confucio ni se imaginaba que con sus sabias palabras definía la realidad de un país que siglos más tarde se llamó España, situado allá por Occidente y que, inmerso en una crisis sin parangón, en pleno Siglo XXI, navegaba a la deriva capitaneado por un ser que cumplía escrupulosamente la segunda parte de su célebre frase.

Es precisamente en tiempos de crisis cuando aparece el liderazgo político y cuando el que está a los mandos debe ser capaz de unir a una gran mayoría de ciudadanos de su país, ya sean de su tendencia ideológica o no. A nadie se nos escapa que en estos delicados y graves momentos que estamos viviendo en España, no solo tenemos una crisis, sino dos: la batalla contra el Coronavirus y la total crisis de liderazgo para gestionar tamaña catástrofe, que ya se ha cobrado miles de vidas y nos arrastra a una crisis económica sin precedentes en nuestra era.

Es necesario que las naciones que entran en períodos de incertidumbre encuentren a alguien que sea capaz de organizar y guiar a los ciudadanos de forma inmediata, sin crear más miedos ni dudas innecesarias. Es decir, un líder.

En momentos de incertidumbre, se hace necesario encontrar a alguien capaz de organizar y guiar a los ciudadanos sin crear más miedo ni dudas innecesarias.

 

Una regla no escrita sobre liderazgo político nos dice que, mientras los resultados acompañan a un partido, el ganador no verá cuestionado su liderazgo, independientemente de lo bueno o lo malo que éste sea. Pero, hete aquí que, el azar, el destino o lo que quiera que este infierno del coronavirus que vivimos, sí supone la máxima prueba de fuego a la que un presunto líder se pueda enfrentar.

¿Es Pedro Sánchez el capitán del barco que se espera en estas circunstancias? Evidentemente no. En momentos tan críticos como este, el pueblo no sigue al más guapo o al más simpático, sino al que sabe qué hay que hacer.

A nadie se le escapa ya, y llegará el momento de depurar responsabilidades, que la temeraria conducta del gobierno de coalición con nuestro citado y presunto líder a la cabeza, ha contribuido en grandísima medida al desastre en el que nos vemos inmersos

Mar Rodríguez Márquez @ReinaKhalesi
Mar Rodríguez Márquez es abogada desde hace más de veintisiete años, especializada en Derecho Civil y de Familia. También preside el Foro Hispano-Israelí para la Cooperación.
Experta universitaria en Comunicación Política e Institucional y en Derecho Tecnológico.
Forma parte del Gabinete de Comunicación y Prensa del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea Regional de Murcia.
Cada semana escribe una columna de opinión política en Metrópolis FM Región de Murcia para el programa “El día menos pensado”, así como participa en la tertulia política de esta emisora junto a afamados periodistas de la Región de Murcia.
Ha formado parte del Comité electoral de Ciudadanos durante la campaña 2019 en comunicación.
Reconocida tuitera con el alias @ReinaKhalesi entre los top 10 del pasado mes de febrero.

En estos días arde la prensa afín a los partidos en el gobierno, en un intento desesperado por tapar la dichosa manifestación feminista permitida y jaleada por el gobierno, a pesar de conocer la magnitud de la tragedia que se avecinaba. 

El propio presidente, sin duda por indicación expresa del gurú Iván Redondo, comparece día sí y día también, con la cara cada vez más desencajada y el discurso vacuo y superfluo, a no decir nada. Solo conseguir de los ciudadanos el efecto contrario al que debería pretender un líder: consigue crearnos auténtico miedo.

Mi teoría sobre estas comparecencias me lleva a contemplar a un presidente frágil, desvencijado y totalmente sobrepasado por la situación. No transmite ni genera confianza ni mucho menos tranquilidad. Ni siquiera transmite esa chulería que mostraba en campaña, ese “ir una cuarta por encima del suelo”, ese levitar sobre sus propias posibilidades. Y eso precisamente es lo que está pagando ahora. 

Indignados y el movimiento 15 M en Madrid

Se elevó unos palmos sobre su capacidad de liderazgo, moldeado por el maestro de ajedrez en la sombra, y ganó la batalla, pero no la guerra.  A nuestro no-líder se le han juntado el hambre con las ganas de comer y tampoco ha escogido ni a los mejores compañeros de viaje ni a los más expertos en tragedias y catástrofes

Steve Jobs decía que un buen líder era aquel que se rodeaba de gente más inteligente que él para que lo condujeran en su camino hacia la gestión propia del liderazgo. Es obvio que no es el caso.  Los acontecimientos nos lo muestran cada día. Desconcierto, desinformación, descoordinación son sus compañeras de viaje y, quizás me equivoque, percibo detrás al gurú terminando de cremar la falla.

 

Mar Rodríguez Márquez – @ReinaKhalesi

Otros artículos de Mar Rodríguez

Memoria democrática, por Damián Beneyto

‘Memoria democrática’ | Damián Beneyto

Leía hace un tiempo en los medios los anhelos de un alcalde comunista por fusilar al personal, anhelo que, por otra parte, no debe extrañar a los que conocen los métodos tan 'democráticos' que ha utilizado el comunismo en el mundo para imponerse. A este 'pobre...
Los espantapájaros, por Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

A estas alturas de la película, todo aquel al que le gusta seguir estas cosas sabe, o intuye, que un gobierno puede subsistir por los errores de los adversarios, aun cuando no tenga méritos suficientes. De ahí que los estrategas del mismo .si los hubiera. destinen...
El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

La crisis de la democracia representativa y el desafío de los populismos | Mar Rodríguez

La crisis de la democracia representativa y el desafío de los populismos | Mar Rodríguez

La crisis de la democracia representativa y el desafío de los populismos | Mar Rodríguez

La crisis de la democracia representativa y el desafío de los populismos

MAR RODRÍGUEZ

La consideración de que la representación y la democracia representativa se encuentran en crisis es un tema, por desgracia, muy recurrente en cualquier ámbito teórico o práctico que afecte a la política. 

El efecto más inmediato es la degradación de la calidad del sistema democrático actual y, en particular, de la relación de representación existente entre los ciudadanos y sus representantes políticos.

Bajo mi punto de vista, existe un problema capital que ha ocasionado en gran medida la crisis de la democracia representativa en el mundo globalizado actual. Es el papel que desempeñan los partidos políticos, que han llegado a monopolizar las instituciones del Estado hasta el punto de hacer trizas el sacrosanto principio de Montesquieu de la separación y el equilibrio entre los poderes. Equilibrio necesario en un sistema democrático asentado en Estados de derecho, garantistas y legitimadores de la debida rendición de cuentas que los representantes elegidos por los ciudadanos deben a éstos que, cada vez están más cansados de que los partidos tradicionales los vayan alejando de su participación directa en la vida pública.

El papel desempeñado por los partidos políticos ha llegado a monopolizar las instituciones del Estado hasta el punto de hacer trizas el sacrosanto principio de Montesquieu de la separación y el equilibrio entre los poderes.

Este hecho desemboca irremediablemente en una total y absoluta pérdida de confianza. Los ciudadanos han dejado de sentir que su voluntad es tenida en cuenta, dejan de creer que se actúa por el bien de todos ellos y no se sienten identificados con el modelo político que configura la democracia representativa.

Es por ello, que a los políticos profesionales se les empieza a llamar “clase” o “casta”, interpretando que el ejercicio profesional de la política realizado por ellos no tiene más objeto, en muchos casos, que el enriquecimiento personal y no el bien común, incluso ya ni siquiera, la defensa de una determinada ideología.

Otro de los importantes factores que han abocado a la democracia representativa a sufrir una profunda crisis ha sido, sin duda, la gran crisis económica global desatada en 2008. Este hecho hizo más fuerte el deseo colectivo de impulsar transformaciones que lograran superarla.

Mar Rodríguez Márquez @ReinaKhalesi
Mar Rodríguez Márquez es abogada en ejercicio desde hace más de veintisiete años, especializada en Derecho Civil y de Familia. También preside el Foro Hispano-Israelí para la Cooperación.
Experta universitaria en Comunicación Política e Institucional y en Derecho Tecnológico.
Forma parte del Gabinete de Comunicación y Prensa del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea Regional de Murcia.
Cada semana escribe una columna de opinión política en Metrópolis FM Región de Murcia para el programa “El día menos pensado”, así como participa en la tertulia política de esta emisora junto a afamados periodistas de la Región de Murcia.
Ha formado parte del Comité electoral de Ciudadanos durante la campaña 2019 en comunicación.
Reconocida tuitera con el alias @ReinaKhalesi entre los top 10 del pasado mes de febrero.

Sus efectos se hacen devastadores. La aceleración de la globalización facilita el flujo de migración, los cambios tecnológicos hacen prescindibles muchos puestos de trabajo, se deslocaliza la producción en busca de una mano de obra barata, se hace depender del mercado de los países más industrializados la exportación… En definitiva, el estado de bienestar se empieza a resquebrajar abriendo una brecha insalvable entre la élite que gobierna y la ciudadanía. Incluso entre los mismos ciudadanos. Es evidente que la crisis económica nos ha traído, entre otros efectos devastadores, una profunda crisis generacional entre jóvenes, que tienen que acceder a la formación y al empleo con enorme dificultad, y mayores, que comienzan a ver peligrar la situación de bonanza que durante décadas no les había abandonado. 

En este contexto de conflictividad generalizada y de descontento ciudadano, de pérdida de confianza, de la asunción de que la soberanía popular ha sido secuestrada por las élites económicas y políticas, de la conclusión de que los partidos tradicionales no son capaces de ofrecer soluciones y del cada vez más patente retroceso del pluralismo, se van fraguando movimientos populistas, tanto de izquierdas como de derechas, reivindicativos de la participación del pueblo de forma directa, enfrentándose claramente al modelo liberal. Sirvan como ejemplos los movimientos producidos en Grecia en la Plaza Sintagma y el 15 M en España.

Poco a poco, el individuo va buscando refugio en la colectividad, las minorías van tomando forma y saliendo a la palestra con la intención de romper el sistema. La prensa es duramente acusada de falsedades, la legitimidad de los resultados electorales se pone en entredicho y el clima de inestabilidad se hace muy palpable.

Indignados y el movimiento 15 M en Madrid
Plaza Sintagma de Atenas;

Todas estas circunstancias son rentabilizadas por los partidos populistas que proclaman que el imperio de la Ley ha de someterse a la voluntad popular ante la ineficacia de las élites gobernantes que, según sus ideas, son las que han abocado a la sociedad en general al desastre y se lanzan al discurso antiglobalización y antisistema aprovechando la lenta decadencia de las políticas neoliberales.

El más claro ejemplo de las políticas populistas lo encontramos en Venezuela y no hace falta extenderse mucho en enumerar las nefastas consecuencias de la llegada al poder de Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, después. Ni que decir tiene que el panorama venezolano ha de servir de acicate a los ciudadanos del mundo para evitar a toda costa el triunfo de estos movimientos y la vuelta a restablecer el orden democrático, deteriorado tras la grave crisis de la democracia representativa.

Parecemos no darnos cuenta de que, a pesar de los pesares, llevamos décadas viviendo en un mundo relativamente en paz y en el que la globalización ha puesto en marcha el mayor proceso de reducción de la pobreza que jamás hayamos tenido antes. La democracia liberal consiguió instaurar una bonanza y calidad de vida que nos urge recuperar tras la grave crisis económica. Y el populismo no es la solución.

Indignados y el movimiento 15 M en Madrid

El más claro ejemplo de las políticas populistas lo encontramos en Venezuela y no hace falta extenderse mucho en enumerar las nefastas consecuencias de la llegada al poder de Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, después.

En el siglo XIX, las ideas del “romanticismo” fueron las precursoras de los nacionalismos que precedieron a las dos guerras mundiales. Hoy, en el siglo XXI, los populismos se presentan como nuevos románticos y empezamos a ver que la Historia se puede volver a repetir y que tenemos la obligación de evitarlo. 

El populismo es una amenaza frontal a las libertades y la prosperidad. No se debe caer en las falacias retóricas que nos venden los partidos populistas, lo que hoy escuchamos por todas partes como posverdad. 

Realmente, la democracia liberal y representativa en la actualidad tiene un desafío muy claro y es frenar el ascenso del populismo y volver a generar confianza en los ciudadanos, tareas arduas sin duda, pero no imposibles, restaurar la economía es la clave. Para ello y como reflexión final, cito una frase de Jean Claude Junker que me parece muy acertada y que hay que tomar con “respeto” a lo que pudiera venir: “Cualquiera que piense que la eterna cuestión de la guerra y la paz en Europa ha desaparecido podría estar muy equivocado: los demonios no han desaparecido, solo están durmiendo.”

 

Mar Rodríguez Márquez – @ReinaKhalesi

Memoria democrática, por Damián Beneyto

‘Memoria democrática’ | Damián Beneyto

Leía hace un tiempo en los medios los anhelos de un alcalde comunista por fusilar al personal, anhelo que, por otra parte, no debe extrañar a los que conocen los métodos tan 'democráticos' que ha utilizado el comunismo en el mundo para imponerse. A este 'pobre...
Los espantapájaros, por Carmen Heras

Los espantapájaros | Carmen Heras

A estas alturas de la película, todo aquel al que le gusta seguir estas cosas sabe, o intuye, que un gobierno puede subsistir por los errores de los adversarios, aun cuando no tenga méritos suficientes. De ahí que los estrategas del mismo .si los hubiera. destinen...
El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario