Cabeza de ratón | José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

Cabeza de ratón

JOSÉ MARÍA MARTÍN

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o de asociaciones de diverso tipo, culturales, deportivas o benéficas.

Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en posesión de la verdad, pensar que somos imprescindibles, que sabemos más que cualquier otro y que nadie hace las cosas mejor que nosotros.

Cuando en una empresa, asociación, federación o cualquier otra agrupación de españoles se produce una discrepancia, o una diferencia de ideas o posturas frente a una situación que exige tomar decisiones importantes, es muy normal que la parte que resulta ‘perdedora’, aquella que sus postulados no son seguidos por el resto en el enfrentamiento, en lugar de reconocer su ‘derrota’ y trabajar juntos por el proyecto común, opte por separarse del colectivo y ‘fundar’ una nueva agrupación -la auténtica, por supuesto- que luchará por exactamente los mismos objetivos que la anterior, pero -eso sí- siguiendo las directrices del nuevo líder y de su grupo de confianza.

Los españoles tenemos propensión a creernos en posesión de la verdad, pensar que somos imprescindibles, que sabemos más que cualquier otro y que nadie hace las cosas mejor que nosotros"

José María Martín - Visioncoach
José María Martín Guillén es Técnico Superior en Administración y Máster en Dirección de Marketing. Empresario. Ha publicado diversos artículos en revistas y diarios digitales, como 4UPRES y ABC del Mar Menor.
Ha sido Secretario General Nacional de Coalición de Centro Democrático, CCD. En la actualidad colabora con la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones, MERP.

En los partidos políticos ocurre exactamente lo mismo. En cada toma de decisiones donde la importancia del tema da lugar a enfrentamientos, la facción ‘perdedora’ opta, o en algunos casos se ve obligada por la facción ‘ganadora, por abandonar el partido con todos sus correligionarios.

En los partidos grandes -léase PP, PSOE, Podemos, VOX y, hasta hace poco tiempo, Ciudadanos- se suelen conformar con mantenerse como ‘corrientes de opinión’, ‘sensibilidades’, ‘familias’, cosa lógica, dad su posición de privilegio y poder absoluto. Ya se sabe que ‘quien se mueve no sale en la foto’ y nadie está dispuesto a dejar el chollo conseguido con tanto esfuerzo. Solo en determinados casos, locales en su mayoría y basados en la capacidad de liderazgo y la popularidad del líder, se producen escisiones con algún futuro.

Es, sin embargo, en los partidos pequeños, sin representación parlamentaria o incluso sin representación municipal alguna, donde vemos con mayor frecuencia este baile continuo en la creación y desaparición de partidos y asociaciones políticas, muchas veces en tiempo previos a unas elecciones.

La mayoría de las veces, por el desmedido ego de sus líderes, muchos partidos prefieren ser cabeza de ratón, aunque jamás puedan salir de su ratonera"

Muchas de estas agrupaciones se adjudican, ellas mismas, etiquetas de ‘democrático’, aunque actualmente la moda sea del tipo ‘libertad’, ‘más-loquesea’, ‘ciudadanos’ o cualquier otro nombre que parezca cercano a las personas. No obstante, tienen una vida muy corta. Otras logran afianzarse en el área local, en una zona geográfica o, por el contrario, en zonas muy distantes entre sí, en función, tal y como comentaba antes, de las personas al frente del partido en esas poblaciones.

Cuando alguien con ideas claras y sin afán de protagonismo intenta hablar con estos pequeños partidos sobre la creación de un único partido, más fuerte, más unido, con mayores posibilidades de cara a poder plantear una alternativa real al bipartidismo anterior, o a la política de bloques actual que domina el panorama electoral español, suele encontrar receptividad e interés en el proyecto, sí, pero, no nos dejemos engañar por esa falsa predisposición, pues la realidad es muy distinta.

Por intereses ocultos, por miedo a perder lo que se tiene, por temor a no dar la talla y, la mayoría de las veces, por el desmedido ego de los que lideran las organizaciones, muchos de estos partidos prefieren ser cabeza de ratón, aunque jamás puedan salir de su ratonera.

José María Martín

Otros artículos de José María Martín

Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Los españoles de hoy | José María Martín

Los españoles de hoy | José María Martín

Los españoles de hoy | José María Martín

Los españoles de hoy

JOSÉ MARÍA MARTÍN

'Qué buen vasallo sería si tuviese buen señor', Cantar del Mio Cid

Que el pueblo español esté por encima de sus gobernantes no es nada nuevo. No podemos olvidar la historia de España. Ni podemos, ni debemos. Pero si podemos marcar un punto de inflexión en lo relativo a la calidad de los que han gobernado nuestra querida España

Podríamos señalar una etapa marcada por el Conde de Romanones o Antonio Maura; luego a Juan Bautista Aznar o, un poco después, con la proclamación de la Segunda República, a Niceto Alcalá-Zamora o a Manuel Azaña.

Pero no es  la intención de estas breves líneas hacer hincapié en un punto de la historia, cuyo desarrollo desgarró nuestra patria, hirió nuestros corazones y dio lugar a la etapa más triste de nuestra historia reciente.

Es por ello que el punto elegido para marcar un antes y un después para comparar la calidad de nuestros políticos y gobernantes, es el 15 de junio de 1977, fecha de la primeras elecciones democráticas desde la Guerra Civil

La Transición fue el momento en que España estuvo gobernada por los mejores, por los más capacitados, por los que ponían a España y a los españoles muy por encima de sus intereses"

Ganó la Unión de Centro Democrático (UCD) de Adolfo Suárez. Pero no estaba solo. Me permito recomendar un estudio del aquel equipo, gran equipo de personas que lo acompañaban. Y no menos grandes eran los equipos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) encabezado por Felipe González, el del Partido Comunista de España (PCE) de Santiago Carrillo, la Alianza Popular (AP) de Manuel Fraga, o el Partido Socialista Popular (PSP) de Enrique Tierno Galván, por citar a los cinco primeros.

Quizá entonces fuera por los aires de libertad, por la gran participación de todos los españoles o por la personalidad, formación y vocación de servicio de aquellos políticos que hicieron posible la Transición Española, un modelo que se estudia en las universidades de todo el mundo

José María Martín - Visioncoach
José María Martín Guillén es Técnico Superior en Administración y Máster en Dirección de Marketing. Empresario. Ha publicado diversos artículos en revistas y diarios digitales, como 4UPRES y ABC del Mar Menor.
Ha sido Secretario General Nacional de Coalición de Centro Democrático, CCD. En la actualidad colabora con la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones, MERP.

A mi modesto entender, fue el momento en que España estuvo gobernada por los mejores, por los más capacitados, por los que ponían a España y a los españoles muy por encima de sus intereses personales. Los españoles lo sabían, lo apoyaban y lo agradecieron con una participación en las elecciones cercana al 80%. ¡Qué ganas teníamos de votar en libertad!

Demos, sin embargo, un salto en el tiempo. Situémonos en octubre de 2019, en vísperas de unas nuevas elecciones. Apenas unos meses después de las últimas, que fueron en abril. Serán las cuartas elecciones generales en los últimos cuatro años

Hemos dejado atrás un bipartidismo turnista, asentado en la comodidad de sus cargos y sin más ambición que perpetuarse en sus sillones, y se ha dado entrada a la “nueva política”, con promesas de cambio, con gran despliegue de propaganda y prometiendo “aire fresco” en una España cansada de políticos aburguesados, mediocres en su mayoría, ineptos en no pocos casos y corruptos en demasía.

No han tardado las “nuevas políticas” en adoptar todos los vicios de las “viejas políticas”, aumentándolas en mediocridad, ineptitud y corrupción. 

Con la llegada de los nuevos partidos, llegan también los nuevos líderes de egos desmedidos y manifiesta prepotencia, deseosos de mostrar al mundo su calidad de “macho alfa”. Y con ellos arriban la camarilla de palmeros, los amigos, los parientes, aquellos deseosos de medrar a cualquier precio. Personajes normalmente de perfil bajo, sometidos al magnetismo del líder, acostumbrados a asentir y aplaudir en silencio.

Los españoles de la constitución; padres de la constitución; Transición española;

No hay mayorías absolutas. Hay que pactar para gobernar. El choque es inevitable. El ego por encima del bienestar de España. La prepotencia por encima de la vocación de servicio. El “macho alfa” por encima de todo.

No solo está presente el protagonismo de los líderes, también la esclavitud con aquellos votos que los elevó al poder y que exige su pago. El sistema electoral español confiere a unos pocos, afincados en una zona de España más o menos extensa, el poder de poner o quitar, de dar la presidencia del Gobierno de España, o de denegarla, y eso hay que pagarlo, incluso teniendo que llegar a pactos vergonzosos o poniendo a algunos españoles por encima de otros.

Los españoles, aquellos que no viven del circo político o que no llevan una triple venda que les aísla de la realidad, asisten a este despropósito entre asombrados y tremendamente decepcionados. Jamás se ha sentido en nuestra democracia esta sensación de confusión, hastío, cansancio e impotencia.

Los programas electorales más parecen el discurso final de una elección a Miss Universo. Los discursos de los líderes suenan vacíos, repetitivos y faltos ya de toda credibilidad.

Jamás se ha sentido en nuestra democracia esta sensación de confusión, hastío, cansancio e impotencia"

Los líderes de los partidos son, bien productos de marketing sometidos al capricho del “gurú” de turno, o viejos clichés enfundados en nuevos trajes invisibles.

No es un problema de colores, de ideologías o de formas de entender la política. Se trata de un problema de mediocridad, de falta de aptitud y de actitud que afecta por igual a todos los partidos.

Es la mediocridad que actualmente invade muchos aspectos de nuestra vida; esa mediocridad que repercute en el trabajo, en la sociedad, en los valores cívicos; esa mediocridad ha llegado, hace tiempo, a nuestra clase política. Y parece que ha venido para quedarse.

¿Hemos llegado a un punto en el que los gobernantes están a la altura de los gobernados o seremos capaces de hacerles entender que los españoles somos un gran pueblo y necesitamos, exigimos, un gran gobernante?

José María Martín

Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario