La selección de unas élites planas | Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

La selección de unas élites planas

CARMEN HERAS

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado ‘La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio’ en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de nuestros dirigentes. Argumenta que la producción de aquella en cantidades elevadas incrementa las turbulencias sociales y por ende las políticas, afectando a la autoridad institucional que ya no puede controlar la información y manejarla según su criterio. Al ser conocidos un número mucho mayor de datos que hace unos años, la confianza pública desfallece y la crisis de credibilidad alcanza a las instituciones, pues cualquier error existente se visualiza de inmediato, bastante más que los logros.

Al ser conocidos un número mucho mayor de datos que hace unos años, la confianza pública desfallece y la crisis de credibilidad alcanza a las instituciones"

Se suelen equiparar equivocadamente los conceptos de ‘público’ y ‘pueblo’, aún siendo distintos. Mientras que ‘pueblo’ es una abstracción usada en política, por ‘público’ se conoce, no a un grupo fijo de gente, sino a personas interesadas en un asunto concreto y generalmente contrarias a su desarrollo.

Cuando el asunto deja de estar sobre la mesa, el público se pierde, pues no tiene una estructura institucional, ni unos líderes. Un grupo de este tipo suele formarse alrededor de aquello que no les gusta, porque si lo hicieran alrededor de lo que sí, acabarían peleando al no ponerse de acuerdo en las posibles opciones existentes. Los une el litigio. Cuando éste desaparece o se difumina, desaparecen con él o se camuflan.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Vistas así las cosas, para Gurri las clásicas categorías de izquierda y derecha no pueden servir como referentes a la hora de analizar los vericuetos de la política actual. Según él solo existen el centro y los márgenes.

El primero, el centro, semeja una pirámide muy pronunciada que se mueve muy despacio, pero que, una vez que lo hace, dispone de planes de actuación y dinero. La Unión Europea, por ejemplo, representaría ese centro.

Un grupo suele formarse alrededor de aquello que no les gusta. Les une el litigio. Cuando este desparece o se difumina, desaparece con él o se camuflan"

Podcast CONTRAPUNTO de Visioncoach
“La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio de Martín Gurri
Disponible en:

Para los segundos, los márgenes, importan la virtud y la igualdad y no tanto la planificación; negociar con ellos es prácticamente imposible pues no hay líderes, ni estructuras o programas, solo un número diverso de voces con parecida relevancia. Curiosamente, no son personas pertenecientes a ningún sector marginal las que integran esos ‘márgenes’: han ido a la universidad, disponen de vehículos, ordenadores, vivienda… Los une la indignación. Los ejemplos están por todas partes y no hace falta que yo los señale.

Izquierda y derecha no pueden servir como referentes a la hora de analizar los vericuetos de la política actual"

El autor del libro reitera algo sabido: que cualquier sociedad necesita ser gestionada por unas verdaderas élites. Sin ellas, las instituciones se aplanan en demasía. Que es lo qué ahora está ocurriendo en todo el mundo. Lo que significa, hablando de manera global, que las élites existentes no están a la altura de los retos actuales. Y, claro, la democracia titubea. Posiblemente porque la que ahora se necesita no es la misma de la de hace 100 años.

El ‘público’ tiene su responsabilidad en todo ello pues es él quien selecciona a sus élites al decidir cuál es la gente a la que presta atención en cualquier faceta de la vida, ya sea en política, moda, comercio, ocio, etc. Y es ese ‘público’, que se aglutina alrededor de ‘lo que no le gusta’ pero que carece de alternativas a lo que intenta destruir, quien elige a los líderes que luego tomarán decisiones para todos. ¿Verdad que les suena?.

Carmen Heras

* Martin Gurri es analista geopolítico y experto en nuevos medios y efectos de la información. Perfil de twitter @mgurrihttps://thefifthwave.wordpress.com

Otros artículos de Carmen Heras

Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Todo el mundo es bueno

CARMEN HERAS

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda.

Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era necesario el aval de dos personas ya pertenecientes al mismo, que respaldaban con su firma al pretendiente, hombre o mujer, mayores de edad. Al recién llegado, una vez recibido el visto bueno de los miembros de la dirección política, se le entregaba una carpeta con una información básica sobre la organización interna del propio partido, sus estatutos y las normativas de los órganos de participación 

Para entrar en el partido, se requería el aval de dos de sus miembros, se aportaba información y se participaba en cursos de iniciación que servían para relacionarse ya con otros miembros"

Así mismo, unos pequeños cursos impartidos por líderes locales complementaban su preparación política, sirviendo activamente de puerta de entrada al nuevo militante y ayudando a sus primeros contactos con otros colegas, nuevos o antiguos.

Estas normas, unidas a la que prohibía expresamente utilizar el turno de palabra en una asamblea para hacer exaltaciones al líder, dieron muy buen resultado, aunque andando el tiempo y sin saber muy bien el motivo, cayeron en desuso, de modo y manera que se abandonó la necesidad de petición de avales y la celebración de dichos cursos de iniciación.  

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Prácticamente, todas las peticiones de entrada empezaron a ser aceptadas sin ningún veto, únicamente con la simple cumplimentación de una ficha rellena de datos personales y un número de cuenta al que cargar mensualmente una cuota. Sucediendo así que, en la mayoría de los casos, los nombres y apellidos de los peticionarios eran (son) prácticamente desconocidos para los miembros de la Ejecutiva que había (ha) de dar el visto bueno a su entrada como militantes. Y no siempre hay referencias.

A veces ocurre, además, que un experimentado militante ‘llama’ al partido a una serie de amigos o familiares ante una próxima convocatoria electoral interna en la que se precisen votos, ya que ha decidido presentarse a un cargo interno que ‘se logra por votación’ (ya saben, en matemáticas las cantidades cuentan y cuantos más votos, mayor respaldo). En estos casos no se hará ningún distingo entre padres, hermanos o parientes cualesquiera.

Afiliados del PSOE en Campaña

En ocasiones, un 'experimentado' militante 'llama' al partido a una serie de amigos o familiares ante una próxima convocatoria electoral interna en la que precisa votos para alcanzar el cargo y la posición"

Sucede, entonces, que aunque en teoría se está cumpliendo la normativa, en la práctica el sistema de actuación está fuertemente contaminado. Por esto y porque al no existir ninguna exigencia para entrar, salvo lo ya dicho sobre cumplimentación de una ficha y pago de una cuota, cualquiera puede convertirse en miembro de una organización política, sin mayores trabas, ni conocimiento chequeado alguno de su inclinación ideológica, madurez y ética personal.

Nos quejamos, a menudo, de la falta de entidad de los miembros de un partido político, y del daño que todo ello puede producir a la estructura. En el caso de los partidos de izquierda, además, es sabido el alto rigor apreciativo con que desde ellos se observa la conducta política de propios y extraños. Pero todo se devalúa en la práctica cuando se conocen este tipo de situaciones, que por sí solas pueden explicar en parte algunos “agujeros” del código teórico impuesto. Y de su posterior funcionamiento.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

I. Por un puñado de euros | Carmen Heras

I. Por un puñado de euros | Carmen Heras

I. Por un puñado de euros | Carmen Heras

(I) Por un puñado de euros

CARMEN HERAS

Con dos interrogantes se inicia este artículo. Los hago para analizar el comportamiento humano dentro de una organización política, puesto que la forma de relación entre individuos del mismo grupo impregna la metodología de trabajo con los adversarios políticos y, por ello, las reglas de la vida pública.

El primero es si, en situaciones internas de asalto al poder, los partidos defienden a sus ‘miembros honorables’; la segunda, si esos mismos partidos apuestan por la ‘inteligencia política’ o por lo contrario. Comencemos.

Las historias partidarias enseñan que un modo de subir en cualquier organización es pelear por el poder orgánico interno y, desde ahí, dar el salto a la escena pública. Para cualquier persona puramente ambiciosa resulta menos arriesgado hacerlo así que demostrando ‘madera de líder social’ y confrontarse públicamente con la causa del adversario político, frente al que hay que tener solvencia y argumentos.

Un modo de 'subir' en cualquier organización es pelear por el poder orgánico interno y, desde ahí, dar el salto a la escena pública"

La lucha interna posee mayor impunidad, pues la ‘cultura política’ es la misma y, por tanto, las fortalezas y debilidades de unos y otros son conocidas y abarcables. Se puede litigar por muchos asuntos: por un sueldo, por el de la pareja de otro; por parecer más interesante ante los ojos del jefe; por aburrimiento; por orfandad. Por un puñado de votos o por mantener una vicepresidencia. Y más; de todo hay. Y para conseguirlo siempre se comienza socavando la fama y trayectoria de lo existente. En todas las direcciones. No hay censura ni freno.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Fajarse con ‘los de dentro’ solo precisa tener una ‘parroquia’. De esas que colocan a sus fieles en distintos lugares de la sala en las reuniones generales. Para el que no lo sepa, aclaro que es una táctica demoledora contra la base de estabilidad del adversario. De repente, este nota que lo atacan desde ‘diferentes sitios, personas diversas y por cuestiones inverosímiles’. Los sujetos han sido aleccionados convenientemente, obedecen a un plan, están preparados para ‘arañar’; ora unos, luego otros, como si fueran elementos independientes, lo que multiplica el efecto del ataque.

Se trata de ‘apretar’. Hacerlo en la ‘yugular moral’ del destinatario; dejarlo sin aire. Y que lo vean todos. La verdadera humillación debe ser pública. La ‘cabeza decapitada’ ha de presentarse en una bandeja.

Asamblea en la que se prepara el enfrentamiento para cuestionar al líder - Carmen Heras

Muchos ingenuos presentes en la asamblea caen en la trampa de creer que lo que está sucediendo es espontáneo y sincero; que obedece a un deseo de mejora y de crítica útil"

Se utiliza el barullo; todos fingen hablar a la vez; todos piden la dimisión del ‘reo’; todos ponen voces de enfado. Tan bien lo hacen, que muchos ingenuos presentes en la asamblea caen en la trampa de creer que lo que está sucediendo es espontáneo y sincero; que obedece a un deseo de mejora, de crítica útil. Y se contagian porque piensan que tantos no pueden estar equivocados.

No vislumbran las tretas, la media sonrisa cínica, las miradas pícaras y los guiños de júbilo de la ‘soldadesca asalariada’. Así que no hay quien detenga la fuerte borrasca que cae directamente sobre ‘el objetivo a abatir’ hasta que este opta por ‘poner el cargo a disposición’ y desaparecer, incapaz de resistir el vendaval, casi exánime. Y solo.

Cuando la agrupación se rompe, se reclama la actuación de ‘algún árbitro’. Y este recibe a unos y a otros y dictamina que ‘todos y ninguno tienen razón’. Así que no se decanta por nadie y actúa salomónicamente. Y comienza ‘la jerga’ de las gestoras con miembros de uno y otro bando. Y los estados confabuladores preparatorios de una nueva votación para dirimir quién será el nuevo dirigente. Ya no importa quién fue el asaltante y quién el asaltado; quién ha sido ‘traidor’ y quién ‘responsable’. Y se vota. Y el más inocente, pierde. Y se inicia un tiempo distinto, totalmente blanqueado con la aquiescencia del mando en plaza.

 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

La política de vocación | Víctor Píriz

La política de vocación | Víctor Píriz

La política de vocación | Víctor Píriz

La politica de vocación

VÍCTOR PÍRIZ

 

La ‘política de verdad’ es la que se hace cuando se está de paso en ella. Yo creo firmemente que es una etapa en tu vida, tú puedes decidir cuál, en la que debes servir a los demás, en la que debes dedicar tu tiempo a hacer mejor la de los demás; pero nunca ha de ser tu profesión o, al menos, no debes sentirla como tal.

La política de vocación es esa que surge de la necesidad social del individuo, de sentirse parte de una comunidad a la que quiere servir para mejorarla. No he citado la palabra ‘profesión’, o la palabra ‘sueldo’, o ‘dinero’, aún.

Decía Nicolás Maquiavelo que “cuanta más arena se escapa del reloj de nuestra vida, más claramente debemos ver a través de él” o, lo que es lo mismo aplicado a la política, que una profesión a la que, si llegas con experiencia vital adecuada, tienes mucho que aportar, porque sabrás distinguir entre lo urgente y lo importante, entre lo que falta y lo que no, entre lo que es moral y lo que no lo es.

Admiro a esos alcaldes que son, sin duda, el ejemplo en política de la vocación, de la puesta a disposición de todo su tiempo y, en muchos casos hasta de su dinero, para ayudar a sus vecinos"

Creo firmemente en la política de vocación. Esa que te surge con quince años o con cincuenta, pero que te hacer acercarte a los problemas de los demás con voluntad de solucionarlos. Por eso, admiro a esos alcaldes que son -sin duda- el ejemplo en política de la vocación de servicio, de la puesta a disposición de todo su tiempo, y en muchos casos hasta de su dinero– para ayudar a sus vecinos.

La política de proximidad que los alcaldes realizan no la hace nadie más. Si alguien os dice lo contrario, os miente.

Víctor Píriz, Diputado al Congreso por Badajoz y portavoz de presupuestos del Grupo Parlamentario Popular
Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular.
Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de Empresa y Trabajo por la Universidad de Extremadura.
Ha dirigido departamentos financieros de empresas regionales, nacionales y multinacionales. Ha sido Director y Subdirector de FUNDECYT.
Ha sido Concejal del Ayuntamiento de Talavera la Real, en Badajoz. 

Conocer, vivir, compartir la vida con una alcaldesa, te hace abrirte a ellos, a su realidad; te hace conocer cómo no tienen vida propia; cómo, para ellos, el solo salir a la calle por su pueblo convierte pequeños paseos en horas, porque no son políticos impostados ni están en esto por dinero o pon un minuto de oro en televisión. El problema de su convecino es su problema y, si no pueden solucionarlo, al menos le van a escuchar con atención y sin prisas.

Por eso, cuando, como decía al principio, escucho hablar de dinero, me parece injustos generalizar. La vocación se tiene o no se tiene, independientemente de en qué aspecto de la política estés involucrado. Lo de alcalde es, a mi entender, la ‘profesión’ quizás peor pagada de este país en relación a las horas y sacrificios que supone y, sobre todo, en relación al reconocimiento público de su trabajo.

No creo que ningún alcalde de este país lo sea por el sueldo que recibe. Es más, suele renunciar a mejores salarios para servir a sus ciudadanos. Por eso pienso que en la política tienes que estar unos años, los que tú decidas, atendiendo o no a lo que explica Maquiavelo, pero unos años. Dar lo mejor de ti siempre y volver a tu actividad profesional. Porque si importante es saber que esta es una actividad ‘profesional temporal’, es casi más tener tu vida resuelta fuera para poder volver después a ella.

Conocer, vivir, compartir la vida con una alcaldesa, te hace abrirte a ellos; te hace conocer cómo no tienen vida propia; cómo para ellos el solo salir a la calle por su pueblo convierte sus pequeños paseos en horas"

Siempre que hablo con jóvenes de mi partido, el Partido Popular, o de cualquier ámbito y me dicen que quieren dedicarse a la política profesionalmente les explico lo mismo; les hago una doble reflexión.

No existen los ‘políticos profesionales’, existen los ‘profesionales políticos’, porque la política en sí no debería ser una profesión, sino una actividad.

La política como vocación, por Max Weber
Disponible en:

Pero, además de eso, les explico que si quieren ser realmente libres, si quieren pasar por el noble arte de la política pudiendo siempre manifestarse en libertad, siendo parte de un equipo y aceptando las reglas, pero siendo lo suficientemente libre para tomar sus propias deciones, eso solo parte de la independencia económica.

Los jóvenes son, por definición, inconformistas, rebeldes, activos. Y eso que les caracteriza se atenúa cuando entran en política sin tener su vida resuelta, sin haber acabado sus estudios, sin tener bagaje profesional, sin tener un sitio al que volver o una profesión que retomar. Por eso, si estos jóvenes quieren llevar adelante su vocación, han de ser libres; y para serlo, lo mejor que puedo siempre recomendarles es que tengan su vida profesional resuelta o, al menos, encauzada antes de entrar.

Los que nos dedicamos a esto deberíamos plantearnos si tenemos vocación de servicio, de mejorar nuestra sociedad, nuestros pueblos, ciudades, nuestro país o hemos cambiado nuestro orden de prioridades"

La vocación tiene que analizarse cada día con uno mismo. Deberíamos, los que nos dedicamos a esto, plantearnos si tenemos vocación de servicio, de mejorar nuestra sociedad, nuestros pueblos, ciudades, nuestro país o, sencillamente, hemos cambiado nuestro ‘orden de prioridades’. Y en día que esto último llegue, dejar paso a otros que aún estén en la primera fase. Es el ciclo de la vida política y vital. El más honesto y sincero.

Víctor Píriz Maya

Otros artículos de Víctor Píriz

 
Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Rupturas, más o menos, traumáticas | Carmen Heras

Rupturas, más o menos, traumáticas | Carmen Heras

Rupturas, más o menos, traumáticas | Carmen Heras

Rupturas, más o menos, traumáticas

CARMEN HERAS

Moramos en un tiempo en el que todo el mundo entiende de todo. Intentas iniciar un plan para configurar un grupo con unos objetivos determinados y los más ambiciosos lo primero que ‘se piden’ es un puesto de ‘Coordinador’, o de ‘Secretario’, o incluso de ‘Jefe Máximo’, arguyendo razones de ‘menor edad’ para ocupar tu sitio. El mundo al revés. En él se supone que la ‘gente madura’ no puede seguir un proceso de gestación de un proyecto, aunque la idea haya partido de ella.

Casi por los mismos años en los que la sociedad del bienestar reclamaba al Estado puestos de profesionales del ocio -porque éste forma parte de la vida-, se puso en marcha el ‘discurso de la renovación’ en los partidos. El mismo dictamina, sin lugar a apelación, que “cualquiera, con una experiencia contrastada, debe renunciar dejando su espacio a un inexperto ‘sin mochila’ al ser éste último mucho más dúctil y permeable y, por tanto, bastante más producivo en el espacio político, tan necesitado de ‘imágenes inocentes'”.

Muchos dieron en tipificar la prudencia de juicio de la persona experimentada como algo negativo y elevaron la insolencia del bisoño a algo 'políticamente extraordinario'

Y sucedió que, al aplicarse de manera genérica, muchos dieron en tipificar la prudencia de juicio de la persona experimentada como algo negativo y elevaron la insolencia del bisoño a algo ‘políticamente extraordinario’. Fue una manera chapucera de abrir hueco a las generaciones más jóvenes que venían reclamando un sitio con insistencia. Y lo curioso es que los votantes ‘picaron’. Pero fue un desperdicio en tiempos de opulencia y exceso, cuando el ocio se permitió llenar el espacio del trabajo. Cuando la crisis actual ni se preveía.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

No fue la siguiente generación la que tomó el relevo, al estar ‘contaminada’ por haber colaborado con sus antecesores, sino la siguiente a la siguiente; así que llegaron por todos los caminos personas sin cordon umbilical con las que ligase directamente con quienes fueron ‘decapitados’. Y, en el medio, se perdió para la cosa pública toda una generación que era el puente natural entre los que se fueron y los que habían de llegar, en un proceso inteligente de renovación lógica.

No hubo conductores a través de los cuales viajase la corriente eléctrica que significa un ideario aplicado al terreno, unos lazos de compañerismo, un mismo lenguaje político. Gente recien llegada fue ascendida, sin formación política suficiente, comenzando su vida, sin preparación y que, en una eslacada meteórica, ocupan puestos de relevancia, no por especificidad, sino por ser jóvenes y estar en el sitio justo en el momento preciso.

Politicos jóvenes e insensatos; Carmen Heras;

No hubo contención en el gesto de aceptar altas responsabilidades. Todos lo hicieron. Los pocos ‘mayores’ que quedaron, para que no les fuera reclamado incluso su propio estatus, se rodearon, emboscados, de muchos jóvenes en edad de aprender, todos ellos encaramados en puestos altos de la pirámide de mando. Y, así, los clanes de allegados se aprestaron a ofrecer una imagen juvenil y moderna muy al gusto de la época, donde las modelos empiezan a llevar ropa adulta con catorce o quince años.

Y ocurrió que el espacio político de representación de España fue llenándose de ‘muchachos y muchachas’ a los que denominaron ‘líderes’, sin serlo. Y todo se cubrió de directores de sucursal. A veces, ni eso.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

Humanítica, la verdadera nueva política | Emilio Borrega

'Humanítica', la verdadera nueva política

EMILIO BORREGA

 

Dijo el pensador francés Voltaire que ‘el sentido común era el menos común de los sentidos’. Una afirmación de hace siglos y que, como tantas, cobra sentido en este tiempo y sigue vigente al día de hoy.

Hace unos meses descubrí la Fundación ‘Liderar con Sentido Común’, presidida por el reconocido a nivel internacional estratega político Antonio Sola. En ocasiones, las decisiones políticas carecen, en su mayoría, de sentido común, unas veces por cuestiones de difícil explicación, otras porque quien las toma carece de dicho sentido común.

Lo cierto y verdad es que una Fundación de pensamiento político cuyo nombre cohesiona liderazgo y sentido común, despierta expectación por conocer su pensamiento y nuestra necesidad de conocimiento, sus profundas reflexiones y análisis de la realidad actual así lo certifican.

Que vengan los de derechas, los de izquierdas y los de centro y, juntos, aprendamos a dejar de ser de derechas, de izquierdas o de centro para, entre todos, aprender lo que nunca deberíamos haber olvidado, a ser humanos"

Es un ideario cuya base radica en un movimiento denominado ‘Humanítica’, cuya definición dice: ‘La ‘Humanítica’ es hija de la buena voluntad y del sentido común’; un movimiento que cambia la clase política por política con clase y donde todo aquel que se mueva en política con buenas intenciones y vocación de servicio público tiene cabida, porque ese ideario continúa diciendo; ‘que vengan los de derechas, los de izquierdas y los de centro, y juntos aprendamos a dejar de ser de derechas, de izquierdas o de centro para, entre todos, aprender lo que nunca deberíamos haber olvidado, a ser humanos’.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio José Borrega Romero es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política.
Ha compaginado su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación de la Diputación Provincial de Cáceres.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR

Estas reflexiones que debatimos abiertamente gente de países como España, Ecuador, Colombia, Argentina, Uruguay, Chile, México, Francia, Estados Unidos y otros muchos a través de videoconferencias, sirve para ver la política actual desde otro punto de vista. Ese punto de vista que aqui, en España, hemos denominado ‘nueva política’.

La nueva política no es el ‘me cambio de partido y ya soy nuevo’. La nueva política es actuar en política desde el sentido común. Es la actuación la que define los nuevos tiempos de la política, no el atril desde el que me subo para decir lo mismo, porque en ese caso, habrá cambiado el atril, no la política.

Al ciudadano de hoy le importa lo cercano, lo que ocurre en su casa, en su entorno, en su día a día. Es lo que denominamos como ‘su metro cuadrado’; y en ese ‘metro cuadrado’ el ciudadano tiene que ser el protagonista y el político tiene que conseguir que así sea. El político no se puede alejar de eso y su única y principal función ha de ser ayudar a la gente a vivir mejor, a ser feliz.

Humanítica, de Emilio Borrega

El político permanentemente ha de preguntarse por qué está ahí, qué le impulsó a dar el salto a la política, cuál fue el verdadero motivo por el que dedicó parte de su vida a los demás. Y, en esa reflexión, rememorar el origen de todo, sus inicios, sus impulsos, los pensamientos de entonces. Situarse años después en el origen de todo, convierte al político en alguien cercano al ciudadano al que representa y del que nunca debe alejarse.

Para eso, siempre defenderá el sentido común como el verdadero motor del cambio, la regeneración y la verdadera política útil. Un espacio donde quepan el mayor número de personas será un espacio abierto, constructivo y práctico, donde todos estén acomodados, que no cómodos, y la convivencia en paz contradiga -siglos después- a Voltaire y, entre todos, consigamos que el sentido común deje de ser el menos común de los sentidos.

 

Emilio Borrega

Otros artículos de Emilio Borrega

 

Fascismos y comunismos son tal para cual; Damián Beneyto;

Comunismo y fascismo, tal para cual | Damián Beneyto

El 19 de diciembre de 2019, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que equiparaba el comunismo y el nazismo. La resolución aprobada sentencia que “mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue...
Los gafes, por Damián Beneyto

Los gafes | Damián Beneyto

En 1959 se estrenaba una deliciosa película titulada ‘El gafe’ –que les recomiendo- dirigida por Pedro Luis Ramírez sobre un guión de Vicente Escrivá. Los protagonistas eran dos magníficos actores, José Luis Ozores y Antonio Garisa, y como el título indica, trata en...
Unidos por el litigio, Carmen Heras

La selección de unas élites planas | Carmen Heras

Martin Gurri*, ex analista de la CIA, publicó en el 2014 un libro titulado 'La revuelta del público y la crisis de la autoridad en el nuevo milenio' en el que relaciona el aumento de información que hoy proporcionan las redes, con el descenso de la autoridad de...
Nación de naciones, por Damián Beneyto

‘Nación de naciones’ | Damián Beneyto

"Tú eres, oh, España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extiende de Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quién recibes prestadas sus luces no sólo...
Las fábulas y cuentos de los candidatos salvadores, por Carmen Heras

De fábulas | Carmen Heras

Les voy a narrar un cuento verdadero... Pues sucedió que pensaron en él para ser candidato -por esto y por lo otro- y el fuego de la esperanza renació de las cenizas y todo el mundo aparatero pareció congraciarse. Algunos hasta se alegraron de veras, otros no...
Buenismo en la política, por Damián Beneyto

Buenismo | Damián Beneyto

"A veces la gente no quiere escuchar la verdad porque no quiere que sus ilusiones se vean destruidas" Friedrich Nietzsche El término buenismo es relativamente joven pero se ha extendido rápidamente, especialmente cuando se refiere a la acción política. Según la RAE,...
Todos somos buenos; de Carmen Heras;

Todo el mundo es bueno | Carmen Heras

Cuando después de la muerte de Franco, volvieron a visualizarse los partidos políticos, existía una determinada forma de aceptar militantes en ellos, al menos en algunos partidos de izquierda. Consistía en que, para entrar a formar parte de la organización, era...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario