Perversión electoral | Emilio Borrega

Perversión electoral | Emilio Borrega

Perversión electoral | Emilio Borrega

Perversión electoral

 

EMILIO BORREGA

 

Los españoles nos hemos equivocado. Si, es cierto. El pasado 26 de abril votamos y lo hicimos mal, muy mal. Tan mal lo hicimos, que a día de hoy tenemos que volver a votar, porque los distintos partidos políticos no entendieron nuestro voto y no fueron capaces de formar un gobierno, y como ellos nunca tienen la culpa de nada, la culpa entonces, es nuestra.

El día 10 de noviembre volvemos a las urnas y volveremos a equivocarnos si finalmente los partidos son incapaces de formar gobierno. Es decir, los curritos de a pie, votamos; los políticos juegan con nuestras cartas y, si pierden la partida, el error es nuestro.

Quiero hacer un inciso para decir que los nuevos partidos, esos que vinieron a regenerar la política, a insuflar aire fresco, a acordar lo que los viejos partidos no acordaban, a entenderse con todos, a impedir que gobiernos nacionales se pusieran en manos de nacionalistas catalanes o vascos, incluso a aislar a los separatistas, finalmente se han convertido en un partido más. “Ya son viejos partidos también” y han venido, no a desbloquear y a acordar, sino a bloquear y a demostrar a todo el mundo que son incapaces de ceder por el bien común, acordar con nadie, o desbloquear un entuerto como el actual, mirando, eso sí, los intereses electorales de su partido. Vamos, lo que ha sido siempre la política de siempre.

"El 10N se nos puede dibujar un escenario parlamentario más perverso aun que el actual para la conformación de un gobierno estable"

 

Pues bien, querido lector, mi opinión es que el domingo, el 10N, se nos puede dibujar un escenario parlamentario más perverso aún que el actual para la conformación de un gobierno estable, donde, si se forma gobierno, alguien habrá tenido que mentir a los electores o, por el contrario, si no mienten, será imposible desbloquear la situación.

Tenemos por delante dos grandes retos en España: por un lado Cataluña, de cuyos ecos podemos tener graves consecuencias, incluso extrapolables en el futuro  a otras Comunidades Autónomas. Por otro lado, la amenaza de crisis económica que sufre nuestro país, agudizada con una amenaza clara de los Estados Unidos sobre la Unión Europea en cuanto a nuestras exportaciones comerciales. 

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio J. Borrega es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política. Ha compaginado siempre su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja

Y ante tales amenazas, el gobierno de España solo puede ser un gobierno fuerte, unido y, sobre todo, estable. Pero, ¿algún partido político garantiza a día de hoy esa estabilidad, esa fortaleza, esa libertad para gobernar sin mirar permanentemente a las urnas?. 

Eso es lo que depende precisamente de los electores y no de los partidos. Estos presentan sus ofertas electorales, sus programas, participan en debates, salen en telediarios, ofrecen entrevistas en radio y televisión, sus equipos nos saturan con información en redes sociales, publicidad, marketing y un largo etcétera de mecanismos y modos. 

La política liquida de Emilio Borrega

Haciendo un símil futbolístico, conocemos, y bastante bien por cierto, a los contrincantes de esta contienda, puesto que este partido ya se ha jugado ante. Del 26 de abril al 10 de noviembre.

Se ha jugado el primer tiempo y, a partir del 10 de noviembre, hasta que el árbitro pite el final, se estará jugando el segundo.

El resultado final es incierto. El desarrollo del partido puede ser emocionante. Las patadas al contrario, las faltas ilegales, los fuera de juego, las manos voluntarias o involuntarias y los penaltis pueden ser pitados, o no, en función del árbitro. En función de que este sea bueno o malo.

Los árbitros, de este supuesto partido de fútbol, somos todos los españoles mayores de 18 años convocados a votar el domingo. Si nosotros lo hacemos bien, las normas las pondremos nosotros.

Pero si volvemos a dejar el partido en manos de los jugadores, estos no se entenderán y el partido se volverá a anular, suspender o, como ocurre muchas veces en el fútbol, lo dejaremos en manos de los forofos incondicionales, con el riesgo de que podemos acabar a “leches” entre las dos aficiones, y ese final es el peor final al que podamos enfrentarnos.

Emilio Borrega

Otros artículos de Emilio Borrega

 

El nuevo liderazgo en las organizaciones, por Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que creo será prolongada. Lo que sí debemos...
La ineptocracia, por Carmen Heras en Visioncoach

La ineptocracia | Carmen Heras

Este artículo se sustenta en la tesis de que si bien el más puro sentido generalista de la democracia lleva consigo la plena posibilidad -para todos- de representación, una vez probado tal aserto debiéramos conseguir, que ciertos puestos claves de acción y dirección...
Jóvenes Liberales de Ecuador;

Jóvenes Liberales Ecuador | Martín Barragán Álvarez

Jóvenes Liberales Ecuador nace de la necesidad histórica y atemporal de conectar a una nueva generación consciente, conectada y cada vez más crítica de la realidad, con los temas actuales de coyuntura nacional tanto como internacional. A Jóvenes Liberales Ecuador nos...
Liderazgo de elites, por Carmen Heras

La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación: Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento,...
El extraño caso de Garvín de la Jara, por Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

  Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos. Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas...
Ines Martínez, precandidata a Diputada con Nuevas Ideas;

El Salvador: Ines Martínez, valor para Nuevas Ideas

   Con Maestría en Ciencia Política, un Postgrado internacional en Liderazgo para la Gestión pública y Licenciatura en Relaciones internacionales, especializaciones en Derecho internacional Público y Privado, Geopolítica y Geoestrategía de los estados y Derecho del...
La decencia; Carmen Heras

La decencia | Carmen Heras

Si se busca en el diccionario el significado de la palabra decencia vemos que se la define como la honradez y rectitud que impide cometer actos delictivos o moralmente reprobables. Existen innumerables apreciaciones sobre ella de personas muy informadas. Desde...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Política líquida | Emilio Borrega

Política líquida | Emilio Borrega

Política líquida | Emilio Borrega

Política líquida

EMILIO BORREGA

 

Cuatro elecciones generales en cuatro años, o lo que es lo mismo, cuatro votaciones en lo que debería haber sido una sola legislatura.

Cuatro años perdidos, cuatro años sin legislar, sin tomar medidas ni decisiones, sin arreglar problemas, prorrogando presupuestos, gastando dinero en campañas electorales y jornadas de votación. Cuatro años perdidos

Esto es lo que ha traído la irrupción de nuevos partidos en el escenario político español. La mal llamada “nueva política” no ha aportado nada positivo a nuestro país.

Cuando los españoles nos empezamos a “jartar” del bipartidismo abrimos la puerta a nuevos partidos que decían venir a regenerar la vida pública, con ánimo pactista, a dialogar y a no enrocarse como hacían los “viejos partidos”. 

Pues bien, pasados ya algunos años de esa ilusión, nada nuevo se vislumbra; ninguna acción que convierta a estos “nuevos partidos” en algo distinto a los “viejos partidos”. Porque, lejos de venir a solucionar problemas, los han generado y son mayores que los que había.

Españoles, os habéis equivocado por no votarme más, y os voy a dar otra oportunidad”, firmaría el mismo Pedro Sánchez, o su asesor de cabecera.

"Pasados ya algunos años, nada nuevo se vislumbra; ninguna acción que convierta a estos "nuevos partidos" en algo distinto a los "viejos partidos" que conocíamos"

 

Si en España los grandes partidos no son capaces de dialogar, pactar, ceder y llegar a acuerdos entre ellos, una de dos, o no sirve el multipatidismo, o habrá que cambiar la ley electoral, porque lo que no es razonable, es que la nueva política haya cambiado ese dicho de “estos son mis principios y si no les gustan tengo más”, por “estos son mis resultados electorales y como no me gustan, volvemos a votar”. 

Pedro Sánchez presentó una moción de censura para estar y no para gobernar. Recogió votos desde la extrema izquierda, proetarras, nacionalistas, separatistas y lo que es peor, hasta de la derecha vasca y catalana, con el único objetivo de cambiar el colchón de la Moncloa y dormir a pierna suelta, viajar en Falcon por el mundo y salir a comprar el pan en helicóptero.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio J. Borrega es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política. Ha compaginado siempre su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja

Pero aunque se repita a sí mismo una y otra vez “yo soy el Presidente del Gobierno”, díganme una sola ley que se haya aprobado que sirva para mejorar la vida de los españoles, generar empleo y riqueza o, simplemente, frenar la crisis que venimos sufriendo desde hace años.

Pablo Iglesias, que desde Vallecas hasta Galapagar y a base de discursos vacíos de izquierda rancia y pantalones viejos, ha sido el gran actor durante estos años pero también ha sido incapaz de aportar a la política española nada nuevo que no hayan aportado otros partidos comunistas a la historia de la política. 

Sus viejas fórmulas, fracasadas en todos los países donde se han implantado, han puesto en evidencia que su cambio de sistema y la simpatía que pudieron despertar estos “progre-pijos” en sus inicios, se han tornado en dudas e incertidumbres que terminaran como siempre han terminado los partidos de izquierdas, en división, en separación y en luchas internas. Íñigo Errejón y su “Más País” son buena prueba de ello.

Albert Rivera, ese viejo chico de las Nuevas Generaciones del PP, continúa sin aportar una posición clara. Fundador de un partido catalán que desde allí aportara luz a toda España, se presentó como progresista y socialdemócrata en un sus inicios, pero dice ser liberal ahora. Dependiendo del día y las circunstancias puede ser una cosa y la contraria. Como era el llamado a posibilitar el pacto tanto con la izquierda como con la derecha, su posicionamiento en un centro político indefinido e indeterminado es evidente.

La política liquida de Emilio Borrega

Pero, lejos de esos posicionamientos de conveniencia, Albert Rivera y Ciudadanos han entorpecido tanto a los de su izquierda como a los de su derecha, porque, en definitiva, venía a por setas y ahora prefiere relojes.

En otro orden de cosas, en este juego de tronos que es la nueva política, la aparición en escena de Santiago Abascal y de VOX, ha sido la muleta perfecta utilizada por las cloacas de Ferraz para movilizar ese voto de izquierdas que en las pasadas elecciones iba a quedarse en casa. 

VOX ha sido, aunque no lo reconozca, el  gran valedor de la unión de la izquierda en torno a un proyecto común, frenar a la derecha movilizando las vísceras e inculcando ese miedo tan rancio como eficaz en los potenciales votantes de izquierda. Desde que VOX existe, Pedro Sánchez y el PSOE son más fuertes.

Y finalmente en este repaso, le toca el turno a Pablo Casado. Es el heredero de un partido que arrastra un fantasma de corrupción ya superado pero que es agrandado por el constante sonsonete de los medios de comunicación alineados con la izquierda. Aunque sus responsables  estén en la cárcel o declarando ante jueces y fiscales, pero todos ellos ya fuera del PP, de cara a la sociedad y a la opinión pública, ese continuo recordatorio mediático ha logrado que la regeneración iniciada por el nuevo equipo de Pablo Casado no haya tenido reflejo en la sociedad ni se haya visualizado en las encuestas.

Coincide además que desde que Pablo Casado es presidente del PP, España esta en campaña electoral continua y en sucesivas elecciones, lo que no permite reorganizar el partido ni da tiempo a  hacer crecer y evolucionar el proyecto político de España Suma.

Con todos estos mimbres, la política actual, una política líquida y poco consistente, nos llevará nuevamente a las urnas el próximo 10 de noviembre para que, si nada cambia -y de momento nada ha cambiado-, todo siga igual. 

Posiblemente después de ese día, después de volver a leer la voluntad de los ciudadanos, tengamos que pensar y hablar de otras nuevas elecciones. Serían las quintas en cinco años y confirmarían que la altura de miras, la defensa del interés general y el sentido de Estado son conceptos y valores que desde esta “nueva política”, se desconocen. 

Emilio Borrega.

Otros artículos de Emilio Borrega

 

El nuevo liderazgo en las organizaciones, por Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que creo será prolongada. Lo que sí debemos...
La ineptocracia, por Carmen Heras en Visioncoach

La ineptocracia | Carmen Heras

Este artículo se sustenta en la tesis de que si bien el más puro sentido generalista de la democracia lleva consigo la plena posibilidad -para todos- de representación, una vez probado tal aserto debiéramos conseguir, que ciertos puestos claves de acción y dirección...
Jóvenes Liberales de Ecuador;

Jóvenes Liberales Ecuador | Martín Barragán Álvarez

Jóvenes Liberales Ecuador nace de la necesidad histórica y atemporal de conectar a una nueva generación consciente, conectada y cada vez más crítica de la realidad, con los temas actuales de coyuntura nacional tanto como internacional. A Jóvenes Liberales Ecuador nos...
Liderazgo de elites, por Carmen Heras

La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación: Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento,...
El extraño caso de Garvín de la Jara, por Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

  Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos. Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas...
Ines Martínez, precandidata a Diputada con Nuevas Ideas;

El Salvador: Ines Martínez, valor para Nuevas Ideas

   Con Maestría en Ciencia Política, un Postgrado internacional en Liderazgo para la Gestión pública y Licenciatura en Relaciones internacionales, especializaciones en Derecho internacional Público y Privado, Geopolítica y Geoestrategía de los estados y Derecho del...
La decencia; Carmen Heras

La decencia | Carmen Heras

Si se busca en el diccionario el significado de la palabra decencia vemos que se la define como la honradez y rectitud que impide cometer actos delictivos o moralmente reprobables. Existen innumerables apreciaciones sobre ella de personas muy informadas. Desde...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Si Navarra Suma, ¿España Suma? | Emilio Borrega

Si Navarra Suma, ¿España Suma? | Emilio Borrega

Si Navarra Suma, ¿España Suma? | Emilio Borrega

Si Navarra Suma, ¿España Suma?

 

EMILIO BORREGA

 

Que el centro-derecha en España está dividido no es ningún secreto. Que el votante de esta ideología ha encontrado en los últimos comicios electorales un amplio abanico en el que reflejar su voto, es una certeza y que, como consecuencia de eso, la izquierda de nuestro país es más fuerte y la derecha más débil, no lo duda nadie.

El momento político que vivimos y que algunos han denominado como de la “nueva política”, no ha venido sino a generar inestabilidad, desgobierno, repeticiones electorales, falta de entendimiento y, de ahí, largos períodos de transición entre unas legislaturas y otras, donde no existe control parlamentario, los gobiernos están en funciones y no se legisla pensando en el futuro de nuestro país.

"Que el votante de centro-derecha ha encontrado un amplio abanico en el que reflejar su voto, es una certeza y que, como consecuencia de ello, la izquierda de nuestro país es más fuerte y la derecha más débil, no lo duda nadie."

 

Cuando los “nuevos partidos” irrumpen en el escenario político, rompiendo años de bipartidismo, se preveía mayor diversidad de ideas, de argumentos, de puntos de vista y de formas de hacer política, políticas distintas a la que nos tenían acostumbrados tanto PSOE como PP. Se nos presentaron como la fórmula magistral que venía a regenerar la política arcaica de los “viejos partidos” y que darían luz a la España oscura que quisieron dibujarnos. Y nada más lejos de la realidad.

El tiempo quita y da razón y pone a cada uno en su sitio. Y esa diversidad de partidos ha terminado en los denominados “bloques” tanto a izquierda como a derecha, bloques antes representados en dos partidos y ahora bloques multipartidistas, pero bloques al fin ya al cabo Y, lo peor de todo, bloques que, lejos de gobernar, bloquean. 

Así, en el bloque de la derecha no hay un líder con todo su equipo, gabinete, partido, séquito y adláteres, sino que hay varios. Y lo mismo ocurre en la izquierda, donde, más aún, existen cantidad de liderazgos toda vez que en Unidas Podemos confluyen varios partidos de izquierda que cada vez más ponen en duda y en entredicho el “patriarcado” de Pablo Iglesias, depositando en el PSOE la representatividad y hegemonía de la izquierda, de toda la izquierda, de nuestro país.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio J. Borrega es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política. Ha compaginado siempre su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja

Y si el PSOE acapara la gran mayoría del bloque de izquierdas, ¿por qué España Suma no está llamada a acaparar la mayoría del bloque de derechas? Respuestas hay muchas y conjeturas muchas más, pero yo me atrevo con dos y cada uno de ustedes sume las que estime oportunas.

Una. A Albert Rivera no le interesa promocionar la marca España Suma, convencido de que él y su proyecto personal llamado Ciutatans en los inicios y Ciudadanos posteriormente, será capaz de aglutinar el voto de centro derecha. Pero, paradójicamente, lo quiere hacer con políticas que más bien están en la izquierda, en el progresismo, con personas ideológicamente lejos del reformismo o del liberalismo y que abrazan al progresismo con argumentos y argucias políticas que cada vez entienden menos los votantes naranjas. Pero persiste en su error, sabedor que ese camino, para él, es el único camino.

Y dos. Albert Rivera teme que a Ciudadanos con España Suma le ocurra lo mismo de le ocurrió a UPyD con Ciudadanos: que se lo coma. Por lo tanto, ese escenario, en el que el centro-derecha gana y se une, supondría para el líder de Ciudadanos la posible desaparición y para su séquito la posible integración, o no.

Albert Rivera y España Suma
Pablo Casado y España Suma

Porque si seguimos jugando a dividir y no a sumar, ganará quien hasta ahora ha empezado a ganar, y que no es otro que Pedro Sánchez, el PSOE de Pedro Sánchez, y la izquierda “sanchista· que llevará a España hasta donde la llevó Rodríguez Zapatero y más allá.

Por eso, el interés del centro-derecha no puede depender del interés personal de nadie. El electorado de centro-derecha, que supone más de la mitad del electorado nacional, merece que con el actual sistema electoral su representatividad y defensa ideológica se garantice por encima de ninguna otra cuestión.

Y si los actuales dirigentes de los partidos de la derecha y del centro derecha no consiguen construir una España Suma, aquellos que acuñen la marca, que con altura de miras y sentido de Estado sepan aglutinar a todo el electorado, serán quienes realmente construyan, desde ahí y sin hipotecas, un partido donde una vez más el electorado del centro-derecha unido y bien representado, sea la única alternativa para plantar cara a la izquierda y convertirse en un proyecto real de futuro para España. 

Emilio Borrega.

Otros artículos de Emilio Borrega

 

El nuevo liderazgo en las organizaciones, por Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que creo será prolongada. Lo que sí debemos...
La ineptocracia, por Carmen Heras en Visioncoach

La ineptocracia | Carmen Heras

Este artículo se sustenta en la tesis de que si bien el más puro sentido generalista de la democracia lleva consigo la plena posibilidad -para todos- de representación, una vez probado tal aserto debiéramos conseguir, que ciertos puestos claves de acción y dirección...
Jóvenes Liberales de Ecuador;

Jóvenes Liberales Ecuador | Martín Barragán Álvarez

Jóvenes Liberales Ecuador nace de la necesidad histórica y atemporal de conectar a una nueva generación consciente, conectada y cada vez más crítica de la realidad, con los temas actuales de coyuntura nacional tanto como internacional. A Jóvenes Liberales Ecuador nos...
Liderazgo de elites, por Carmen Heras

La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación: Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento,...
El extraño caso de Garvín de la Jara, por Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

  Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos. Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas...
Ines Martínez, precandidata a Diputada con Nuevas Ideas;

El Salvador: Ines Martínez, valor para Nuevas Ideas

   Con Maestría en Ciencia Política, un Postgrado internacional en Liderazgo para la Gestión pública y Licenciatura en Relaciones internacionales, especializaciones en Derecho internacional Público y Privado, Geopolítica y Geoestrategía de los estados y Derecho del...
La decencia; Carmen Heras

La decencia | Carmen Heras

Si se busca en el diccionario el significado de la palabra decencia vemos que se la define como la honradez y rectitud que impide cometer actos delictivos o moralmente reprobables. Existen innumerables apreciaciones sobre ella de personas muy informadas. Desde...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario