Incierto futuro medioambiental en El Salvador | Daniel Girón

Incierto futuro medioambiental en El Salvador | Daniel Girón

Incierto futuro medioambiental en El Salvador | Daniel Girón

El Salvador post-pandemia. Incierto futuro medioambiental

DANIEL GIRÓN

 

Actualmente, la población de El Salvador no solo es presa de multitud de fenómenos naturales y vulnerabilidades que ya posee. La pandemia causada por el Covid-19 es solo la punta del iceberg de otras diversas debilidades que El Salvador enfrenta. Nuestro país se encuentra bajo amenaza permanente de fenómenos como la actividad sísmica, huracanes, inundaciones, derrumbes, deslizamientos de tierras, incendios, sequías, además de estar en lucha constante contra enfermedades como el dengue, las diarreas por rotavirus y el cólera, por mencionar solo algunas de ellas.

Al meditar qué viene después de la pandemia, pues tarde o temprano saldremos de ella, cualquiera pensaría que viene lo mejor; que se acerca el regreso a las actividades normales, sin restricción a la movilidad, y seguiremos viviendo como hasta ahora. En pocas palabras, regresar a la cotidianidad. Pero es importante reflexionar a qué normalidad se quiere regresar: ¿a la que provoca el tráfico diario? ¿a aquella donde encontramos escuelas precarias? ¿a un sistema político excluyente que se se auxilia de intelectuales y académicos? ¿a una sociedad dividida por la política? ¿a una sociedad desigual en oportunidades de toda índole?

Los problemas medioambientales en El Salvador acelerarían los efectos del cambio climático, canalizarían sucesivas crisis hídricas, desestimación, contaminación de acuíferos y ríos y una mayor desigualdad social"

Daniel Girón; Red de Jóvenes Políticos de Latinoamérica;

César Daniel Girón Segovia pertenece a la Red Mundial de Jóvenes Políticos. Es investigador científico acreditado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de El Salvador (CONACYT). Formador acreditado en la Agenda 2030, sigue líneas de investigación con interés en temas medioambientales donde enfoca también su actividad política. Ha sido premiado por la Universidad de El Salvador con el Premio a la Innovación Social.

El futuro es incierto. Ahí están todos los préstamos internacionales que nuestro gobierno ha realizado para superar la crisis por el Covid-19 y la tormenta tropical que, hasta la redacción de este artículo, presentaba una deuda ya muy por encima de los 500 millones de US$, según el Banco Mundial. Son préstamos que dejan al país en números rojos y que, tarde o temprano, pasarán factura a la población salvadoreña

Pero, ¿cuáles serán las acciones para reducir esta deuda y reducir el gasto del estado? Es una pregunta a la que daría miedo responder, pues puede significar tanto la extinción de algunos ministerios que el gobierno actual o el entrante decidan que no son necesarios ni relevantes, la privatización de buena parte de otros ministerios para reducir el número de empleados públicos, como el cese de puestos y el abandono de varios subsidios de los que se beneficia la población.

La principal preocupación es que, en esa búsqueda de recuperar la economía y buscar inversiones, se otorguen más privilegios a las empresas privadas, que tomarían un papel mucho más dominante en la gestión de los recursos naturales, como el agua -factor clave para su privatización, aumento y aceleración de construcciones- sin dar importancia al impacto ambiental que se puede provocar a corto y largo plazo: aumento de una producción textil causante de la contaminación de muchos de nuestros ríos, represalias sobre líderes ambientales que protegen puntos clave en las cuencas hidrográficas y un sinfín de atentados para los ecosistemas de El Salvador.

Estos problemas ambientales solo acelerarían los efectos del cambio climático. Serían los catalizadores de sucesivas crisis hídricas que provocarían desertificación, contaminación de mantos acuíferos y de ríos con contaminantes químicos y desechos sólidos, así como un aumento de la vulnerabilidad de los más pobres y una mayor desigualdad. Los pobres serían más pobres y los ricos, más ricos.

Agricultores en El Salvador;

Como algunos analistas discuten, las pandemia ha traído un respiro para nuestra capa de ozono. A finales de enero, en medio de la cuarentena de algunos países industrializados, la NASA capturó fotografías y registros de la disminución de CO2 entre un 25 y un 50% y de NO2 entre un 20 y un 30%, gases que son causantes directos del calentamiento global y del cambio climático.

Esto nos obliga a meditar y a tomar conciencia. ¿Por qué no tomamos medidas drásticas similares y concretas para frenar el calentamiento global? Lamentablemente, estos cambios positivos no han llegado para quedarse. Solo son noticias de alegría momentánea, más para los ambientalistas que ven que el planeta toma un breve respiro, pero la actividad humana y los métodos de producción retomarán la normalidad y será aun más fuerte por querer recuperar en breve el tiempo perdido.

Importa más el tema de la pandemia por su capacidad de contagio y su mortalidad que la muerte de los ecosistemas causado por el calentamiento global que afectará en mayor medida a las clases pobres y nos traerá sequías, inundaciones, pérdidas de fauna y flora, cambios y reducción de temporadas lluviosas, entre algunos factores que se sucederán inevitablemente. La crisis climática no nos dará una segunda oportunidad permitiendo regresar a una normalidad después de tomar actas en el asunto.

Futuro medioambiental incierto; El Salvador; Día Mundial del MedioAmbiente El Salvador;

La solución al calentamiento global no es parar la actividad humana, sino cambiar sus sistemas de producción energética. No se trata de buscar como objetivo el crecimiento económico a cualquier precio, sino buscar el desarrollo para toda la población y la disminución de las desigualdades sociales.

De no hacer algo, y hacerlo pronto, los efectos no solo afectarán a la economía, sino también a la vida misma. Si seguimos invadiendo los ecosistemas es muy probable que surjan nuevas pandemia, que aumenten las enfermedades zoológicas y que aparezcan nuevos virus y bacterias que podrían ser aun más devastadoras que el Covid-19.

Es el momento de avanzar con pasos concretos, firmes y decididos, para fomentar el cuido de los ecosistemas, la restauración de bosques y de selvas, de limitar, sobre todo, la deforestación y de cuidar de nuestra fauna y flora endémica. Para eso, la población debe tener mayor participación política y, entre muchos otros consejos, exigir a sus representantes que legislen en favor de la población.

¿A qué normalidad queremos volver? ¿Cómo será el mundo que nos encontremos cuando la pandemia pase? ¿Encontraremos al final una sociedad más solidaria e igualitaria o saldremos de esta como podamos y, al final, todo acabará más o menos igual que antes? ¿Seremos igual de ricos e igual o más pobres de cómo empezamos? Las respuestas son nuestra responsabilidad.

Daniel Girón – 5 de junio de 2020 – DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE – El Salvador

Otros artículos de Daniel Girón

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El Salvador, vulnerable al Covid-19 | Daniel Girón

El Salvador, vulnerable al Covid-19 | Daniel Girón

El Salvador, vulnerable al Covid-19 | Daniel Girón

El Salvador, vulnerable al Covid-19

DANIEL GIRÓN

La expansión acelerada del COVID-19 ha alertado a la población mundial y ha afectado a innumerables vidas, comunidades, negocios y medios de vida en todos los países. 

El COVID-19 ha logrado frenar momentáneamente la forma en como el ser humano lleva su modo de vida. Ha conseguido que se activen protocolos de acción para combatir una pandemia mundial que afecta, sobre todo, a los medios de transporte internacionales y a la economía mundial en su conjunto. 

Las cifras epidemiológicas de contagio por el COVID-19 no son alentadoras y lo podemos comprobar a la luz de la multitud de casos confirmados que presentan países como Italia, EEUU, Francia, Irán, España o China, entre otros.

Las cifras epidemiológicas de contagio por Covid-19 no son alentadoras y lo podemos comprobar a la luz de los casos confirmados de Italia, EEUU, Francia, Irán, España o China"

El COVID-19 ingresa a nuestro cuerpo a través de la nariz, la boca o los ojos, con un periodo de incubación que oscila entre uno y catorce días, estableciéndose un promedio de alrededor de los 5 días. El virus desciende por los conductos bronquiales para alojarse en los pulmones. Infecta e inflama las membranas mucosas y daña los alveolos, con lo que dificulta su función de suministrar  oxígeno a la sangre y eliminar de ella el dióxido de carbono. 

Daniel Girón; Red de Jóvenes Políticos de Latinoamérica;

César Daniel Girón Segovia pertenece a la Red Mundial de Jóvenes Políticos. Es investigador científico acreditado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de El Salvador (CONACYT). Formador acreditado en la Agenda 2030, sigue líneas de investigación con interés en temas medioambientales donde enfoca también su actividad política. Ha sido premiado por la Universidad de El Salvador con el Premio a la Innovación Social.

Se trata de un serio problema para los pacientes que presentan ya dificultades de respiración, ya que se produce, en las áreas de infección, células muertas y pus. Se genera una infección en los pulmones que dificulta la respiración. Estos síntomas hacen aumentar la probabilidad de mortalidad en aquella población con sistemas inmunes más debilitados.

El Salvador es considerado, según diversas instituciones internacionales, como uno de los países más vulnerables en desastres y riesgos naturales. Los mecanismos que se han activado ante la posible llegada del virus al país, pretende defender a nuestra población más enferma y vulnerable ante esta amenaza.

Como país, poseemos un alto porcentaje de nuestra población que padece distintas enfermedades. Según los boletines epidemiológicos relativos a distintos años del MINSAL, se registran anualmente más de siete mil casos relacionados con problemas respiratorios, algo más de 350 mil de diarrea, más de 20 mil presentan insuficiencia renal crónica, más de 300 mil egresos en diágnósticos relacionados a enfermedades como el cáncer y más de 25 mil casos son enfermedades de transmisión sexual.

La diabetes y la insuficiencia renal son las enfermedades que más mortandad causan en el país, convirtiéndose en una de las principales causas de mortandad, debido a las dificultades o limitaciones para el acceso a los servicios de salud. Mucha de nuestra población no es tratada adecuadamente y poseemos, además, un porcentaje de aproximadamente el 13% de población considerada “tercera edad” (según el Digestic), quienes son, desgraciadamente, los más vulnerables por presentar los sistemas inmunes más debilitados. 

El Covid-19 y El Salvador; Daniel Girón;

Otros sectores de la población que pudieran ser duramente castigados ante la llegada del virus, serían aquellos en situación de pobreza. Nuestra nación presenta un índice de 26,3% de hogares en situación de pobreza y, de estos, el 5,7% se encuentra en la categoría de pobreza extrema. 

La principal apuesta de El Salvador ante el COVID-19, debe ser evitar lo más posible su propagación, para evitar su dispersión por el sistema de salud y, con ello, disminuir los contagios

Al igual que en otros países donde se libra dura batalla contra la epidemía, la estrategia más razonable debe consistir en aplanar la curva de contagio. Esto significa que, en lugar de que el virus afecte y contagie a toda la población en un muy corto periodo de tiempo, debe intentarse que el contagio tome más tiempo para causar el mismo número de casos. De esta forma, el sistema de salud pública compraría más tiempo, un tiempo absolutamente necesario, para poder responder adecuadamente a la crisis, y poder reducir significativamente las muertes que pueda causar el COVID-19.

La invitación a seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias está hecha, sobre todo aquella de acatar la instrucción de no frecuentar sitios con grandes agrupaciones de personas, lavarse las manos constantemente, sobre todo al salir de lugares concurridos, usar mascarilla si se presentan síntomas de gripe, fortalecer la empatía con los más necesitados y estar pendientes de las noticias y medios de comunicación.

El Salvador, debe estar preparado y adelantarse a los acontecimientos. Debemos aprender de aquellos otros países que van por delante en número de contagios, en muertes y también en la toma de difíciles medidas para su control. Solo juntos, podemos superarlo.

Daniel Girón

Otros artículos de Daniel Girón

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario