El Salvador: Violencia, mujeres y política | Ines Martínez

El Salvador: Violencia, mujeres y política | Ines Martínez

El Salvador: Violencia, mujeres y política | Ines Martínez

Violencia, mujeres y política

INES MARTÍNEZ

 

Todas las mujeres hemos sido víctimas de algún tipo de violencia en El Salvador. Como violencia hay que entender cualquier acción o expresión que menoscabe la dignidad de la persona con el objetivo de causar daño físico o mental. En el caso especial de la mujer, por el simple hecho de serlo, tratando de ridiculizarla, humillarla, posesionándose de su cuerpo, sometiéndola para que haga lo que se desee. 

Entre otras formas de violencia está la simbólica, que trata de objetivizar el cuerpo de la mujer y reducirla a una “cosa”; desde exhibir a una mujer desnuda, elaboración de montajes, llámese memes u otra forma de representación del cuerpo; acoso callejero, violaciones sexuales incluso por sus parejas; son, entre otros delitos, el diario vivir de las mujeres en El Salvador, pero que, al mismo tiempo, no tienen voz para poder defenderse.

Somos una sociedad machista y patriarcal que ha legitimado todo tipo de violencia contra la mujer"

En El Salvador es un riesgo ser mujer. Para febrero de 2019, según datos oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC), se incrementaron al 12% los feminicidios, que son homicidios cometidos a mujeres por odio, en su mayoría son ejecutados por parejas: novios o esposos con motivos principales de celos o control del cuerpo de la mujer. 

A través de los años, el país se ha posicionado a nivel latinoamericano como el número uno en el cometimiento de feminicidios de acuerdo al conteo realizado por el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG) de la CEPAL, teniendo un impacto directo en las familias, en las comunidades y, sobre todo, en las generaciones futuras.

Ines Martínez, politóloga y comentarista Polítca en El Salvador
Ines Guadalupe Martínez Morejón, es salvadoreña. Es Licenciada en Relaciones Internacionales, con estudios en Ciencia Política y Liderazgo para la Gestión Pública, Presidenta de D’politic El Salvador, docente universitaria en el Área de Política Internacional y Delegada Territorial de la Fundación Internacional de los Derechos Humanos. Participó en la tercera edición de “El país que viene: horizonte común” y es columnista en diversos medios de comunicación escritos. Conductora del programa ‘El Comité’, en TVX. Miembro de The Washington Academy of Political Arts and Sciences. Directora nacional de la Red Mundial de Jóvenes Políticos

El Salvador nunca le ha apostado a la disminución de la violencia contra la mujer de manera estructural. Desde 1989 y pasando por 1995, el país ha firmado diversos acuerdos internacionales para poder tomar decisiones en materia legislativa y judicial al respecto. Es de reconocer algunos avances, como por ejemplo la creación de dos leyes que tienen como objetivo darle vida a una especie de protección hacia la mujer.

Estas son la Ley especial integral para una vida libre de violencia contra la mujer (LEIV) y la  Ley de igualdad, equidad y erradicación de la discriminación para las mujeres (LIE),  que obliga a las instituciones del Estado a realizar acciones para lograr la igualdad de mujeres y hombres en todas las esferas de la vida. 

Es de reconocer que la reforma al artículo 51 de la LEIV es de especial importancia para la prevención de la manipulación digital que existe actualmente. En dicha reforma se establece de 4 a 8 años de prisión a quienes difundan material con contenido pornográfico en el que se utiliza la imagen de las mujeres sin su consentimiento. 

En cuanto a la creación de estas leyes, de manera general han dado herramientas importantes para poder regular este tipo de hechos. El mayor obstáculo lo tiene el órgano judicial, que no está preparado para ponerlas en práctica, pues, para que sea efectiva, es necesario concientización y ardua sensibilización, no solo para quienes son encargados de aplicarla, sino para toda la sociedad salvadoreña que continua avalando dichos hechos violentos.

Ada Colau la menos mala de las opciones

Urgen acciones concretas que debe tomar el nuevo gobierno de Nayib Bukele y que los derechos humanos de las mujeres sean garantizados"

Somos una sociedad machista y patriarcal que, a través de las costumbres, ha legitimado todo tipo de violencia específicamente contra la mujer. 

Estas malas costumbres, que se convierten en hechos delictivos, deben quedar en el pasado. Estamos ya en una época nueva. Es tiempo de hacer una nueva política y crear políticas públicas de Estado. No podemos hablar de seguridad y de equidad sino incluimos a las mujeres, a las adolescentes y a la niñez. 

Urgen acciones concretas que debe tomar el nuevo gobierno liderado por Nayib Bukele y que los derechos humanos de las mujeres sean garantizados por el simple hecho de ser personas. La violencia mata y hay intereses claros de algunos grupos de ideología conservadora en querer perpetuar el poder masculino. Dichos grupos incluyen la religión como forma de sometimiento, aparentemente inofensivo, pero tan dañino como un veneno.

Los derechos humanos no tienen ideología y tampoco partido político. Las niñas, adolescentes y mujeres merecemos una vida digna, pero es responsabilidad del Estado propiciar todos los espacios posibles.

Como reza el artículo 1 de nuestra Constitución “El Salvador reconoce a la persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado”.  Es claro y preciso. No puede haber paz social si se continua violentado la seguridad de las mujeres. 

Velemos porque se cumpla esto a partir de hoy.

Ines Martínez.  

Otros artículos de Ines Martínez

Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...
La corrida de Madrid, por Damián Beneyto

La corrida de Madrid | Damián Beneyto

El adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, provocado por la deslealtad de Ciudadanos, ha sido el mayor acontecimiento político de lo que va de año y ha empequeñecido, y de qué manera, el resultado electoral catalán, el 'efecto Illa' y 'el Waterloo' del felón...
Alianza Cívica; Compromisos en Vivienda;

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

La vivienda siempre ha estado entre las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Si hace algunos años, el primer objetivo, una vez conseguido trabajo, era invertir en la adquisición de una vivienda que 'diera estabilidad', los objetivos han ido cambiando a ritmo de...
El mejor banco de pruebas, por Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

Las mujeres en España emitieron su voto por primera vez en las elecciones generales de 1933. No fue un camino fácil, algún político aseguró, entonces, que incluir a las féminas en el ámbito electoral equivalía a contar con 'seres incapaces'. Clara Campoamor fue la...
Candidato Iglesias, de Damián Beneyto

El candidato Iglesias | Damián Beneyto

“Por si éramos pocos, parió la abuela”. Este dicho castellano viene al pelo para calificar la irrupción en la escena electoral madrileña de tan estrafalario personaje. Pablo, ‘el del casoplón', apodo con el que seguramente pasará a la historia, ha sorprendido a...
Mociones, tránsfugas y el 'yes, very well', por Damián Beneyto

Mociones, tránsfugas y el ‘yes, very well’ | Damián Beneyto

Anda la política patria bastante desaforada y el infeliz pueblo soberano, con ojos como platos, asiste 'en déshabillé' a un vodevil que, a base de enredos y de diálogos insensatos y disparatados, va a ser capaz de alejarles del hastío en que se encuentra desde que el...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Las ideologías y los colores | Alberto Astorga

Las ideologías y los colores | Alberto Astorga

Las ideologías y los colores | Alberto Astorga

Las ideologías y los colores

ALBERTO ASTORGA

Mantenía con un entrañable amigo una agradable charla sobre política, que ya es difícil. En un momento del pequeño debate salió a relucir lo aferrados que nos mostramos en ocasiones ante las decisiones, muchas veces inexplicables, de “nuestros colores” que nos obligaban a perder la verdadera ligazón con nuestra ideología y con los valores que nos acercaron al partido. Concluíamos que se hace necesario y urgente, en aras del bien común y la propia higiene intelectual,  superar la militancia a ultranza y dejar atrás los colores para dar paso a las ideas.

Los colores, pensamos, es un concepto que conlleva una ceguera innata para todo aquello que es distinto y se aplica asiduamente en el terreno deportivo. Los blaugranas, los verdiblancos, la roja, la canarinha, suponen, para quien los hace suyo, una identidad, una religión. 

Sin embargo en la política debe aportarse reflexión, análisis y debate entre ideas, apasionadas unas, pero también sosegadas las más, para alcanzar acuerdos y tomar decisiones. Esa es su esencia y no otra.

Me pareció una conclusión enriquecedora, sobre todo en los momentos de la política nacional y, por extensión, de la autonómica y municipal. Los apaños, las extrañas parejas, tríos, confabulaciones y acuerdos abusivos para el ciudadano, nos presentan un espectáculo poco edificante y muy alejado de los valores y de los principios que todos tenemos. Prevalece más el obstaculizar a los demás y beneficiarse uno mismo, que proponer ideas y reformas que beneficien al conjunto de la sociedad.

Se hace necesario y urgente, en aras del bien común y la propia higiene intelectual, superar la militancia a ultranza y dejar atrás los colores, para dar paso a las ideas"

Hay quienes posicionan su pensamiento político en frases verdaderamente paupérrimas ya sea en su gramática o en su contenido intelectual. Los hooligans de esos colores hacen de ellas su bandera, sin atisbo de crítica o de reflexión interior y las despliegan por sus redes sociales como signo de identidad. 

El “no es no” de Pedro Sánchez, acuñado en bronce desde sus colores, es la estupidez más grande que se ha podido elevar a los altares no ya ideológicos sino también publicitarios. Pese a la idiotez elevada a solemnidad, consiguió el aplauso de militantes y simpatizantes, bases enfervorizadas y mandos al servicio de liderazgos personales, sin cuestionarse nada. “No es no”, pero, ¿por qué? ¿para qué? ¿qué utilidad práctica tiene?

Definiciones de política tenemos todos una, la nuestra. Reflejo aquí la seguida por Josep Vallès, Catedrático de Ciencia política y de la administración en la Autónoma de Barcelona, que, creo, contiene todos los parámetros generalmente aceptados. Considera la política como una práctica colectiva que los miembros de una comunidad llevan a cabo con la finalidad de regular conflictos entre grupos, adoptando decisiones que obligan a todos los miembros de esa comunidad. 

La política surge como necesidad de la sociedad para resolver los conflictos que genera la desigualdad. Es un acto de intermediación para garantizar la convivencia social. Su herramienta principal es el diálogo, el debate, las aportaciones de distintas ideas y la elección de la más conveniente a la colectividad.

El no es no de Pedro Sánchez

La política surge como necesidad para resolver los conflictos que genera la desigualdad; es un actor de 'intermediación' para garantizar la convivencia"

Las comunidades toman sus decisiones cuándo se les pregunta de forma directa o, como hacen nuestras modernas democracias, de forma indirecta, por elección de representantes que se reúnen para decidir en base a esa representación otorgada.

Cuando un grupo se posiciona en un “no es no”, deja de aportar soluciones alternativas, acaba el diálogo y se entra en un autismo estéril que cuestiona la democracia y da por concluida la política. Se pierde la riqueza de la comunicación y se pierden argumentos, perspectivas y posibilidades.

Ese posicionamiento fue estéril, más aún cuando el tiempo y con el hacer político posterior, el adversario devuelve la moneda y abofetea con el mismo triste argumento. Y entre tanto, los ciudadanos, -no el partido de la ciudadanía, sino los simples mortales-, esperando atónitos a que la razón regrese.

Echábamos en falta en esta política la falta de coherencia de nuestros partidos y sus políticos, en todos sus colores. Es inaudito que se tenga una actitud distinta dependiendo de si se está en el gobierno o en la oposición, para defender, o no, una determinada propuesta. O que se diga una cosa o la contraria dependiendo de quien gobierne en Madrid, o en la comunidad autónoma. 

No hay debate. Solo en soledad y lejos de los comités, ejecutivas y órganos de dirección, se hace autocrítica y se resalta la falta de coherencia de la organización. El valor y la necesidad no dan para más. Se mantienen prietas las filas y ajustadas las anteojeras, para evitar tentaciones y prestar solo atención al camino y al argumento que los colores señalan.

Es inaudito que se tenga una actitud distinta dependiendo de si se está en el gobierno o en la oposición, para defender, o no, una propuesta"

El no es no de Pedro Sánchez

Solo así se entiende que quienes llegan a responsabilidades en los partidos y en las organizaciones sean afectos al régimen de acatamiento y obediencia que se ha instalado. A sus colores. No se delibera, no se es crítico ni son librepensadores. Son rebaño silencioso, conformistas alerta de su oportunidad mientras el tiempo y las necesidades de los demás esperan. Es el perfil de una gran parte de nuestra mediocre clase política.

He conocido personas que lloran por no ir en las listas, ir en peores posiciones que otros, o que la posición no asegura la elección; se argumenta la necesidad de estar en ellas por haber comprado un inmueble y estar hipotecado; por tener hijos en edad de crianza; para resguardarse judicialmente bajo el paraguas de la inmunidad; porque se desentendieron de sus trabajos o ya no los tienen o no recuerdan cómo desarrollarlos; porque ni a tiros quieren volver donde trabajaban o porque no saben qué hacer ni donde trabajar para ganarse un sueldo similar.

Y contradicciones aberrantes. Si hace cuatro años la nueva política proponía menor número de liberaciones, menos contrataciones de personal de confianza y moderación de salarios, para dar ejemplo de un nuevo estilo, ahora vemos acuerdos completamente distintos. La nueva política no quiere estár en la oposición, quiere gobernar. Y lo quiere hacer cobrando y liberados, con personal de apoyo y todas las prebendas inherentes. Y si ellos quieren, el resto también. Tonto el último. Se multiplican liberados y hasta los concejales responsables de cementerios van a poder gozar de una liberación total, generosamente dotada, para gestionar un área tan compleja.

La política es una actividad a la que cualquiera puede acceder. No hace falta nada. Nada de estudiar ni pasar por la universidad ni presentar experiencia laboral alguna. Nada. Simplemente estar, contar con la confianza del secretario general, presidente o hacedor influyente y esperar el momento. Una lista lo soporta todo. Es como un rebaño donde, entrando el primero, entran los siguientes.

La política es una actividad a la que cualquiera pueda acceder. No hace falta nada; nada de estudiar ni pasar por la Universidad; tampoco tener experiencia laboral alguna; nada, simplemente estar"

Las organizaciones juveniles han hecho un daño enorme a la clase política y la política les ha devuelto el daño con creces y en sus propias carnes. Entran en puestos electos de relleno para cumplir la cuota juvenil políticamente correcta que venda mejor una lista y terminan, con el paso de los años, acomodándose en la política sin ninguna otra experiencia laboral y dejando sus carreras aparcadas. Saborean las mieles del cargo, sus prebendas, generosos sueldos, libertad horaria y no tener que dar cuentas a nadie. Cambiar esa tendencia es muy difícil. 

Con el paso del tiempo, se convierten en analfabetos laborales, sin experiencia, sin iniciativa, sin creatividad, fuera de mercado y sin posibilidad de entrar en él manteniendo el nivel salarial del que disfrutaban. Por eso comulgan con sus colores, los adoran, los viven, los defienden, acatan sin crítica ni reflexión aquello que se les dice, se han convertido en  leales vasallos al servicio de una causa. De la causa que ya es su causa, de su comodidad, de su posición social, de sus prebendas, de sus jugosos salarios y de sus liberaciones

Estar en política significa hacer política. Esta fragmentación de los dos grandes bloques ideológicos gestados en la Transición española, es la oportunidad de elegir aquella opción que mejor se acomode y amolde al pensar y sentir de cada uno. Ya no existen solo dos colores, como dos trincheras, dos frentes o dos bandos donde ubicarse. Aquí o allí. Con o contra.

El no es no de Pedro Sánchez

Con el paso del tiempo, los políticos se convierten en 'analfabetos laborales'; sin experiencia, sin iniciativa, sin creatividad, fuera del mercado y si posibilidad de entrar en él con el nivel salarial al que se han acostumbrado"

Los colores se multiplican. Surgen como setas. Es la primavera política que tanto disgusta a los partidos y más a los políticos, que creían haberse instalado en un escalafón donde cada uno tiene su momento por el mero transcurrir del tiempo.

Es el momento de la política. De una política distinta, donde se sepa para que se está y cuál es el propósito para el que se está.

En el rito de ingreso en la francmasonería se introduce al aspirante en una habitación oscura, antiguamente situada bajo tierra, en la que deben enfrentarse a sí mismos, a su finitud y a su condición humana, a la luz de una vela y en única compañía de una calavera. Al político, de igual manera, debería exigírsele conocer su propósito, cuál es el legado personal que le lleva a la acción política y a querer representar a su partido y a los ciudadanos.

Al político debería exigírsele que reconozca 'su propósito', que 'legado' personal le lleva a la política y a querer representar a su partido y a los ciudadanos"

Pedir un mínimo de reflexión personal para que ponderen sus valores y si coinciden y son coherentes con los del partido, con los de las instituciones a la que aspiran y con los de la sociedad en la que viven. Si no es así, estaremos perdiendo el futuro. Porque el futuro ha de imaginarse y desearse antes de proyectar decisiones para alcanzarlo. Hay que tener una visión.

Superar la militancia a ultranza y dejar atrás los colores para dar paso a las ideas. Un deseo. ¿Se imaginan que se cumpliera? No, no respondan.

Alberto Astorga

Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...
La corrida de Madrid, por Damián Beneyto

La corrida de Madrid | Damián Beneyto

El adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, provocado por la deslealtad de Ciudadanos, ha sido el mayor acontecimiento político de lo que va de año y ha empequeñecido, y de qué manera, el resultado electoral catalán, el 'efecto Illa' y 'el Waterloo' del felón...
Alianza Cívica; Compromisos en Vivienda;

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

La vivienda siempre ha estado entre las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Si hace algunos años, el primer objetivo, una vez conseguido trabajo, era invertir en la adquisición de una vivienda que 'diera estabilidad', los objetivos han ido cambiando a ritmo de...
El mejor banco de pruebas, por Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

Las mujeres en España emitieron su voto por primera vez en las elecciones generales de 1933. No fue un camino fácil, algún político aseguró, entonces, que incluir a las féminas en el ámbito electoral equivalía a contar con 'seres incapaces'. Clara Campoamor fue la...
Candidato Iglesias, de Damián Beneyto

El candidato Iglesias | Damián Beneyto

“Por si éramos pocos, parió la abuela”. Este dicho castellano viene al pelo para calificar la irrupción en la escena electoral madrileña de tan estrafalario personaje. Pablo, ‘el del casoplón', apodo con el que seguramente pasará a la historia, ha sorprendido a...
Mociones, tránsfugas y el 'yes, very well', por Damián Beneyto

Mociones, tránsfugas y el ‘yes, very well’ | Damián Beneyto

Anda la política patria bastante desaforada y el infeliz pueblo soberano, con ojos como platos, asiste 'en déshabillé' a un vodevil que, a base de enredos y de diálogos insensatos y disparatados, va a ser capaz de alejarles del hastío en que se encuentra desde que el...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Ser joven en El Salvador | Virna Rivera

Ser joven en El Salvador | Virna Rivera

Ser joven en El Salvador | Virna Rivera

Ser joven en El Salvador

 

VIRNA RIVERA

 

Se maneja el discurso que a las y los jóvenes no nos interesa la política, que somos apáticos a lo que sucede en el entorno político, lo cual no es así.

Se dice que la mayor riqueza de un país está en su gente. En El Salvador el 56.6% de su población es joven, esto según el Informe sobre Desarrollo Humano El Salvador 2018. ¡Soy Joven! ¿Y Ahora qué? 

Por ende, si la población joven representa el 56.6% de la población y la mayor riqueza de un país es su gente, ¿qué se está haciendo en El Salvador por el empoderamiento de su mayor riqueza, los jóvenes? Y la respuesta a la pregunta anterior es nada.

Durante años y campaña tras campaña, se utiliza el discurso de que los jóvenes somos el futuro y no quieren ver de que ya somos el presente"

Realmente por años y campaña tras campaña política se ha utilizado el discurso que los jóvenes representamos el futuro, pero no quisieron y no quieren ver que somos el presente, que somos consciente que se nos baja el sol y las estrellas durante las campañas políticas, pero, al estar en el poder, se nos deja en el olvido y se empieza a trabajar bajo el tan mencionado adulto-centrismo, que se ve muy marcado dentro de las instituciones de gobierno e incluso en aquellas que se supone deberían velar por nosotros los jóvenes.

Virna Rivera; Líderes políticos en El Salvador;
Virna Alejandra Chacón Rivera es Fundadora y Presidenta de la Organización Juvenil ‘Mentes Jóvenes’ de El Salvador. Miembro de la Red de Jóvenes Políticos de las Américas, tambien esta presente  en la Red de Mujeres Líderes de las Américas. Estudia Licenciatura en Relaciones Internacionales en la Universidad “Francisco Gavidia” de El Salvador.

Debido a esas actitudes, se genera una apatía hacia la forma de hacer política y no hacia la política meramente; sumando a esto como jóvenes, fuera de sentirnos representados, nos sentimos desplazados de los espacios de toma de decisión.

Ahora agregando a todo lo anterior la poca cultura política que existe. Nuestro sistema político es un sistema totalmente parroquial, en el sentido que los ciudadanos tienen muy poca noción del sistema político nacional y donde solo se entiende que salimos a elecciones, emitimos el voto y allí acaba nuestra labor como población.

Sin embargo, debo agregar que existen muchas organizaciones juveniles que trabajan por el empoderamiento del sector juvenil y en su empoderamiento crítico. Una tarea que merece reconocimiento ya que en su mayoría estas organizaciones trabajan únicamente con el apoyo de sus miembros y el deseo de hacer un mejor El Salvador y que merecen reconocimiento a su labor y esfuerzo.

En definitiva, como jóvenes nos enfrentamos a diversos problemas como es las pocas oportunidades de inserción al mercado laboral, pués cada vez se dificulta más el acceder a un trabajo decente, y con las prestaciones otorgadas por la ley.

Otra problemática, y que no únicamente nos afecta meramente al sector joven sino también a los niños y niñas, es el sector educativo, donde se ven forzados a abandonar sus estudios para iniciar a trabajar y poder apoyar económicamente a sus familias

Más aún, otro factor que se interpone a que muchos jóvenes puedan continuar con sus estudios es el tema de la delincuencia, algo que afecta de primera mano a los salvadoreños en general, y por la cual muchos se ven forzados a migrar y a sufrir vulneraciones a sus derechos, todo en busca del tan mal llamado sueño americano.

En definitiva, ser joven es un tema que va más allá de las etiquetas que la sociedad nos impone, sino que también es una lucha diaria por seguir en la búsqueda de cambios tangibles, y por eso que muchos  jóvenes trabajan  día a día con pequeñas acciones que buscan transformar nuestra realidad; algunos lo hacen por medio del arte y la música, otros compartiendo conocimientos y por medio del voluntariado.

Por todo lo expuesto y por muchas otras razones, se espera que el gobierno del electo presidente Nayib Bukele se pueda convertir en realidad el trabajar por la apertura de espacios al sector juvenil, que sean inclusivos y donde de verdad se puedan escuchar las ideas de las y los jóvenes. Que estas ideas, además, no únicamente queden en un papel y una foto como típicamente se ha hecho gobierno tras gobierno. 

Los jóvenes nos mantendremos atentos y críticos a cada paso que se de, porque en realidad los cambios que se necesitan requieren un largo camino, un camino que es necesario iniciarlo ¡Ya! 

Virna Rivera.

Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...
La corrida de Madrid, por Damián Beneyto

La corrida de Madrid | Damián Beneyto

El adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, provocado por la deslealtad de Ciudadanos, ha sido el mayor acontecimiento político de lo que va de año y ha empequeñecido, y de qué manera, el resultado electoral catalán, el 'efecto Illa' y 'el Waterloo' del felón...
Alianza Cívica; Compromisos en Vivienda;

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

La vivienda siempre ha estado entre las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Si hace algunos años, el primer objetivo, una vez conseguido trabajo, era invertir en la adquisición de una vivienda que 'diera estabilidad', los objetivos han ido cambiando a ritmo de...
El mejor banco de pruebas, por Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

Las mujeres en España emitieron su voto por primera vez en las elecciones generales de 1933. No fue un camino fácil, algún político aseguró, entonces, que incluir a las féminas en el ámbito electoral equivalía a contar con 'seres incapaces'. Clara Campoamor fue la...
Candidato Iglesias, de Damián Beneyto

El candidato Iglesias | Damián Beneyto

“Por si éramos pocos, parió la abuela”. Este dicho castellano viene al pelo para calificar la irrupción en la escena electoral madrileña de tan estrafalario personaje. Pablo, ‘el del casoplón', apodo con el que seguramente pasará a la historia, ha sorprendido a...
Mociones, tránsfugas y el 'yes, very well', por Damián Beneyto

Mociones, tránsfugas y el ‘yes, very well’ | Damián Beneyto

Anda la política patria bastante desaforada y el infeliz pueblo soberano, con ojos como platos, asiste 'en déshabillé' a un vodevil que, a base de enredos y de diálogos insensatos y disparatados, va a ser capaz de alejarles del hastío en que se encuentra desde que el...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Cualquiera no es liberal | Emilio Borrega

Cualquiera no es liberal | Emilio Borrega

Cualquiera no es liberal | Emilio Borrega

Cualquiera no es liberal

EMILIO BORREGA

Conocer la evolución del liberalismo, desde su nacimiento con John Locke, en el siglo XVII, hasta llegar al siglo XIX y su posterior revisionismo, de la mano de John Stuart Mill, nos puede servir para aclarar el concepto de “liberal”. 

Se trata de una forma de pensamiento que, a día de hoy, es re-acuñado, interpretado y utilizado por los llamados partidos de la “nueva política”, como algo innovador y capaz incluso de ser “pactado” con políticas antagónicas de otra índole, difíciles de entender en nuestro contexto político, más allá del interés de partido. Para entrar en materia, permítanme hacer una breve reseña de estos dos pensadores:

John Locke, es un filósofo inglés nacido en Wrington, condado de Somerset, el día 29 de agosto de 1632. Estudió en la Universidad de Oxford y posteriormente llegó a ser profesor de la misma, impartiendo asignaturas como griego, retórica y filosofía moral. Además de en Inglaterra, vivió en Francia y estuvo exiliado en Holanda por su activismo político. Es autor de numerosos libros y ensayos sobre el liberalismo. Murió el 28 de octubre de 1704 en Essex.

El liberalismo, como lo entendemos en nuestros días, es la evolución de un contexto histórico donde se ha hecho necesario ejercer mecanismos de control sobre el mismo"

John Stuart Mill, también inglés, nació en Londres el 20 de mayo de 1806. Fue filósofo, pensador político, lógico y, además, economista. Su padre, el también filósofo James Mill, influyó en su educación ya desde muy temprana edad. Con 3 años le enseñó el alfabeto griego, a los ocho comenzó a estudiar latín y algebra y ya conocía a Diógenes, Isócrates y Platón. Es autor de importantes obras liberales y neoliberales. Llegó a formar parte de la política activa en el Parlamento de Westminster en 1865. Murió en Aviñón el 8 de mayo de 1873.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio José Borrega Romero es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política.
Ha compaginado su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación de la Diputación Provincial de Cáceres.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR

John Locke, quien de alguna manera cierra el siglo XVI, es conocido como el padre del liberalismo. Nunca nadie hasta ese momento había reflexionado y adoptado una forma política tan novedosa en ese momento y que todavía perdura en nuestros días. Su participación en la política inglesa le costó el exilio durante unos años y, de regreso a Inglaterra publica además dos nuevos e interesantes tratados.

En estos tratados, John Locke supera los planteamientos de Hobbes, que hasta ese momento imperaban en la sociedad, y se comienza a hablar del derecho a la propiedad privada como principio base de este nuevo liberalismo.

Para Locke, el hombre ha que vivir en un estado de naturaleza; es decir, su estado ha de ser de paz, buena voluntad y felicidad. La naturaleza, puesta por Dios al servicio del hombre, es sinónimo de orden. Por lo tanto, el individuo busca el orden natural para vivir correctamente. El hombre tiene un derecho natural a ser libre y a gozar de la propiedad privada. 

Esta ley natural proporciona unsistema de derechos, donde se protege lo particular de cada cual, y de obligaciones, donde se ha de respetar lo ajeno. Existe, por tanto, una libertad con límites. Con Locke, también desaparece el concepto de súbdito y aparece el nuevo concepto de individuo. Todo lo que el individuo pueda abarcar por sus propios medios formará parte de su propiedad. Esta teoría se impondrá en la Europa del siglo XIX, donde se consagran las libertades individuales y el libre cambio.

Nadie tiene derecho sobre la propiedad de una persona excepto ella misma"

John Locke

John Locke, pensador político e ideas ilustradas
John Stuart Mill y el pensamiento liberal

Todo aquello que sofoca la individualidad, sea cual sea su nombre, es despotismo"

John Stuart Mill

Debe existir una libertad que garantice la organización de la sociedad. Acuña una frase significativa: “las libertades individuales son buenas para la sociedad”.

La filosofía de Stuart Mill se puede resumir en el respeto a los seres humanos, en la libertad política y social como bien en sí mismas y en el concepto de utilitarismo de la política, defendiendo que es un bien que ha de revertir en la sociedad. Su ideario concluye afirmando que un estado liberal es una tarea positiva y, a través de la legislación, se crean, aumentan e igualan las oportunidades.

El liberalismo, como lo entendemos en nuestros días, es la evolución de un contexto histórico, donde indudablemente se ha hecho necesario ejercer mecanismos de control sobre el mismo. Como forma de Gobierno es la ideal en nuestros días, pero su desmesura puede provocar convulsiones sociales, que han de ser controladas por el propio Estado/Gobierno para mantener un equilibrio de fuerzas donde nadie se sienta perjudicado.

Cualquiera no es liberal; Emilio Borrega;

Así lo vieron estos pensadores en su momento histórico y sobre esas conclusiones y reflexiones debemos forjar el liberalismo moderno del siglo XXI.

Ahora que estamos inmersos en la mal llamada “nueva política”, fluyen con más fuerza actitudes arcaicas que parecen no haber superado los tiempos de Stuart Mill o la filosofía inicial del propio Locke. Adaptamos nuestras ideas a los partidos políticos en función del interés del momento y no las ideas de raíz a la filosofía del partido.

Nos autodenominamos “liberales” en un tiempo donde las ideas políticas valen poco y donde prevalecen los intereses por encima de los ideales, porque -tal vez- esos ideales ni se conozcan ni se valoren ni se interpreten en pleno siglo XXI, sino que serán utilizados como propaganda política si suenan bien, sirven para el “trending topic”o me posicionan mediáticamente de cara a los medios. 

¡Ay, si Locke levantase la cabeza!

Emilio Borrega

Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...
La corrida de Madrid, por Damián Beneyto

La corrida de Madrid | Damián Beneyto

El adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, provocado por la deslealtad de Ciudadanos, ha sido el mayor acontecimiento político de lo que va de año y ha empequeñecido, y de qué manera, el resultado electoral catalán, el 'efecto Illa' y 'el Waterloo' del felón...
Alianza Cívica; Compromisos en Vivienda;

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

La vivienda siempre ha estado entre las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Si hace algunos años, el primer objetivo, una vez conseguido trabajo, era invertir en la adquisición de una vivienda que 'diera estabilidad', los objetivos han ido cambiando a ritmo de...
El mejor banco de pruebas, por Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

Las mujeres en España emitieron su voto por primera vez en las elecciones generales de 1933. No fue un camino fácil, algún político aseguró, entonces, que incluir a las féminas en el ámbito electoral equivalía a contar con 'seres incapaces'. Clara Campoamor fue la...
Candidato Iglesias, de Damián Beneyto

El candidato Iglesias | Damián Beneyto

“Por si éramos pocos, parió la abuela”. Este dicho castellano viene al pelo para calificar la irrupción en la escena electoral madrileña de tan estrafalario personaje. Pablo, ‘el del casoplón', apodo con el que seguramente pasará a la historia, ha sorprendido a...
Mociones, tránsfugas y el 'yes, very well', por Damián Beneyto

Mociones, tránsfugas y el ‘yes, very well’ | Damián Beneyto

Anda la política patria bastante desaforada y el infeliz pueblo soberano, con ojos como platos, asiste 'en déshabillé' a un vodevil que, a base de enredos y de diálogos insensatos y disparatados, va a ser capaz de alejarles del hastío en que se encuentra desde que el...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Cuando la negociación es un trato | Alberto Astorga

Cuando la negociación es un trato | Alberto Astorga

Cuando la negociación es un trato | Alberto Astorga

Cuando la negociación es un trato

ALBERTO ASTORGA

Se han constituido con normalidad los ayuntamientos y han tomado posesión los distintos alcaldes-presidentes de las corporaciones municipales elegidas en las recientes elecciones. Se han constituido también los parlamentos autonómicos así como el Congreso y el Senado. El ejemplo democrático que sigue la tradición y solemnidad de estos actos, nos ha dejado también una serie de sinsabores y de varios “qué se yo” difíciles de definir y que, creo, no favorecen en nada la normalidad y la tranquilidad con que estos procesos deben culminar, o solían hacerlo.

No me siento verso suelto ni voy contracorriente cuando pienso y digo que en estos días se traslada a la opinión pública un espectáculo poco digno para poder alcanzar variopintos acuerdos de gobernabilidad. Similar sucede en los que están todavía en la fragua de La Moncloa.

Si la nueva política significa que entre cinco, además de nacionalistas y otras confluencias, se repartan lo que antes se repartían dos y poco más, poco hemos avanzado y menos aun hemos ganado"

Estos tratos a varias bandas, en los que cada uno araña lo que puede, en el que se tira y se afloja en el regateo, nos da una imagen que no prestigia en modo alguno a sus actores. Si la nueva política significa que entre cinco, además de nacionalistas y confluencias periféricas, se repartan lo que antes se repartían dos y poco más, poco hemos avanzado y menos aun hemos ganado.

Al resquebrajado bloque de la izquierda se ha añadido ahora un resquebrajado bloque en la derecha. Las negociaciones, antes entre bloques confrontados, lo son ahora también entre partes del mismo, si bien hay piezas que quieren servir lo mismo para construir una testera que una medianera

Las negociaciones y los acuerdos, lejos de satisfacer las expectativas de los electores, se convierten en tema de tertulia, de chanza, de crítica a la política y los políticos y demuestran que la calidad de los que nos representan está más que cuestionada y claramente orientada al interés de la ocupación personal y del beneficio partidista. 

Asistimos a un espectáculo en el que a cada uno le interesa “su tema”. Winston Churchill lo describía a la perfección: “Algunos hombres cambian de partido por el bien de sus principios; otros cambian de principios por el bien de sus partidos”. 

Algunos hombres cambian de partido por el bien de sus principios; otros de principios, por el bien de sus partidos"

Winston Churchill

Rocio Monasterio y Vox negocian con Ciudadanos

A la contradicción, que ya es grave, se une también las formas. Los que reclamaban que gobernara la lista más votada, ahora alcanzan pactos para sumar más que los que han ganado. Los que antes veían legítimo unirse para sumar más que quien había ganado para poder gobernar, ahora lo critican como adulteración de la voluntad popular e incluso organizan protestas ante semejante ignominia. Los que tatuaron en su piel el “no es no”, ahora desaprueban a quienes lo enarbolan.

Los que quieren ver a VOX como partido no constitucional, se olvidan que lo mismo se puede entender de Unidas Podemos o sus heterónimos, pero ambas organizaciones, con los mismos derechos, están inscritas en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior. Si no es legítimo reunirse y recabar el apoyo con uno, tampoco lo es con el otro. El embudo para los líquidos.

En aquellos acuerdos donde se han repartido el mandato o legislatura entre dos, no se ha contado –o sí- que en política las circunstancias de cada tiempo cambian y que los compromisos de alternancia deben ser cumplidos en todos los ayuntamientos. Si un solo pacto no se cumpliera, y ya intuimos que en Granada se va por ese camino, no se cumplirá ningún otro pacto. Pero, además de cumplirse, VOX, que ha aceptado ahora ser convidado de piedra porque ha hablado al menos con una de las partes, puede no querer apoyar dentro de dos años a quienes ahora les ningunea

Si esta práctica negociadora se ha extendido en ayuntamientos y gobiernos autonómicos, no nos olvidemos de que también sucede en el nivel superior que supone el gobierno de La Moncloa. Llegar a acuerdos conllevará hablar, tratar, negociar, dialogar entre todos, y muchos de ellos se presentan alejados del interés general y centrados en sus territorios.

Cuando la negociación política se convierte en un trato

Hacer depender la estabilidad del cualquier gobierno de estos grupos territoriales, afecta al equilibrio entre territorios, ya muy deteriorado después de más de 40 años de democracia en que los nacionalismos han sido y siguen siendo la muleta necesaria de los grandes partidos constitucionales.

Constantemente. Tanto, que hoy, se facilitará la investidura a la Presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez debido a un intercambio en el Parlamento de Navarra, por el que el Partido Socialista de Navarra cede la presidencia en aquella institución a los nacionalistas de Geroa Bai tras un acuerdo en el que también están los abertzales de Bildu. Todo un cambalache institucionalizado.

Si muchos anhelan abrir el melón constitucional, urge más legislar un nuevo régimen electoral en el que la representación sea real y los votos no tengan la validez tan dispar como tienen ahora. 

Julio Anguita ya por 1996, se quejaba de que conseguir un escaño a Izquierda Unida le costaba más del doble de votos de lo que le costaba al Partido Nacionalista Vasco, PNV. Y sigue esa misma tendencia, hasta observar que el Partido Animalista, PACMA, con el 1,25% de los votos no logra ningún diputado y el PNV, logra seis con el 1,51%.

En política, las circunstancias de cada momento cambian y los compromisos de alternancia deben ser cumplidos en todos los ayuntamientos; si un solo pacto no se cumpliera y el del Ayuntamiento de Granada va por ese camino, no se cumpliría ningún otro"

El régimen electoral vigente es, en palabras de Óscar Alzaga, uno de sus creadores, “maquiavélico” y diseñado para consolidar un bipartidismo que se alternara en el poder, siguiendo el modelo británico. Pero la clave del sistema no está solo en la denostada Ley D`Hont, sino en la distribución de las distintas circunscripciones electorales.

Hay que abordar una reforma electoral que facilite que la decisión colectiva de los electores se traduzca en gobiernos estables y que las alcaldías no dependan de tratos y acuerdos que ruborizan a los ciudadanos. La reforma es una necesidad siempre en boca de todos, hasta que la cruda realidad hace que las intenciones se guarden para no quebrar apoyos que se hacen necesarios para mantener los gobiernos.

Somos testigos mudos, sorprendidos y abochornados de unas negociaciones postelectorales sin coherencia ideológica y sin atender a los valores y principios políticos que orientaron el voto de los ciudadanos; no se presta atención a la voluntad que se dice han manifestado los electores; no se tiene en consideración los intereses generales sino el beneficio personal, partidista o de grupo e, incluso en ocasiones, se falta a la palabra dada y al compromiso previo alcanzado, desdiciéndose de lo dicho.

Se persigue el mejor acomodo a intereses y a personas concretas, interpretando en el tono más favorable, los sutiles cantos de los votantes. Si esta es la nueva política, por favor, párenla, que me bajo.

Alberto Astorga

Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...
La corrida de Madrid, por Damián Beneyto

La corrida de Madrid | Damián Beneyto

El adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, provocado por la deslealtad de Ciudadanos, ha sido el mayor acontecimiento político de lo que va de año y ha empequeñecido, y de qué manera, el resultado electoral catalán, el 'efecto Illa' y 'el Waterloo' del felón...
Alianza Cívica; Compromisos en Vivienda;

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

La vivienda siempre ha estado entre las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Si hace algunos años, el primer objetivo, una vez conseguido trabajo, era invertir en la adquisición de una vivienda que 'diera estabilidad', los objetivos han ido cambiando a ritmo de...
El mejor banco de pruebas, por Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

Las mujeres en España emitieron su voto por primera vez en las elecciones generales de 1933. No fue un camino fácil, algún político aseguró, entonces, que incluir a las féminas en el ámbito electoral equivalía a contar con 'seres incapaces'. Clara Campoamor fue la...
Candidato Iglesias, de Damián Beneyto

El candidato Iglesias | Damián Beneyto

“Por si éramos pocos, parió la abuela”. Este dicho castellano viene al pelo para calificar la irrupción en la escena electoral madrileña de tan estrafalario personaje. Pablo, ‘el del casoplón', apodo con el que seguramente pasará a la historia, ha sorprendido a...
Mociones, tránsfugas y el 'yes, very well', por Damián Beneyto

Mociones, tránsfugas y el ‘yes, very well’ | Damián Beneyto

Anda la política patria bastante desaforada y el infeliz pueblo soberano, con ojos como platos, asiste 'en déshabillé' a un vodevil que, a base de enredos y de diálogos insensatos y disparatados, va a ser capaz de alejarles del hastío en que se encuentra desde que el...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Después de la batalla | Carmen Heras

Después de la batalla | Carmen Heras

Después de la batalla | Carmen Heras

Después de la batalla

CARMEN HERAS

Con absoluta mirada de asombro hemos asistido al desarrollo y resultado de los pactos que han culminado el día 15 de junio en la constitución de los gobiernos municipales donde los votos directos de los ciudadanos no dieron la mayoría absoluta a una sola fuerza política. 

Hace tiempo que muchos venimos reconociendo que sería conveniente una profunda reflexión sobre la ley electoral y sobre el papel que cumplen nuestras instituciones locales y regionales. Papel exagerado a veces si lo revisamos a la luz de los resultados productivos y concretos para votantes y contribuyentes. Que se tropiezan, al término del proceso electoral, con acuerdos sin fin que conculcan estrepitosamente la voluntad de las urnas. La posibilidad de una segunda vuelta entre los dos partidos con mayor número de votos en la primera votación, eliminaría los chalaneos y demás tretas, propias de descarnados patios de monipodio.

La posibilidad de una segunda vuelta entre los dos partidos con mayor número de votos en la primera votación eliminaría los 'chalaneos' y demás tretas propias de descarnados patios de monipodio"

A expensas de lo que afirmen los sesudos analistas, lo cierto es que no se trata tanto de criticar a hombres y mujeres negociadores, sino más bien de una reflexión objetiva sobre lo qué está sucediendo. Ellos hacen lo que su leal entender les sugiere, lo que la ley y las costumbres les permiten. 

Hace tiempo que sabemos que la política ha dejado de ser patrimonio de élites.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Más bien al contrario, salvo contadas excepciones, el mundo político no tiene un exceso de altura intelectual ni de miras, entre otras cosas porque, si existen, quedan subsumidas en el magma de lo equívoco, de las astucias y sometimientos propios de picarescas sin fin, moneda corriente en nuestros días.

Posiblemente sea más fácil hacer de pícaro que de honesto, más lucrativo y simpático. Someterse a las tesis de la mayoría, una mayoría mediocre, es menos duro y da más dividendos que nadar contracorriente si así lo pide la propia categoría. 

Entre otras cosas porque el relativismo moral existente permite que cualquier decisión política pueda ser expuesta como positiva, a poco que gane una contienda. O denominada como histórica por un grupo de acólitos convenientemente adiestrados y persistentes. Con lo que una decisión correcta puede que ni siquiera se vea respaldada nunca por el juicio limpio de la historia. Los protagonistas del mundo de hoy han aprendido que vale más un buen relato que una acción recta con claros objetivos y planteamientos serios. Y lo aplican. 

Asistimos, pues, a los pactos de gobierno como si fueran vulgares regateos en el zoco. Es lo que tiene poner en primera línea de juego personas sin demasiada cultura política, buscadores de empleo, de influencia o sueldos más amplios. Cuando proponen, confunden el interés general con el propio de cada uno, se les acaba el tiempo bajo la premisa del aquí y ahora, y encajan sus exigencias más en la debilidad del contrario, que en la propia fuerza en votos.

Toma de posesión de Ada Colau;

Es lo que tiene poner en primera línea de juego a personas sin demasiada cultura política, buscadores de empleo, de influencia o sueldos más amplios. Cuando proponen, confunden el interés general con el propio de cada uno"

En la otra parte del ring, los contrarios, presos de ansiedad, están dispuestos a ceder las joyas de la corona con tal de alcanzar la gloria de ser llamados números uno. Que necesitan -o al menos así lo creen- un puesto y un salario, una estabilidad y un grupo al que dejarían de pertenecer si no pusieran sobre la mesa unos resultados políticos considerados aceptables por sus jefes de fila. 

Por medio, el resto de actores-cofrades reinventan la historia soñando con la revolución que -piensan- nadie ha hecho y todo se convierte en una gran astracanada, sin brillo ni gusto, sin interés, sin naturalidad ni elegancia. Y, mientras, las ciudades observan mudas, replegadas sobre si mismas, esperando…

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...
La corrida de Madrid, por Damián Beneyto

La corrida de Madrid | Damián Beneyto

El adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, provocado por la deslealtad de Ciudadanos, ha sido el mayor acontecimiento político de lo que va de año y ha empequeñecido, y de qué manera, el resultado electoral catalán, el 'efecto Illa' y 'el Waterloo' del felón...
Alianza Cívica; Compromisos en Vivienda;

Alianza Cívica: Compromisos en Vivienda | Alberto Astorga

La vivienda siempre ha estado entre las mayores preocupaciones de los ciudadanos. Si hace algunos años, el primer objetivo, una vez conseguido trabajo, era invertir en la adquisición de una vivienda que 'diera estabilidad', los objetivos han ido cambiando a ritmo de...
El mejor banco de pruebas, por Carmen Heras

El mejor banco de pruebas | Carmen Heras

Las mujeres en España emitieron su voto por primera vez en las elecciones generales de 1933. No fue un camino fácil, algún político aseguró, entonces, que incluir a las féminas en el ámbito electoral equivalía a contar con 'seres incapaces'. Clara Campoamor fue la...
Candidato Iglesias, de Damián Beneyto

El candidato Iglesias | Damián Beneyto

“Por si éramos pocos, parió la abuela”. Este dicho castellano viene al pelo para calificar la irrupción en la escena electoral madrileña de tan estrafalario personaje. Pablo, ‘el del casoplón', apodo con el que seguramente pasará a la historia, ha sorprendido a...
Mociones, tránsfugas y el 'yes, very well', por Damián Beneyto

Mociones, tránsfugas y el ‘yes, very well’ | Damián Beneyto

Anda la política patria bastante desaforada y el infeliz pueblo soberano, con ojos como platos, asiste 'en déshabillé' a un vodevil que, a base de enredos y de diálogos insensatos y disparatados, va a ser capaz de alejarles del hastío en que se encuentra desde que el...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario