Vente Venezuela, un partido de Valores | Jorge Vergara

Vente Venezuela, un partido de Valores | Jorge Vergara

Vente Venezuela, un partido de Valores | Jorge Vergara

Los valores de Vente Venezuela

 

JORGE VERGARA

Desde que asumimos el compromiso con el rescate de la libertad y la democracia en Venezuela, entendimos lo importante que es recuperar los valores que en todo momento fueron pisoteados por el peor régimen criminal que ha existido en nuestro país para desmoralizarnos y derrotarnos. 

Hoy me motiva saber que hay una Venezuela; que a pesar de los grandes golpes que el estado criminal ha dado a nuestra sociedad, esos valores demuestran ser inquebrantables por gran parte de nuestra ciudadanía y son el pilar principal de nuestra lucha contra estas mafias asesinas. 

En este artículo quiero dar a conocer los valores de nuestro partido Vente Venezuela para la reconstrucción de la nueva Venezuela.

Es importante recuperar los valores que en todo momento fueron pisoteados por el peor régimen criminal que ha existido en nuestro país"

Libertad. La libertad es la condición que permite a una persona vivir de manera independiente, sin ser dominada o sometida por otra. A lo interno, debe garantizarse que los miembros del movimiento puedan expresarse plenamente y no estén, en principio, sometidos a la coacción de otros. En Venezuela el régimen de Maduro ha pretendido convertirnos en esclavos de un modelo de sumisión.

Honradez: La honradez en la vida cotidiana es una obligación, que nos lleva a actuar siempre con la verdad y de buena fe. Pulcritud en el manejo de los recursos de la organización, y en el manejo de los fondos públicos

Responsabilidad: Honrar y cumplir los compromisos, roles y tareas asumidos dentro y fuera del movimiento, asumiendo las consecuencias de las acciones.

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Jorge Vergara es miembro de Vente Venezuela desde 2016, donde en la actualidad es Coordinador Juvenil en Estados Unidos.
Estudiante de último curso de derecho es también miembro de Youth and Democracy in the Americas.
Fue detenido y hecho preso por el régimen de Nicolás Maduro
Partido Vente Venezuela

Valentía: Sobreponerse al miedo actuando con firmeza y coraje en la defensa de nuestras convicciones.

Coherencia: Correspondencia entre las ideas y las acciones.

Respeto: Reconocimiento a la dignidad y a los derechos de las personas.

Solidaridad: comprensión de las necesidades de las personas y apoyo voluntario en la consecución de objetivos personales y colectivos.

Justicia: comportamiento imparcial y objetivo, conforme a reglas y máximas universales, algo que en los últimos 20 años no ha existido con transparencia, reinando la impunidad, el soborno y el chantaje.

Igualdad: Los derechos sin discriminaciones. El régimen criminal nos quiere iguales, pero bajo el mismo nivel de pobreza para todos y discriminados.

Propiedad: Compromiso en la defensa del derecho esencial de las personas a usar, gozar y disponer de sus bienes, como instrumento para su desarrollo y prosperidad. Esto es algo que en Venezuela fue violado desde la llegada de Hugo Chávez al poder.

Estoy enormemente convencido que al recuperar nuestro país, promoviendo estos valores, podremos avanzar como nación y seremos gran ejemplo para el mundo entero. Vente Venezuela es un partido que promueve la Libertad y los Derechos Humanos y avanza en la ruta correcta para lograr el quiebre de las mafias y recuperar a Venezuela.

Jorge Vergara

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El voto útil, emociones contra razones | Alberto Astorga

El voto útil, emociones contra razones | Alberto Astorga

El voto útil, emociones contra razones | Alberto Astorga

El voto útil: emociones contra razones

 

ALBERTO ASTORGA

Cada vez que se convocan elecciones del ámbito que sea y apenas los partidos y coaliciones salen a la calle a toque de precampaña, surge el manido tema del “voto útil”. Con él, los partidos pretenden pedir el voto para su formación, haciéndonos ver la evidente utilidad que nos supone a todos los votantes de bien que ellos obtengan cuantos más votos mejor, mientras que  desacreditan el votar por otras opciones, aunque sean ideológicamente similares y, a priori, peor situadas en las encuestas, por tratarse, dicen, de votos inútiles que van directos a la papelera del colegio electoral. 

Lo hace Pablo Casado, que quiere aunar en el PP los posibles votos a VOX y a Ciudadanos que también están, en principio, en contra de cualquier opción de pacto con las izquierdas. Lo hace también Ciudadanos, en situación de rascar tanto entre votantes del PP como del PSOE. No es tampoco ajeno VOX, informando que, grosso modo, el voto útil que pide el PP daría 17 escaños a Podemos. Lo plantea el PSOE de Pedro Sánchez, que dice ser el único garante de la estabilidad y aspirante a aglutinar el voto de la izquierda, ahora que han abandonado sus tradicionales idearios socialdemócratas. Incluso le sirve el argumento a Podemos, que, en tal tesitura, se ve investido de pura izquierda y no de izquierda sobrevenida. Apelar al voto útil lo han hecho y, desgraciadamente, lo siguen hacen todos.

Apelar al voto útil no deja de ser un intento de coaccionar la voluntad del votante haciéndole ver la bonanza de, no solo cambiar su elección, sino su escala de valores y creencias"

Voto útil entre Unidas Podemos y PSOE

La petición es legítima, como todas en democracia, pero supone presentar un escenario en el que cobren protagonismo la incertidumbre y el temor del votante y desdibujar la verdadera opinión y sentir de los ciudadanos a quienes se consulta. 

Pero, ¿qué significa el voto útil para los electores? ¿qué emociones produce en cada persona? ¿qué impresión perciben los ciudadanos ante esa solicitud? ¿cómo afecta realmente al voto que se depositará el día del sufragio?

Votar es la expresión máxima de cualquier proceso democrático. Es la respuesta del elector a aquello sobre lo que se le pide opinión. Como el tamaño de los estados y de las comunidades hacen imposible votar sobre todos y cada uno de los asuntos públicos, debemos elegir con cuidado a los representantes políticos a los que confiamos nuestra opinión y nuestro criterio. No hay, en definitiva, nada más importante en la convivencia social que elegir a aquellos que nos representan.

Pero debemos tener en cuenta que esta elección política esta muy lejos de la racionalidad que quisieran los partidos políticos y mucho más cerca de las emociones que se despierten en el votante. Si sentir es gratis, pensar supone un esfuerzo.

El psicólogo y consultor político Daniel Eskibel, afirma que “una de las batallas más emocionantes de la historia de la humanidad consiste en querer ver todas sus decisiones como el producto de la razón”.  Pero, en realidad, nadie decide nada solo con la razón, sino que el componente emocional inconsciente cuenta en nuestra decisión con muchísima más influencia

Pugna por el voto útil entre Albert Rivera y Pablo Casado

Votar en conciencia aumenta el sentido colectivo de la responsabilidad en la gestión política y debe obligar a un comportamiento honesto y ético"

Apelar al voto útil no deja de ser un intento de coaccionar la voluntad del votante, haciéndole ver la bonanza de cambiar su elección por otra elección que a buen seguro y a priori considera peor. Supone adulterar la opinión social presentando las consecuencias de un primer deseo de elección como causante de males y desastres futuros. Pedir al votante que abandone sus principios éticos, sus valores más íntimos, sus creencias, en aras de intereses partidistas que se ocultan tras las cortinas del temor, la incertidumbre y la inseguridad es, en mi opinión, una aberración democrática intolerable. ¿Qué podemos pensar de un partido y de unos líderes que nos proponen abandonar nuestros valores, nuestros principios más personales y nuestras creencias, a cambio de un interés coyuntural sin determinar?

Hay nervios, muchos nervios, en las formaciones políticas. Esta en el aire seguir en el tablero de juego durante cuatro años más. Unos, en el poder; otros, controlando los aparatos del partido para garantizar su propia continuidad y esperar una nueva oportunidad para ser alternativa de gobierno; todos con excelentes sueldos además de las prebendas y prerrogativas que concede el cargo en disputa.

Nuestro sistema constitucional confiere a los partidos políticos la potestad de expresar el pluralismo político, concurrir a la formación y manifestación de la voluntad popular y ser instrumento fundamental para la participación política. Son el aro por el que cualquier aspirante político está obligado a pasar, porque en unos comicios solo podemos elegir, por tanto, a aquellos que los partidos presentan. A nadie más. Da igual listas abiertas o cerradas. Aunque votar es, por tanto, una manifestación de lo que el ciudadano desea, ese deseo o esa capacidad de elegir pasa por el filtro de aquello que los partidos quieren que elijamos. 

Esta capacidad de presentar candidatos sigue absolutamente blindada. Aunque las llamadas primarias hayan supuesto una cierta manera de participación de los militantes en la dirección política de los partidos, siguen siendo los aparatos, los dirigentes, los que confeccionan las listas electorales conforme a intereses, simpatías y lealtades personales al jefecillo de turno, dejando al margen otras consideraciones de experiencia, capacidades o habilidades. Así vemos como se quitan unos y se ponen otros; como se mantienen posiciones de privilegio injustificables; como se ponen en manos de individuos sin experiencia ni bagaje profesional importantes decisiones y responsabilidades en la comunidad.

Emociones contra razones y el voto útil de Alberto Astorga

Vote por principios, aunque voto solo, y podrá apreciar la más dulce reflexión: que su voto no se pierde nunca"

John Quincy Adams

Esta forma de elaborar las listas en los partidos políticos también tiene una respuesta emocional en los electores que ven con resignación infinita, y en ocasiones con indignación contenida, como más que elegir representantes, lo que se les está pidiendo es que con su voto “útil” les ayudemos a formalizar un contrato de trabajo que avale los trapicheos de recolocación profesional de aquellos que interesa a los partidos políticos. Las razones son importantes, los argumentos también. La búsqueda del bien colectivo es irrenunciable, pero más importante aun son las emociones, las creencias de los votantes, su código ético, sus valores, sus principios

Son lo que configura sus señas de identidad como individuos. Menospreciarlo puede tener respuestas inesperadas y contraproducente es innegable que en democracia la cantidad es importante, pero también lo es la calidad democrática. La elección libre del ciudadano, el diseño de la voluntad popular sin miedos ni coacciones. Las emociones de la mano de las razones. Algo que no parecen ver ni los unos, ni los otros. 

La participación política, el ejercicio del derecho a votar en conciencia, aumenta el sentido colectivo de la responsabilidad en la gestión política y debe obligar al comportamiento honesto y ético de los lideres políticos y de sus organizaciones. 

Alberto Astorga

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Los valores de Rotary | José Fernández Álvarez-Tamargo

Los valores de Rotary | José Fernández Álvarez-Tamargo

Los valores de Rotary | José Fernández Álvarez-Tamargo

Rotary, la primera organización de servicio voluntario del mundo, está formada por unos 37.000 clubes en más de 200 países y regiones. Su red internacional de socios está compuesta por dirigentes empresariales, profesionales y cívicos, que aportan su tiempo, dinero y conocimientos para prestar servicio a sus comunidades y en todo el mundo. El lema de Rotary, “Dar de sí, antes de pensar en sí”, ejemplifica el espíritu humanista de los más de 1,2 millones de socios de la organización. La labor de Rotary en todo el mundo se caracteriza por los sólidos vínculos de compañerismo y los significativos proyectos de servicio que implementan en la comunidad y en el ámbito internacional.
La visión de Rotary es significativa: “Juntos construimos un mundo donde las personas se unen y toman acción, para generar un cambio perdurable en nosotros mismos, en nuestras comunidades y en el mundo entero”. Bajo la Presidencia de Rotary Internacional de Barry Rassin, el lema para alcanzar esta visión es “Sé la inspiración”, lo que significa volcarse en alcanzar aquellos cambios, por pequeños que sean, que son necesarios para producir una verdadera transformación de la sociedad.
El Gobernador del Distrito 2201 de Rotary, José Fernández Álvarez-Tamargo, Pepe Baserri, para sus muchos amigos, pasa revista a los valores rotarios; cinco valores siempre presentes en toda la organización rotaria, que orientan sus acciones en la comunidad y en el mundo.  

Los valores de Rotary

 

JOSÉ FERNÁNDEZ ÁLVAREZ-TAMARGO

Preguntarnos sobre los valores de Rotary y hablar de ellos es tanto como interrogarnos a nosotros mismos, reflexionar sobre ellos y hacer un examen de conciencia sobre cómo tratamos de cumplirlos en nuestra vida personal y al mismo tiempo cómo, cumpliéndolos, afirmamos nuestra pertenencia a esta organización que nos acoge y nos brinda la gran oportunidad de servir a la comunidad en la que vivimos.

Los Valores Fundamentales de Rotary reflejan los principios rectores demuestra organización y constituyen un componente cada vez más importante, ya que impulsan el rumbo del nuestro SERVICIO, que es el primer valor. Según Rotary, “creemos que nuestras actividades y programas de servicio promueven la paz y la comprensión mundial”. El servicio es uno de los componentes principales de nuestra misión. A través de los planes y acciones de los clubs, establecemos la cultura del servicio en nuestra entidad, la cual depara una satisfacción incomparable a quienes prestan servicio.

Rotary logo pequeño

Preguntarnos por los valores de Rotary es tanto como interrogarnos a nosotros mismos, reflexionar sobre ellos y hacer examen de conciencia sobre cómo tratamos de cumplirlos diariamente"

El segundo valor es el COMPAÑERISMO, que significa el vínculo que existe entre compañeros. Según nuestra organización, “creemos en el esfuerzo individual centrado en las necesidades individuales y en el esfuerzo colectivo para servir a la humanidad”El poder del servicio colectivo no tiene límites, multiplica recursos, enriquece nuestra vida y nos brinda nuevas perspectivas. El compañerismo nos conduce a la tolerancia y trasciende todas las barreras raciales, nacionales, religiosas o de otros tipos.

El tercer valor es la DIVERSIDAD, que significa la variedad, desemejanza, diferencia. Según Rotary, “creemos que Rotary unifica a la gente del mundo entero en torno al ideal de servicio”. Alentamos la diversidad de profesiones y ocupaciones. Los clubs representativos de la comunidad profesional y empresarial, poseen la clave de su propio futuro.

José Fernandez Alvarez Tamargo; Gobernador Distrito 2201
José Fernández Álvarez-Tamargo, es miembro del Rotary Club de Pozuelo de Alarcón. En la actualidad y durante el año rotario 2018/2019 es Gobernador Distrital en el Distrito 2201 de Rotary.
Es economista por la Universidad Complutense de Madrid y empresario hostelero, propietario desde hace más de veintitrés años del Asador Baserri en Getafe

El cuarto valor es la INTEGRIDAD, que significa la cualidad de íntegro. Para nosotros en Rotary, “nos hacemos responsables de los resultados de nuestro esfuerzo y de los procedimientos utilizados para lograr nuestras metas” y esperamos que nuestros dirigentes y compañeros también lo hagan. Nos adherimos a elevados estándares éticos y profesionales en nuestras relaciones profesionales y personales. Somos justos y respetuosos en nuestra interacción y obramos con diligencia para salvaguardar los recursos que se nos confían.

Logo de Rotary año 2018 2019

El quinto valor es el LIDERAZGO, que significa la situación de superioridad en la que se halla una persona, empresa, producto o sector económico, dentro de su ámbito. Según Rotary, “somos una asociación de personas destacadas en nuestras profesiones y ocupaciones”. Creemos en la importancia de la formación de líderes. Y, como rotarios somos líderes en cuando a la implementación de nuestros valores fundamentales.

Son valores fundamentales que se reflejan en el objetivo de Rotary y la Prueba Cuádruple, cuyos principios practicamos en nuestra vida diaria y nos inspiran a fomentar y apoyar el ideal de servicio mientras desarrollamos y practicamos elevadas normas éticas en las relaciones humanas.

José Fernández Álvarez-Tamargo. Gobernador del Distrito 2201, 2018-2019.

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Grupos políticos: más que un grupo, menos que un equipo | Alberto Astorga

Grupos políticos: más que un grupo, menos que un equipo | Alberto Astorga

Grupos políticos: más que un grupo, menos que un equipo | Alberto Astorga

Grupos políticos: más que un grupo, menos que un equipo

 

ALBERTO ASTORGA

Walter Lippmann, afirmaba que “la prueba final de un líder es dejar en otros hombres la convicción y la voluntad de seguir adelante”. Y, efectivamente, el líder eficaz debe aspirar a motivar a aquellos con los que trabaja, a inspirar su toma de decisiones y la ejecución de aquellas acciones que se encuentren alineadas con la visión de la organización, con sus objetivos y con sus estrategias. El liderazgo así entendido es una habilidad intangible y también escasa, en la que tiene mucho que ver el entorno y las personas con las que se actúa.

He dedicado varios artículos, talleres y jornadas de trabajo en diferentes empresas y organizaciones, para desarrollar y entrenar diversas habilidades de liderazgo con equipos diversos, pero toca ahora poner el foco en alguno de los entornos donde se ponen en práctica. Me refiero a las personas, al grupo humano al que se dirige.

Cuando se trabaja con personas, ciertos matices imperceptibles, incluso de comunicación no verbal, delatan rápidamente el carácter de ese grupo y sus posibilidades para lograr alcanzar los objetivos que tienen marcados. Es algo que se nota, que está ahí, que se respira. Algo sucede. 

Son muchas las organizaciones que presumen de contar con buenos equipos, pero desgraciadamente he visto cómo en demasiadas ocasiones los ‘equipos de los mejores’, fracasan estrepitosamente porque les falta aquello que transforma a un ‘grupo’ de trabajo en un ‘equipo’ o, mejor aun, en un ‘equipo de alto rendimiento’ capaz de alcanzar grandes resultados. Grupo y equipo son conceptos distintos pero que casi siempre se confunden y se utilizan indistintamente como si se tratara de sinónimos. Es un error. 

Distinguir entre ambos se hace indispensable para poder determinar cuál es exactamente la herramienta de que dispone el líder para el logro de los objetivos de la organización que dirige, valorar si será capaz de alcanzar con ellos los resultados previstos y decidir, con el mayor acierto posible, cómo disponer a las distintas personas en los diferentes cometidos a desarrollar.

Cuando hablamos de grupos y de equipos nos estamos refiriendo a dos modelos que sirven para distintos tipos de organizaciones. Uno no tiene por que ser mejor que el otro, sino que cada uno sirve para determinados propósitos. Puede incluso suceder, y es muy habitual, que un equipo se apoye en determinados grupos de dentro o fuera de su organización para conseguir sus objetivos.

La naturaleza es el paradigma de la eficiencia, no hace nada en vano ni desperdicia recursos. Por eso, los hábitos y conductas de los animales pueden enseñarnos a gestionar a las personas, pues en la naturaleza observamos que existen colaboraciones entre individuos para la caza y la obtención de alimento, siguiendo, según qué circunstancias, determinadas estrategias de grupo.

Las orcas coordinan sus movimientos, bien para cazar arenques en mar abierto, bien para generar el oleaje necesario que haga caer a los focas de los témpanos de hielo"

los grupos de orcas se organizan para cazar

Un artículo en la versión española de la revista científica National Geografic titulado “Orcas, estrategias de caza”, nos muestra cómo los integrantes de una manada de orcas, el delfín de mayor tamaño, coordinan sus movimientos bien para cazar arenques en mar abierto, bien para cooperar entre los miembros de la manada para generar el oleaje necesario que haga caer a las focas de los témpanos de hielo.

Cazar arenques no es sencillo, pues son peces muy veloces que forman bancos defensivos impenetrables. Las orcas cometerían un error si se lanzaran con la boca abierta para engullirlos. Por el contrario, actúan como perros pastores que compactan al rebaño en bancos densos y controlables y lo guían impidiendo que el banco descienda hasta el fondo marino, lo que salvaría a los arenques, obligándolos astutamente a ascender hacia la superficie, lo que los hace más vulnerables.

Se sumergen para ello hasta la parte inferior del banco y giran a su alrededor expeliendo burbujas de aire, emitiendo sonidos y exhibiendo sus vientres blancos para aterrorizar a los arenques que huyen despavoridos hacia la superficie. Una vez allí, propinan coletazos que aturden o matan a sus presas. Mientras unos miembros del grupo siguen manteniendo unido al banco de arenques, los demás comen las piezas aturdidas.

En todo este proceso, las orcas se comunican con llamadas, silbidos y chasquidos de ecolocación. Se sumergen y emergen constantemente en grupos para acorralar, aturdir y devorar a sus presas. Cada orca tiene un papel, tiene un “paso” determinado en una danza de ballet en el que todas han de moverse de forma coordinada, comunicarse y decidir qué hacer en cada momento. Constituyen, sin saberlo y sin haber analizado en ninguna jornada de formación de equipos, un equipo de alto rendimiento.

También en una empresa o en una organización política es esencial que sus miembros sepan realizar una labor juntos, de manera interdependiente, y que se sientan satisfechos de pertenecer al grupo. Pero ¿qué es lo que convierte a un grupo en un equipo? ¿cuáles son los elementos que debe desarrollar el grupo para ser y actuar como un equipo?

Un grupo de trabajo no es más que dos o más individuos que trabajan de forma independiente para alcanzar un objetivo global; pero las tareas que realizan, la experiencia y cualificación profesional de sus miembros, sus formas de trabajar, la responsabilidad sobre los resultados, su cohesión y su liderazgo son muy distintos a los de un equipo.

los grupos no tienen por qué ser equipos

En un grupo, todos desempeñan una actividad similar con autonomía, no tienen por qué comunicarse y la responsabilidad es individual"

Existen tres premisas fundamentales que todos los componentes de un grupo deben considerar si quieren funcionar con las capacidades de un equipo de alto rendimiento y conseguir los resultados que de ellos se espera: el primero es que todos y cada uno de los miembros deben confiar en que el resto de compañeros va a hacer un buen trabajo y que están implicados y comprometidos  en el proyecto; el segundo es que ha de existir coordinación con el resto en la ejecución de la tarea que tienen encomendada y, la tercera, es tener muy claro cuál es el objetivo que se persigue y qué es lo que se espera de cada persona, así como el método en que debe coordinarse con el resto.

¿Cuáles son los elementos por los que distinguiríamos un grupo de un equipo? Como ya indiqué, en ambos casos se trata de grupos humanos que desarrollan una actividad para alcanzar un objetivo, pero se producen una serie de circunstancias que los hacen diferentes.

En el grupo, las personas se responsabilizan individualmente del trabajo que le corresponde a cada una, mientras que en el equipo, la responsabilidad del resultado final es común a todos los componentes. Si fallan, fallan todos. Si alguno falla, fallan todos. Si alcanzan el éxito, el mérito es de todos. Cuando se producen conflictos con alguno de sus integrantes, no se acude al arbitraje de un superior, sino que se trata entre los afectados para solucionar el problema.

Las personas que trabajan en un grupo, lo hacen con plena autonomía, no teniendo que coordinarse con ningún otro miembro del grupo, para desarrollar su trabajo. Los componentes del equipo, sin embargo, no son autónomos, sino que su trabajo y desempeño interfiere y afecta tanto al trabajo y desempeño de los demás como al resultado final a alcanzar.

En un grupo de trabajo encontramos personas con formación y capacidades similares que realizan un mismo tipo de trabajo. No así sucede en los equipos, donde cada miembro domina una faceta determinada de conocimiento o habilidad y realiza una parte concreta del proyecto, complementando su trabajo con el trabajo de los demás miembros del equipo. No todos los miembros tienen las mismas habilidades, pero juntos son mejores que la suma de las partes.

En los grupos, cada uno de sus componentes puede tener una manera particular de funcionar en su actividad. No sucede así en los equipos, donde se hace necesario establecer unos estándares comunes de actuación para garantizar la necesaria coordinación.

Los componentes de un grupo de trabajo no tienen ni siquiera que hablar entre ellos ni mantener relación o comunicación alguna con los demás. En un equipo, donde la coordinación es esencial, se hace necesario establecer y mantener una estrecha colaboración y comunicación entre sus miembros, una perfecta cohesión entre compañeros. Son capaces de identificar y alcanzar consensos sobre sus objetivos y sobre las formas de alcanzarlos.

Un grupo de trabajo está perfectamente jerarquizado y estructurado por niveles, distinguiéndose con claridad las jefaturas existentes. Sus integrantes se identifican con el objetivo y el enfoque del líder. Por el contrario, en los equipos estas jerarquías carecen de importancia práctica, diluyéndose en el trabajo en común. Existe, obviamente, un jefe de equipo con unos colaboradores determinados, pero todos ellos funcionan en pié de igualdad con los demás miembros del equipo, aunque sus categorías laborales o su experiencia sean muy diferentes. En el equipo se comparten roles y responsabilidades y están constantemente desarrollando nuevas habilidades para mejorar el desempeño del grupo.

El el quirófano, cada uno tiene su cometido, se coordinan, se comunican con los demás y todos se hacen responsables del resultado final del trabajo"

Un equipo de alto rendimiento es un grupo fantástico

Los grupos son más fáciles de crear que los equipos. Formar un grupo es identificar un líder fuerte y empoderarlo para que reclute a los miembros de ese grupo, formule el objetivo principal, la forma de trabajo y toma de decisiones. Construir un equipo requiere unas mayores dotes de dirección. Es seleccionar a cada miembro conforme a lo que se requiere que haga y aporte, cohesionar a las personas, marcar objetivos, motivar en el logro, gestionar las emociones individuales y colectivas, dejar hacer y dar autonomía empoderando a las personas.

Un ejemplo de grupo lo encontramos en la plantilla de empleados de caja de un supermercado. Trabajan en una actividad similar y lo hacen con independencia y autonomía unos de otros. Funcionalmente pueden operar de forma diferente cada uno de ellos. Aunque estén físicamente cerca, no tienen por qué hablar entre ellos ni comunicarse de forma alguna. Cada uno es responsable de la ejecución de su trabajo y no tiene que coordinarse con nadie. Tiene un jefe que les coordina y que resuelve las dudas y las dificultades, además de arbitrar con los conflictos que pudieran producirse.

Por el contrario, un ejemplo de equipo es el equipo médico responsable de un quirófano.  Existe un jefe que coordina pero que, con posterioridad, diluye su protagonismo en la actividad propia del equipo. Trabajan juntos y la actividad de cada uno de ellos afecta a la actividad de cada uno de los demás y del conjunto. Por ello deben coordinar su acción gracias a una constante comunicación y cohesión entre ellos. Tienen un objetivo común y bien definido, son colectivamente responsables del resultado del trabajo y saben perfectamente qué es lo que se espera de ellos en cada momento.

Sin embargo, cuando hablamos de organizaciones políticas o sociales, no podemos hablar de equipos, pero tampoco de grupos. Y no podemos hacerlo en ninguno de sus distintos aspectos organizativos. Ni en las direcciones del partido en el ámbito territorial que sea, ni en los grupos parlamentarios constituidos en las distintas cámaras legislativas nacionales o autonómicas, ni en los grupos municipales existentes en los ayuntamientos y diputaciones. En ningún ámbito.

Si hablamos de equipos de dirección del partido, estos han sido elegidos en un congreso en los que con demasiada frecuencia se ha tenido que hacer “encajes de bolillos” para llegar a consensos y recabar apoyos en los distintos grupos de compromisarios que acuden, seleccionando para los órganos de gobierno a los miembros, no por su valía personal, por su aportación al grupo o al funcionamiento del partido, sino por el lugar de residencia, para equilibrar territorio, por su sexo, para mantener la igualdad de género, para hacer “guiños” a cierto sector social, o por su lealtad y afinidad con la persona que lo está aupando.

grupos políticos sin cohesión de sus miembros

Los 'grupos' políticos son tan heterogéneos porque en su configuración no se cuida ni se quiere cuidar el cometido de cada uno"

Lo mismo sucede con los equipos de los grupos parlamentarios o con los grupos municipales.  No se está por la aportación eficaz al grupo o por alcanzar los objetivos que se ha marcado éste en su programa electoral, sino por la directísima lealtad a quien diseña la candidatura, que lo hará por razones personales, por las supuestas expectativas ante el elector o por pertenecer a determinados sectores sociales, profesionales, territoriales o clanes dentro de la organización. Nunca por su experiencia, capacidad de trabajo, valía personal o contribución eficaz a un equipo.

Son grupos cuyos miembros no obedecen a un estandar determinado, sino que su aleatoriedad, sus distintos orígenes, experiencias, conocimientos e intereses los hace de resultado imprevisibles o inciertos. 

En grupos tan heterogéneos es necesario trabajar activamente en la cohesión del grupo para lograr lo que la selección previa de sus miembros no ha logrado ni pretendido.

Y en esta labor de cohesión, como es la construcción de un ”puzzle” sin imagen de referencia, puede aportar mucho alguien externo, que no juzgue, que no valore los orígenes ni los destinos de las personas que forman parte del grupo, que ayude, en definitiva, a determinar la visión del grupo y alinear las ambiciones personales con la visión colectiva.

Si la consultoría política incide en áreas tan diferentes, pero complementarias, como la mejora de la imagen personal de los candidatos, su capacidad de comunicar con las personas y con los medios de comunicación, mejorando su telegenia, la búsqueda de sectores en los que debe incidir la mercadología, el análisis de encuestas y de la realidad social en la que se actúa, la creatividad para la generación de campañas y mensajes, también debe existir la figura del orientador que trabaje con las personas para sacar el mayor rendimiento de ellas. Robert Dilts, pionero en las técnicas de coaching, considera necesario “trabajar con el candidato o líder para ayudarle a vencer sus limitaciones y barreras personales y facilitar su desarrollo”.

Pero no solo el líder, sino a toda su estructura de grupo, a todos aquellos con los que va a tener que trabajar durante la legislatura o durante el periodo entre congresos. Es importante alinear a las personas del grupo, más aun cuando exista tal disparidad de perfiles, con los objetivos y visión de la organización, con sus valores y forma de hacer y gestionar los asuntos públicos.

El coaching político, al que también se llama coaching social, no es más que un instrumento, una herramienta a disposición de las organizaciones para conseguir que un grupo heterogéneo pueda sacar lo mejor de sí mismo, superando las enormes diferencias que están presentes por su peculiar forma de constitución, superando su propia diversidad y haciendo que sea precisamente de esa diversidad el nexo de unión entre todos ellos.

Alberto Astorga

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Ana Flor Pérez, empresaria, CEO y Consejera del Grupo SIGE

Ana Flor Pérez, empresaria, CEO y Consejera del Grupo SIGE

Ana Flor Pérez, empresaria, CEO y Consejera del Grupo SIGE

Ana Flor Pérez, ingeniero y empresaria

ENTREVISTA DE ALBERTO ASTORGA

Ana Flor Pérez González, CEO del Grupo SIGE
Ana Flor Pérez González es ingeniero informático y empresaria. Consejera y CEO del Grupo SIGE, grupo empresarial ubicado en Mérida y dedicado, entre diversas áreas de negocio, a proyectos de ingeniería, conservación, mantenimiento y reformas de infraestructuras civiles, arquitectónicas e industriales, así como a sistemas industriales de climatización ecológica.
Junto a su marido y socio, apostaron por una empresa de ingeniería de climatización industrial, AIRMAGIC, que fuera tecnológicamente avanzada y que utilizara la última tecnología de climatización industrial y enfriamiento respetuosa con el medio ambiente. Con esa filosofía, están ya presentes en más de diez países y ha recibido hace pocos días el Premio ‘Ejecutivos‘ al Desarrollo Tecnológico, que concede la ‘Revista Ejecutivos’.

Una ingeniera en la dirección del Grupo SIGE, ¿cómo llegas a él y cómo te encuentras en un mundo tradicionalmente masculino?

Comenzando por el final, tengo que reconocer que me encuentro muy a gusto. Llevo ya muchos años en un mundo masculino, puesto que con anterioridad fue directora comercial de una empresa constructora que más tarde dejé para unirme a Juan, mi marido, y comenzar con nuestra propia empresa, el Grupo SIGE y sus diferentes divisiones.

Nunca me ha gustado que el techo me dé en la cabeza; no me pongo límites ni me gusta que me los pongan los demás"

¿Qué aportas al grupo humano con el que trabajas?

Aporto trabajo, ilusión y ganas de luchar cada día. Intento trasladar confianza a las personas del equipo, liderar al grupo y buscar el compromiso de excelentes profesionales con un proyecto de empresa que nos entusiasma. Es liderar a un grupo de personas que son ‘más que trabajadores’; son personas que se comprometen más allá del sentido estricto del trabajo. Mi tarea es ilusionar con un proyecto realista.

Valores como excelencia, innovación, responsabilidad social, honestidad, liderazgo, solidez, profesionalidad, honestidad, atención al cliente, a los trabajadores y a los proveedores son importantes para el grupo ¿qué dice todo eso de su empresa?

Ana Flor Pérez González, Grupo SIGE, Mérida - Visioncoach
Ana Flor Pérez González, nacida en Guijuelo, llega a Extremadura para estudiar Ingenieria Informática en Cáceres. Enamorada de Extremadura, se queda a vivir desarrollando una intensa actividad empresarial. Ahora es Consejera Delegada del Grupo SIGE, con cuatro divisiones de trabajo distintas, y Directora General de AIRMAGIC, ambas en Mérida. 

Logo Grupo SIGE Mérida

Todos esos valores son para nosotros fundamentales. Significa que nuestros clientes y todo el entorno con el que AIRMAGIC trabaja, con el que trabajamos, puede confiar en nosotros. Queremos aportar tranquilidad y seguridad a los clientes, fidelizarlos, establecer una relación de confianza mutua entre las partes.

La responsabilidad social del Grupo SIGE es con todo aquello que nos rodea, con nuestro medio ambiente y, sobre todo, con las personas. Es también un compromiso con la eficacia en lo que hacemos, hacer lo mejor de la mejor manera posible.

¿Cuáles de esos valores destacarías? ¿por qué?

La excelencia, la honestidad y la profesionalidad son para mi los tres pilares fundamentales de nuestro proyecto empresarial. Personalmente los potencio en cada tarea que iniciamos y trato de que sean ellos lo que inspiren el trabajo del equipo.

Trato de trasmitir la importancia de atender a los pequeños detalles porque son los que nos van a definir como profesionales. Solo haciendo las cosas con cuidado y cariño hacia lo pequeño conseguiremos la excelencia y la profesionalidad. Las grandes cosas las hacemos bien, las pequeñas tenemos que cuidarlas.

AIRMAGIC se declara comprometida con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, ¿qué significa la Responsabilidad Social? ¿Qué dice de ti? ¿Qué haces para honrar ese valor?

Para mi significa compromiso y respeto. El compromiso y el respeto llevados al conjunto de los trabajadores de la empresa, a sus clientes y a sus proveedores, son partes esenciales de la fórmula que hace que las cosas funcionen mejor y se consigan más éxitos. Trabajar con responsabilidad social nos convierte en una empresa y en un equipo confiable en cada uno de nuestros trabajos, en todo aquello que abordamos.

Dar el mejor trato, el trato adecuado a cada cosa que te rodea, con respeto y cuidado, sin dañar el entorno, aportar a nuestros trabajo la excelencia profesional. Si demostramos ese cariño por el medio ambiente, por las personas, el cliente también valora que sabrás cuidar de él, de su empresa, de su proyecto. No solo se trata de hacer un trabajo, sino de hacerlo con excelencia y con atención a cada detalle.

¿Cuál de tus valores te gustaría incorporar a tu equipo?

No solo me gustaría sino que los incorporo cada día. Son el compromiso, la excelencia y los valores de equipo. Hablo de compañerismo como algo verdaderamente importante y en lo que pongo un especial acento.

Me gustan los equipos que actúan con transparencia, mostrándose como son, que se comunican, que se relacionan, que aportan confianza a la organización. Somos todos la tripulación de un mismo barco. Nunca puede haber fisuras.

Desde el Grupo SIGE queremos aportar tranquilidad y seguridad a los clientes, fidelizarlos, establecer una relación de confianza mutua entre las partes"

Objetivos sostenibles 2030 - Visioncoach

¿Te consideras 'más ingeniero' o 'más humanista'? ¿Hacia dónde se inclina esa balanza?

Me considero más humanista o, si puedo matizar, más ‘humana’. Me gustan las relaciones personales, el trato con las personas, hablar de tú a tú, comunicarme directamente con la gente. Vivimos en un mundo de personas y trabajamos, no para empresas, sino para empresas ‘en las que hay personas’. Los números, los gráficos, los esquemas, los rendimientos, no son más que herramientas que sirven para atender finalmente a las personas. Las personas, la relación directa con los clientes y con los trabajadores del equipo es muy importante para mí. Liderar solo es posible teniendo el contacto con las personas y estando siempre ahí.

Naciste en Guijuelo, una población del medio rural, con una industria agroalimentaria importante, ¿por qué elegiste ser ingeniero informático? ¿cuál fue tu inspiración?

Mi tutor del Instituto influyó en mi orientación. Yo quería estudiar económicas y dedicarme al mundo empresarial. Toda mi vida había tenido claro que me gustaba la empresa. Pero, por curiosidad, había empezado a iniciarme en aquello tan ‘novedoso y desconocido’ como era la informática. Eran conceptos nuevos, términos y formas de trabajar completamente nuevas; tan nuevas y desconocidas que en alguna ocasión tuve que ayudar a mis profesores a comprender conceptos y significados que luego ellos implicaban al resto de compañeros en la clase.

Cuando tuve que decidir mi orientación universitaria, quizá aquello significó que existía en mi un potencial hacia la informática como conocimiento del futuro.

¿Qué objetivo querías alcanzar?

Quería tener más y mejores oportunidades para el futuro. Quizás la Universidad te de, no conocimientos técnicos, que también, sino que enseña a que hay recursos que se pueden utilizar para un fin. Conceptos que te ayudan profesional y personalmente en la vida. Aprendí que un mismo problema se puede resolver tras un largo proceso y múltiples operaciones o, por el contrario, si te llega una ‘idea feliz’, puedes resolverlo son simplicidad. Sucede igual en la vida. Aprendí a buscar la ‘idea feliz’ que me permitiera resolver los retos de forma simple, conseguir la excelencia, hacer las cosas mejor, de manera más eficiente. Ese es el objetivo: hacer las cosas simples.

¿Qué obstáculos superaste para llegar a ser la protagonista de este proyecto empresarial?

No más obstáculos que los propios de la vida. Creo que en ocasiones es la vida quien te va llevando al camino que tienes que tomar. Me he marcado unos objetivos de éxito, de hacer siempre un buen trabajo. Trabajamos apostando por la innovación y la excelencia, intentamos ser siempre mejores, trabajar con los mejores profesionales, utilizar la mejor tecnología y atender a los mejores clientes. Buscamos soluciones innovadoras que aporten ‘la idea feliz’ más eficiente.

Para ello los obstáculos son muchos. Nada es sencillo en sí mismo, hay que hacerlo sencillo. Es sorprendente que desde fuera de la región se te reconozca más, que tengas una mayor valoración como profesional. Buscar profesionales excelentes es un handicap que, afortunadamente, vamos resolviendo con acierto.

¿Qué quieres demostrar y a quién?

Quiero triunfar en el mundo empresarial para demostrarme a mi misma que puedo. Simplemente es demostrarme que puedo alcanzar aquello que me propongo. Demostrárselo también a mi hijo y a las personas de nuestra empresa que también tienen ese objetivo.

Mi madre nos decía que ‘lo que hace una persona lo puede hacer otra’ y que ‘no nos achiquemos ante nada’. Por eso busco demostrarme a mí misma mis capacidades y hacerlo con respeto, pero sin miedo a nada. Porque puedo lograrlo.

Entrevista a Ana Flor Pérez - Airmagic, Grupo SIGE - Visioncoach

Trabajamos apostando por la innovación y la excelencia, intentamos ser siempre mejores, trabajar con los mejores profesionales y utilizar la mejor tecnología"

¿Qué recuerdos guardas de tu infancia? ¿Qué valores recibiste?

Mis recuerdos son buenísimos. Son recuerdos de amor, de confianza y también de responsabilidad. Soy la mayor entre mis hermanos y eso hace que sea ‘hija mayor’, ‘hermana mayor’, ‘la mayor’ en todo y en la que caía la mayor responsabilidad. Y lo aceptaba porque me gustaba hacerme cargo de las cosas y de las personas, involucrarme en aquello que se me encargaba. Era mi compromiso con la responsabilidad. Y hoy lo sigo asumiento.

¿Qué enseñanzas recuerdas especialmente y qué te aportaron?

Fueron de mi padre, por supuesto. Y de mi madre también. Tienen los dos mi admiración y respeto siempre. Les agradezco todo. Y también de mis vecinos que me querían como a una hija. Eran mayores y yo era la pequeña, la ‘niñita’ de todos. Cuando me llevaban al campo, las primeras y más hermosas patatas eran para mi; las uvas, los tomates, de todo lo que hubiera, siempre había un detalle conmigo. Me sentía cuidada y querida.

Mi padre me enseñó especialmente a terminar aquello que se empieza. A responsabilizarme con aquello que estás haciendo y hacerlo bien. Recibí de mis padres ejemplo de trabajo, de lucha, de esfuerzo y de dedicación.

Y ahora, ¿qué o quién te inspira en tu trabajo? ¿por qué?

Me inspira siempre mi hijo Juan. Quiero que me admire, que se sienta orgulloso y que pueda contar conmigo siempre que quiera o que me necesite. Pero también me inspira llegar cada mañana al trabajo y ver a las personas del equipo, de mi equipo. Me aporta un sentido para trabajar. Me gusta estar ahí, con ellos, no fallarles. Conseguir éxitos juntos para compartirlos entre todos.

¿Cuál es tu ambición personal? ¿Qué papel desempeñas para lograrlo?

Ambiciono poder alcanzar el éxito y para ello trabajo mucho y con mucha ilusión. Soy una luchadora nata y muy trabajadora. No me rindo en lo que emprendo.

Premio Ejecutivos de Extremadura

¿Qué habilidades destacarías que son necesarias para dirigir una empresa y a un equipo de profesionales?

Estoy convencida que se debe ser un buen líder y tener un buen equipo. Todo lo que no sea equipo y forme parte del equipo no puede están en él. Me refiero con ello a que hay que contar con las personas, que piensen en equipo, que sean equipo, que lo construyan y fortalezcan cada día. Pienso tambien que hay que tener continua presencia y muy positiva; exigir, sí, pero también ser el primero en estar ahí.

Debes conseguir que las personas que te rodean sean equipo; que los clientes y proveedores confíen en tí a base de demostrar tus capacidades y la calidad de tu trabajo. Eso se logra escuchándolos, siendo uno más en todo y nunca defraudar las expectativas.

¿Se nace con ellas o se aprenden? ¿De qué manera las potencias en tu actividad?

Creo que ambas cosas. Hay habilidades innatas con las que cada uno cuenta y luego la vida te va enseñando otras. Siempre digo que no me gusta que el techo me dé en la cabeza. No me gustan las limitaciones, el conformismo o las excusas. Me gusta plantearme retos y alcanzar los objetivos.

Siempre tenemos momentos de éxito y de frustración. ¿Si tuvieras que elegir aquel que te enriqueció como personas?

He intentado sacar lo positivo de todos los momentos, tanto de éxito como de fracaso. Mi momento es siempre el ‘ahora’; me gusta lo que hago porque no le veo límites; porque tengo un hijo que me da fuerza y ganas de hacer y empezar; porque lo que consigo y vivo me gusta y me gusta cada vez más, me ilusiona y me entusiasma ser empresaria cada día y demostrarlo.

¿Cuál ha sido tu mayor logro personal? ¿Qué significó?

Mi mayor logro no puede ser otro que mi hijo, porque lo es todo. Pero si hablamos de mi actividad como empresaria, creo que mi mayor éxito es AIRMAGIC. Es mi primera empresa, el ‘mi niña bonita’; es la que nos diferencia de la competencia, donde aportamos algo distintos a los demás. Es donde volcamos nuestra verdadera excelencia como líderes de un sector profesional. Para mí, es única.

¿Cómo te definirías?

Lo haría como una persona ‘anormalmente normal’; una persona que se preocupa y ocupa de los demás y que no teme a nada ni a nadie. Me veo capaz de hacer y de estar donde quiera. Soy muy trabajador y me considero buena personas. Virtudes que intento demostrar cada día.

Mérida, 15 de mayo de 1918

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

La cotorra del pirata | Alberto Astorga

La cotorra del pirata | Alberto Astorga

La cotorra del pirata | Alberto Astorga

'La cotorra del pirata'

 

‘Dedicado a aquellos que sobreviven poniendo a parir a los demás’

ALBERTO ASTORGA

Todos hemos visto películas de piratas. Algunos incluso -menos, obviamente- hemos leído en edad temprana La Isla del Tesoro, de Robert Louis Stevenson. Fue mi primer libro, como el de muchos jóvenes. Releído muchas veces, aun lo guardo, por todo aquello que significa para mi. Hace poco lo volví a leer, visualizando al mismo tiempo las escenas recordadas de aquella película en la que Wallace Beery interpretaba a John Silver, ‘el Largo’. Una interpretación que condicionó la forma de imaginar a los piratas para toda una generación. A John Silver le faltaba una pierna y usaba una muleta para caminar; llevaba también un loro, al que llamaba, como burla a su antiguo jefe, ‘Capitan Flint’, posado en uno de sus hombros. Era el líder de aquellos bandidos que pretendían hacerse con el tesoro escondido en la lejana isla. Como todo pirata tenía su lugarteniente; como todo líder y político tiene su bufón.

Junto a la pata de palo, el parche en el ojo, la cicatriz y la bandera negra, la cotorra, el loro, o lo que fuera, al hombro del peligroso corsario, era uno de los iconos más famosos de las historias de piratas. Y es que, en realidad, la presencia de estas aves en el imaginario de las novelas de aventura no fueron un capricho de escritores, sino que en verdad era muy habitual verlos en los hombros de aquellos aguerridos y peligrosos lobos de mar. A los piratas del Caribe le gustaban los animales exóticos, con preferencia los loros, porque tenían un plumaje vistoso y colorido, les podían enseñar a hablar y decir alguna frase graciosa; se conseguían a buen precio en los puertos caribeños y ensuciaban menos que los monos o que los perros a bordo de los galeones de la época.

Esa imagen icónica que se nos ha ido apareciendo en las líneas anteriores, me inspira a hablarles de las ‘cotorras’ -ya ni loros-, que se aposentan sobre los hombros de los líderes de muchas organizaciones empresariales y formaciones políticas. Existen líderes que, al igual que los famosos corsarios, se rodean de personajes de su confianza a modo de lugartenientes. Son quienes el propio líder elige -normalmente a su imagen y semejanza- y lo hace por razones dispares que muchas veces son difíciles de comprender para el normal observador, pero que fácilmente tienen que ver con la vistosidad del plumaje su capacidad de articular frases graciosas e hirientes y su económico precio.

A los piratas del Caribe le gustaban los loros, por su plumaje y porque les enseñaban a hablar o decir alguna frase graciosa; se conseguían a buen precio y ensuciaban menos que los monos o los perros"

Trump con sus particulares y familiares bufones

Pero un líder que quiera alcanzar sus objetivos, lograr el éxito para su organización y ser reconocido como tal, al elegir este ‘estrecho equipo de colaboradores’, no debe hacerlo a la ligera, pues una gran parte de sus aspiraciones y resultados dependerán de cómo se visualiza a quienes lo rodean. Entre los sabios proverbios, hay uno que dice: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. ¡Qué cierto es!

Cuando tras una intervención, el líder político o empresarial se vuelve a sus huestes y hace la habitual pregunta “¿qué tal he estado?”, invariablemente escucha la inmediata respuesta de “muy bien, presidente, muy bien”. Y el líder la recibe con complacencia, satisfecho, aunque haya estado flojo o verdaderamente mal. Solo si ambos son ‘tal para cual’ se sustituirá lo de ‘presidente’ por el más molón de ‘presi’. Es la forma de confirmar a los demás bufones aquello de “¿has visto la confianza que tengo con él?”. Son parejos.

Es cierto que hay líderes que no aceptan la verdad, que no quieren que se les hable con sinceridad ni que se les diga aquello que no quieren escuchar. Es cierto también que en todos los equipos existen personas que lo ven todo mal y no por ellos son los más sinceros, aunque así lo crean. Pero para el líder del que hablo y que tengo en la mente mientras esto escribo, es mejor refugiarse en el confort de oír lo que le agrada que incomodarse aplicando la escucha, pararse a mirar a su alrededor y leer en los demás aquello que no le dicen expresamente. De ahí la importancia de la escucha.

Son líderes que no se dan cuenta, o que por su enorme arrogancia no quieren ver, que todos cometemos errores y que, buena parte de esos errores que cometemos en nuestra actividad profesional o personal, no los corregimos precisamente porque no sabemos que los cometemos. Quizás porque ‘no nos percatemos de ellos’ o, quizás, las más de las veces, ‘porque es el propio equipo, el entorno más cercano, el que no permite verlos, el que los encubre e interpreta con la descripción que más interesa o quien unta para hacerlos más gestionables. Ese es el gran daño que puede hacer esa cotorra.

Cospedal dando parabienes a Rajoy

Es 'el propio equipo' el que no permite que el líder sea consciente de sus errores, el que los encubre e interpreta como más interese o quien unta vaselina para hacerlos más gestionables"

‘La cotorra del pirata’ es aquel personaje que se distingue del resto de lugartenientes por su capacidad de influencia sobre el líder, por musitarle al oído la realidad que modificada que debe ver, de condicionar sus opiniones, de modificar su criterio, de predisponer opiniones sobre los demás, de crear su entorno dejando entrar a quien sea y excluyendo o expulsando a quien le incomoda.

Crea y difunde falsedades, o medias verdades -que es peor- y conspira sin escrúpulos; eleva a quien quiere y hunde a quien detesta. Todo ello con la mayor de las amabilidades, con los consabidos abrazos -¡quién habrá inventado tan hipócrita saludo!- la mejor de las sonrisas y la peor hipocresía.

El auténtico líder, aquel verdaderamente comprometido con los objetivos de toda la organización y con su propio éxito, debe crear -si es capaz- un grupo de personas a su alrededor con conocimientos, experiencia, lealtad, sinceridad y criterio -si es que ha conseguido tenerlos-. Y dejarlos hablar y hacer, encajando la crítica y ponderando los halagos.

El presidente norteamericano John F. Kennedy buscaba la opinión personal de sus colaboradores más directos, al margen de correcciones políticas. Quería y buscaba criterios sinceros e impresiones personales formadas y alejadas, si era necesario, de la ‘verdad oficial’. Aquel equipo ayudó a construir un líder mítico, porque una buena elección del equipo más cercano es el primer paso para poder alcanzar altas responsabilidades políticas y profesionales en la empresa. Un entorno que deja ‘pasar la verdad’, que permita el contacto con la calle y con la propia organización, sin perturbaciones interesadas, es determinante.

Kennedy y su equipo

John F. Kennedy buscaba la opinión de sus colaboradores al margen de la 'verdad oficial'"

Una ‘tribu’ de estas características, como las califica Manuel Campo Vidal, “puede ser prodigiosa o puede ser perversa. La tribu prodigiosa suma y acaba proyectando la carrera del directivo, mientras que la tribu perversa dinamita y limita la información exterior, ya por miedo a la competencia o, también, por la satisfacción de ejercer el poder en su escala al verse convertidos en llave de acceso a la persona que los contrató y a la que dicen defender sin reparar en el daño que pueden causarle”.

Es tan generalizada la existencia de ‘tribus perversas’ que, tras leer estas líneas, seguro que han pasado por tus recuerdos o tus vivencias personales alguna cotorra a quien has sufrido o que, gracias a ella, has conseguido la prebenda perseguida. Recuerda, no obstante, cómo utilizaba sus ‘artes’ en tu favor o, por el contrario, cómo difundía desde su peculiar púlpito, lo que imaginaba o suponía que hacías, pensabas y con quién o quiénes, interpretaba tus intenciones y te acusaba sin criterio, proyectando sobre ti la peor imagen posible ante su pirata.

Y lo notas cuando es tarde, cuando en las pesadillas que perturban tus sueños oyes las olas rompiendo contra el casco y caminas por una estrecha tabla sobre un mar agitado e infestado de tiburones, escuchando a tu espalda la voz irritante, chillona y cansina del ‘Capitan Flint’ repitiendo una y otra vez ‘¡Doblones! ¡Doblones! ¡Doblones de a ocho!’ De ahí, quizás, venga mi ‘sin pareja aversión’ hacia esos personajes tan reales.

Alberto Astorga

Vivir en la ignorancia y vivir de la ignorancia, por Damián Beneyto

Vivir en la ignorancia vs. Vivir de la ignorancia | Damián Beneyto

Cuanto más se adentra uno en la historia de nuestro país -gran desconocida para la mayoridad-, más se da cuenta de que desde los más remotos tiempos en España, sus habitantes, excepto honrosas excepciones, se han dividido, y no de forma equitativa precisamente, entre...
¿Quedan políticos como los de antes?, por Carmen Heras

¿Quedan políticos como los de antes? | Carmen Heras

A menudo se oye en el mundo de la opinión pública la frase manida de que 'ya no hay políticos como los de antes'. Si se pregunta a una persona de edad, lo afirmará con contundencia, razonándolo desde la mirada épica sobre unos tiempos pasados en los que tanto...
La democracia no se predica, se practica, por Emilio Borrega

La democracia no se predica, se practica | Emilio Borrega

  Asistimos cada día al espectáculo que sin pedirlo ni desearlo nos ofrecen los políticos de nuestro país. Espectadores que, además, tenemos la facultad de aplaudir, o no, al final de la representación. Dicho de otro modo, somos quienes ostentamos la decisión final...
La provocación desde la izquierda, Damián Beneyto

La provocación y las cuatro balas | Damián Beneyto

PROVOCACIÓN: Cuando una persona o grupos de personas mediante palabras o actos hostiles hacen que otra u otras personas se enfaden y reaccionen también de forma hostil. La provocación busca, pues la confrontación y suele acabar, si los provocados no aguantan los...
2 de mayo, por José María Martín

2 de mayo | José María Martín

De Móstoles a MadridDe Madrid a toda EspañaUn grito recorre el mundoUn grito de libertad Un pueblo se alza valienteGente sencilla de EspañaLuchando por sus derechosPor su vida, por su honor Nadie podrá con MadridNadie podrá con su genteSu espíritu, su amor, su honraSu...
Isabel Díaz Ayuso, por Víctor Píriz

Ayuso | Víctor Píriz

    Víctor Valentín Píriz Maya es Diputado en el Congreso por Badajoz y Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Popular. Es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, MBA por la Escuela de Organización Industrial y Master en Economía de...
Responsabilidades públicas o privadas, por Carmen Heras

Responsabilidades, ¿públicas o privadas? | Carmen Heras

Las distintas interpretaciones a lo largo de la historia de lo qué es un partido político impiden una única versión de su completo significado. Por eso, y en lugar de una definición concreta para el mismo, se dictan sus cuatro características fundamentales...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario