Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

Ecologismo & 'oncologismo'

DAMIÁN BENEYTO

El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos.

Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen estar bien informados y con su comportamiento y ejemplo intentan contribuir a la conservación de la naturaleza y a mejorar el medio ambiente.

Hay quiénes se han arrimado al ecologismo porque es lo políticamente correcto en estos tiempos, aunque en realidad les importa un pito, un carajo o un pimiento la capa de ozono, el cambio climático o el calentamiento global"

Entre los segundos, es decir los conversos, los hay de dos tipos: los que, como San Pablo, un día vieron la luz y descubrieron que este es un planeta que merece la pena ser cuidado y los que se han arrimado al ecologismo porque es lo políticamente correcto en los tiempos en que nos ha tocado vivir, aunque, en realidad, les importa un pito, un carajo o un pimiento la capa de ozono, el cambio climático o el calentamiento global.

Como le ocurre a cualquier religión, una parte del ecologismo también ha caído en el fundamentalismo, es decir en una corriente que promueve el sometimiento absoluto a esa doctrina de manera intransigente. Hoy discutir algunas de las teorías de los ‘popes’ del ecologismo es casi delictivo y te puedes ver personal y profesionalmente en una difícil situación.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Como también ha ocurrido y ocurre en las grandes religiones esta ideología también ha llegado a la política. Los primeros que la asumieron para que se hicieran visibles sus reivindicaciones fueron los llamados ‘verdes’ que convirtieron, sus hasta entonces asociaciones naturalistas, en partidos políticos. La respuesta electoral que recibieron por parte de los ciudadanos en muchas naciones, especialmente en Europa, hizo que se convirtieran en llave para gobernar algunos países.

Los partidos de izquierda, especialmente los socialdemócratas, viendo el protagonismo que adquiría este credo y que su ‘estado del bienestar’ había sido ‘adquirido’ por el centro-derecha -que encima lo hacía mejor-, decidieron hacerse más verdes que los chistes de la mili. Habían encontrado ‘un algo’ para distinguirse de la pérfida derecha a la que ya podían acusar de todos los desastres ecológicos del planeta, a pesar de que los países que más han contaminado históricamente han sido -y lo siguen siendo- los de régimen comunista.

En España al furor ecologista de toda la izquierda en general hay que añadir, para completar su estandarte, la ‘memoria histórica’, la ‘guerra de sexos’ con sus ridículas consecuencias idiomáticas y el ‘plurinacionalismo’.

Como he empezado diciendo en mi parrafada, es necesario cuidar de nuestro planeta y conseguir menores niveles de contaminación que reduzcan ese llamado ‘calentamiento global’. Indudablemente estamos asistiendo a un cambio climático, lo que yo no tengo tan claro es que sea únicamente como consecuencia de la acción del hombre.

De una forma u otra, nadie, sea de la ideología que sea, simplemente por una cuestión de supervivencia quiere cargarse este planeta azul donde vivimos.

El ecologismo fundamentalista olvida, como decía un compañero mío del PREX, que la primera especie que hay que cuidar y preservar es la ‘especie humana’. Anteponer el bienestar de otras especies a la supervivencia del hombre es un crimen de lesa humanidad y eso, desgraciadamente, es lo que algunos pretenden.

Manifestación contra el complejo turístico de Valdecañas

Buscar energías alternativas está muy bien, pero convertir tierras productivas en desiertos gracias a los huertos solares es discutible. Impedir la implantación de empresas que den trabajo y fijen la población en un territorio, impidiendo la emigración forzosa y, como consecuencia, la despoblación aduciendo problemas medioambientales de fácil solución técnica, es una canallada.

En Extremadura sabemos mucho de ecologismo fundamentalista. En esta tierra, el ecologismo ha sido ‘oncologismo’ puro y duro, es decir un cáncer que ha evitado y sigue evitando el desarrollo económico y social. El exceso de suelo protegido sin ninguna razón que lo justifique en muchas ocasiones e impedir la utilización de nuestros recursos naturales aduciendo impactos medioambientales fácilmente corregibles con la tecnología existente, nos están condenando a la miseria. Somos la comunidad de España con mayor índice de pobreza y la que mayor riesgo tiene de que aumente.

Manifestación contra la refineríai en Tierra de Barros

La última ocurrencia del fundamentalismo ecologista que nos azota es la llamada figura de ‘Paisaje Protegido’. Como dice el profesor Julián Mora Aliseda, cualquiera que no quiera una industria cerca, un complejo turístico o unos regadíos, aunque la zona no tenga nada de reseñable, recurrirá a los grupos de presión correspondientes para que, abusando de esa figura, se paralice aquello que les molesta o les hace la competencia, que también pudiera ser.  

Extremadura tiene un cáncer en forma de ecologismo fundamentalista que obstaculiza su progreso y, si no se extirpa, será imposible un desarrollo sostenible que permita la armonía entre el hombre y el medio natural.

Damián Beneyto

Nota del autor: La palabra ‘oncologismo’ es una licencia de vocabulario que me he tomado ya que en el diccionario de la RAE no existe.

Otros artículos de Damián Beneyto

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

Nuevo gobierno

Rápido análisis sentimental

CARMEN HERAS

Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los protagonistas, supongo que nadie puede hablar con total certeza del por qué de cada cambio, pero eso no es óbice para que entre unos y otros se entreteja un relato con un buen y solvente entramado en el discurso.

Lamento ser mucho más escéptica. Sé que, en cuestiones como las de los recambios, no siempre se hace lo que se quiere, sino lo que se puede y que, en ocasiones, el movimiento de una pieza derriba otras y las saca de escena, aunque no sea eso lo pretendido en el principio. Los humanos no llevamos códigos de conducta establecidos en los genes para cualquier situación, así que se improvisa bastante más de lo que se piensa, para bien o para mal. Lo que sí parece claro es que un recambio solo se acomete cuando lo que hay no funciona bien. Por eso sobran algunas explicaciones tan obvias.

Un recambio solo se acomete cuando lo que hay no funciona bien. Por eso sobran algunas explicaciones tan obvias"

Hay que esperar para saber cuánto da de sí un gobierno nuevo en las caras y no tanto en los objetivos, que seguirán siendo los mismos, a decir de todos los recién llegados. Lógico, al inicio de su mandato no pueden tener en su cabeza los posibles cambios que pudieran producirse. Están contentos, claro, y eso les da un plus de confianza, y también a algunos de nosotros por su maravillosa confianza en el futuro.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Ahora deberán montar sus equipos, salvo que quieran y puedan continuar con el de su predecesor, que seguramente no es el caso, así que al principio se sentirán un poco huérfanos, aunque eso también se pasará. Los asuntos importantes del país están ahí aguardando.

En unos parece haberse volcado la simpatía de la gente, solo ha habido que observar algunos actos de cambios de cartera, tan concurridos, en contraposición a otros estrepitosamente faltos de calor y expresividad. La sociedad ha normalizado, al parecer, esas reacciones, extraordinarias y favorables hacia quien va a tener poder y tan escurridizas o nulas con quien lo pierde (y más si ha tenido mucho) cuando aún no ha traspasado la puerta de salida, (sabido es que en un litigio cualquiera, la razón siempre la tiene el jefe).

Así que muchos se limitan a estar con el ganador, sin ninguna mala conciencia. Guárdanse sus propias espaldas quienes así actúan pues de la aceptación de tanta “normalidad”, no sería extraño que lo mismo pueda ocurrirles a ellos, llegado el momento.

Hace tiempo que la organización solo ve por los ojos de quien la dirige, pues si algún miembro osara discutir alguna acción del líder máximo, los propios conmilitones se encargarán de darle fuerte hasta que se calle"

Iceta y el nuevo gobierno de Sánchez

Los gobiernos y organizaciones actuales suelen ser presidencialistas en una gran mayoría. Construidos sobre una sola figura omnipotente, que todos los que dependen de ella se empeñan en proteger. Tanto como para llegar al paroxismo de echarle en cara a los subalternos lo que han hecho siguiendo la decisión del número uno. Ha ganado la organización (dicen los escribidores), sin caer en la cuenta (o cayendo en ella, pero disimulándolo) de que hace tiempo que la organización solo ve por los ojos de quien la dirige, pues si algún miembro osara discutir alguna acción del líder máximo los propios conmilitones se encargarán de darle fuerte hasta que se calle.

Gobierno nuevo, personas ajenas a la gestión directa en política nacional; algunas venidas desde ayuntamientos de ciudades medianas, de territorios cuyos votos son necesarios para ganar en las próximas convocatorias que se aproximan; mujeres. Todo el mundo tiene derecho a los cíen días de gestión antes de analizar su valía. Esperemos.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

Del 'sanchismo' al 'pedrismo'

DAMIÁN BENEYTO

Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el pueblo soberano.

Normalmente suele cambiarse a aquellos ministros que han tenido que ‘bailar con la más fea’ -dicho popular sin connotaciones sexistas- o han tenido unas meteduras de pata de ‘armas tomar’.

En el caso que nos ocupa, he leído opiniones en los medios para todos los gustos y aun siendo, a lo mejor, todas validas, tratándose del personaje en cuestión no hay que descartar nada por descabellado que sea.

Normalmente se suele cambiar a aquellos ministros que han tenido que 'bailar con la más fea' o han tenido unas meteduras de pata de 'armas tomar'"

Es cierto que ha fulminado a los que lo apoyaron cuando pintaban bastos en el PSOE. A la Sra. Calvo, que más bien parecía su tía favorita a la que se le perdonaba todos sus desvaríos, y al Sr. Ábalos, su mamporrero particular, tan primitivo como útil, pero bastante alocado a veces y capaz de las mayores meteduras de pata.   

Otros caídos han sido la Sra. Celaá, una de las mayores sectarias del pasado gobierno y madrastra de una Ley de Educación que va a abocar, si Dios no lo remedia, a que tengamos la mayor generación de ígneos de nuestra historia; el Sr.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Campos‘partenaire’ de la Sra. Batet, la camuflada secesionista que preside el Congreso- otro sectario y, sobre todo, con un inmoral sentido de la justicia y la Sra. Laya, la peor ministra de Exteriores de la historia -y mira que era difícil superar al pobre Sr. Moratinos– que aunque parecía que no había roto nunca un plato, ha conseguido cabrear a todo el mundo allende nuestras fronteras.

La retirada de la escena de los Sres. Duque -el astronauta- y Rodríguez Uribe -el culturín-, dado su fantasmagórico paso por el gobierno, no merece ni comentario.

Quién merece una parrafada es mi conocido D. Iván Redondo. He de confesar que para mí ha sido una sorpresa que saliera en este momento, salvo que haya algo que se me escape. Este ilusionista de la política y fabricante de humo suele aguantar el tirón y marcharse con el pobre candidato al que ha hundido, pero en este caso no ha contado con que el tal Sánchez-como cualquier mediocre acomplejado- no perdona a los que le hacen sombra y más si se publica un libro sobre el susodicho prestidigitador, aunque sea sólo para ponerlo a parir. La ocurrencia del paseíto de 30 segundos con el tal Biden, los resultados electorales en Madrid y la pretensión de ser ministro de la Presidencia también pueden haber contribuido al derrocamiento; pero en este ‘affaire’, insisto, algo se me escapa.

Ivan Redondo, Damián Beneyto

Los sustitutos, la mayoría desconocidos fuera de su ámbito político, son un intento claro de nuestro ínclito presidente de hacernos olvidar sus múltiples desvaríos. Se trata de pasar del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’.  No es sólo un cambio generacional, como ha dicho ‘su eminencia’ en la rueda de prensa pertinente, se trata de ir preparando el barbecho, que es en lo que se ha convertido el PSOE, para hacerlo productivo y poder plantar nabos y algunas chirivías que le permitan eternizarse como secretario general socialista.  

En política las casualidades no existen y que algunas de las nuevas ministras provengan de comunidades regidas por barones socialistas díscolos, se parece bastante a una premonición de cara a las próximas elecciones autonómicas. La aragonesa Sra. Alegría, la manchega Sra. Rodríguez y la valenciana Sra. Morant van a ser un buen pedrusco en los zapatos de los Sres. Lambán, García-Page y Puig.

Otro signo inequívoco de las filias y las fobias del tal Sánchez es el intentar lanzar al estrellato a alguien que  pueda rivalizar con la Sra. Ayuso en Madrid y para eso le ha dado galones a la Sra. Llop, pues al pobre Sr. Gabilondo entre unos y otros lo han dejado para el arrastre cual astado en San Isidro.

La cuota catalana por supuesto que hay que pagarla y de paso apretarle las tuercas al tal Illa, para lo cual la Sra. Sánchez cumple las expectativas.

Abalos hundido por Sanchez

El resto de nuevos ‘purpurados’ son su nueva guardia pretoriana a excepción del Sr.Albares– el de la foto hortera del Falcon- que, como jefe de la diplomacia, tendrá que lidiar con los moros, con el tal Biden y con la UE, esperemos que con mejor tino que su antecesora. Tanto el Sr. Bolaños, como el amnistiado y poco dotado Sr. López son ‘pedristas’ de reconocido prestigio y con muchas menos pretensiones que el ‘ilusionista’ Sr. Redondo.

De los que se quedan, y no son de Podemos, sólo el Sr. Marlaska le puede causar algún sobresalto a ‘su serenísima’. El juez metido a político es un converso al ‘pedrismo’ sin lugar a dudas, besa por donde pisa ‘su eminencia’ y hasta ha aprendido a soltar trolas tan gordas como las de su líder, al que mira con ojos de cordero degollado.

Los ministros podemitas, a pesar de su incapacidad manifiesta, de su vagancia y de su infinita habilidad para hacer el ridículo, son intocables de momento para mantener la estabilidad parlamentaria, pero todo se andará…

En resumen, tenemos un nuevo gobierno menos ‘sanchista’ y más ‘pedrista’ para mayor gloria de su líder. Dudo mucho que vaya a solucionar los problemas de los españoles, pero de lo que no me cabe duda es que el tal Sánchez se prepara para hacer un PSOE a su imagen y semejanza desde el que, sin sobresaltos, pueda seguir tomando el pelo al pueblo soberano e intentar perpetuarse en el poder.

Damián Beneyto

Nota del autor: Como habrán podido observar, no hay ningún ministro extremeño y es que a D.Guillermo lo tiene seguro, yo diría que obnubilado. No se queja de nada, dice a todo que sí y le rinde pleitesía. Extremadura es un chollo para el ‘pedrismo’ y así nos va…

Otros artículos de Damián Beneyto

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

Niñatos de mierda

DAMIÁN BENEYTO

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e irresponsabilidad de otros.

Uno de los colectivos que ha demostrado mayor irresponsabilidad ante esta tragedia ha sido sin lugar a duda el de los jóvenes. No es mi intención, en esta parrafada, meter a todos los jóvenes en el mismo saco pero, y a los datos me remito, es sin lugar a dudas el colectivo que más ha transgredido las normas anticovid y, por lo tanto, más ha colaborado a la propagación de la enfermedad.

Son los jóvenes el colectivo que más ha transgredido las normas anticovid y, por lo tanto, más ha colaborado a la propagación de la enfermedad"

La irresponsabilidad de muchos jóvenes es fruto de su inmadurez. Hoy la adolescencia, con su problemática correspondiente, tiene una duración mucho mayor que hace unos años y no se evoluciona de una forma correcta respecto a la edad. Bastantes jóvenes no quieren tener ningún tipo de obligaciones, dándose la paradoja que son los padres los que asumen los deberes de sus hijos e incluso las consecuencias que se derivan de su abulia y desidia.

Se educa, en muchas ocasiones, en el confort, intentando hacer creer a los hijos que la vida es idílica y que el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio son “palabros” anticuados y sin sentido. Los actuales sistemas educativos también han borrado estos términos, colaborando de forma decisiva en la propagación de la burricie y la vagancia para mayor gloria del rojerío patrio.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Otro aspecto que favorece la irresponsabilidad de una parte importante de nuestra juventud es que están firmemente convencidos que no tienen que dar cuentas a nadie de sus actos, vamos que sus hazañas o gestas, por acción o por omisión, no van a tener consecuencias para ellos, es decir, están en la creencia que su edad les da derecho a la  impunidad.

El que casi la totalidad de las víctimas de esta pandemia sean  personas mayores y que la mayoría de los mozuelos y mozuelas, en el caso de contagiarse, sean asintomáticas, también ha contribuido a la despreocupación de muchos por cumplir las normas sanitarias sin darse cuenta que se convertían en el mayor canal de transmisión del virus.

No les ha importado, ni les sigue importando, poner en peligro la vida de sus padres, de sus abuelos o de otras personas con las que conviven. El principio de: “yo vivo mi vida y a los demás que les den” ha estado y está patente. El egoísmo, la insolidaridad y la falta de afecto hacia sus familiares de mayor edad están patentes en muchísimos casos. Miles de jóvenes sólo ven a sus progenitores como un mal necesario que sirve para que les saquen las castañas de fuego, les permitan vivir cómodamente y les paguen las juergas. 

Lo ocurrido en la isla de Mallorca con los viajes de fin de curso no es más que un ejemplo de la falta de sentido común de unos -los hijos- y la dejación de funciones de otros -los padres-. La situación, a pesar de las vacunaciones, no está ni mucho menos para tirar cohetes y, como se ha demostrado, el virus está vivito y coleando. Montar excursiones en la situación en que nos encontramos es una temeridad y que los padres hayan transigido para que sus retoños retocen en manada en las playas mallorquinas una irresponsabilidad manifiesta. Las consecuencias han sido cientos de contagiados que han llevado el virus por más de media España lo que nos llevará a nuevos ingresos hospitalarios y, Dios no lo quiera, a algún fallecimiento más.

Confinados en Mallorca y juventud insolidaridad

No es mi intención ‘criminalizar’ a todos los jóvenes ni exculpar a muchos adultos que también hicieron y hacen de su capa un sayo y con su conducta ponen en peligro la salud de los demás, pero tampoco es de recibo que desde algunos sectores se intente disculpar conductas que, se tenga la edad que se tenga, ponen en peligro algo tan sagrado como es la vida de otros semejantes.

Ya sé que lo políticamente correcto es disculpar estas conductas aduciendo que son cosas de la edad y que son una minoría los transgresores, pero no es cierto. La juventud debe ser educada en la responsabilidad y a aceptar las consecuencias de sus actos que, aunque a algunos les parezca mentira, las tienen. Tener que guardar una cuarentena cuando se ha estado en contacto con gente contagiada es de sentido común por mucho que algunos padres, principales culpables de estos comportamientos por ineducar a sus hijos, vociferen contra las autoridades sin importarles las consecuencias que les puede reportar meter en casa a un hijo con Covid.

No sé qué hubiera pasado si este virus de marras en lugar de atacar con mayor virulencia a las personas mayores lo hubiera hecho con los individuos que están en el tramo de edad de 15 a 35 años, seguramente yo no habría escrito esta parrafada y muchos de los niñatos de mierda que se han dedicado a poner en peligro las vidas de otros y que ahora se quejan por tener que hacer una cuarentena en un hotel estarían criando malvas.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista?

CARMEN HERAS

El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras reivindicaciones en las calles y le dieron argumentos, están doloridas y decepcionadas.

Hubo un tiempo en el que leí mucho sobre feminismo. Todo era bastante más monolítico. Como también ha ocurrido con otras cuestiones en épocas anteriores, las mujeres estaban bastante de acuerdo en cuáles eran los aspectos que debían reivindicar para disponer de una vida más digna. Eran tan evidentes que, diagnosticarlos y priorizarlos, resultaba relativamente fácil, dentro de una lista de deseos y opciones.

El término 'género' sirve para determinar las desigualdades de las mujeres en cualquier parte del mundo"

Algo parecido a lo que se produjo en España cuando el país se constituyó como un estado de autonomías y fue necesario poner los pies en el suelo, conseguir competencias y empezar a construir un lugar autogestionado con el que sus habitantes se identificasen y del que pudieran sentirse orgullosos.

En muchos lugares de una determinada autonomía hubo que comenzar por el principio. Y si la zona era eminentemente rural ese inicio significaba poner en marcha, de manera general, las estructuras fundamentales: luz, agua, carreteras, colegios, casas de cultura. Acertar estaba asegurado. Mejorar lo qué había, también.

Carmen Heras Pablo
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Desde un criterio centralizado de país, existían diferentes velocidades de gestión de unos territorios respecto a otros y las gentes más humildes y sus líderes se pusieron a la tarea de equipararse con los más adelantados. O al menos, esa fue la voluntad mayoritaria.

Pero a medida que fué pasando el tiempo todo se hizo más complejo. Elegir lo qué hacer en el paso siguiente para seguir con el progreso iba resultando cada vez más difícil, acertar también. Construir sobre lo básico conseguido, sobre todo cuando se trata de avivar y desarrollar el material humano que vive en los espacios regionales, es un logro que nunca termina, pues es conocido que una vez abierta una ventana, las personas miramos hacia el mundo exterior y siempre anhelamos, necesitamos, más. Tanto más, si la situación exige cambios estructurales que nadie parece querer arriesgarse a hacer.

Algo parecido está sucediendo con el tema que nos ocupa y que no es otro que el de los derechos de las mujeres. Que una vez cimentados (al menos teóricamente) los susodichos derechos básicos en leyes, normas y opinión pública, abierta la vía para los matices, para problemas e interrogantes específicos subyacentes debidos a una visión distinta del mundo, todo se complicó.

La nueva Ley que el Ministerio de Igualdad ha confeccionado y pretende aprobar va de manera directa a desdibujar los logros alcanzados. Al ser posible el cambio de sexo, ya no puede demostrarse que las desigualdades se producen en razón al género"

Irene Montero y el feminismo recalcitrante

El término ‘género’ es una construcción que sirve para determinar las desigualdades de las mujeres -por el mero hecho de serlo- en cualquier parte del mundo. Demostradas con datos. Desde el año 2014, el Real Diccionario de la Lengua recoge la acepción de género como una categoría sociocultural, pero no biológica, «al que pertenecen los seres humanos de cada sexo». En España género y sexo no significan lo mismo.

El uso del primero de éstos conceptos ha convertido a la mujer en un sujeto político. El número elevado de ellas reivindicándolo lo ha hecho posible. Pero ahora, reconocidas feministas temen que desaparezca todo o mucho de lo conseguido políticamente.

La nueva Ley que el Ministerio de Igualdad ha confeccionado y pretende aprobar, va de manera directa, a juicio de ellas, al desdibujamiento de los logros alcanzados, pues al ser posible el cambio de sexo ya no puede demostrarse que las desigualdades se producen en razón al género al que se pertenece. El reconocimiento jurídico a la autodeterminación de género es un golpe certero a la tesis fundamental del feminismo y tendrá sus consecuencias.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario

El sexo del asesino | Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

El sexo del asesino

DAMIÁN BENEYTO

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”.

“Para los niños el derecho a la vida es la oportunidad de vivir su infancia y poder crecer, desarrollarse y llegar a la edad adulta. El derecho a la vida de los niños está compuesto por dos derechos fundamentales: el derecho inherente a la vida y el derecho a la supervivencia y al desarrollo”. (Humanium ONG.)

.

La muerte de las dos niñas en Tenerife, presuntamente a manos de su padre, ha despertado el dolor y la indignación de la mayoría. La muerte de un niño siempre es un drama, pero en esas circunstancias el drama pasa a la categoría de inexplicable tragedia. Es muy difícil entender como un ser humano puede acabar con la vida de dos criaturas que además son sus hijas. Cualquier adjetivo para calificar esta desgracia se quedaría siempre corto.

Cuando escribo esta parrafada aun no ha aparecido el cadáver de la pequeña de las hermanas, ni se sabe nada del paradero del padre, aunque todo hace pensar que el presunto filicida se suicidó después de asesinar a sus hijas, su cadáver aun no ha aparecido.

Los medios de comunicación han dado y siguen dando cumplida información del suceso, aderezándolo con comentarios más o menos acertados de supuestos ‘expertos’ que hacen, del morbo que producen estos hechos tan luctuosos, un auténtico espectáculo.

Naturalmente, y como no podía ser de otra manera -que se diría en politiqués-, el hembrismo rancio está aprovechando esta tragedia para arrimar el ascua a su sardina y, de forma maniquea, calificar a todos los machos de la especie de auténticos monstruos capaces de los crímenes más execrables. La guerra de sexos hace tiempo que está declarada y de momento, al menos en lo que a los medios se refiere, la van ganando las hembristas.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

Es cierto que muchas mujeres mueren o son agredidas por sus parejas o exparejas (algo absolutamente condenable), y que muchas veces los hijos también pagan las consecuencias (también absolutamente condenable), pero de ahí a aseverar que sólo los hombres son capaces de asesinar niños -como dice en un desafortunado mensaje en Facebook una exalcaldesa-, hay mucha diferencia.

Si ya existe un cierto ‘desequilibrio’ en el Código Penal en el trato que reciben hombres y mujeres ante fechorías de esta guisa, sólo faltaría que el sexo del asesino fuera determinante a la hora  de catalogar el delito, aunque, de seguir así las cosas, todo se andará.

El ser humano siempre ha tenido una cierta atracción por el mal, incluso se tiene una cierta fascinación por lo malvado y, naturalmente, los medios de comunicación contribuyen a que cada vez haya más interés morboso por los casos más execrables.

Muchos filósofos se han manifestado sobre el origen del mal así: Schopenhauer, defendía que el mal tiene un punto de partida incontestable: nosotros mismos; Nietzsche iba más lejos y ponía el origen del mal no sólo en el ser humano, sino en la propia naturaleza. Sin embargo, Sócrates atribuía el mal a la ignorancia, uno es malvado porque no conoce el bien y no sabe, por lo tanto, actuar conforme a él.

El hembrismo rancio está aprovechando esta tragedia para arrimar el ascua a su sardina y, de forma maniquea, calificar a todos los machos de la especie en auténticos monstruos"

Lo que no ha dicho ningún filósofo, al menos que yo haya leído, es que la maldad en la raza humana sea patrimonio de los hombres o de las mujeres. En la historia de la humanidad hay hombres malísimos y mujeres malísimas -seguro que a todos se nos ocurren algunos nombres-. Lógicamente los ‘estilos’ de perversidad son distintos, aunque el fin sea el mismo. La avaricia, la soberbia, la lujuria, la ira, la envidia e incluso la gula y la pereza han desencadenado millones de tragedias a lo largo de la historia siendo sus protagonistas tanto unos como unas.  

La utilización de la fuerza bruta para acabar con el ‘enemigo’ siempre fue más masculina por una cuestión absolutamente fisiológica (mayor masa muscular, una morfología distinta, mayor caja torácica, mayor cantidad de testosterona, distinta estructura muscular, etc.). Sin embargo, el sexo femenino siempre ha actuado con más ‘sutileza’ cuando se trataba de mandar a alguien al otro barrio. La utilización del veneno, a veces en pequeñas dosis, hasta cumplir el objetivo (véase ‘la sopa de Serradilla’) o el empleo de sicarios a cambio de parné u otros favores han sido prácticas femeninas bastante habituales  a lo largo de la historia.

El asesinato de niños, por razones muchas veces inescrutables, tampoco es patrimonio exclusivo de ningún sexo. Negar que algunas mujeres, por distintas razones, sean capaces de acabar con la vida de sus hijos o de otros niños es tan absurdo que sólo cabe en la mente calenturienta de feminazis solas y borrachas. De hecho, de cada diez niños asesinados, siete lo son a manos de mujeres.

Estadística de asesinatos de niños en España INE

El asesinato de niños no es patrimonio exclusivo de ningún sexo; de hecho, de cada diez niños asesinados, siete lo son a manos de mujeres."

Estos datos -tomados del Instituto Nacional de Estadística, INE-, que son incuestionables, no dejan en muy buen lugar a esa caterva de hembristas de mesa camilla y casoplón empeñadas en promover una campaña mediática contra los machos de la especie a los que se les acusa, algunas veces de forma infundada, de ser los responsables de todos los males de la humanidad.

Al igual que detrás de un gran hombre suele haber una gran mujer, no sería descabellado pensar que detrás de un mal hombre, muchas veces, también hay una mala mujer. La historia está llena de ejemplos y eso de que ‘más tiran dos tetas que dos carretas’ se cumple en muchas ocasiones.

No es mi intención en esta parrafada disculpar a nadie ni hacer un ejercicio de machismo. El mal está en las personas independientemente de su sexo y las razones que llevan a alguien a quitar una vida son en muchos casos difíciles de entender. También es difícil de entender que la Humanidad sea tan justiciera en algunas ocasiones y en otras mire para otro lado e incluso disculpe el asesinato de un semejante.

El sexo del asesino, de Damián Beneyto

Lo que sí que proclamo es que quien quite una vida tenga un castigo acorde al mal cometido. Una vida es irremplazable y como tal el que mata a un semejante con premeditación, alevosía y otros agravantes debe de ser encerrado a perpetuidad.

España es uno de los países del mundo donde arrebatar la vida a un semejante puede salir más barato. Nuestro Código Penal está lleno de lagunas y subterfugios que permite que, en muchas ocasiones, asesinos convictos y confesos cumplan condenas ridículas amparándose en normas, algunas importadas, que olvidan el daño producido y que acaban convirtiendo al asesino en víctima del sistema.

Vivimos en una sociedad absolutamente nihilista que niega toda creencia y todo principio moral. Ahí está la madre del cordero y no en el sexo del asesino.

Damián Beneyto

Otros artículos de Damián Beneyto

Ecologismo y 'oncologismo'

Ecologismo & ‘oncologismo’ | Damián Beneyto

twitter El ecologismo se está convirtiendo en la gran religión del siglo XXI y, como ocurrió en las grandes religiones del mundo, hay ecologistas de nacimiento y ecologistas conversos. Los primeros siempre mostraron su preocupación por la salud del planeta, suelen...
Nuevo gobierno reflexiones desde el sentimentalismo; por Carmen Heras

Nuevo gobierno: rápido análisis sentimental | Carmen Heras

twitter Como todos a los que les gusta la política, he seguido con atención mucho de lo escrito estos días con motivo del cambio de gobierno en España. Lamento no estar de acuerdo con algunos comentarios bien intencionados sobre lo ocurrido. Salvo los...
Del sanchismo al pedrismo, por Damián Beneyto

Del ‘sanchismo’ al ‘pedrismo’ | Damián Beneyto

twitter Se puede considerar bastante normal que en un gobierno haya cambios a mitad de legislatura. Ocurre casi siempre y se suele buscar con ello nuevos ímpetus para volver a ilusionar al electorado y darle un toque de ‘verosimilitud’ al compromiso adquirido con el...
Niñatos de mierda, por Damián Beneyto

Niñatos de mierda | Damián Beneyto

La pandemia que azota al mundo –ojalá estemos en el principio del fin- ha sacado de nosotros lo mejor y lo peor. Frente a la entrega, solidaridad, altruismo y generosidad de unos, también ha habido grandes dosis de egoísmo, mezquindad, insolidaridad e...
Ruptura en el movimiento feminista, por Carmen Heras

¿Ruptura del movimiento feminista? | Carmen Heras

twitter El movimiento feminista parece estar gravemente herido. El tiempo dirá si es herida mortal o no. Peligrosa si lo es. Sus más destacadas y sólidas representantes, aquellas mujeres lúcidas y reflexivas que lo ayudaron a elevarse sobre las meras...
El sexo del asesino. por Damián Beneyto

El sexo del asesino | Damián Beneyto

“El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales”. “Para los...
Pensamientos en el hoy digital, por Carmen Heras

Pensamientos en el hoy digital | Carmen Heras

twitter A lo largo de los últimos años me he preguntado muchas veces cómo es posible que las mismas personas que auparon a unos determinados líderes políticos, en virtud de su cercanía y del mantra de que con ellos era viable la consulta directa a las bases...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario