Acoso y derribo a la monarquía | Damián Beneyto

Oct 7, 2020

Acoso y derribo a la monarquía

DAMIÁN BENEYTO

No es España un país que se haya caracterizado por tener a lo largo de su historia grandes periodos de libertad y democracia. Lo hemos intentado, pero siempre ha habido alguno o algunos empeñados en que los españoles camináramos sin salirnos de la linde bajo pena de garrotazo y ‘tentetieso’. Aun así, y especialmente en el siglo XIX, hombres y mujeres se saliernon de esa linde de lo politicamente correcto para reinvindicar la libertad de pensamiento, obra y deseo.

Aristócratas, como el Conde de Floridablanca o el Conde de Aranda; intelectuales, como Gaspar Melchor de Jovellanos, Pedro Rodríguez de Campomanes o Juan Meléndez Valdés, y mujeres, como Rosa María Zamora, María del Carmen Sardí o Mariana Pineda, pusieron ‘toda la carne en el asador’ para acabar con el absolutismo, lo que les costó a más de uno, prisión, destierro y hasta la propia vida.

Estamos viviendo un periodo de acoso y derribo de las libertades individuales y del sistema democrático que tan buenos frutos ha dado en los últimos cuarenta años"

La Constitución liberal de 1812, ‘la Pepa’, fue un ejemplo de entendimiento y consenso para el mundo -como también lo sería la Transición de 1978-, aunque desgraciadamente, muchos españoles optaron, como ahora, por apoyar la autocracia y el despotismo.

El gran enemigo de los españoles siempre han sido los propios españoles, que tienen una tendencia histórica -como dice el periodista Ignacio Ruiz-Quintano en ABC-, ‘a ser una manada de cabestros hechos a la vara del mayoral’. Nos gusta que se nos dirija, aunque a veces sea de forma subliminal, y no nos importa arriesgar nuestro futuro y el de nuestros hijos si con ello conseguimos fastidiar a nuestro prójimo.

Damián Beneyto; Regionalismo extremeños; Asamblea de Extremadura; Visioncoach;

Damián Beneyto Pita es natural de Carcaixent (Valencia), pero extremeño y residente en Plasencia desde 1977.  Profesor de Enseñanza Secundaria. Fue Director del Centro de Artes Escénicas y de la Música, CEMART, entre 2007 y 2011. Director también de la Escuela Superior de Arte Dramático de Extremadura entre 2007 y 2010, Diputado en la Asamblea de Extremadura por el Partido Regionalista Extremeño, PREX, entre 2011 y 2015.

La envidia es el deporte nacional, pero también la pereza, especialmente la intelectual. Eso de pensar no está muy bien visto, lo que lleva indefectiblemente a que una parte de la población carezca de una cultura básica, lo que la hace presa fácil de los populismos de uno u otro signo.

Estamos viviendo, como ha ocurrido otras muchas veces en este país, un periodo de acoso y derribo de las libertades individuales y del sistema democrático que tan buenos frutos nos ha dado en estos últimos cuarenta años. Una parte importante del pueblo soberano quiere hacer ‘borron y cuenta nueva’, sin percatarse que el camino que quiere recorrer no tiene nada de nuevo y que lleva, como ya o ha demostrado nuestra historia reciente, al enfrentamiento, la miseria y la falta de libertades.

No es casualidad, dada nuestra idiosincrasia, que estemos gobernados por personajes mediocres con una desorbitada ambición y ego, dispuestos a lo que sea con tal de perpetuarse en el poder. Han hecho de la mentira su catecismo y han conseguido que el pueblo soberano acepte ser engañado como mal menor, pensando que es el único recurso para su supervivencia, aunque tenga que renunciar a la libertad y a la democracia conseguida con tanto esfuerzo.

Constitución 1812

Se legisla de espaldas a los ciudadanos y para controlar a los ciudadanos. El poder ejecutivo, es decir, el gobierno, esta ‘viciando’ al resto de poderes del Estado y haciendo del nepotismo una práctica habitual para corregir, con una aparente legalidad, usurpar las garantías legislativas y jurídicas al Parlamento y a la Judicatura, respectivamente.

Se trata de provocar una crisis constituyente, cuestionando, en la figura del Rey, la Monarquía parlamentaria, para mostrar a los ciudadanos una nueva constitución donde se modifique el modelo de estado, pasando a convertir España en una ‘república comunista bolivariana’ y se abra el ‘melón del plurinacionalismo’ para satisfacer al insolidario secesionismo patrio.

Se trata de provocar una crisis constituyente, cuestionando, en la figura del Rey, la Monarquía parlamentaria"

El miedo es el mejor aliado del frente-populismo que nos gobierna. Hasta la pandemia de marras le ha venido bien al socialcomunismo patrio para que el personal se sienta, si cabe, más constreñido. Como he dicho, asegurar la supervivencia es la única motivación que tiene gran parte del pueblo soberano y, para ello, está dispuesto a sacrificar la democracia, la libertad y el estado de derecho.

Todo da igual, incluso volver a otra dictadura -esta de corte comunistoide-, si con ello aseguramos el pan y el circo, aunque se nos prohíba pensar. Las leyes que próximamente se van a llevar al Parlamento van todas encaminadas a convertir a los españoles en más incultos y más dependientes de ‘papa estado’, pero, como dice el refrán, ‘sarna con gusto, no pica‘. Volvemos a las andadas. Es nuestra constante histórica.

Damián Beneyto

Nota del autor: Los que al leer esta parrafada crean que exagero, espero que tengan razón.

Otros artículos de Damián Beneyto

Un PP regionalista, por Damián Beneyto

Un PP ‘regionalista’ en Extremadura | Damián Beneyto

twitter Una de las claves de que el actual Presidente del Partido Popular, Sr. Núñez Feijóo, consiguiera cuatro mayorías absolutas en Galicia fue, sin lugar a dudas, su galleguismo. El PP gallego, sin dejar de ser un partido españolista, supo conciliar lo nacional con...

Tributos y mayores | Carmen Heras

twitter Creo que cualquier partido que quiera ganar las próximas elecciones generales, deberá enfrentar en su programa (entre otros) dos asuntos importantes, aunque solo sea porque matemáticamente afectan a un gran número de personas. El primero es el que se...
El oro de Moscú, por Damián Beneyto

El oro de Moscú | Damián Beneyto

twitter La llegada a mis manos del libro de Mariano Ansó, ‘Yo fui ministro de Negrín’, aunque publicado hace ya algún tiempo, ha despertado en mí un cierto interés por lo que para algunos ha sido el mayor robo ocurrido en España en toda su existencia y para otros tan...
El PP que viene, por Damián Beneyto

El PP que viene | Damián Beneyto

twitter Siempre pensé que el sucesor de Rajoy debería haber sido el Sr. Feijóo y, estoy casi seguro, que si no dio el paso adelante fue por el guirigai que había en el partido después de la esperpéntica moción de censura. Las primarias a tres bandas dejaron tocado a...
Malos derroteros, por Carmen Heras

Por malos derroteros | Carmen Heras

twitter Con verdadera curiosidad escuchaba yo las declaraciones de un alto cargo del ministerio de Irene Montero. Explicaba su propósito de introducir variantes en la ley para conseguir declarar objeto de baja laboral la regla mensual de las mujeres en aquellos casos...
Los sindicatos, por Damián Beneyto

Los sindicatos | Damián Beneyto

twitter El sindicalismo en España siempre se ha caracterizado por su politización, su sectarismo y por su incoherencia. La aparición de los sindicatos ‘de clase’ a finales del siglo XIX (UGT) y principios del XX (CNT), que deberían haber sido fundamentales para...
Camarada Putin; de Damián Beneyto

Camarada Putin | Damián Beneyto

twitter La madre Rusia, como era llamada con veneración por aquellos pobres campesinos de la época zarista, vuelve a las andadas esta vez de manos de un iluminado, cruzado entre el sifilítico Iván IV, ‘El Terrible’ y el genocida Stalin. Tanto la Rusia zarista como la...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario