La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Jul 13, 2020

La necesidad de una verdadera élite

CARMEN HERAS

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación:

Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento, movimiento de banquillo, actualización de eslóganes y discursos, reelaboración de principios. Gobiernos de derechas, donde lo llamado ‘liberal’ prime, adhesión a los acuerdos de la Europa económica y a sus ideas de contención del gasto. Se vende la austeridad como virtud y las dotes inversoras como manirrotas.

Se produce un ‘ensimismamiento en sí mismas’ de las mentes más preclaras y una lucha sin cuartel por ascender en la vida de los partidos políticos. Se jubila a la mayoría de los pertenecientes al grupo de líderes, sustituyéndolos personas muy jóvenes en un vuelco generacional que garantice el entusiasmo y, al mismo tiempo, la dependencia de un centro de mando encabezado por la vieja estructura. Se aplica la máxima de ‘cambiar algo para que todo quede igual’

"Al ascender en política los mediocres sin oficio reconocido o muy mal remunerado, la política se convierte, sin tapujos, en una profesión en la que hay que intentar permanecer"

La medianía se hace cargo de las responsabilidades de dirección y gestión de un país. Igual ocurre con la vida cultural y educativa, puntos claves para enjuiciar el nivel de progreso de una zona. Justificado todo ello con la premisa falsamente igualitaria de que ‘todos somos iguales’ y, por tanto, todos podemos servir para hacer cualquier trabajo, se tapona la esperanza de calidad bajo eslóganes que defienden que no es tan necesaria

Carmen Heras
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Al ascender en política los mediocres sin oficio reconocido o muy mal remunerado, la política se convierte -sin tapujos- en una profesión en la que hay que intentar permanecer. La falta de una verdadera personalidad de la mayoría de aquellos, les confiere una fuerte dependencia del jefe de turno, y en ocasiones, conduce a un mero cambalache por el cual, una parte promete sumisión para formar parte del ejército de fieles, mientras que la otra, con voz en las altas esferas, se compromete a proteger a la primera, en una simbiosis perfecta de aprovechamiento para ambas partes.

Cuando llega la crisis del Covid, el país está regido por mayorías imperfectas con amplio desprestigio entre la opinión pública; con parlamentos enormes excesivamente fragmentados; con niveles económicos muy distintos entre la clase política y el resto; con instituciones añosas y sin posibilidad real de renovación.

No hay empatía y sí una extrema derecha al alza. Y una generación joven y preparada que busca fuera de nuestras fronteras un trabajo y una vida que aquí no tiene, habida cuenta de que las ‘restricciones’ ocupan los lugares del ‘estímulo’ en cualquier orden de cosas. La apariencia ordena, pues es más fuerte que la realidad, puesto que no hay certezas puras y solo probabilidades.

Construyendo al líder perfecto
Construir a la mujer líder en politica

"A mi modo de entender, hace falta una élite preparada que se ponga a trabajar en beneficio del país e incluso de cada autonomía o municipio"

A mi modo de entender, hace falta una élite preparada que se ponga a trabajar en beneficio del país e incluso de cada autonomía o municipio. Con criterios reflexionados y perspectiva de futuro a medio y largo plazo. Una élite lo suficientemente honrada como para invertir en conocimiento, dejar formarse a unos y a otros en libertad y actuar en consecuencia.

Fíjense que no hablo de intelectualidad, aunque esta sea necesaria, ni de abnegación e inocencia, aunque deban servir de especias básicas del guiso. No hablo de tecnócratas, aunque deban ser necesarios en algunas facetas para controlar que el gasto no se dispare. No hablo tampoco de políticos de raza, aunque qué duda cabe que podrían volver muy sabroso el caldo.

Hablo de una mezcla de todo ello, compuesta de partes con valor en sí mismas. Aquí y ahora. Que aporten tanto como reciban. Es aquello de Kennedy: “pregúntense qué pueden hacer ustedes por su país”.

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario