Política en estos tiempos | Carmen Heras

Abr 27, 2020

Política en estos tiempos

CARMEN HERAS

Todos cuantos han estado en la sala de máquinas de un partido político aprendieron que el buenísimo incondicional de los líderes no existe. Cosa lógica, por otra parte. Si el mundo está formado por ángeles, bestias y humanos, tal como dice alguna doctrina religiosa, resulta bastante evidente que los líderes pertenecen al último grupo y tienen, como el resto de los miembros de él, una mezcla de las características de los dos primeros.

Si aceptamos la palabra líder para designar a cualquier dirigente, podemos decir que un líder ha podido llegar al poder por diferentes caminos, también por un examen de oposición, claro, pero esto último cuenta menos porque la autoridad añadida a un puesto determinado no tiene por qué ser carismática. La mayoría de las veces, el líder lo es porque alguien lo puso ahí, bien sea un superior o unas “bases”, con más o menos libertad en el juicio

"La mayoría de las veces, el líder lo es porque alguien lo puso ahí, bien sea un superior o unas 'bases' con más o menos libertad en el juicio"

En otros tiempos, hemos conocido el sentimiento crítico de esas “bases”, contrastando siempre lo que sus líderes decían. Bajo el planteamiento implícito de que, puesto que el poder puede tender a abusar, deben existir mecanismos para controlarlo o contrarrestarlo. Es lo mismo que dijo Lord Acton: “La limitación es esencial a la autoridad, pues un gobierno solo es legítimo si está efectivamente limitado”.

De ahí deriva la obligatoriedad de convocar asambleas de militantes para debatir y aprobar, o no, las cuestiones fundamentales en las organizaciones, tales como la elección de candidatos para cargos públicos e incluso para evaluar la propia gestión de sus cometidos una vez elegidos. 

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

También, la forma de entender las intervenciones dentro de los órganos representativos, que no podían (en otras épocas) ser laudatorias, ya que, si hacerlo bien es obligado, no hay motivo para ensalzarlo como algo sublime.

Muchos hemos visto decaer estas costumbres hasta llegar a situaciones equívocas desde un punto de vista estatutario y democrático. Cuando esto ha ocurrido, la militancia de la organización, esa que le da forma y la ayuda a existir con su trabajo político y sus cuotas económicas, no siempre ha estado a la altura necesaria. Unas veces por desidia, otras por compadreo, otras por intereses propios, etc. Aunque creo que el mayor número de vejeces por falta de preparación, técnica y política, para saber enfrentar un debate serio de los temas. Un partido que se precie, debería saber cuidar a su militancia, no solo a su nomenclatura. Si lo hiciera, y aquella estuviera claramente formada, no hay duda de que toda la estructura tendría un mayor crédito en los espacios públicos

El líder que controla al líder

Las circunstancias han vuelto imposible que hoy asciendan inevitablemente “los mejores” en un partido político. Tras el claro “derecho” de todos a poder ostentar una representación o un cargo, se ha implantado un clientelismo feroz y una oferta y demanda encubierta, que ha conseguido que se pueda colocar en los lugares importantes del ámbito democrático, cualquiera con las dosis suficientes de ambición y servilismo, aunque poco más puede ofrecer al puesto al que aspira.

Que cierto es, tal como leí hace unas fechas en el blog de una persona inteligente, que el gratis total que solicitan algunos en cualquier esfera de la vida, no es a la larga una buena solución ni siquiera para ellos, porque bajo ese planteamiento, el propio valor de su trabajo esta devaluado. Han rebajado tanto las condiciones precisas para ostentarlo y ejercerlo, que a nadie le parece prestigioso. Y el prestigio es necesario para convencer. Y más, en circunstancias extraordinarias. 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

Politica servir o servirse de Emilio Borrega

A la política, a servir o a mandar | Emilio Borrega

  Cuando todo marcha a una velocidad de vértigo, la información te bombardea por múltiples canales, las opiniones se multiplican, los acontecimientos se suceden y cambian en cuestión de horas y el hastío nos invade porque ya no podemos más. Es momento de frenar en...
Relaciones de aluvión, Carmen Heras

Relaciones de aluvión | Carmen Heras

Transitar por el espacio público con una responsabilidad, aunque sea pequeña, obliga a darse cuenta de que muchas de las relaciones que se desarrollan en él son de aluvión. Es cierto que también se adquieren lazos fundamentales que durarán toda la vida, pero no es lo...
Propuestas del PLIE sobre beneficios fiscales contra el Covid19, por Francisco Fernández Ochoa

PLIE: Beneficios fiscales contra el Covid-19 | Francisco Fernández Ochoa

La situación excepcional que vivimos requiere de medidas socio-económicas y fiscales ajustadas con exactitud y de mucho más calado que las que han sido propuestas hasta el momento por el conjunto de partidos que nos gobiernan y están en la oposición. Ni PSOE, Podemos...
Nueva Normalidad de Emilio Borrega

La “nueva” forma de entender España | Emilio Borrega

   "Plan de Transición hacia la Nueva Normalidad" es el título elegido por nuestro gobierno para desarrollar objetivos graduales, asimétricos y en cuatro fases -que realmente son cinco porque existe la "fase cero"- para retomar lo que siempre ha sido nuestra vida en...
La politica en estos tiempos, por Carmen Heras

Política en estos tiempos | Carmen Heras

Todos cuantos han estado en la sala de máquinas de un partido político aprendieron que el buenísimo incondicional de los líderes no existe. Cosa lógica, por otra parte. Si el mundo está formado por ángeles, bestias y humanos, tal como dice alguna doctrina religiosa,...
El gobierno del clientelismo por Mar Rodriguez

Cuando gobierna el clientelismo | Mar Rodríguez

Hace ya mucho tiempo que el partido gobernante dejó de ser lo que sus siglas representan, a no ser que sustituyamos la S de socialista, por la S de sanchista. De la O de obrero, mejor ni hablamos, porque esa sí se cayó por el camino de los chiringuitos y las...
La intervención es un fracaso, por Mar Rodríguez

El intervencionismo es un fracaso | Mar Rodríguez

En la actualidad histórica, no hay nada más "impopular" para el progresismo que la economía de libre mercado, es decir, el capitalismo, siendo este considerado como el culpable de todo aquello que no se considera satisfactorio por los movimientos populistas surgidos...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario