Todos somos formidables. O no. | Carmen Heras

Mar 25, 2020

Todos somos formidables. O no.

CARMEN HERAS

 

Durante mucho tiempo los analistas se han dedicado a hacer disquisiciones sobre la función política de manera independiente a todas las demás funciones del mundo real, como si los políticos y las políticas hubieran surgido por generación espontánea. 

Hemos lanzado nuestras miradas, incluso nuestros dardos, sobre la forma de ejercer el poder en nuestros tiempos. Incluso sobre la forma implícita de entenderlo por parte de muchos dirigentes, como si nadie más interviniera en permitirlo y perpetuarlo

Al estilo de las civilizaciones antiguas, que necesitaban chivos expiatorios para lavar sus culpas, hemos tapado las carencias de nuestra sociedad con los defectos de una clase perfectamente reconocible, aunque la integren componentes de diferentes partidos políticos. Hemos arengado a los otros contra ella para así mantener la visión de que el resto del mundo era inocente

"Hemos tapado las carencias de nuestra sociedad con los defectos de los políticos. Hemos arengado contra ellos para mantener la visión de que el resto del mundo era inocente"

 

La crisis del coronavirus ha puesto el escenario patas arriba. Cuando todo esto termine, necesitaremos de buenos pensadores para encontrar las claves que permitan a nuestra civilización seguir discurriendo como si no hubiese pasado nada. Pero ya no lo podrá hacer bajo las mismas premisas conocidas, desbaratadas por la brutalidad de lo que nos ha pasado. 

Desde la certeza amarga de que el sistema de bienestar, que muy ufanos declarábamos habernos concedido, tiene los pies de barro,  a la primera de cambio sus recursos se manifiestan insuficientes, mueren personas y el pánico vigila en cada rincón. 

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Es inexacto colocar en la diana solamente a los políticos. Los conocedores de cómo funciona el mundo nos advertían de las modificaciones que poco a poco iba teniendo el sistema planetario. El importante cambio climático y la emergencia económica de unos países frente al descenso de otros. No solo los dirigentes sino también los individuos de a pie hemos mirado para otro lado. 

Algunos por falta de tiempo y de conocimientos. Otros, la mayoría, a causa de los anteojos que, para mirar nuestra propia situación en el mundo, nos pone delante una ideología o un prejuicio. Aunque la verdad sea que, aún a pesar nuestro, todos formamos parte de unos grupos u otros, incluso los que dicen no pertenecer a ninguno y se declaran asépticos o escépticos. 

En demasiadas ocasiones, los ciudadanos hemos colocado como gobernantes de nuestros países, territorios, ciudades o pueblos, a determinadas personas, guiándonos por afinidades, como mal menor o incluso por criterios estéticos. Nos hemos hecho trampas al solitario cuando hemos tenido que elegir. Como si todo diera lo mismo, como si nada importara. Y lo mismo, en otros puestos y facetas de nuestro entorno profesional, lúdico, etc., y en nuestras administraciones o sindicatos. 

Todos somos formidables, Carmen Heras; Visioncoach;

Llenos de trivialidad, hemos permitido (por acción u omisión) que la defensa de la igualdad (por ejemplo) se tradujera en que los humanos somos todos análogos y por tanto intercambiables. Razonando que lo mismo da uno que otro, todos idénticos, sea en la política, en la administración o en lo universitario (por citar nuevamente algunos ejemplos) y que el saber no importa. 

No, amigos. No. De todo lo que acontece debido a la mano de los humanos, no solo tienen responsabilidad ética los de arriba de la pirámide, sino también quienes los eligieron. Por acción, omisión o por ponerse de perfil. Quienes pelearon y quienes se rindieron. Quienes dieron palmas y quienes, al calor y cobijo de lo fácil, no pidieron cuentas cada vez que alguien no adecuado colgó su bandera en el castillo de todos.

Aunque ¡vaya cosas que se me ocurren! A fin de cuentas ya no estamos en la Edad Media, llena de señores feudales y de rústicos, ¿verdad? A fin de cuentas, las epidemias son cosa del pasad, ¿verdad? 

Carmen Heras

Otros artículos de Carmen Heras

 

rezad, rezad, malditos, de Alberto Astorga

¡Rezad, rezad, malditos! | Alberto Astorga

Leer
Heroes del Covid-19; Pandemia España; Victor Píriz;

Cuando esto acabe | Víctor Píriz

Leer
Después del Covid-19 Alberto Astorga

Covid-19: Tiempo de cambios | Alberto Astorga

Leer
Todos somos formidables, o no

Todos somos formidables. O no. | Carmen Heras

Leer
Donde vas, España; Quo vadis, España?

¿Quo vadis, España? | Mar Rodríguez

Leer
La España confinada, pero atenta, por Piluca Gomez de Tejada

Confinados, pero atentos | Pilar Gómez de Tejada

Leer
Proyecto Liberal Español, PLIE

Proyecto Liberal Español, PLIE | Francisco Fernández Ochoa

Leer

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario