Oposición no es solo oponerse | Emilio Borrega

Feb 26, 2020

Oposición no es solo oponerse

EMILIO BORREGA

Cuando nuestro querido barón de Monstequieu en su “El espíritu de las leyes”, desarrolló la teoría política de la división de poderes, nos dejó absolutamente claros y definidos cuáles deben ser estos y cómo funcionan. Se trata de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. 

 «En cada Estado existen tres clases de poderes: la potestad legislativa, la potestad ejecutiva de las cosas que proceden del derecho de gentes y la potestad ejecutiva de aquellas que dependen del derecho civil.»

«En virtud de la primera, el Príncipe o Magistrado hace leyes transitorias o definitivas, y enmienda o deroga las existentes. Por la segunda, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadas, establece la seguridad pública y previene las invasiones. Por la tercera, castiga a los criminales, o determina las disputas que surgen entre los particulares. Se dará a esta última el nombre de potestad de juzgar, y la otra, simplemente, la potestad ejecutiva del Estado.»

El espíritu de aquella teoría política, todavía hoy vigente en todos los países democráticos del mundo, marcaba y marca que ninguno de ellos tuviese superioridad sobre los otros, y que, tanto unos como otros controlasen su acción política para evitar la superioridad de los poderes sobre los ciudadanos.

Se pretendía poder vivir en una sociedad libre e igual, sometida al obligado cumplimiento de las leyes por todos, sin supremacías, discriminaciones ni abusos.

«Cuando en la misma persona o en el mismo cuerpo de magistratura, la potestad legislativa y la potestad ejecutiva están reunidas, no puede haber libertad; porque se puede temer que el mismo monarca o senado pueda hacer leyes tiránicas, para ejecutarlas tiránicamente.»

«De nuevo, no hay libertad, si la potestad de juzgar no está separada de la potestad legislativa y de la ejecutiva. Si estuviese unido a la potestad legislativa, el poder sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario; debido a que el juez sería el legislador. Si se uniera a la potestad ejecutiva, el juez podría tener la fuerza de un opresor.»

«Todo estaría perdido, cuando el mismo hombre, o el mismo cuerpo, ya sea de los nobles o del pueblo, ejerza esos tres poderes: el de hacer las leyes, el de ejecutar las resoluciones públicas, y el de juzgar los crímenes o las diferencias entre los particulares.»

«La potestad ejecutiva debe estar entre las manos de un monarca, porque esta parte del gobierno, que tiene casi siempre necesidad de una acción momentánea, está mejor administrada por uno que por varios; mientras que lo que depende de la potestad legislativa está mejor ordenada por varios que por uno sólo.»

«Pero si no hubiera monarca y la potestad ejecutiva fuera confiada a un cierto número de personas sacadas del cuerpo legislativo, no habría ya libertad, porque los dos poderes estarían unidos, ya que las mismas personas tendrían a veces, y podrían siempre tener, parte la una en la otra.»

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio J. Borrega es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política. Ha compaginado siempre su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja

Esta teoría del filósofo y jurista francés, cuya obra se desarrolla en el contexto del movimiento intelectual y cultural conocido como la Ilustración, cerraba un círculo político que venía a modernizar la vida pública, a garantizar períodos de paz sobre los conflictos e intereses que generan los autoritarismos, y a poder ejercer el poder por parte de cualquier ciudadano, sea de la clase y condición social que sea, en representación de todo el pueblo, sin necesidad de haber nacido en una familia noble o acaudalada.

Dentro del espíritu que emana del pensamiento de Montesquieu, donde los poderes se controlan entre ellos, el poder ejecutivo siempre fue el más propenso a ejercerlo de manera interesada, autoritaria, e independiente al ser el poder donde más atribuciones se depositan y, por tanto, donde más autonomía cuenta a la hora de ejercer la acción política.

De ahí que, en el poder ejecutivo, tanto interés tiene el legítimo gobierno conformado a partir de un proceso legislativo, como los grupos de oposición, que deben ejercer su legítimo derecho al control de los actos de ese gobierno.

Podemos y los podemitas

"En el poder ejecutivo, tanto interés tiene el legítimo gobierno conformado a través de un proceso legislativo, como los grupos de la oposición, que deben ejercer su también legítimo derecho al control del gobierno"

 

Por eso, estar en la oposición en un Estado libre y de derecho, no es solamente oponerse por oponerse, o por llamarse oposición. La oposición se debe de ejercer a distintas variables. 

  • La oposición controla al gobierno, supervisa su acción política, vigila el estricto cumplimiento de las leyes que nos hemos dado y ejerce su derecho de interpelar sobre todo aquello que entienda que se sale de la norma establecida. Esa es su obligación.
  • La oposición nunca debe ser, “no es no”. Estar en la negación permanente no conduce a nada positivo y produce hartazgo en los ciudadanos, que desean vivir tranquilos y no en la disputa permanente.
  • La oposición, debe aspirar a ser gobierno. Por lo tanto, debe estar preparada para acceder al gobierno cuando los ciudadanos le llamen a ello y debe hacerlo desde el conocimiento y la experiencia. Por eso es importante que desde la oposición se prepare para ese momento.

Estamos en eso que algunos han llamado de manera equívoca “la nueva política”. Desgraciadamente, no vislumbro ahora mismo ningún partido político que represente eso de “la nueva política”, si ello verdaderamente significa hacer política de manera distinta a cómo se venía haciendo. Es cierto que hay nuevos partidos en el tablero del juego político, pero ni hacen nueva política, ni han aprendido de los posibles errores que pudo haber cometido la vieja política. 

"No vislumbro ahora mismo ningún partido que represente eso de 'la nueva política', si eso significa hacer política de manera distinta a cómo se venía haciendo"

 

La política ni es nueva ni vieja. Simplemente es buena o mala. Nos ponemos la capa, nos calificamos de “nuevos políticos”, pero no solo repetimos errores de épocas pasadas, sino que los multiplicamos. Ahora la información vuela rápido, todo se magnifica y se sobreactúa.

Oposición y Oponerse de Emilio Borrega

No innovamos, no arriesgamos ni hacemos en el gobierno lo que decimos en la oposición. Algunos incluso, los más patéticos, se siguen manifestando, megáfono en mano, y pidiendo que se presione cuando es a ellos mismos a quienes se dirige la protesta. 

Por eso, ejercer la oposición debe ser más que oponerse, debe ser optar y aspirar a ser gobierno, alejando a los ciudadanos de la trifulca y de polémica permanente. La oposición debe ser el momento en que se demuestre que se es mejor que el adversario que gobierna, que se tienen mejor ideas y mayor capacidad para resolver los problemas de todos. 

Así, y solo así, la nueva política puede empeza a hacer nuevas cosas, romper con los estereotipos y hacer lo que todo el mundo hace cuando quiere algo que otro también quiere: ser mejor, demostrarlo y, finalmente, ganar la confianza para conseguirlo.

Emilio Borrega

Otros artículos de Emilio Borrega

El valor de la verdad, por Víctor Píriz

El valor de la verdad | Víctor Píriz

    ¿Qué valor tiene la verdad en la política actual? Esta es una reflexión no solo para la clase política, sino para la sociedad en su conjunto. Es una observación que todos debemos hacernos, pero más aún los que nos dedicamos en esta etapa de nuestras...
Cabeza de ratón, por José María Martín

Cabeza de ratón | José María Martín

La proliferación de pequeños partidos en nuestro amado país guarda una curiosa similitud con la creación de pequeñas empresas o diversas asociaciones de todo tipo, culturales, deportivas o benéficas.  Parece que los españoles tenemos cierta propensión a creernos en...
Día de Extremadura 2020; Extremadura, por Damián Beneyto

Extremadura | Damián Beneyto

Son las 11 de la mañana del día 8 de septiembre del año del Señor y de 'la Covid' de 2020, cuando me dispongo a escribir está parrafada. Hoy es el Día de Extremadura, lugar donde habito desde hace más de cuarenta años, tierra que me acogió y a la que tengo tanto que...
Lo menos malo, por Carmen Heras

Lo menos malo | Carmen Heras

Sorprendentemente, quienes más han declarado detestar un sistema por considerarlo rey y señor entre nosotros, solicitan ahora que se ocupe de todo, o al menos de una parte extensa en la erradicación de la pandemia producida por el coronavirus. Aunque nada coherente,...
Ines Arrimadas y Pedro Sánchez, Seducción; de Damián Beneyto;

Seducción | Damián Beneyto

Quizás una de las seducciones más famosas de nuestra literatura patria sea la de Don Juan a Doña Inés de Ulloa con la ayuda inestimable de Brígida, "dueña" de la doncella en cuestión. El apolíneo Don Juan, con lisonjas, embustes y requiebros, acabará haciendo suya a...
Juventud, divino tesoro, por Damián Beneyto

Juventud, divino tesoro | Damián Beneyto

Así comienza un poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que tiempo después convirtió en canción el cantautor valenciano Pablo Ibáñez. La juventud siempre ha estado de moda, pero quizás ahora, con esto de la pandemia, el 'modus vivendi' de nuestros jóvenes está más de...
Alea jacta est, de Damián Beneyto

‘Alea jacta est’, la suerte está echada | Damián Beneyto

Esta frase con que titulo mi parrafada, la atribuye Suetonio a Julio César en su libro "Vida de los doce cesares", cuando con su ejército cruza el rio Rubicón con dirección a Roma, en lo que fue un golpe de estado en toda regla que llevó posteriormente a una criente...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario