Realidad electoral poliédrica | Carmen Heras

Oct 3, 2019

Realidad electoral poliédrica

 

CARMEN HERAS

 

Dicen los expertos que una vez celebradas las próximas elecciones del 10 de noviembre, la situación que sobrevenga traerá aparejada la necesidad inevitable de unos pactos si se quiere constituir un gobierno. No es extraño, por tanto, que aumente el pragmatismo de los enfoques partidistas, agudizando las tácticas políticas. 

Pero, aun sabiéndolo, resulta absolutamente desconcertante escuchar a las mismas personas unos discursos distintos según la estrategia y los intereses del momento. 

Vale que la realidad es poliédrica y uno la observa desde la cara del prisma que tiene más cerca. Pero, con todo, un partido político debiera cuidar mucho lo que dice, no solo para no ir en contra de sus principios fundamentales, sino además para no demostrar incongruencias, que, como cadáveres en los armarios, cuando menos se espera salen y pegan unos sustos de muerte.  

"Un partido político debiera cuidar muy mucho lo que dice, no solo para no ir en contra de sus principios, sino para no demostrar incongruencias que, como cadáveres en los armarios, salgan cuando menos se espera"

 

Por el contrario, lo que el ciudadano hoy en día percibe es que, puesto que el gran reto es ganar las elecciones, los políticos -con mayor o menor finura- se echan en brazos de las circunstancias y de las encuestas, adaptando sus intervenciones a ellas. Hablo de los dirigentes, claro está, pues el resto de la tropa se ocupa solo de obedecer y repetir las consignas, que para eso y previamente se ha buscado fieles escuderos que lo hagan bien. 

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Los vericuetos generacionales, afectivos, genéticos y de ubicación en un territorio influyen, tanto como las ideas, en muchos de los militantes y simpatizantes de las organizaciones políticas. Se es de un determinado partido porque lo fueron los abuelos o los padres, o también por lo contrario; porque un determinado antepasado fue castigado sin motivo por personas pertenecientes a fuerzas adversarias; o, simplemente, porque el lugar de residencia tiene y un determinado color político y es más cómodo -y productivo- seguir la corriente. 

Pocas veces la pertenencia a una determinada formación se corresponde con un proceso de reflexión profunda sabiendo muy bien por qué se defiende lo que se defiende. 

 

Por eso las bases de las organizaciones pueden ser profundamente manipuladas por sus propios lideres y por sus propios discursos, sin que apenas opongan resistencia, puesto los que lo hacen son directamente enviados al ostracismo o al “fuego eterno”, excepción hecha de los siempre presentes cínicos que usan el arte del disimulo al objeto de seguir aprovechando su posición.

realidad poliedrica

El tiempo nuevo ha traído formas nuevas de trabajo político. Si los análisis de los comentaristas más informados e inteligentes se cumplen, nos encontraríamos en este nuevo proceso electoral ante una situación que demanda nuevos votos, nuevos socios y nuevos aliados. Y, puesto que resulta posible -eso dicen- extraerlos del declive de Ciudadanos, se busca centrar un discurso cuasi idéntico al de ellos, con España y la Constitución, como banderas, y el artículo 155 como elemento disuasorio con el que presionar o defenderse. Eso, aunque en otros momentos se haya pasado descaradamente de puntillas por allí. 

Hay una especie de insensibilización en el auditorio ante tanta ida y venida. El político de hoy juega con la creencia de que el voto de las masas tiene mucho de desahogo visceral y, por tanto, puede ser inducido desde fuera. 

De ahí el cuidado que se presta al relato que se fabrica y expone, de acuerdo a las circunstancias cambiantes del panorama, y la no renuncia al envío de papeletas electorales a los domicilios. El famoso mailing que nadie ha querido quitar. 

Y hasta puede que tengan razón. Un pueblo cansado y aburrido puede negarse a razonar lo suficiente y ser bastante “llevable”. 

Carmen Heras 

Otros artículos de Carmen Heras

 

Repaso de una situación complicada por Carmen Heras

Repaso de una situación complicada | Carmen Heras

Leer
Los políticos españoles de hoy

Los españoles de hoy | José María Martín

Leer
Politica electoral poliédrica, de Carmen Heras

Realidad electoral poliédrica | Carmen Heras

Leer
La política líquida

Política líquida | Emilio Borrega

Leer
Rotary Badajoz y la solidaridad

Rotary y la solidaridad | Alberto Astorga

Leer
Música y Política. Distorsiones, de Pedro Monty

Música y política | Pedro Monty

Leer
La segunda vuelta electoral de Carmen Heras

La segunda vuelta electoral | Carmen Heras

Leer

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario