Hombres de Estado | Emilio Borrega

Jul 10, 2019

Hombres de Estado

 

EMILIO BORREGA

 

Hombres de Estado, esos señores que ya no existen; esos que anteponían los intereses del país, del conjunto de los ciudadanos, a sus intereses personales y a los intereses de su partido. Esos hombres que soñaban con un mundo mejor, con una sociedad mejor. Hombres, y mujeres, que dedicaban su vida pública al servicio ajeno. Llegó la nueva política y desaparecieron los hombres de Estado.

España lleva meses, yo diría años, viviendo una situación inconsciente, a la vez que imprudente y nada corriente. Los españoles somos llamados a urnas para dibujar el color parlamentario de ese templo de la palabra y del orden constitucional que es el Congreso de los Diputados. Y lo hacemos. Votamos y depositamos nuestras esperanzas e ilusiones en forma de voto, para que los representantes políticos hagan lo que tienen que hacer: política.

"Protegemos al lince ibérico, al quebrantahuesos, al oso pardo, incluso protegemos al burro, pero al Hombre de Estado lo hemos dejado desaparecer. Ya no hay."

 

Pero no, no hacen política. Juegan con la política. Hace tan solo dos o tres legislaturas, en España, el día de las elecciones votabas, esperabas los resultados, los digerías con intriga y, finalmente, una vez escrutado el 100% de los votos, te marchabas a la cama porque el lunes se madrugaba. Pero ya sabías quién era tu Presidente del Gobierno. El bipartidismo tenía estas cosas. Esas cosas que hoy resultan extrañas.

Hoy, no. Hoy, una vez que has votado, esperas impaciente el resultado y, ya escrutado, te marchas a la cama consciente de que te esperan meses, largos meses de negociación entre partidos, con no sabemos qué intereses en ellas. Posiblemente eres sabedor de que tu voto puede acabar en un extremo indeseado o de que te pueden hacer pasar por las urnas nuevamente. Por supuesto que, ni de cerca sabes quién podrá ser tu Presidente de Gobierno ni mucho menos, sus socios. El multipartidismo, la mal llamada nueva política, tiene estas cosas.

Emilio Borrega columnistas de VisionCoach
Emilio J. Borrega es Técnico Superior en Seguridad Laboral y apasionado por la buena política. Ha compaginado siempre su trabajo con la política, donde ha sido concejal de Alcántara (Cáceres), Diputado provincial en Cáceres, Vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y Delegado de Recursos Humanos, SEPEI y Formación.
En la actualidad cursa Grado de Ciencias Políticas y Gestión de la Administración Pública en la Universidad Internacional de La Rioja

Y en medio de esta mal llamada nueva política, hemos dejado que se extingan los Hombres de Estado. Protegemos al lince ibérico, al quebrantahuesos, al oso pardo, incluso protegemos al burro; pero al Hombre de Estado lo hemos dejado desaparecer. Ya no hay.

El juego de las sillas al que hoy nos tienen sometidos los partidos políticos y los intereses de sus  líderes, hacen que se olvide lo principal de la política, que es la acción política

Legislar para mejorar, cambiar las cosas para adaptarlas a los nuevos tiempos; afrontar retos, tomar decisiones en pro de la ciudadanía; anteponer los intereses del país, visionar el futuro y prepararnos para ello. Debatir esto y mucho más en el Parlamento debería ser la acción política diaria.

"El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones", Winston Churchill

 

Winston Churchill y los Hombres de Estado

Esto no va de nueva política, va de buena política. Y esa no tiene, a día de hoy, dirigentes capaces de hacerla posible. La mal llamada nueva política va de coger sillas. A izquierda y/o derecha, da igual. La ideología se ha perdido. 

Esto va de negociaciones permanentes hasta altas horas de la madrugada; va de “quítate tú, que me ponga yo”; va de oscuros pactos que nadie conoce; de parálisis institucional durante meses, incluso años. Esta política va de ocultar nuestra incapacidad de afrontar los retos del futuro, bajo la anestesia social a la que nos someten cada día los políticos, en este “Sálvame” en el que hemos convertido con la nueva política, nuestro sistema democrático y de derecho.

Emilio Borrega.

Otros artículos de Emilio Borrega

 

El nuevo liderazgo en las organizaciones, por Javier Cabanillas

El nuevo liderazgo en las organizaciones | Javier Cabanillas

¿Creéis que volveremos a lo que teníamos antes? Por supuesto que no. Nadie hoy en día sabe cuáles serán las reglas que están por llegar. No sabemos cuál será su intensidad ni el tiempo que durará esta etapa de transición que creo será prolongada. Lo que sí debemos...
La ineptocracia, por Carmen Heras en Visioncoach

La ineptocracia | Carmen Heras

Este artículo se sustenta en la tesis de que si bien el más puro sentido generalista de la democracia lleva consigo la plena posibilidad -para todos- de representación, una vez probado tal aserto debiéramos conseguir, que ciertos puestos claves de acción y dirección...
Jóvenes Liberales de Ecuador;

Jóvenes Liberales Ecuador | Martín Barragán Álvarez

Jóvenes Liberales Ecuador nace de la necesidad histórica y atemporal de conectar a una nueva generación consciente, conectada y cada vez más crítica de la realidad, con los temas actuales de coyuntura nacional tanto como internacional. A Jóvenes Liberales Ecuador nos...
Liderazgo de elites, por Carmen Heras

La necesidad de una verdadera élite | Carmen Heras

Amigos, hagamos una radiografía, aproximada, de situación: Año 2008 y siguientes: crisis económica, rebaja de expectativas laborales, empobrecimiento de la clase media, paro, corrupción, reformas laborales. Políticamente se demandan cambios, rejuvenecimiento,...
El extraño caso de Garvín de la Jara, por Emilio Borrega

El extraño caso de Garvín de la Jara | Emilio Borrega

  Garvín de la Jara es un pequeño municipio al noroeste de la provincia de Cáceres, en la Comarca de La Jara, limítrofe con la vecina provincia de Toledo y con una población de 95 habitantes, poco más o menos. Resulta que en esta pequeña localidad, en las pasadas...
Ines Martínez, precandidata a Diputada con Nuevas Ideas;

El Salvador: Ines Martínez, valor para Nuevas Ideas

   Con Maestría en Ciencia Política, un Postgrado internacional en Liderazgo para la Gestión pública y Licenciatura en Relaciones internacionales, especializaciones en Derecho internacional Público y Privado, Geopolítica y Geoestrategía de los estados y Derecho del...
La decencia; Carmen Heras

La decencia | Carmen Heras

Si se busca en el diccionario el significado de la palabra decencia vemos que se la define como la honradez y rectitud que impide cometer actos delictivos o moralmente reprobables. Existen innumerables apreciaciones sobre ella de personas muy informadas. Desde...

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario