Mujer, política y medio rural | Nandi Ortiz

Mar 12, 2019

En la Campiña Sur de Extremadura, en los aledaños de Andalucia, se encuentre la localidad de poco menos de mil habitantes de Maguilla. Sus habitantes se dedican básicamente a la agricultura y la ganadería, pues es tierra de viñedos y olivos.
Por primera vez en la historia de Maguilla cuentan con una alcaldesa, Fernanda Ortiz Ortiz, Nandi para los amigos, que son la práctica totalidad del pueblo.
Ser mujer y alcaldesa en el medio rural supone un ejercicio de voluntad constante y de vocación de servicio pues, a diferencia de localidades “más notables”, se es alcalde, alcaldesa en este caso, cada minuto del día. De esta vocación y la forma en que la lleva a cabo nos habla Nandi Ortiz. 

Mujer, política y medio rural

Como lo hago, lo cuento

 

NANDI ORTIZ

 

Ser mujer en el medio rural y ser además política, en mi caso alcaldesa, es poder tocar la realidad desde el más absoluto apego al “terruño”, dicho en el más amplio sentido de la expresión.

No me comparo ni compito con nadie. Simplemente tengo el gran honor ser la alcaldesa de Maguilla, de mi pueblo. Y puedo decir que soy la primera mujer en su historia que ostenta este cargo.

No sé qué es ni cómo se gestiona una ciudad ni un pueblo grande. Sé, y lo vivo, qué es ser alcaldesa de un pueblo chico. Y se trata de una actividad muy transversal y multifuncional. Como decía mi madre “hay que servir para un roto y para un descosío”.

Nací y me crie en el seno de una familia humilde. Me educaron en el trabajo duro y honesto. Viví viendo a mi madre trabajar a la par que mi padre, sin diferencias. Ambos me inculcaron valores que hoy agradezco: la honestidad, la humildad, el respeto…

"En el entorno rural, la política adquiere la dimensión real de los problemas de todos y cada uno de los vecinos, con su apodo, su nombre, sus apellidos y circunstancias"

 

Quizás por ello, para mi el ser mujer y política en el medio rural es eso: trabajar duro, muy duro y honestamente; ponerse debajo de quien más abajo esté para, en la medida de lo posible, frenar su caída; tener como principio la igualdad de todos y, ante la igualdad, que prime la necesidad.

Hay siempre que ser muy consciente de que las dificultades son muchas y que, además, se multiplican constantemente, mientras que al mismo tiempo, los recursos escasean. Nadie regala nada, la imaginación se hace arte y la humildad tiene que ser un mandamiento.

Nandi Ortiz, alcaldesa de Maguilla Badajoz
Fernanda Ortiz Ortiz es maguillenta de pura cepa. Alcaldesa de Maguilla, se ha caracterizado siempre por trabajar mucho, hablar claro y dedicarse plenamente a sus vecinos, sin distinciones de color o de simpatías.
Implicada siempre en mejorar el desarrollo económico de su localidad y comarca, es también Presidenta del Centro de Desarrollo Rural de la Campiña Sur, asociación que agrupa a veintiun municipios del sureste de Extremadura

En este entorno, la política adquiere la dimensión real de los problemas de todos y de cada uno de los vecinos con su apodo, nombre, apellidos y circunstancias particulares de cada cual. Significa dejar a un lado “la foto”, la impostura y el “postureo” (eso tan utilizado, traído y llevado en la actual “política-pop”), para “arremangarse” e intentar, incluso a veces más allá de lo posible, resolver los problemas diarios a los vecinos. ¿Qué más da si eres hombre o mujer?

Solo conozco una fórmula: trabajo, trabajo, trabajo y, en última instancia, trabajo. Y a ello súmale, además, la vocación y la convicción de contribuir a mejorar la vida de tus paisanos y pensando siempre en “qué pueblo queremos para el futuro”.

Te ves obligada a buscar la mínima inversión, sacar “las tres cosechas a la oveja” y sabiendo que tu familia crece. Porque “tu familia” pasa a ser tu pueblo al completo y, en esa ecuación, dejas de ser una incógnita, dejas hasta de ser protagonista para que la importancia la adquieran la vida de los demás.

Nandi Ortiz, Alcaldesa Maguilla y Miguel Angel Gallardo, Presidente Diputacion Badajoz

Nunca se debe olvidar, ni por un solo instante, que a esto de la política municipal nos presentamos de forma voluntaria, nadie nos ha obligado ni nos obliga, y por ello, en aras de la mínima coherencia, debemos renunciar al derecho de quejarnos. No es fácil y nadie dijo que lo fuera, pero eso es hacer y ser política de pueblo. 

A lo largo de estos años me han llamado “presidenta atípica”, “alcaldesa atípica”, “política atípica”, siempre con la coletilla “atípica”. Y siempre respondo lo mismo: es mi forma de hacer, que no de decir; soy así, así veo este trabajo y así procuro desarrollarlo a diario. 

Podrá compartirse o no mi manera de llevar a cabo mi responsabilidad, mi forma de hacer política, pero esta es la que sé, la que hago y la que quiero seguir haciendo. Y si es considerada “atípica”, sinceramente, me entristece. Creo que debería ser la más normal del mundo en este ámbito.

La mediocridad politica por Alberto Astorga

Politica mediocre y viceversa | Alberto Astorga

Leer
De donde nacen los deportistas españoles, por Mayte Pinto

¿Sabemos qué es el deporte? ¿Dónde nacen los deportistas españoles? | Mayte Pinto

Leer
El diálogo y otras hierbas en politica;

El diálogo y otras hierbas | Carmen Heras

Leer

Extremadura gobernada | Lola Izquierdo

Leer

Hombres de Estado | Emilio Borrega

Leer
Gabriela Alas y los valores de ARENA

El Salvador: ARENA, principios y valores en tiempos de cambio | Gabriela Alas

Leer
Mujeres, Violencia y Política; Ines Martínez; El Salvador; Nayib Bukele;

El Salvador: Violencia, mujeres y política | Inés Martínez

Leer

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario