Los unos y los otros, por Carmen Heras

por | Ene 26, 2019

Hace ya algunos años, no diré cuántos, conocí a Carmen Heras por cruzarnos artículos en El Periódico Extremadura, donde ambos publicábamos sobre política regional como columnistas habituales. Pese a partir entonces de posiciones ideológicas distintas, alcancé a tener en gran estima y respeto hacia sus opiniones y criterios, reconociéndole siempre una elegancia y educación en el debate, no exenta en ocasiones de fina ironía, pero nunca faltando a las reglas de cortesía personal. Esa admiración llega hasta hoy, y por esa razón le he sugerido y puesto a disposición esta web para publicar aquello que considere más oportuno. Espero, y me gustaría, que disfrutárais con sus artículos, reflejo de su experiencia personal, política y profesional

Los unos y los otros

 

CARMEN HERAS

 

Ya han tenido tiempo los partidos políticos de cambiar aquellas normas que, originariamente inventadas para protegerse de dictadores e iluminados, han acabado siendo una herramienta en manos de gente poco escrupulosa. No lo han hecho, en parte por pereza y en parte por seguir creyendo que deben protegerse de ellos mismos, lo cuál revela a todas luces su propia desconfianza en la voluntad individual y colectiva de todos y cada uno de sus miembros. 

Son conocidos los casos de triste recuerdo en los que algún personaje aprovecha la debilidad, subyacente a un mal resultado en las urnas, para señalar la puerta de salida al hasta entonces número uno. Buscando hacerse así un sitio, que de otra forma hubiera sido inimaginable que lo lograra. Cuando ocurre ésto, los más dignos creen que el resto de personas avezadas no irán a caer en la trampa de construir un falso líder de hojalata. Pero se equivocan. No solo lo aclaman entusiásticamente (¡oh, Barrabás, Barrabás!…) sino que además se hacen portavoces de un discurso falso que pervierte lo que políticamente significó y había logrado el otrora dirigente, para intentar acabar con su imagen personal y política. Todo vale con tal de asentarse, de dirigir.

"Se hacen portavoces de un discurso falso que pervierte lo que politicamente significó y había logrado el otrora dirigente, para intentar acabar con su imagen personal y política"

 

Para acabar de completar el cambalache, hasta existen quienes convienen en negarse, a si mismos y a los demás, su propio esfuerzo y dedicación. Que ya es el colmo. Todo, con tal de no ser confundidos (en ese momento de crisis) con la víctima propiciatoria Embarcados en una falsa tónica “reformista” abjuran de cuánto bueno hicieron hasta la fecha al lado del caído en desgracia, para ofrecerse (cuál pecador arrepentido) ante sus nuevos jefes, sin confesarse a sí mismos que en el fondo lo que desean (también) es ocupar el trono que queda vacante.

Carmen Heras columnistas de VisionCoach
Carmen Heras Pablo es Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Valladolid. Profesora Titular de Didáctica de las Matemáticas en la Universidad de Extremadura donde anteriormente dirigió la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado.
Diputada en el Congreso por Cáceres en representación del PSOE en 1996-2000, fue concejala en el Ayuntamiento de Cáceres en 2003-2007 y Alcaldesa entre 2007 y 2011

Craso error, de la misma forma que los asesinos de Viriato fueron despachados con cajas destempladas cuando se llegaron en busca de recompensa hasta quienes los habían contratado, en estos casos todos cuántos blandieron los cuchillos son arrinconados y jubilados, sin distinción, una vez que cumplen con el papel asignado en la obra por los directores de la trama. Solo eran para ellos figurantes de relumbrón y villanos. 

Al olor de la sangre habrán de llegar otros para sentarse a la mesa. Sin mala conciencia. Con explicaciones que irán desde la frivolidad al cinismo descarnado: se entra o se está en política (afirmarán) para tener el poder, implícito en el cargo, que permitirá modernizar el sistema. Incluso usarán el concepto digno de igualdad para enfáticamente decir que en democracia es derecho de cualquiera el poder representar a sus vecinos, no importa el mérito y la formación. Todo legitimo y civilizado. 

Se instaura la moda de los “sin mochila” (nada por aquí, nada por allá) y todo se rodea de verdadera miseria. No hay reforma, ni rehabilitación, ni mejores consecuencias. No existe competencia y eficacia mayor. Ruedan unos sobre la defenestración de otros, en una suerte de inmoralidad que se presenta ante el público como algo inherente al funcionamiento interno de las organizaciones. Cuando lo único cierto es que el hombre (o la mujer) es un lobo para el hombre. Aunque lo de la mujer, merece otro artículo.

Carmen Heras

Libres partido de la ciudadanía

Los valores de Libres, por Francisco Pascual

Leer
Rosa Maria Oviedo Flores Nivel Humano México

Los valores de NV Nivel Humano A.C., por Rosa María Oviedo Flores

Leer
Traiciones y cainitas en politica por Carmen Heras

Los unos y los otros, por Carmen Heras

Leer
El valor de los valores de Victor Piriz ABC

El valor de los valores, por Victor Píriz

Leer
Beatriz Becerra y el liberalismo en europa

Los valores del liberalismo europeo, por Beatriz Becerra

Leer
Iñigo Alli y el liderazgo político del futuro

El liderazgo político del futuro, por Íñigo Alli

Leer
Los valores en la constitución de 1978

Los valores de la Constitución de 1978

Leer

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario