Entrevista a Marco Sánchez Becerra

por | Mar 6, 2017

Marco Antonio Sánchez Becerra, Empresario y, sobre todo, persona.
Conversador que convierte la tertulia en un momento especial. Entrañable, amistoso y optimista. Sintoniza con facilidad gracias a su gran capacidad de escucha y empatía. Es empresario, pero no por eso olvida su responsabilidad social con su equipo, con su gente, con sus clientes ni con sus alumnos, a los que gusta escuchar. Comprometido en tareas sociales, solidarias y también deportivas, disfruta aportando algo de sí a los demás. Y siempre gana. Recibimos su visita en el Foro Vision Rotary del Rotary Club Badajoz.
Marco, es un empresario que se refugió en la formación y allí encontró su vocación. Aprende tanto como enseña y, por ello, lleva treinta años aprendiendo y disfrutando. Tremendamente positivo en todo lo que aborda, se ha topado, no hace mucho y de golpe, con una enfermedad rara que por su largo y retorcido nombre, se conoce con sus iniciales: ELA, Esclerosis Lateral Amiotrófica. Pero no se amilana ante ella, ni se esconde. Le pone cara, la estudia y, al mismo tiempo, la combate y aprende cada día de ella y de él mismo. Ama la vida, le gusta divertirse, es feliz con su familia, amigo de sus amigos, quiere y se siente “hermosamente” querido.
Nací en Solana de los Barros y, siendo muy pequeñito nos fuimos a Badajoz. Y de ahí a Cheste, a su Universidad Laboral. Eso marcó parte de mi vida y, por la distancia, me hizo valorar más aun lo mío, mi familia, mis amigos, mi pueblo, mi gente.
He disfrutado con lo que he hecho y de ello he aprendido cada día. Y sigo aprendiendo de todo lo que me rodea.
Soy peregrino y se ha unido a mi camino una compañera algo antipatica, se llama ELA. Me acompañará el resto del camino. No iré deprisa, pero espero llegar todavía muy lejos.
Siete palabras me identifican: Me gusta DISFRUTAR, soy OPTIMISTA, busco la MEJORA en todo que que hago, admiro la DEPORTIVIDAD, me considero ALEGRE y soy AMIGO de mis amigos.
He aprendido a disfrutar de todo cuanto he hecho y hago, especialmente de la familia que he construido, de mi formación, de mi trabajo y de mis amigos.

 1. ¿Qué recuerdos guardas de la infancia y la adolescencia en tu casa? ¿qué valores se vivían?

El recuerdo de mi primera infancia es formar parte de una familia numerosa, en un pueblo de Tierra de Barros, Solana, con abuelos, primos y tios cercanos, con la calle como única “red social, donde jugábamos a todas horas sin aparente control.

Recuerdo que nuestro traslado a Badajoz, con apenas 11 añitos, llevó aparejada la decisión de que fuera elegido entre mis hermanos para ir a estudiar a la Universidad Laboral de Cheste, en Valencia. Era mucha la distancia que me separaba de mis seres queridos y de mi pueblo, y del de mi padre, Jarandilla de la Vera, en donde, verano  tras verano, revivía experiencias fantásticas en un entorno familiar y paisajístico inmejorable.

Del periodo de Cheste recuerdo que me aportó habilidades emprendedoras de una gran utilidad y a las que estoy sinceramente agradecido.

El crisol de mis valores son pueblo, familia, amigos, solidaridad, las ganas de ser felices y divertidos, no nos saltábamos ninguna festividad. No tengo sino ¡una sonrisa por tantos agradecimientos!

2. Además de la familia, ¿qué recuerdos tienes de las personas que te ayudaron en tu formación? ¿a quién recuerdas especialmente?

La memoria me falla, pero el corazón no. Recuerdo especialmente a mi profesor de matemáticas en EGB, que despertó mi afición por los números; el aprendizaje experiencial que me aportó la Universidad Laboral de Cheste, donde, jugando, aprendíamos, donde la práctica era la mejor de las teorías. Es posible que todo ello me animara a orientarme hacia el mundo de las tecnologías.

3. ¿Qué valores recibiste y cómo los has ido integrando en tu vida personal y profesional desde entonces?

¡Las personas! La honestidad, la confianza, la amabilidad, el respeto son pilares que nunca temblaron. ¡Y las cosas! La creatividad, la curiosidad tecnológica, la eficiencia, el compromiso, son los logros de mi actividad.

4. ¿Cómo abordaste tu vida profesional? ¿qué alternativas barajaste? ¿qué aprendiste de esa etapa?

La vida no espera y a veces, como diría Dani Martín, “se despista”. Antes de lo previsto tuve que ponerme a trabajar, alternando ambas actividades, estudio y trabajo, con empuje y confianza. Me orienté hacía el mundo de la “formación” sin dejar mi pasión por la informática. Fueron momentos difíciles y el desafío laboral no hacía más que alimentar mi curiosidad sobre mi vocación que regaba con entusiasmo y sin complejos. Aprendía que ¡si quieres, puedes!

5. Y luego un salto a la formación, sector en el que todavía estás. ¿Qué te motivó a dar ese salto? ¿qué te aportaba? ¿qué aportabas tú?

La formación puedo considerarla como un valor “refugio” que supe convertir en una vocación. Comencé formando en aplicaciones informáticas, lenguaje de programacion a estudiantes universitarios, y aprendí cómo hacer fácil lo que para otros era difícil. Eran tiempos en los que la informática precisaba de un gran esfuerzo y yo supe compaginarlo junto con mis tareas de “programador”. Era muy gratificante acompañar a mis alumnos en su aprendizaje y observar como las semillas, plantadas y cuidadas, daban sus frutos.

6. ¿Qué valores consideras necesarios debe tener un empresario o emprendedor? ¿algún valor especial y distintivo que requiera el sector de la formación?

Como empresario, entender al cliente en su entorno, empatizar con él y con su ecosistema, adquirir un compromiso con su petición, de manera responsable y siendo cuidadosos, creativos, eficientes y ayudando a interpretar los “nuevos tiempos”.

7. ¿Qué se aprende formando?

El formador aprende tanto desde lo que imparte, como del feedback de sus alumnos, sea de manera individual como colectiva. Son muchos elementos los que entran en el juego de la formación. Capacidades, habilidades, etc., que hacen fácil y proactivo el aprendizaje.

8. ¿Qué habilidades personales crees que debe tener un buen empresario o emprendedor? ¿cómo potencias esas habilidades en ti?

El formador es un especialista en el ejercicio de la comunicación y sabe que uno de sus grandes pilares es la escucha. Como empresario, no hay tarea más digna que la de aprender a escuchar a tu equipo. De aquí parte mi aprendizaje, el estar al servicio de mi organización, de los clientes. No he dudado en formarme continuamente en esa compentecia tanto en escuelas de negocio como incluso contratando a gente que pudiera mostrarme nuevas formas de desarrollarla.

En mi caminar empresarial he dado cumplida respuesta, como miembro de los equipos directivos en diferentes asociaciones tanto sectoriales como intersectoriales, convirtiendo el servicio prestado en aprendizaje propio.

 

9. ¿Qué valores echas de menos en la actividad empresarial y en nuestra sociedad? ¿quién debe formar en valores? ¿y alentarlos?

Las organizaciones deben tener un plan formativo continuado que impida que sus integrantes se vacíen y no se rellenen. Una formación que apoye tanto a nivel personal como profesional y cuyo objetivo sea hacer que la organización crezca en todas sus facetas.

10. Tienes tambien inquietudes sociales y deportivas desde joven, ¿qué valores te mueven en cada una de ellas? ¿qué te aportan? ¿sirven para la vida y para la actividad empresarial?

Soy peregrino. Sí, a Santiago. Desde hace algunos años y… ¡voy a completar mi camino!

Siempre tenemos colectivos menos favorecidos en nuestros entornos en los que he querido estar presente de distinta forma. También me confieso apasionado del futbol y del voley sobre todo. Los he practicado, apadrinado, dirigido, entrenado… y siempre he salido ganando. Y no me refiero a los resultados.

11. ¿Cuáles han sido tus mayores logros en lo personal, lo profesional y lo social?

Nuestro grupo de empresas llegó a contar con más de sesenta colaboradores y siempre fuimos cumplidores. Esto ha sido muy satisfactorio para mi.

En lo personal y social, quiero destacar que me he sentido afortunado, querido, considerado por mi entorno, familia, amigos, colaboradores, empresarios,… Ahora que estoy siendo capturado por una de esas “enfermedades raras”, lo percibo, si cabe, de una manera mucho más intensa. ¡Me siento hermosamente querido!

12. ¿Qué te gustaría decirle a tu hijo que nunca te dijeron a ti? ¿y a los alumnos de tu centro?

Hijo, disfruta con todo cuanto hagas, estudies, elijas y de la familia que construyas. A los alumnos les diría lo mismo que a mi hijo. Tratad de disfrutar con lo que estais estudiando y no dejéis de aportar ni un solo día a los compañeros y docentes vuestras curiosidades, ideas, proyectos,…

13. ¿Qué te gustaría haber hecho y que no has podido hacer? ¿te has planteado hacerlo?

Me gustaría haber hecho una actividad profesional más elevada en el desarrollo de software por mi pasión por la informática. No me he planteado hacerlo. Tras muchos años desconectado de la programación, estoy algo desfasado y bajo de energía.

"Las organizaciones deben tener un plan formativo continuado que impida que sus integrantes se vacíen y no se rellenen"

¿Un libro que te estimule?
“Don Quijote” de Miguel de Cervantes.
¿Una canción que te anime?
El himno del Club Deportivo Badajoz 1905.

 ¿Una frase que te motive?

“El Señor es mi pastor, nada me falta”.
¿Un momento histórico?
El descubrimiento de América en 1492 por Cristobal Colón.

14. ¿Cómo te gustaría que te describieran?

Persona que le gusta DISFRUTAR de cada cosa que hace en su vida. OPTIMISTA y que antepone el espíritu POSITIVO al negativo, viendo siempre las posibilidades de MEJORA que existen y afrontando lo demás con DEPORTIVIDAD y ALEGRÍA. EMPRENDEDOR, con capacidad de enfrentarse a situaciones nuevas, aunque exista la posiblidad de riesgo. Y AMIGO de sus amigos, incluida la familia, por supuesto, al que le gusta abrazarlos en cada encuentro.

 

Entrevista realizada por Alberto Astorga en Badajoz, el 1 de marzo de 2017.

El valor de los valores, por Victor Píriz

Leer

Los valores del liberalismo europeo, por Beatriz Becerra

Leer

El liderazgo político del futuro, por Íñigo Alli

Leer

Los valores de la Constitución de 1978

Leer

Los valores de dCIDE, por Antonio Robles

Leer

Los valores de UPYD, por Cristiano Brown

Leer

Rotary y la Educación Inclusiva real

Leer

¿Quieres suscribirte?

* campo necesario